Mises Wire

Home | Wire | Los gigantes tecnológicos de hoy no son realmente monopolios

Los gigantes tecnológicos de hoy no son realmente monopolios

  • Prime truck Amazon

12/06/2021

Probablemente todo el mundo considera que la competencia es un requisito indispensable para el buen funcionamiento económico de una sociedad. En efecto, esto se justifica porque la competencia incita a los productores de bienes a buscar las mejores formas de satisfacer a los clientes, por ejemplo, tratando de ofrecerles bienes de mejor calidad que otros, o más baratos. Pero todavía hay que saber exactamente en qué consiste la competencia. Esencialmente, existe la misma concepción de la competencia en términos de opinión pública y de teoría económica tradicional. Esta última propone lo que se llama la teoría de la competencia pura y perfecta, y es esta teoría la que se encuentra en todas las enseñanzas y en todos los manuales de microeconomía. Esta teoría consiste esencialmente en contraponer la competencia y el monopolio. Se considera que existe un monopolio en la producción de un bien cuando hay un único productor de ese bien, a diferencia de una situación de competencia. Esta teoría tradicional muestra que un productor, gracias a su posición de monopolio, puede obtener de sus compradores un precio más elevado que en una situación de competencia. El monopolista consigue así optimizar su beneficio (aunque la existencia de un precio elevado reduce la cantidad vendida). Pero este enfoque de la competencia y el monopolio debe considerarse erróneo por razones que explicaremos a continuación.

Puede ser útil tomar un ejemplo de actualidad, el de los llamados GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple). En general, se cree que estas empresas son monopolios, según la definición tradicional, y que, por lo tanto, deben aplicarse políticas económicas para cuestionar o eliminar esta situación, ya que se supone que esto tiene necesariamente consecuencias negativas para los clientes. Por ello, algunos gobiernos quieren castigarlas—podría decirse—tratando de imponerles altos impuestos. La Unión Europea ya ha impuesto multas a los productores de GAFA y actualmente está intentando poner en marcha una normativa para reducir la llamada posición de monopolio de GAFA. Lo mismo ocurre en muchos países, como Estados Unidos.

De hecho, la existencia de GAFA debería utilizarse para cuestionar la teoría tradicional de la competencia y el monopolio, como haremos. En primer lugar, se puede señalar que la definición de monopolio (y por tanto de competencia) en la teoría tradicional es arbitraria, por varias razones. Así, cuando decimos que el productor de un determinado bien es un monopolio porque es el único que produce el bien en cuestión, obviamente es necesario definir claramente el bien en cuestión. Pongamos un ejemplo: supongamos que hay un único productor que produce baldosas de dos colores; por ejemplo, azul y rojo. ¿Debemos hablar de un monopolio en la producción de baldosas rojas y azules o no debemos preguntarnos más bien si hay monopolio o competencia en la producción de baldosas? Efectivamente, la competencia anima a los productores a hacerlo mejor que los demás y por eso puede haber un único productor de baldosas rojas y azules sin que se considere un monopolio.

La siguiente pregunta, entre otras, también puede considerarse una crítica evidente a la teoría tradicional. Tomemos el ejemplo de un emprendedor innovador que imagina un nuevo producto y comienza a producirlo. Evidentemente, es el único productor de este producto y no hay razón para afirmar que constituye un monopolio en la producción de este producto (cuando es precisamente la competencia la que le ha impulsado a innovar). Es posible que más adelante otros productores decidan producir el mismo producto, y entonces se dirá que hay competencia, cuando ésta siempre ha existido. Este es el tipo de situación que puede considerarse un poco en el caso del GAFA. El desarrollo relativamente reciente de las técnicas informáticas ha llevado a la creación de productores considerados monopolios por la teoría tradicional.

Hay muchas razones para creer que la teoría tradicional de la competencia y el monopolio no está justificada, por lo que considero que se necesitan definiciones diferentes. Así, defino la competencia como una situación en la que hay libertad para entrar en un mercado (o para crear un nuevo mercado), mientras que el monopolio es el resultado de una restricción que impide la libertad para entrar en un mercado (o para crear un nuevo mercado).1

Sin embargo, GAFA puede considerarse una prueba más del carácter erróneo de la teoría tradicional. De hecho, sus actividades existen y son útiles precisamente porque es indispensable tener un único productor de cada una de sus actividades. Tomemos, por ejemplo, el caso de Google. Esta empresa es muy útil para todos en el mundo precisamente porque puede proporcionar toda la información que existe en el mundo. Sería mucho menos útil para todos los que buscan información precisa si hubiera un gran número de empresas que pudieran proporcionar información (en cuyo caso cada empresa se especializaría en un campo concreto, lo que dificultaría la búsqueda de información por parte de los individuos). Por lo tanto, hay que considerar que tener una sola gran empresa en el mundo para una actividad concreta es indispensable en este caso. Además, hay libertad para entrar en el mercado y si no hay (o hay pocas) empresas que ofrezcan los mismos servicios que GAFA es precisamente porque sería perjudicial.

Por lo general, también se critica a Google (pero también a Amazon) por ofrecer productos vendidos por empresas comerciales con el pretexto de que esto perjudica a otras empresas comerciales. Sin embargo, este papel de intermediario es extremadamente útil, ya que permite a las empresas interesadas darse a conocer (casi en todo el mundo), mientras que probablemente les resultaría muy difícil hacer publicidad. También es muy ventajoso para los clientes potenciales tener acceso a información sobre un gran número de empresas comerciales, lo que sería imposible sin Google y Amazon.

Por lo tanto, la existencia de GAFA resulta del hecho de que hay libertad de entrada en los mercados y de que es satisfactorio para un número muy grande de personas en el mundo que cada una de estas empresas informáticas corresponda a lo que la teoría tradicional llama erróneamente monopolios. Y es bastante injustificado que muchas autoridades políticas quieran castigar a estas empresas o incluso imponer su desmantelamiento (por ejemplo, Facebook está actualmente amenazado de desmantelamiento en Estados Unidos) con el pretexto de que los monopolios son perjudiciales y que, por tanto, cada uno de ellos debe ser sustituido por varias empresas.

En general, sería muy deseable no castigar a empresas como GAFA, sino abolir las leyes y reglamentos de competencia basados en la teoría tradicional, así como las organizaciones específicas que controlan la competencia. Es lamentable que los gobiernos desperdicien recursos para hacer cumplir una concepción errónea de la competencia. Por supuesto, la Unión Europea debería dejar de preocuparse por la competencia, al igual que muchos países del mundo.

Además, según la teoría del monopolio y la competencia propuesta anteriormente, un monopolio debe definirse como una actividad de producción en la que una restricción impide la libertad de entrada. Esta restricción es necesariamente una restricción pública. Por lo tanto, hay que admitir que los monopolios privados no existen (a no ser que los poderes públicos concedan un privilegio a un productor prohibiendo la entrada de otros productores en el mercado) y que los monopolios son necesariamente actividades públicas. Se puede considerar que la teoría tradicional se equivoca al definir la competencia y el monopolio en función del número de productores de un bien, pero tiene razón al subrayar que un monopolio tiene consecuencias perjudiciales. Este es el caso de los monopolios públicos. Pueden imponer precios demasiado elevados o, por supuesto, ser financiados por gravámenes fiscales cuestionables. Por supuesto, se puede tener la tentación de decir que la competencia existe para las actividades públicas en la medida en que los miembros de las autoridades políticas son elegidos, es decir, hay competencia para las elecciones. Pero el hecho es que no hay competencia para los monopolistas.

Si se valora correctamente la competencia, debería ser posible condenar y abolir los monopolios públicos. Se podría imaginar, por ejemplo, desde un punto de vista ideal, que los individuos—productores o clientes—tuvieran derecho a presentar una denuncia ante los tribunales contra los monopolios públicos, por ejemplo indicando cuál sería la ganancia de la competencia. Como ejemplo, se podría imaginar un recurso legal contra el monopolio público de los seguros de salud que existe en muchos países. La competencia entre las empresas privadas de seguros de salud permitiría desarrollar sistemas mejor adaptados a las necesidades de los asegurados y con una financiación más justa.

  • 1. Propuse estas nuevas definiciones de competencia y monopolio en mi libro Competition and Free Trade (Londres: Routledge, 2017).
Author:

Contact Pascal Salin

Pascal Salin is the author of eleven books, dozens of scholarly papers, and hundreds of articles in which he explains and develops economic science and courageously advocates individual liberty. See Jörg Guido Hülsmann's "Pascal Salin: Gentleman, Economist, Radical."

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Marco Verch via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire