Mises Wire

Home | Wire | Más leyes significan más brutalidad policial

Más leyes significan más brutalidad policial

  • police brutality defund socialism blm

Etiquetas Sistema LegalEstrategiaEl Estado Policial

07/21/2020

Una de las muestras más desconcertantes de la disonancia cognitiva de este año es el fuerte apoyo que se puede encontrar en los diversos movimientos de protesta que tienen como objetivo la cuestión de la mala conducta de las fuerzas del orden. Lógicamente, los grupos que se oponen a la mala conducta policial también deben ser fuertes partidarios de la ideología libertaria. Sin embargo, no parece ser el caso. Este movimiento, curiosamente, tiene bastante coincidencia con el apoyo al control de armas, el estado de bienestar y más regulación. La organización central, Black Lives Matters, es una entidad totalmente marxista.

El socialismo, el marxismo, el comunismo y otras ideologías giran en torno a la fuerte o total dominación del Estado en la vida cotidiana. El Estado, tal como lo define Murray Rothbard en Anatomy of the State, es una «organización en la sociedad que intenta mantener el monopolio del uso de la fuerza y la violencia en un área territorial determinada». La forma en que el Estado mantiene la autoridad dentro de su jurisdicción es con la aplicación de las leyes.

La naturaleza de una ley

Una ley se define como «una norma de conducta o acción prescrita... o reconocida oficialmente como vinculante o aplicada por una autoridad de control». Es un conjunto de reglas que obligan o prohíben la acción con una pena por incumplimiento. Si bien puede sonar bien tener un conjunto de reglas que los individuos deben cumplir y sanciones para incentivar el cumplimiento, la naturaleza de esas sanciones es donde nos encontramos con problemas.

Si bien las leyes pueden haber designado formalmente sanciones por incumplimiento, esas sanciones pueden considerarse mejor como una sentencia mínima. La pena máxima por el incumplimiento de una ley determinada es la ejecución del autor. Aunque esto suena como una hipérbole, es importante entender por qué es así y cómo las fuerzas del orden deben recurrir a esto.

Tomemos el caso de la falsificación de dinero. Las pautas de sentencia para la falsificación de dinero son un mínimo de dieciséis meses y en algunos estados una multa con una sentencia máxima de veinte años de prisión. Sin embargo, ¿qué pasa si el acusado se niega a presentarse en el tribunal? El tribunal podría entonces encontrar al autor culpable in absentia y aplicar la sentencia y la multa. Si la persona se niega a separarse de sus recursos o a presentarse en la prisión, el tribunal ordenará a un agente de la ley que recoja al acusado. Esto es también lo que podría suceder si el acusado se niega a presentarse en el propio tribunal. ¿Y si el acusado se resiste a este arresto? Aquí es donde pueden ocurrir graves daños corporales hasta e incluso la muerte.

Si piensas que esto es una hipérbole, esta es exactamente la situación que llevó a la muerte de George Floyd; un billete falso de veinte dólares y la negativa a ser detenido por la policía.

La razón por la que los agentes del Estado recurren al asesinato de un acusado por negarse a cumplir con la ley es que, a pesar de las afirmaciones verbales en sentido contrario por parte del propio Estado, no hay otra manera de garantizar el cumplimiento de las leyes. Si el público en general sabe que lo peor que el Estado hará es enviar por correo facturas fácilmente ignoradas por multas, entonces las leyes nunca se cumplirán y el Estado se derrumbará. Debido a que el Estado es una institución de violencia, todas las leyes deben ser respaldadas con violencia. El Estado puede ser cuidadoso en ocultar esta realidad, pero la última negativa de cumplimiento es siempre una ejecución sumaria.

Más leyes significa más violencia

La brutalidad policial, en cierto sentido, es sólo una cuestión de números. A medida que aumenta el número de interacciones con un agente de la ley, el número de casos de interacciones violentas también aumentará. Si las probabilidades de muerte por una sola interacción siguen siendo las mismas, o incluso disminuyen, esto puede verse abrumado si el sistema jurídico espera mayores instancias de interacción con el público en general mediante la aplicación de más leyes.

Esto puede demostrarse por el creciente número de muertes por intervención legal dentro de la línea de base de la etnia blanca en los Estados Unidos después de la guerra contra las drogas, particularmente después de la Ley de Reforma de las Sentencias de 1984. Según un estudio de Harvard, la tasa de asesinatos por intervención legal de los blancos en 1985, el año después de que el gobierno de los Estados Unidos decidiera ser duro con el crimen, se situó en 0,28 por cada 100.000. Para 2005 esta cifra había aumentado a 0,37 por 100.000, un incremento del 32 por ciento.

La razón por la que utilicé a los blancos como línea de base se debe a la alta volatilidad de las muertes por intervención legal de los negros. El aumento subyacente en la tasa de mortalidad de los blancos podría indicar que la mejora en la tasa de victimización de los negros debería ser aún más pronunciada de lo que se informa ahora, pero el impacto general es difícil de identificar con otros factores que abruman los efectos.

Se pueden encontrar más pruebas de que más leyes significan más violencia en los regímenes estatistas fuertes. Los asesinatos por encargo en regímenes como el de Venezuela son significativamente peores y se han utilizado ejecuciones a gran escala para garantizar el cumplimiento de la ley en sociedades como la China maoísta y la Unión Soviética. Una sociedad que crea que puede resolver todos sus problemas con la imposición de la ley se verá inevitablemente envuelta en asesinatos a gran escala para hacerla cumplir. Cuanto más agresivo sea el intento de transformar la sociedad mediante la imposición legal, más agresivo será el asesinato.

No sólo desfinancien a la policía, acaben con la ley del Estado.

Aquí es donde entra en juego la disonancia cognitiva con los movimientos de desfinanciar a la policía. Las personas que apoyan la eliminación de la violencia policial también apoyan regularmente la aprobación de nuevos mandatos, esquemas de redistribución e imposiciones reglamentarias. Sin la policía, ¿cómo creen que se aplicarán todas estas nuevas leyes y normas? Si la imposición fuera un asunto voluntario, pocos individuos entregarían una parte sustancial de sus ingresos anuales al estado para su redistribución. Si el control de las armas fuera una sugerencia, pocas personas harían algún esfuerzo para someterse a las regulaciones de venta de la FFL (Federal Firearms License por sus siglas en inglés).

Al abogar por más leyes, normas e impuestos, estas personas están abogando efectivamente por un aumento de la violencia policial. Abolir la entidad llamada «policía» no resolverá el problema, ya que el estado tendrá inevitablemente que formar una nueva entidad que haga todas las mismas cosas y tenga todos los mismos poderes. Las entidades como Vox pueden abogar por la creación de unidades móviles de respuesta y mediadores comunitarios todo lo que quieran; estas entidades son, desde el punto de vista del Estado, desdentados sin ningún medio de iniciar la violencia para garantizar el cumplimiento de las normas. Los mediadores comunitarios se encontrarán armados o recurrirán a alguna entidad de reciente creación que se parece mucho a la policía actual pero que se llama algo diferente para tratar con un individuo beligerante que se niega a seguir el mandato. Como cualquiera con una guantera llena de multas de aparcamiento sin pagar puede decirte, es fácil ignorar un trozo de papel con una multa. El estado va a necesitar inevitablemente una agencia armada y violenta para manejar a los individuos que no cumplen.

La única manera de asegurar el fin de la brutalidad policial es no inventar nuevas entidades con nombres diferentes o, peor aún, centrarse en el elemento étnico de la misma, ya que todo lo que hace es tratar de argumentar que la violencia policial está bien siempre y cuando se reparta equitativamente a lo largo de las líneas étnicas. La única manera es abolir el Estado. Sin un Estado, no hay ley estatal. Sin ley estatal, no hay necesidad de que una entidad que opera con el lenguaje de la violencia haga cumplir la ley. Sin una aplicación violenta, no hay nadie que muera por incumplimiento.

Las estructuras privadas tienen poco incentivo para matar a los agentes que incumplen, y son capaces de crear estructuras de aplicación más fuertes que las que pueden crear los agentes estatales. El ostracismo social, la expulsión de grupos empresariales o la prohibición de una tienda tendrían un impacto igual de fuerte en comparación con la amenaza de violencia. Además, las agencias de seguridad privada que utilizan rápidamente la violencia se encontrarían con que los clientes no la desean y perderían el favor, especialmente si estas agencias crean la impresión de que están en contra de un grupo particular de clientes potenciales.

Por muy bonito que sea creer que la policía puede existir únicamente como un servicio de protección, este no es el caso. Hay una razón por la que se llaman fuerzas del orden y no servicios de protección. La Corte Suprema de los EEUU ya nos ha dicho definitivamente que nuestras agencias de policía no tienen la obligación de proteger a nadie. Su única prioridad es hacer cumplir las leyes, y a medida que esas leyes se expandan, las posibilidades de que nos encontremos interactuando desfavorablemente con un ejecutor aumentarán.

Author:

Justin Murray

Justin Murray received his MBA in 2014 from the University of St. Gallen in Switzerland.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire