Mises Wire

Home | Wire | Nuevos confinamientos y más regulaciones son desastrosos para los empleos de EEUU

Nuevos confinamientos y más regulaciones son desastrosos para los empleos de EEUU

  • unemp

Etiquetas Burocracia y regulaciónTrabajadores y salariosPobreza

12/10/2020

Las solicitudes de subsidio de desempleo en Estados Unidos han aumentado, ya que las elecciones y la segunda ola de coronavirus han frenado la recuperación económica. La incertidumbre sobre los aumentos de impuestos y los cambios en las leyes laborales, incluyendo el aumento del salario mínimo, se suman al temor de nuevos cierres, ya que los empleadores ven los efectos devastadores de estos confinamientos en el empleo europeo.

Mientras que Estados Unidos ha sido capaz de recuperarse rápidamente y reducir el desempleo al 6,8 por ciento, la tasa de desempleo de la eurozona ha aumentado al 8,3 por ciento antes de que consideremos el gran número de empleados con permiso de ausencia que permanecen inactivos. La segunda ola de coronavirus en Europa ha sido testigo de nuevos confinamientos impuestos por el gobierno y el impacto en la economía ya es grave. Las estimaciones del producto interno bruto del cuarto trimestre suponen una doble recesión y otro aumento del desempleo.

Los confinamientos equivocados han creado un impacto profundo y duradero en la economía y una dramática crisis social, demostrando una vez más que la respuesta a la pandemia debería haber sido similar a la de los países asiáticos, que han preservado con éxito la salud y la economía.

Los empleadores de todos los Estados Unidos temen que una administración Biden imponga confinamientos, siguiendo el ejemplo de algunos países europeos y generando así un nuevo declive de la economía y una ola de quiebras y pérdidas de empleos. En lugar de ofrecer protocolos sencillos y eficaces para que las empresas soporten la crisis, algunos gobiernos, cuyos miembros están completamente desconectados de los problemas cotidianos de las pequeñas empresas y los empleadores, recurren a la medida drástica e ineficaz de los confinamientos, porque da más poder a los gobiernos y porque las grandes empresas no sienten el impacto tanto como las pequeñas. A los gobiernos les gusta la idea de los confinamientos, porque da la impresión de que se están adoptando medidas drásticas para controlar la pandemia cuando, en realidad, los confinamientos simplemente destruyen el tejido empresarial y han demostrado ser sumamente ineficaces para reducir las tasas de mortalidad o de hospitalización. Las preocupaciones sobre un confinamiento nacional reforzado por Biden no son exageradas. El Dr. Michael Osterholm, asesor de coronavirus de Joe Biden, dijo que un confinamiento nacional de cuatro a seis semanas ayudaría a controlar el virus en EEUU y a reactivar la economía. Lamento decir que la experiencia nos ha demostrado que ninguna de esas dos cosas sucederá. Los confinamientos masivos no ayudaron a los países europeos a controlar el virus, sino todo lo contrario, y han destruido la economía con consecuencias duraderas para los empleos, las quiebras y los salarios. Mientras tanto, los países que no han aplicado bloqueos y han proporcionado protocolos simples y eficaces han logrado mejores resultados en la salud y la economía.

Muchos ciudadanos de Estados Unidos se preguntan si el país recuperará su nivel récord de empleo y su baja tasa de desempleo del 3,5% que se registró en marzo de 2020, antes de la pandemia. Incluso si los Estados Unidos evitan los confinamientos impuestos por el gobierno, que retrasarían la recuperación del empleo por lo menos otros dieciocho meses, existe una gran preocupación sobre la probabilidad de que haya más regulación, control sindical y más impuestos que harán más costoso contratar personal y más gravoso tanto en términos de contratación como de reducción de la nómina.

Estados Unidos ha sido un ejemplo de creación de empleo durante el período de crecimiento, pero, lo que es más importante, de rápida recuperación de los puestos de trabajo en una crisis compleja como la de Covid-19. Añadir rigidez al mercado laboral y aumentar los impuestos resultará desastroso para las pequeñas empresas y las empresas de reciente creación, que son los mayores creadores de empleo en los Estados Unidos.

Es tan simple como esto. Estados Unidos no puede tener el crecimiento salarial y el bajo desempleo que se merece copiando la legislación del mercado laboral de Grecia, España o Francia, países con mercados laborales extremadamente rígidos y una alta intervención sindical... y un desempleo históricamente alto.

La Unión Europea solía tener la misma tasa de desempleo que Estados Unidos. Desincentivos masivos, un exceso de regulación equivocada, y los altos impuestos han creado una divergencia por la cual el desempleo en Europa es casi el doble que en los Estados Unidos.

La falacia de «proteger a los trabajadores» con altos impuestos a los empleadores y una fuerte intervención en el mercado laboral sólo protege a los gobiernos. El desempleo es mayor, el crecimiento de los salarios es más débil y la pérdida de flexibilidad significa menos oportunidades de empleo para los jóvenes. El desempleo juvenil en la zona del euro y en la Unión Europea es simplemente inaceptablemente alto, incluso en períodos de crecimiento, y se debe a las barreras al empleo creadas por la intervención agresiva en el mercado laboral y el control gubernamental. Los incentivos para contratar son escasos, mientras que los desincentivos para trabajar son altos.

Si algo ha quedado demostrado en las dos últimas décadas es que un mayor número de gobiernos, impuestos más altos e intervención de los sindicatos no protegen a los trabajadores, sino que perpetúan el desempleo y reducen el crecimiento de los salarios y las oportunidades.

Los confinamientos añadidos a los impuestos más altos y la rigidez laboral probablemente resulten muy negativos para la recuperación de Estados Unidos. No se puede recuperar si se imponen las cargas que algunos países europeos han impuesto. El intervencionismo del mercado laboral no protege a los trabajadores, sino que da poder a los políticos.

Author:

Daniel Lacalle

Daniel Lacalle, PhD, economist and fund manager, is the author of the bestselling books Freedom or Equality (2020), Escape from the Central Bank Trap (2017), The Energy World Is Flat (2015), and Life in the Financial Markets (2014).

He is a professor of global economy at IE Business School in Madrid.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire