Mises Wire

Home | Wire | ¿Necesitamos un «divorcio nacional»? No es una idea nueva

¿Necesitamos un «divorcio nacional»? No es una idea nueva

  • american flag with crack

Etiquetas AntipolíticaDemocraciaSecessionHistoria de EEUU

04/12/2023

En las noticias de las últimas semanas se ha hablado de un «divorcio nacional». La congresista de Georgia Marjorie Taylor Greene ha sido el rostro del movimiento del divorcio nacional pero no es no es la única en su opinión de que los estados Republicanos y Demócratas deben ir por caminos separados. Por ejemplo, una encuesta realizada en marzo entre adultos americanos reveló que 20 por ciento de los encuestados estaba a favor de dividir el país entre rojos y azules.

También a nivel estatal se habla cada vez más de secesión y de redibujar las fronteras. Los californianos, hartos de altos impuestos, regulaciones gubernamentales paralizantesy una burocracia burocracia hinchada han estado discutiendo durante mucho tiempo dividir su estado en tres, con seis condados, de Monterey a Los Ángeles, forman el tronco de California, mientras que el norte y el sur de California se independizan. Los dos tercios orientales de Oregón parecen abrumadoramente a favor de unirse al «Gran Idaho», escapando así a la locura de los Antifascista costa del Pacífico. Y si la Ley de Referéndum TEXIT la legislatura del estado de Texas, los tejanos podrían votar sobre la secesión tan pronto como noviembre de este año.

Hablar de dividir los Estados e incluso el país en pedazos es maravilloso, bienvenido y necesario desde hace mucho tiempo. Sin embargo, hay que hacer una corrección en cuanto al «divorcio nacional». No puede haber un divorcio nacional porque nunca hubo un matrimonio nacional.

No existen los «Estados Unidos». Un gran filósofo americano llamado Lysander Spooner señaló en el siglo XIX que la Constitución no tiene «ninguna autoridad» y no obliga a nadie a nada. Los americanos de hoy seguimos viviendo como si estuviéramos casados con y por un pacto político de una época en la que los hombres adultos se pavoneaban con mallas y zapatos abrochados. Pero es un espejismo.

Esto no quiere decir que el poder del Estado no sea real. Lo es. Demasiado real, de hecho. El gobierno en Washington y los diversos gobiernos estaduales y locales en todo el país se enseñorean de nosotros, robando nuestro dinero (que también falsifican) mientras nos someten a humillantes rituales de deferencia y nos involucran en guerras de bandas en un escenario global.

La mayoría nos dejamos llevar por la rigidez. Algunos, quizá aquejados del síndrome de Estocolmo...incluso actuamos como si morir por nuestros captores fuera... noble y dulce.

Por eso, cuando se habla de un divorcio nacional, o cuando oímos a activistas o a nuestros vecinos hablar de separarse de la «Unión», a menudo jadeamos horrorizados. La sola idea. Puede que los estados rojos y azules no se lleven muy bien, pero estamos atrapados unos con otros, así que más vale que aprendamos a vivir con ello. George Washington lo dijo, Thomas Jefferson también, y aquí estamos.

Pero consideremos los puntos que Lysander Spooner planteó sobre las nupcias putativas que dieron origen a nuestra «Unión». Así comienza Spooner su tratado de 1870 No hay traición n. 6, La constitución de ninguna autoridad:

La Constitución no tiene autoridad ni obligación inherentes. No tiene autoridad ni obligación alguna, a menos que sea un contrato entre hombre y hombre. Y ni siquiera pretende ser un contrato entre personas existentes en la actualidad. A lo sumo, sólo pretende ser un contrato entre personas que vivieron hace ochenta años. Y puede suponerse que fue un contrato sólo entre personas que ya habían alcanzado la edad de discreción, como para ser competentes para hacer contratos razonables y obligatorios. Además, sabemos, históricamente, que sólo una pequeña parte de la población existente entonces fue consultada sobre el tema, o se le preguntó, o se le permitió expresar su consentimiento o desacuerdo de manera formal. Aquellas personas, si las hubo, que dieron su consentimiento formalmente, están todas muertas ahora. La mayoría de ellas llevan muertas cuarenta, cincuenta, sesenta o setenta años. Y la Constitución, en la medida en que era su contrato, murió con ellos. No tenían ningún poder o derecho natural para hacerla obligatoria para sus hijos. No sólo es claramente imposible, por la naturaleza de las cosas, que pudieran obligar a su posteridad, sino que ni siquiera lo intentaron. Es decir, el instrumento no pretende ser un acuerdo entre ningún otro organismo que no sea «el pueblo» existente en ese momento; ni afirma, expresa o implícitamente, ningún derecho, poder o disposición, por su parte, para obligar a nadie más que a sí mismos.

Los argumentos de Spooner son, en mi opinión, irrefutables. ¿Dice que quiere un divorcio nacional? Bueno, primero muéstreme nuestro certificado de matrimonio nacional. Si presenta un ejemplar de la Constitución, tendré que pedirle que me muestre en qué parte de ese documento aparece su nombre y el mío, y nuestras firmas afirmando nuestro deseo de estar casados. Si no puedes hacer eso, entonces, lo siento, pero no puedo divorciarme de quien nunca me casé.

Es una apreciación simplista. La realidad, por supuesto, es mucho más complicada. Sí, es cierto que salirse de la «constitución de ninguna autoridad» será mucho más difícil que limitarse a afirmar que el documento es nulo. Hay más en la secesión que simplemente alejarse.

Como demostró ampliamente un tiroteo policial ocurrido en marzo en Utah, cuando un americano se declara libre de la tiranía gubernamental, el gobierno casi siempre responde matando a ese americano en el acto. (Quienes conozcan el nombre de «Ashli Babbitt» no necesitan que se les recuerde lo que el gobierno hace a los patriotas).

Pero aunque los americanos tendremos que luchar contra el gobierno por nuestra libertad, debemos tener claros los términos de lo que nos proponemos hacer. Lo que buscamos es nuestra legítima libertad. No necesitamos un divorcio nacional porque, para empezar, nunca estuvimos casados.

Author:

Contact Jason Morgan

Jason Morgan is associate professor at Reitaku University in Kashiwa, Japan, and was a 2016 Mises Institute Fellow. For a list of his books and publications, see his personal site.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock