Mises Wire

Home | Node | ¿Puede el conservadurismo nacional amenazar al régimen?

¿Puede el conservadurismo nacional amenazar al régimen?

  • DeSantis-NatCon

Tags StrategyPolitical Theory

09/21/2022

La semana pasada, la Fundación Edmund Burke acogió la tercera Conferencia Conservadora Nacional anual en Miami, Florida, que reunió a varios de los líderes políticos e intelectuales más destacados de la derecha contemporánea. Organizada por Yoram Hazony, la NatCon de este año reunió a diversos segmentos de un movimiento conservador que se ha transformado globalmente por una era moderna de política populista y por las amenazas externas planteadas por la tiranía covacha, el Great Reset y la creciente marea de izquierdismo cultural militante.

Entre los ponentes del evento de este año se encontraban académicos asociados al Instituto Mises, entre ellos los académicos asociados Jason Jewell y Paul Gottfried, y nuestro amigo Daniel McCarthy, vicepresidente del Instituto de Estudios Intercolegiales, que fue el orador principal en la reciente Conferencia de Académicos Libertarios del Instituto Mises. Los tres se unieron a Eugene Meyer en un panel sobre los fracasos del fusionismo de los 1960, con Gottfried señalando algunas de las críticas de Murray Rothbard de que el proyecto intelectual de la National Review, que sacrificó las preocupaciones domésticas en favor del anticomunismo agresivo en el extranjero, fue una traición de la derecha americana.

Aunque éste fue el único panel que hizo referencia explícita a la erudición austriaca, una reflexión de tipo rothbardiano sobre los fracasos del movimiento conservador moderno se extendió durante gran parte del evento. Michael Anton, del Instituto Claremont, ofreció una «disculpa» a los libertarios por no haberse tomado en serio las preocupaciones del pasado sobre la Ley Patriótica y pidió que se desmantelara el moderno Estado de seguridad americano —incluyendo «la disolución de la CIA», «la disolución o el control del FBI» y la eliminación de los tribunales de la FISA (Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera), que han servido como sellos de goma para un régimen cuyo enfoque se ha alejado cada vez más de Oriente Medio y se ha dirigido hacia América Central.

El mea culpa de Anton ante los «libertarios» fue una de las pocas ocasiones en las que la palabra con «L» no se utilizó como insulto en el evento.

[Lee también: Para detener a la izquierda, América necesita una derecha rothbardiana].

Aunque el nombre de Edmund Burke figuraba en el telón de fondo de los escenarios de la NatCon, es la obra de James Burnham la que quizá haya inspirado más las ideas expuestas. En particular, sus libros The Machiavellians y The Managerial Revolution son una lectura casi imprescindible para seguir los debates posteriores al evento con los asistentes.

La apreciación de Burnham sobre el análisis de la élite del poder se basa en el reconocimiento de que la política en acción simplemente no se parece al concepto liberal de la teoría democrática. Las instituciones americanas no se rigen por la democracia, sino por la ideología de una clase política profesional que está dispuesta a ignorar, neutralizar y, si es necesario, perseguir a un presidente electo que se tome en serio la interrupción de sus grandes diseños. Esto incluye el poder corporativo americano que, en lugar de ser controlado por la «democracia del mercado», ha sido capturado por la clase empresarial, poniendo sus objetivos ideológicos por encima de los beneficios.

Como tal, el conservadurismo nacional no se limita a burlarse de las nociones libertarias de un enfoque de no intervención en el poder corporativo, sino que critica las nociones liberales clásicas de instituciones políticamente «neutrales». El último orador, el teólogo evangélico Albert Mohler, terminó el acto con un poderoso ataque al propio concepto de secularismo.

Un mensaje constante de la NatCon fue que un gobierno que no se basa explícitamente en los valores cristianos se convertirá en un gobierno que exprese creencias mucho más siniestras, explicando cómo América tiene ahora una administración presidencial que exige activamente la celebración de la mutilación y esterilización de niños.

Estos aspectos del proyecto conservador nacional han suscitado duras críticas en los círculos libertarios, como el ex congresista Justin Amash y Stephanie Slade, de Reason, esta última presente en el acto.

Amash ha criticado el conservadurismo nacional en general, tuiteando que representa «un autoritarismo reempaquetado... [que] rechaza fundamentalmente el individualismo y los derechos de propiedad y, por tanto, tiene más en común con el socialismo que con el libertarismo o el liberalismo clásico». Slade, en una valiosa reseña de la conferencia, señaló algunos ejemplos concretos de acción política que representan lo que ella ve como conservadurismo nacional en la práctica, con un enfoque en el orador más popular del evento: el gobernador Ron DeSantis.

El gobernador de Florida se dirigió al público durante una hora en un discurso que sirvió principalmente para destacar los logros de su liderazgo en Tallahassee. Esto incluyó enfatizar su batalla contra el poder corporativo —en particular, la aprobación de leyes que prohibieron a las empresas privadas exigir pasaportes de vacunas, prohibieron el despido de empleados por no estar vacunados, impidieron a los departamentos de recursos humanos de las empresas exigir formación sobre teoría racial crítica, y eliminaron los privilegios fiscales especiales de Disney después de que se comprometiera a financiar la derogación de la «Ley de Derechos de los Padres en la Educación», que restringía las conversaciones sobre sexualidad y teoría de género en las escuelas públicas de Florida.

Para Slade [y Amash], esta acción legislativa demuestra una peligrosa violación de los derechos de las empresas privadas.

La idea de que el gobierno puede impedir que las empresas y organizaciones establezcan las condiciones en las que van a hacer negocios porque otras personas tienen «derecho a participar en la sociedad» es, por supuesto, el mismo argumento que los izquierdistas han sacado a relucir para justificar las medidas enérgicas contra los vendedores de bodas cristianas que no desean participar en las celebraciones de matrimonios homosexuales y contra las escuelas religiosas que esperan que los candidatos a un puesto de trabajo no desprecien abiertamente los principios de la fe. Sin embargo, los conservadores llevan mucho tiempo argumentando que la propiedad privada y la libre asociación protegen, o al menos deberían hacerlo, los derechos de los empresarios.

Una sociedad libre debe respetar las libertades de las personas incluso cuando a muchas otras personas no les gusta cómo se utilizan. Afortunadamente, el cumplimiento de este acuerdo tiende a producir un mercado rico y diverso en el que la gente tiene espacio para experimentar con diferentes prácticas comerciales y decisiones de consumo.

DeSantis ha demostrado su voluntad de ejercer el poder gubernamental para castigar la disidencia política y adelantarse a las decisiones que no le gustan. A pesar de ello (o quizás, como sospecho, a causa de ello) los asistentes a la NatCon III tuvieron un ataque de adulación por su discurso. La voluntad de poder era profunda en Miami.

Aunque simpatizo con la crítica de Slade en abstracto, los ejemplos que menciona ilustran por qué el proyecto conservador nacional encuentra una audiencia creciente.

El poder del Estado está siendo constantemente utilizado por los políticos a nivel federal y estadual para acosar legalmente a los mismos vendedores de bodas cristianas que ella menciona. Masterpiece Bakery, la tienda en el centro del caso del Tribunal Supremo, sigue recibiendo demandas de activistas de izquierda decididos a destruir el negocio debido a la fe del propietario. La semana pasada, el Tribunal Supremo se negó a detener una orden judicial de Nueva York que habría exigido a la Universidad de Yeshiva que reconociera un club de estudiantes LGBTQ (ellos respondieron suprimiendo todos los clubes de estudiantes del campus).

Los llamamientos a la derecha para que respete el pluralismo del liberalismo clásico caen cada vez más en saco roto cuando la izquierda progresista —que domina las instituciones más poderosas de la América moderna— no tiene ningún interés en ese acuerdo.

Esto marca el desafío actual en el que se encuentran los libertarios.

¿Deberían los libertarios criticar las políticas del estilo de DeSantis que protegían a los floridanos vulnerables de ser obligados a elegir entre su empleo y una vacuna promovida con mentiras respaldadas por el Estado? Un argumento de derechos de propiedad diría que sí, pero América sustituyó un sistema legal de derechos de propiedad por un régimen de derechos civiles en el siglo XX. Pretender lo contrario crea una dinámica en la que sólo aquellos que se oponen a la ideología del régimen se enfrentan a la amenaza de la discriminación legal. ¿No tienen los libertarios ningún recurso —más allá de los boicots personales— contra las grandes corporaciones subvencionadas por la financiarización impulsada por la Reserva Federal y que ejercen cada vez más su influencia con fines políticos agresivos?

Si es así, ¿qué valor aporta el libertarismo político a la protección de la libertad individual en un mundo así?

Por supuesto, la otra cara del tipo de acción estadual agresiva que el gobernador DeSantis ha esgrimido popularmente en Florida es la amenaza de que en el futuro ese poder pueda ser utilizado contra quienes lo aclaman ahora.

Tal vez esa amenaza sea menos preocupante en el Estado del Sol, que se ha vuelto sustancialmente más rojo como resultado de la popularidad de DeSantis. Pero hay una preocupación persistente con el proyecto conservador nacional —a saber, su carácter «nacional»— un punto tocado por Daniel McCarthy en sus comentarios.

Como señaló Allen Mendenhall tras el primer evento de la NatCon, el intento de crear un movimiento intelectual conservador cohesionado, no sólo en América, sino también en Europa y América del Sur, puede ir en detrimento de la singularidad de la historia americana. América no es una nación tradicional, sino un país que comenzó como una confederación de varias naciones —con tradiciones, culturas, religiones e historias distintas. Ignorar esto puede conducir a proyectos políticos intrínsecamente ligados al unionismo por encima de la virtud de la descentralización federalista.

¿No se entiende mejor el ejemplo del éxito de Ron DeSantis como lo que se puede hacer cuando surge un liderazgo fuerte desde el nivel estatal, proporcionando un control robusto contra el autoritarismo federal y corporativo? ¿No sería un DeSantis en cada estado un mejor camino hacia el éxito que un intento de convertir y controlar la ciudad imperial de Washington, DC? En lugar de amplificar el poder federal para esgrimirlo contra la izquierda, ¿no debería ser el objetivo —como lo esbozó Anton— romper y disolver la infraestructura del régimen federal y hacer que su autoridad sea reemplazada por las autoridades estatales y locales? ¿No es posible lograr una verdadera unidad nacional dispersando el poder que DC ha reclamado como propio a expensas de la sociedad civil, eliminando las elecciones nacionales como una batalla constante por el alma de la nación?

Esto nos lleva a otra debilidad existente en el proyecto del conservadurismo nacional hasta la fecha: el desinterés general por la política monetaria y la Reserva Federal y el papel que ha desempeñado en la configuración del estado actual del mundo. El libro de Burnham fue escrito en la década de 1940, casi treinta años antes de que se rompiera el último vínculo del dólar con el oro. El monopolio de la Reserva Federal sobre la creación de dinero no sólo ha potenciado las tendencias de gestión que él identificó a través de la financiarización, sino que el régimen americano ha convertido el dinero y la banca en sus principales herramientas contra sus enemigos, tanto extranjeros como nacionales. Herramientas, según han anunciado esta semana, que pretenden potenciar.

Aunque las críticas conservadoras a la apreciación de la cultura por parte del libertarismo pueden estar muy justificadas, también es cierto que la realpolitik y la ética cristiana por sí solas no satisfacen las necesidades materiales del público —ni captan plenamente la verdadera naturaleza del régimen moderno. Mientras que algunos estudiosos de la órbita NatCon celebran la economía de Alexander Hamilton y Henry Clay, también se puede argumentar que las políticas económicas de su predecesor intelectual, Jean-Baptiste Colbert, sembraron las semillas que condujeron a la Revolución francesa, que desencadenó el conservadurismo político en primer lugar. La economía importa.

En general, la Conferencia Conservadora Nacional de este año fue una rara oportunidad para que diversas visiones del mundo se comprometieran seriamente con las cuestiones más apremiantes a las que se enfrenta el mundo civilizado. Está por ver si la NatCon se convierte en una fuerza para el bien o —como el fusionismo de antaño— en un recipiente para hacer crecer el régimen.

En última instancia, sin embargo, eventos como la NatCon no significan nada si no van seguidos de una acción y un compromiso deliberados, guiados por un análisis sobrio y honesto de la realidad en la que nos encontramos.

Como recordó Paul Gottfried durante su intervención: «Compartir eslóganes o exponer puntos de vista similares en una conferencia anual, por muy estimulante que sea esa experiencia, no es lo mismo que luchar por salvar un modo de vida heredado».

Author:

Contact Tho Bishop

Tho is an assistant editor for the Mises Wire, and can assist with questions from the press. Prior to working for the Mises Institute, he served as Deputy Communications Director for the House Financial Services Committee. His articles have been featured in The Federalist, the Daily Caller, and Business Insider.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Tho Bishop
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here