Mises Wire

Home | Node | Las expectativas de los consumidores no nos dicen mucho sobre el estado real de la economía

Las expectativas de los consumidores no nos dicen mucho sobre el estado real de la economía

  • good vibes

Tags U.S. Economy

07/20/2021

Para conocer el estado actual y futuro de una economía, muchos economistas sostienen que es útil conocer la opinión de los consumidores y empresarios. Se pide a consumidores y empresarios seleccionados al azar que den su opinión sobre la situación actual y futura de la economía.

Así, si la mayoría de los encuestados se muestra optimista, se considera una buena noticia para la economía en el futuro. Por el contrario, si la mayoría de los encuestados se muestra pesimista, se considera un mal presagio para la futura actividad económica.

¿Es válido sostener que las encuestas pueden decirnos hacia dónde va la economía? Además, ¿por qué deberíamos considerar que una opinión respaldada por un gran porcentaje de personas es más creíble que la opinión de un individuo concreto?

La opinión predominante es que el conocimiento sobre las posibles condiciones económicas futuras está disperso. Se sostiene que es probable que un gran grupo de personas tenga más información que un solo individuo.

Por lo tanto, las posibilidades de que cualquier persona obtenga una imagen precisa de la economía son muy escasas.

Por lo tanto, es lógico concluir que un gran grupo de personas seleccionadas al azar tiene una alta probabilidad de obtener una imagen precisa de las condiciones económicas futuras.

Es muy posible que un grupo de personas esté mejor informado que un individuo en particular. Sin embargo, una mayor información no significa necesariamente un mejor conocimiento del futuro.

Que una previsión parezca razonable no sólo depende de la cantidad de información disponible, sino también de que la teoría empleada para hacerla tenga sentido. Para conocer los hechos de la realidad, la información debe ser procesada por un marco teórico.

Mientras los individuos encuestados no hayan revelado las teorías en las que se basan sus opiniones, no hay ninguna razón de peso para considerar las distintas encuestas como la base de una evaluación precisa del estado futuro de una economía.

¿Puede el pensamiento positivo evitar el declive de la actividad económica?

Dada la opinión de que las expectativas de los individuos son importantes impulsores de la actividad económica, muchos comentaristas sostienen que el pensamiento «positivo» y una gran dosis de «buenas» noticias pueden evitar la aparición de «malas» expectativas y, por tanto, un descenso de la actividad económica.

Se considera que los individuos se mueven por una psicología misteriosa que es susceptible de sufrir oscilaciones salvajes. Por tanto, es crucial no alterar esta psicología para mantener la prosperidad de la economía.

Hoy en día, cada vez que varios expertos discuten el estado de la economía, tratan de retratar el aspecto positivo de la misma. Incluso cuando la economía entra en recesión, varios comentaristas influyentes son muy prudentes en su discurso.

Sobre esto Rothbard escribió,

Tras el desastre de 1929, los economistas y los políticos resolvieron que esto no debía volver a suceder. La forma más fácil de lograr esta resolución fue, simplemente, definir la «depresión» como algo que no existe. A partir de ese momento, América no sufriría más depresiones. Porque cuando llegó la siguiente depresión aguda, en 1937-38, los economistas simplemente se negaron a utilizar el temido nombre, e inventaron una nueva palabra que sonaba mucho más suave: «recesión». A partir de ese momento, hemos pasado por bastantes recesiones, pero ni una sola depresión. Pero muy pronto la palabra «recesión» también se volvió demasiado dura para la delicada sensibilidad del público americano. Ahora parece que tuvimos nuestra última recesión en 1957-58. Desde entonces, sólo tenemos «bajadas» o, mejor aún, «desaceleraciones» o «movimientos laterales». Así pues, alégrense, a partir de ahora las depresiones e incluso las recesiones han sido proscritas por el fíat semántico de los economistas; a partir de ahora, lo peor que nos puede pasar son las «desaceleraciones». Así son las maravillas de la «Nueva Economía».1

Una vez más, la razón principal de este discurso suave es la opinión de que un lenguaje suave no va a alterar la confianza de un individuo. Si la confianza de los ciudadanos se mantiene estable, es probable que la actividad económica se mantenga estable, o al menos así se sostiene.

¿Pueden las políticas gubernamentales transparentes apoyar el crecimiento económico?

Dado que se sostiene que la estabilidad de las expectativas de los individuos implica estabilidad económica, los economistas recomiendan que las políticas del gobierno y del banco central sean transparentes. Si las políticas se dan a conocer con antelación, se evitarán las sorpresas y se reducirá la volatilidad.

Algunos economistas, como Milton Friedman, sostienen que si la inflación es esperada por los productores y los consumidores, entonces causará muy poco daño.2

El problema, según Friedman, es la inflación inesperada, que provoca una mala asignación de recursos y debilita la economía. Según Friedman, si se puede estabilizar una subida general de precios mediante una tasa fija de inyecciones monetarias, la gente ajustará su conducta en consecuencia. En consecuencia, dice Friedman, las subidas generales de precios esperadas, que él llama inflación esperada, van a ser inocuas, sin ningún efecto real.

Obsérvese que, para Friedman, los malos efectos secundarios no están causados por el aumento de la oferta monetaria, sino por el resultado de ésta: el aumento de los precios. Friedman considera que la oferta monetaria es una herramienta que puede estabilizar las subidas generales de precios, promoviendo así el crecimiento económico. Según esta forma de pensar, todo lo que se necesita es fijar la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, y el resto seguirá su camino.

Se pasa por alto que «fijar la tasa de crecimiento de la oferta monetaria» no altera el hecho de que la oferta monetaria sigue expandiéndose. Esto significa que continuará el desvío de recursos de los productores de riqueza a los productores de no riqueza, incluso si los precios de los bienes se mantienen estables. Esta política de intentar estabilizar los precios es, en cambio, probable que genere más inestabilidad.

Por otro lado, supongamos que el gobierno presenta un plan para subir los impuestos personales. ¿Cómo va a evitar la erosión del nivel de vida de los individuos el mero hecho de que este plan se comunique a todo el mundo?

Aunque los políticos logren convencer a los ciudadanos de que la subida de impuestos les va a beneficiar, esto no puede alterar el hecho de que los ingresos de los individuos después de impuestos probablemente se reduzcan.

Por otra parte, si el banco central hace público que va a aumentar la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, ¿cómo puede la simple publicación de esta información impedir el consumo de capital y el desarrollo de un ciclo económico de auge y caída?

Las expectativas estables no pueden deshacer el daño causado por las políticas monetarias laxas o por los impuestos más altos. Independientemente de que los individuos logren identificar los hechos de la realidad o no, estos hechos se van a imponer y ejercerán su impacto en la conducta de los individuos.

Por lo tanto, si hemos establecido que los ingresos reales de la gente van a disminuir, entonces esto es un hecho de la realidad. Independientemente de la disposición psicológica de la gente, este hecho va a socavar los desembolsos de la gente.

El descenso de los gastos no se va a producir por la disminución de la confianza, sino porque los consumidores ya no pueden permitirse el nivel de gastos anterior.

Expectativas de los consumidores en un libre mercado frente a uno obstaculizado

Las expectativas de los consumidores no surgen en el vacío, sino que forman parte del proceso de evaluación de cada individuo, que se basa en sus opiniones sobre los hechos de la realidad.

En una economía de mercado libre y sin trabas, cuando los individuos se forman expectativas contrarias a los hechos de la realidad, se crean incentivos para una evaluación renovada y acciones diferentes. La realidad no va a permitir evaluaciones erróneas prolongadas en un mercado libre sin trabas.

Supongamos que, como resultado de una evaluación incorrecta, se invirtió demasiado capital en la producción del producto A y demasiado poco en la producción del producto B.

El efecto de la sobreinversión en la producción de A es la disminución de los beneficios, porque la cantidad excesiva de A sólo puede venderse a precios bajos en relación con los costes.

El efecto de la subinversión en la producción de B elevará su precio en relación con el coste y, por tanto, aumentará su beneficio. Sugerimos que esto conducirá a una retirada de capital de A y a su canalización hacia B, lo que implica que si la inversión va demasiado lejos en una dirección y no lo suficiente en otra, es probable que se pongan en marcha las fuerzas de corrección que la contrarrestan.3

En un mercado libre, los hechos de la realidad van a imponer su dominio a través de la evaluación de los individuos y, por tanto, de sus acciones.

Por el contrario, en una economía de mercado distorsionada, al imponer sus políticas, los gobiernos y los bancos centrales pueden establecer una plataforma para una prolongada desviación de las expectativas de los hechos de la realidad. En consecuencia, los hechos de la realidad podrían tardar mucho tiempo en imponerse.

No obstante, ni el gobierno ni el banco central pueden desafiar indefinidamente estos hechos. Un caso clásico es la bajada artificial de los tipos de interés por parte del banco central que da lugar a ciclos de auge y caída.

Conclusión:

Podemos concluir que en una economía de mercado libre y sin trabas, las expectativas de los individuos suelen corresponder a los hechos de la realidad. Esto contrasta con una economía obstaculizada en la que las políticas del gobierno y del banco central dan lugar a expectativas que se alejan de los hechos de la realidad.

También opinamos que es cuestionable que mediante encuestas de opinión se pueda determinar la dirección futura de una economía. El hecho de que un gran grupo de personas haya expresado una opinión sobre las condiciones económicas futuras no la hace más precisa que la opinión expresada por un individuo en particular.

Lo que importa no es el número de personas que han participado en una encuesta de opinión, sino el marco de pensamiento que han empleado para respaldar sus opiniones.

Por regla general, en el punto álgido del ciclo económico, la mayoría de las personas expresan un gran optimismo respecto a las condiciones económicas probables en los meses venideros. Las malas condiciones comerciales surgen cuando menos se espera, justo cuando todas las empresas opinan que ha surgido una nueva era de progreso constante y rápido.

Además, lo que importa no es si las políticas del gobierno y del banco central son transparentes, sino el efecto que estas políticas tienen en la vida y el bienestar del individuo.

  • 1. Murray N. Rothbard, «Economic Depressions: Their Cause and Cure», en The Austrian Theory of the Trade Cycle, ed. Richard M. Ebeling (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute,), pp. 65-92, esp. Richard M. Ebeling (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute,), pp. 65-92, especialmente pp. 65-66.
  • 2. Véase Milton Friedman, Dollars and Deficits (Nueva York: Prentice Hall, 1968), pp. 47-48.
  • 3. George Reisman, The Government against the Economy (Ottawa, IL:Janeson Books, 1985), p. 5.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library