Mises Wire

Home | Wire | Salario mínimo, discriminación máxima

Salario mínimo, discriminación máxima

  • paycheck

Etiquetas Burocracia y regulación

02/26/2021

Desde los tiempos de Adam Smith, los economistas han buscado un conjunto de instituciones sociales que no permitan «ni el dominio ni la discriminación», por utilizar la frase del Premio Nobel James Buchanan. En este sentido, los economistas se unen a todas las personas de buena voluntad —incluidos los miembros de la administración Biden— que han consagrado la equidad y la inclusión como piedras angulares de su forma de gobernar.

Sin embargo, lo que separa al economista de los demás bienhechores sociales es un enfoque inquebrantable de los medios utilizados para alcanzar objetivos nobles. Por lo tanto, considero con alarma el doble enfoque de la administración Biden en la «diversidad y la equidad» y su redoble en la «lucha por 15 dólares». Estoy alarmado porque el salario mínimo impide nuestra capacidad de fomentar una sociedad genuinamente construida sobre la «diversidad y la equidad».

Esta es la verdad sobre el salario mínimo que probablemente no aprendiste en la escuela: el salario mínimo ha sido un arma poderosa en el arsenal de los racistas y los fanáticos. Los economistas han esclarecido los efectos devastadores del salario mínimo sobre las minorías con pruebas empíricas y libros enteros sobre el tema, pero para ver una de las razones por las que la política se dirige a las minorías, considera primero un poco de economía básica.

Consideremos el lado de la demanda del mercado laboral. Las empresas contratarán menos trabajadores si el gobierno penaliza los acuerdos voluntarios para trabajar por menos de 15 dólares por hora. Este es un punto incontrovertible que se puede hacer sobre prácticamente cualquier otro mercado. Si el precio de las manzanas se duplica, la gente compra menos manzanas. En su lugar, compran más naranjas. Los empresarios hacen lo mismo. Con el salario mínimo, empiezan a comprar más maquinaria, como los quioscos que se ven en Panera. El resultado: menos puestos de trabajo.

Ahora consideremos el lado de la oferta del mercado laboral, donde el aumento del salario mínimo atrae a nuevos trabajadores al mercado laboral—aquellos, como los estudiantes universitarios, que de otro modo se habrían quedado al margen. El resultado: más solicitantes de empleo.

Menos puestos de trabajo y más solicitantes de empleo significan que habrá más personas buscando empleo que puestos disponibles—un excedente de mano de obra. En otras palabras, el salario mínimo crea un «mercado de compradores» de mano de obra, porque hace que los solicitantes de empleo hagan cola frente a los empresarios que tienen pocos puestos de trabajo que ofrecer.

Supongamos que un empresario recibe cien candidatos para un puesto de trabajo. ¿Cómo elige a quién contratar? Sin el salario mínimo, el que más quiera el trabajo superará a los demás solicitantes ofreciéndoles trabajar por menos.

Con un salario mínimo, el empresario no puede decir: «¿Quién va a trabajar por 14,95 dólares?». Si lo hace, es un delincuente; viola literalmente la ley. Dado que no puede elegir a los solicitantes de empleo más ansiosos, necesita alguna forma alternativa de seleccionar entre sus cien solicitantes. Cuando hay un excedente de mano de obra en un mercado con un salario mínimo, los precios no pueden ajustarse, por lo que el empresario elige entre ese excedente basándose en sus preferencias personales. Estas pueden incluir la raza, el sexo, el género, la religión u otras características personales que tienen poco que ver con la productividad. De hecho, en el pasado, ha incluido precisamente eso. Ante un número de solicitantes de empleo mayor que el de puestos disponibles, un empleador con prejuicios tiene pocos costes cuando se niega a contratar a un miembro de un grupo que le desagrada. Sabe que otro de los solicitantes será de su grupo preferido.

En un mercado sin salario mínimo, cuando un empresario rechaza a un solicitante para satisfacer sus gustos intolerantes, no tiene otros noventa y nueve solicitantes de empleo entre los que elegir. No hay excedente de mano de obra. Si opta por satisfacer sus gustos intolerantes, el puesto de trabajo permanece sin cubrir durante más tiempo, lo que significa menos dinero para nuestro empleador racista. Consideremos que en Estados Unidos la tasa de desempleo de los adolescentes afroamericanos era inferior a la de los adolescentes blancos hasta finales de los años cuarenta. En la década de 1950 se produjo el mayor aumento (en términos porcentuales) del salario mínimo. El razonamiento que acabo de exponer explica por qué la tasa de desempleo de los adolescentes afroamericanos se disparó entonces por encima de la de los blancos. Esa brecha se mantiene hasta el día de hoy. Al igual que Adam Smith, James Buchanan y el gobierno de Biden, yo también deseo una sociedad en la que se limite, incluso se elimine, el poder de las personas malas para ejercer el «dominio o la discriminación». Es de suponer que mis compatriotas de Pensilvania también lo desean. El hecho de que casi dos tercios de ellos (y el 89% de los liberales) apoyen un salario mínimo de 15 dólares/hora es, por tanto, preocupante. Mis conciudadanos deberían considerar si esta política facilita o impide la capacidad de los malos para hacer daño. La economía dice que facilita.

También lo hace la historia. Como ha demostrado Thomas Leonard, de Princeton, en su libro Illiberal Reformers: Race, Eugenics, and American Economics in the Progressive Era, los primeros defensores del salario mínimo lo veían como una herramienta primordial para ejercer el «dominio y la discriminación» sobre aquellos que consideraban poco aptos para la reproducción. El salario mínimo era idóneo para llevar a cabo el trabajo sucio de los progresistas de discriminar (lo que ellos consideraban) a los menos productivos haciéndolos inempleables.

Han pasado más de cien años desde la Era Progresista. Pero las leyes de la economía no han cambiado. La única pregunta es: ¿lo hemos hecho nosotros?

Author:

Caleb Fuller

Dr. Caleb Fuller is assistant professor of economics at Grove City College. He has published papers in Public Choice, the International Review of Law and Economics, the European Journal of Law and Economics, the Review of Austrian Economics, and others.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire