Mises Wire

Home | Wire | Los pobres de los países en desarrollo encuentran alternativas a la banca comercial

Los pobres de los países en desarrollo encuentran alternativas a la banca comercial

  • Nigerian woman selling goods in market

Etiquetas Libertad económicaEl emprendedorDinero y bancosEmpresarialidad

02/20/2023

La banca es un proceso complicado para la clase trabajadora que incumple las regulaciones antiblanqueo de capitales. Los requisitos de «conozca a su cliente» (KYC, por sus siglas en inglés) obligan a los posibles clientes a facilitar su fuente de financiación y su posible historial laboral. Estas políticas dificultan a los empresarios de clase trabajadora la formalización y el acceso a la financiación. Al limitar a los más pobres a la informalidad, los requisitos CSC merman el potencial de crecimiento de las pequeñas empresas.

Sin embargo, el ingenio de los empresarios de la clase trabajadora les ha permitido competir creando una alternativa al sistema financiero. Gracias al éxito de las asociaciones de ahorro y crédito rotatorio (ROSCA), los empresarios informales han conseguido crear negocios lucrativos. En los países en desarrollo, estas instituciones informales son una fuente fundamental de formación de capital. Por ejemplo, en Nigeria, los clubes de contribución al crédito son bastante populares, sobre todo entre los igbo y los yoruba.

Estas asociaciones tienen una estructura formal y normas que prohíben a los miembros el uso arbitrario de los fondos. De hecho, los pagos a los miembros se rigen por un calendario y los desembolsos prematuros sólo se producen en el contexto de una emergencia y son sancionados por los directivos. Gracias a la vitalidad de estas asociaciones, los empresarios de la clase trabajadora han podido conseguir capital para expandirse, pagar deudas y adquirir propiedades.

En varios casos, estos grupos informales de Nigeria funcionan como fuente de seguros y beneficencia. La gente utiliza sus contribuciones para cubrir gastos médicos, casarse y educar a sus hijos. Del mismo modo, en el Caribe existen varias versiones de estos programas, como su-su y partner. Algunos sociólogos sostienen que el predominio empresarial de los emigrantes antillanos en la América del siglo XX es atribuible a estas redes bancarias informales.

La profesora Eleanor Marie Lawrence Brown demuestra que los emigrantes bardaneses emplearon esas redes para ascender socialmente:

En Nueva York, una destacada empresaria barbadense, Louise Burnham, compró una casa en Harlem y financió la compra de dos pensiones en parte con dinero obtenido de un susu. También en Nueva York, Constance Payne, una empresaria de Barbados, alquiló una casa de tres plantas que convirtió en una rentable pensión con los ingresos de una susu transnacional que incluía a participantes residentes en Barbados.

Brown señala que algunas asociaciones de crédito informales llegaron a ser tan prósperas que evolucionaron hasta convertirse en importantes instituciones financieras, como la Paragon Federal Credit Union de Brooklyn y la United Mutual Insurance Company. Partner, el equivalente jamaicano de su-su, ha sido igualmente hábil a la hora de proponer a los empresarios que obtengan capital y se aventuren en nuevos terrenos. El éxito de los higglers jamaicanos ha atraído mucho la atención internacional.

En Jamaica, los higglers son principalmente mujeres que venden mercancías en el mercado; sin embargo, se han convertido en agentes clave de la economía debido a su implicación en el negocio de la importación. William Tantam, en un retrato íntimo de los higglers jamaicanos en Black River, Santa Isabel, da cuenta de cómo el socio típico está organizado por su banquero:

Janet era la «banquera» del socio del mercado. Llevaba un libro rojo con los treinta y seis nombres de los socios y el número de manos de cada uno. Cada persona pasaba por su puesto a diario y le daba 200 dólares jamaicanos (alrededor de 1,50 libras esterlinas), y ella anotaba su nombre en el libro. Al final de cada día, Janet entregaba el «sorteo», la suma total recaudada, a una persona. El sorteo sería de 7.200 J$ (unos 54 £) con treinta y seis «manos». Al día siguiente, cada miembro volvería a pagar J$200 y la ronda «rotaría» para que otra persona recibiera el sorteo. . . . Janet era meticulosa en la gestión del socio, y su uso del libro rojo revelaba la organización necesaria para mantener una ROSCA de tal envergadura.

Los programas de socios también han sido responsables de la revitalización de los barrios marginales de Jamaica. Apartados de los programas gubernamentales y de los sistemas bancarios formales, los empresarios de los barrios marginales de Jamaica han recurrido a los socios para financiar sus cocinas y otras microempresas. Gracias al ingenio de las banqueras de los guetos jamaicanos, decenas de empresarios han recibido préstamos para rejuvenecer negocios en dificultades. Incluso hay pruebas de que los empresarios de los centros urbanos prefieren colaborar con clubes de socios políticamente neutrales antes que depender de la ayuda del gobierno o de agentes privados corruptos.

Caroline Shenaz Hossein, en un artículo de 2013 en el que alaba la eficacia de las redes bancarias informales, explica por qué estas redes son liberadoras para el jamaicano medio:

Los políticos se implican en los programas formales de financiación para los pobres y los ciudadanos saben que están «entre bastidores». Los bancos y los programas financieros en favor de los pobres que se reúnen con los Dons y trabajan con ellos para ejecutar proyectos también informan a los hustlas de que su crecimiento financiero está dentro del ámbito del hombre fuerte local. . . . Estos empresarios independientes de las comunidades de chabolas se excluyen por decisión propia de los bancos comerciales y de los programas de microfinanciación por considerar que dichos programas pueden ser un componente de esas políticas significativamente perjudicial para sus intereses sociales y económicos. Las banqueras jamaicanas son conscientes de este sentimiento y llenan el vacío ofreciendo servicios en los que la gente puede confiar.

Las redes bancarias informales prosperan porque imbuyen a la clase trabajadora de un sentido de agencia y pertenencia que rara vez se experimenta en las transacciones con organizaciones formales. Curiosamente, también demuestran el espíritu libertario de la gente oprimida que evita ser explotada por la política y los capitalistas amiguetes. Con su ingenio, las clases trabajadoras nos han enseñado que en el capitalismo siempre hay una alternativa.

Author:

Contact Lipton Matthews

Lipton Matthews is a researcher, business analyst, and contributor to Merion West, The Federalist, American Thinker, Intellectual Takeout, mises.org, and Imaginative Conservative. Visit his YouTube channel, with numerous interviews with a variety of scholars, here. He may be contacted at lo_matthews@yahoo.com or on Twitter (@matthewslipton).

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock