Mises Wire

Home | Wire | Qué causó el estancamiento post-Guerra Fría de la OTAN

Qué causó el estancamiento post-Guerra Fría de la OTAN

  • knights

Etiquetas Guerra y política exterior

A medida que la invasión de Ucrania continúa desarrollándose, aquellos que buscan entender cómo pudo ocurrir tal tragedia harían bien en recoger el nuevo libro de M.E. Sarotte Not One Inch: America, Russia, and the Making of Post-Cold War Stalemate. Sarotte, profesora Kravis de Estudios Históricos en la Universidad Johns Hopkins, basa su libro en más de dos décadas de investigación, con más de doscientas páginas de notas finales que detallan las notas desclasificadas y los documentos internos de los participantes americanos, alemanes y rusos pertinentes. Preocupada principalmente por la década de 1989-99, Sarotte dedica gran parte de su tiempo a recrear minuciosamente cientos de conversaciones y acontecimientos que tuvieron lugar entre altos funcionarios de Estados Unidos, Moscú, Bruselas, Berlín, Varsovia y otros lugares. Esto y la rapidez con la que cambian los personajes hacen que sea difícil resumir el libro.

Sin embargo, como el arco de la narración se ocupa de detallar cómo el potencial deshielo de las relaciones entre Moscú y Washington a principios de la década de 1990 se congeló rápidamente, se pueden decir algunas cosas generales sobre el deterioro de la relación tal y como lo documenta Sarotte.

En primer lugar, desde el principio, Estados Unidos siempre rechazó por principio cualquier limitación de facto a la expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) por parte de cualquier actor externo (73). En segundo lugar, tanto Mijaíl Gorbachov como luego Boris Yeltsin eran, por sus propias razones, más proclives a la expansión de la OTAN que sus establecimientos de seguridad y burocráticos (es decir, el Estado profundo del que formaba parte Vladimir Putin). En tercer lugar, Washington luchó contra la creación de una nueva e inclusiva arquitectura de seguridad paneuropea, decidido a mantener a la OTAN en el centro de los acuerdos de seguridad europeos (209). En cuarto lugar, las consideraciones que impulsaron la expansión de la OTAN fueron múltiples: las demandas casi inmediatas de Varsovia y Budapest de adhesión, la presión política interna de los polacos y húngaros de primera generación para que accedieran rápidamente a estas peticiones, los beneficios que obtendrían los fabricantes de armas de EEUU en los nuevos mercados de Europa central y oriental, y la creencia de que Rusia no se consolidaría como democracia, lo que, según la entonces dominante «teoría de la paz democrática», debía tomarse como una señal inherente de hostilidad (199, 284).

Dicho esto, la expansión de la OTAN no era una conclusión inevitable. Aparte de la oposición soviética y luego rusa al proyecto, Sarotte señala que varios destacados responsables políticos e intelectuales de EEUU se habían opuesto a la expansión. El asesor de seguridad nacional de George H. W. Bush, Brent Scowcroft, y el secretario de defensa de Bill Clinton, William Perry, por ejemplo, se mostraron muy escépticos respecto a la expansión. Y George Kennan, arquitecto de la política de contención de Estados Unidos durante la Guerra Fría, y Zbigniew Brezinski, asesor de seguridad nacional de Jimmy Carter, publicaron artículos en destacados medios aconsejando también en contra de la expansión (275).

Esta tensión fue inmediata. Sorprendidos por la rapidez del colapso de la Unión Soviética, y comprensiblemente preocupados por las «armas nucleares sueltas», hubo un desacuerdo al más alto nivel sobre la conveniencia o viabilidad de la ampliación de la OTAN. Gran parte de la presión para la ampliación bajo el mandato de Bush emanó del Pentágono, entonces bajo la dirección del Secretario de Defensa Dick Cheney (108). Pero Cheney quedó en gran medida al margen de las negociaciones sobre la unificación alemana y el final de la Guerra Fría, que quedaron en gran medida en manos de Scowcroft y James Baker, el secretario de Estado de Bush (65). Aunque todos ellos creían firmemente que la posible expansión de la OTAN hacia el este era una cuestión que sólo incumbía a Washington, su principal preocupación era asegurar la reunificación pacífica de Alemania y el fin de la Guerra Fría, no la expansión de la OTAN.

Sin embargo, no hay razón para concluir que si Bush hubiera rechazado a Clinton en 1992, la OTAN no se habría ampliado finalmente. Asegurar el derecho de una Alemania unificada a entrar en la OTAN había sido un punto central de las negociaciones de EEUU con Gorbachov (75). Y ya en 1991, Bush podía preguntarse en privado sobre la posibilidad de que Ucrania entrara en la OTAN (127).

Por supuesto, Bush no pudo defenderse del advenedizo gobernador de Arkansas. El cambio de administración no podía llegar en peor momento. Las tensiones ya iban en aumento por las guerras de Bosnia y Chechenia. Ahora Clinton, sin experiencia en política exterior, y su personal, mucho más joven e inexperto, serían los responsables de dar forma al nuevo orden mundial emergente. Rápidamente se encontrarían con un nuevo homólogo ruso en el Ministerio de Asuntos Exteriores, Evgueni Primakov. Y mientras que Gorbachov, Yeltsin y el predecesor de Primakov, Andrei Kozyrev, se habían mostrado más o menos dóciles a las exigencias de Washington, la resistencia de Primakov fue la primera señal real de que no todo iría tan bien como esperaban los cada vez más ardientes expansionistas de la OTAN. Porque trajo consigo una refutación a las crecientes conversaciones sobre la expansión de la OTAN: la «promesa» del entonces Secretario de Estado James Baker de que la OTAN no se expandiría «ni una pulgada hacia el este» (250).

Clinton y su equipo nunca habían tenido conocimiento de tal concesión y en un principio los tomó desprevenidos. El secretario de Estado de Clinton, Warren Christopher, reunió rápidamente un comité para investigar las afirmaciones rusas. Tras revisar todas las notas disponibles y entrevistar a los participantes necesarios, la conclusión fue clara y admitida por todos, incluido Primakov: aunque el espíritu de cooperación sobre la reunificación de Alemania y el fin de la Guerra Fría estaba claro, ningún documento garantizaba que la OTAN no se aprovecharía de la debilidad soviética/rusa para ampliar la alianza militar hacia el este (253). Baker había planteado inicialmente la idea a Gorbachov como una hipótesis: ¿permitiría él, Gorbachov, la reunificación de Alemania si la OTAN no se desplazaba un centímetro hacia el este (55)? Y el entonces ministro de Asuntos Exteriores de Alemania Occidental, Hans-Dietrich Genscher, había pronunciado varios discursos públicos destacados en los que reiteraba la afirmación, pero a puerta cerrada, Bush había dado inmediatamente instrucciones a Baker para que no volviera a repetir la frase, y éste no lo hizo (66).

Sin ningún impedimento legal en su camino, Clinton estaba dispuesto a actuar, convencido por su círculo íntimo de que los rusos podían ser «comprados» (219). Aunque esto resultó ser cierto (se ofreció un buen paquete financiero y puertas abiertas a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos [OCDE] y al G7), se debería haber tomado nota de que Primakov declaró sin rodeos que, pasara lo que pasara, la «verdadera línea roja» era «si la infraestructura de la OTAN se mueve hacia Rusia». Eso sería «inaceptable» (260). A pesar de la retórica de línea dura de Primakov, y de los propios esfuerzos de Yeltsin por reafirmar la influencia rusa sobre Ucrania, las realidades del momento unipolar eran tajantes: Washington podía hacer lo que quisiera.

En resumen, escribe Sarotte, si «Rusia hubiera estado en condiciones de obstruir la ampliación de la OTAN en 1996, lo habría hecho» (241).

Pero nada podía interponerse en el camino de la expansión, ni las advertencias del presidente francés Jacques Chirac, que en 1996 advirtió al asesor de seguridad nacional de Clinton, Tony Lake, «Les hemos humillado demasiado... la situación en Rusia es muy peligrosa... un día habrá una peligrosa reacción nacionalista» (260) ni la democracia rusa, ya que Clinton procedió a ayudar a Yeltsin a robar las elecciones de 1996 para salvaguardar la expansión de la OTAN (256). Aquí Sarotte merece un crédito especial, ya que no se inmuta al describir la injerencia de Estados Unidos en los niveles más altos, incluida la coordinación económica y estratégica entre los actuales y antiguos asesores de Clinton, Dick Morris y Richard Dresner.

Aunque Gorbachov, luego Yeltsin y después Putin se dirigieron, respectivamente, a las administraciones de Bush, Clinton y George W. Bush para hablar de la entrada de Rusia en la OTAN, la respuesta, o más bien la táctica, fue la misma: mantener la ilusión de que algún día se podría dejar entrar a Rusia, o al menos no decir nunca abiertamente que no era una posibilidad, mientras que al mismo tiempo se admitían países como Polonia, cuya pertenencia prácticamente garantizaba la exclusión permanente de Rusia, ya que las decisiones sobre la admisión en la alianza deben ser unánimes (259). Mientras tanto, se mantendría la fachada de la Asociación para la Paz y se crearía un consejo conjunto OTAN-Rusia, ambas tertulias destinadas a «dar a Moscú una voz pero no un veto en las discusiones de seguridad europeas».

Aunque Washington reconoció que no era posible pasar inmediatamente a la incorporación de los países bálticos o de Ucrania, en 1996 se acordó que había que sentar las bases, especialmente en los primeros (258). Porque al final, «Washington se negó a descartar a ningún país» para el ingreso en la OTAN (261).

Excepto, por supuesto, Rusia.

Aunque en el análisis final de Sarotte no fue el hecho de que la OTAN se expandiera, sino la forma en que se expandió lo que enfrió la paz, resulta difícil ver cómo este entorno estratégico básico —la existencia y ampliación continuada de la OTAN hasta Rusia, pero sin incluirla— iba a producir un entorno de seguridad estable post-Guerra Fría en Europa Central y Oriental.

A medida que se desarrolla la situación en Ucrania, al final nos queda la duda de lo que podría haber sido.

Author:

Joseph Solis-Mullen

A graduate of Spring Arbor University and the University of Illinois, Joseph Solis-Mullen is a political scientist and graduate student in the economics department at the University of Missouri. An independent researcher and journalist, his work can be found at the Ludwig Von Mises Institute, Eurasian Review, Libertarian Institute, Journal of the American Revolution, Antiwar.com, and the Journal of Libertarian Studies. You can contact him through his website http://www.jsmwritings.com or find him on Twitter @solis_mullen.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here