Mises Wire

Home | Wire | ¿Podría la economía sobrevivir a una recuperación en forma de W?

¿Podría la economía sobrevivir a una recuperación en forma de W?

  • covid v-shaped recovery w-shaped

Etiquetas Gran GobiernoEconomic FreedomSalud

07/17/2020

En las semanas siguientes a la paralización de los Estados Unidos por lo que ha resultado ser principalmente una epidemia en los asilos, los genios económicos de la CNBC y Bloomberg discutieron las diversas recuperaciones de cartas. El consenso fue que los Estados Unidos experimentarían una recuperación en forma de V en los próximos meses. Mientras que los primeros indicadores dieron crédito a este análisis, un resurgimiento de los casos de coronavirus y las autoridades sanitarias hablando de un retorno a las medidas de bloqueo han dado lugar a la posibilidad de que el país sea testigo de una recuperación en forma de W. No es sorprendente que en 2020 se produzca una recuperación de arriba a abajo. En este momento, lo único que falta son los Tigres de Detroit ganando la Serie Mundial y los monstruos de espagueti voladores invadiendo el planeta.

La sopa de letras

Con toda esta charla de recuperaciones en forma de L o de U, puedes sentirte como un niño de jardín de infancia luchando por recitar el alfabeto en frente de tu clase. Entonces, ¿qué significan estas letras? Aquí hay una rápida hoja de trucos que puedes consultar la próxima vez que veas la CNBC:

  • En forma de W: un descenso pronunciado, seguido de un fuerte aumento, seguido de otro descenso significativo, y luego terminando con un pico (esto también se conoce como recesión de doble caída).
  • En forma de L: un colapso masivo de la economía sin una recuperación considerable.
  • En forma de U: una recesión sin un rebote inmediato, que tarda de doce a veinticuatro meses en recuperarse.
  • En forma de V: un histórico accidente seguido de una rápida y robusta recuperación.

Hay un par de otras cartas, pero estas son las principales que podrían afectar a la economía actual de los EEUU.

Toma la W

En las últimas semanas, ha habido una enorme afluencia de datos que sugieren que los EEUU están a la espera de una recuperación en forma de V. La economía de los EEUU ha creado 7,5 millones de nuevos puestos de trabajo en dos meses, las ventas al por menor se están disparando a un ritmo récord, la producción manufacturera y la producción industrial están repuntando, y el mercado de valores de EEUU está recuperando su dominio en el mundo. Pero podría ser demasiado bueno para ser verdad.

El número de casos confirmados de coronavirus ha explotado en los Estados Unidos, elevando el total a casi 3 millones y una tasa de mortalidad del 0,0465 por ciento. Debido al aumento de casos en más de una docena de estados, muchos asumen que los EEUU se están embarcando en una segunda ola, lo que podría ser difícil de comprender ya que no está claro si los EEUU alguna vez terminaron su primera ola.

Si la situación no mejora, ¿significa esto que los americanos se verán obligados a retirarse a sus casas y participar en otra paralización destructiva? El presidente Donald Trump y su administración han desestimado las especulaciones de otro cierre a nivel nacional. En mayo, el presidente dijo en una declaración durante una visita a una fábrica de Ford en Michigan que «no vamos a paralizar nuestro país».

«Vamos a apagar los incendios. No vamos a paralizar el país», dijo Trump. «Podemos apagar los incendios. Ya sea una brasa o una llama, vamos a apagarlo. Pero no vamos a paralizar el país».

Cuando se ve la cobertura de la pandemia, el consenso es que una secuela del confinamiento es inconcebible debido a los efectos económicos y culturales perjudiciales de la primera. Al mismo tiempo, muchos funcionarios médicos han estado diciendo a la prensa que COVID-19 «no se está tomando vacaciones de verano» y «está teniendo nuevas oportunidades para propagarse». Los funcionarios elegidos deberán equilibrar la economía con la salud pública.

Tal vez no se produzca un orden nacional de «talla única» en el hogar, pero los estados que se enfrentan a un brote grave podrían seguir esta ruta. Para las empresas que operan en esos lugares, los efectos económicos adversos en el mercado serían inimaginables. Miles de empresas ya están teniendo dificultades para sobrevivir, incluso con economías en las primeras etapas de reapertura. Si se vieran forzados a cerrar sus establecimientos, esto enviaría ondas expansivas a toda la economía, una vez más.

Recuerden que la economía de los Estados Unidos está impulsada en dos tercios por el consumo. Si millones de estadounidenses fueran puestos en cuarentena o se les ordenara quedarse en casa, esto pondría en jaque la economía hasta que el virus disminuyera y sería un déjà vu de nuevo. Amazon y Clorox se mantendrían firmes, por supuesto.

Si el Presidente Trump pierde en noviembre y hay un aumento masivo de infecciones en el invierno, existe la posibilidad real de que una administración de Joe Biden imponga medidas estrictas que vayan más allá del uso de una máscara facial.

La forma de W

Los EEUU han experimentado una recuperación en forma de W antes. La nación sufrió una recesión en la primera mitad de los ochenta. Luego se recuperó durante casi un año entero, pero luego la economía cayó en una segunda recesión de 1981 a 1982. A partir de ahí, el crecimiento económico explotó. Al otro lado del charco, los PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España) de Europa sufrieron una desaceleración en forma de W entre 2009 y 2013. El Reino Unido también sufrió una recesión en forma de W en 2011 y 2012.

La crisis del Tío Sam

La crisis financiera que se produciría en una recesión de doble caída devastaría millones de empresas y hogares en las condiciones actuales. Pero el verdadero daño podría ser la respuesta del gobierno y la Reserva Federal. Ambas instituciones se han involucrado en un intervencionismo histórico sin precedentes, cargando a la próxima generación con cantidades astronómicas de deuda e inflación que probablemente nunca serán pagadas o reducidas. Ya es bastante malo que los republicanos no hayan manejado responsablemente el dinero público del Tío Sam durante los días prepandémicos. Los Demócratas y sus multimillonarias formas de gasto en la economía postcoronavirus podrían potencialmente desencadenar el próximo colapso económico. Y puede que no haya vuelta atrás a menos que los políticos reúnan los espíritus de los economistas conservadores y libertarios que de alguna manera pueden conseguir que Humpty Dumpty vuelva a estar en pie.

Publicado originalmente por LibertyNation.

Author:

Andrew Moran

Andrew Moran is the Economics Correspondent at LibertyNation.com and is the author of The War on Cash. You can find more of his work at AndrewMoran.net.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire