Mises Wire

Home | Wire | Los bancos centrales han estado cubriendo la regulación rampante. ¿Terminará esto ahora?

Los bancos centrales han estado cubriendo la regulación rampante. ¿Terminará esto ahora?

  • ECB

Etiquetas Bancos centralesMercados financierosInflación

08/10/2022

La inflación sigue aumentando rápidamente, y en junio de 2022 alcanzó el 8,6% en los Estados Unidos y en la zona del euro. Al mismo tiempo, la regulación sigue prosperando. Los productos, los procesos de producción, las cadenas de suministro y el comercio están cada vez más regulados. Lo que no es obvio: en el fondo, los bancos centrales han estado cubriendo la regulación desenfrenada.

Por lo general, las normativas favorecen a determinados sectores de la economía. Por ejemplo, si se exige la sustitución periódica de los contadores de electricidad, los productores de contadores se benefician. Las rentas originadas por las normativas pueden ser un incentivo para que los grupos presionen a favor de las mismas, por ejemplo, por motivos de protección del consumidor o del medio ambiente. Cuando hay que cumplir normas laborales y medioambientales más estrictas, los costes de producción aumentan.

Entonces, sobre todo las pequeñas y medianas empresas sufren porque su carga es grande en relación con las grandes empresas. Además, los bancos europeos se enfrentan a requisitos de información cada vez más costosos desde la crisis financiera y de la deuda europea. La ambientalización del sector financiero por parte del Banco Central Europeo ha añadido cargas adicionales. Las políticas medioambientales de la Unión Europea han impuesto numerosas normas a los agricultores, dificultando su trabajo. Cuando las empresas, los bancos y las explotaciones agrícolas—especialmente las pequeñas— tienen que cerrar sus puertas debido a los mayores costes, el resultado es el desempleo.

Sin embargo, durante muchos años, el creciente impacto negativo de la regulación sobre el empleo se minimizó con la ayuda de los bancos centrales. Las empresas fueron subvencionadas clandestinamente mientras los bancos centrales seguían reduciendo sus costes de financiación. En Europa, una amplia ayuda gubernamental financiada por la deuda evitó las consecuencias, de otro modo drásticas, de los cierres de la corona, con la compra por parte del BCE de los bonos gubernamentales recién emitidos.

Asimismo, los crecientes impedimentos al comercio internacional pueden vincularse a las políticas monetarias cada vez más laxas. Durante décadas, los bancos centrales han contribuido a la creciente desigualdad de la riqueza al hacer subir los precios de las acciones y los bienes inmuebles. Los tipos de interés persistentemente bajos han restado presión a las empresas para que aumenten su eficiencia. Esto ha contribuido a la disminución de las ganancias de productividad, que son la base de los aumentos de los salarios reales. Ante el descontento generalizado, políticos como Donald Trump han culpado a los socios comerciales del malestar. Con una falange de aranceles contra China y el eslogan «América primero», Trump congregó a los votantes tras él. En Europa, las leyes sobre la cadena de suministro pueden no solo mejorar los salarios y las normas laborales en los países en desarrollo, sino también proteger a los trabajadores nacionales contra la competencia extranjera de bajos salarios.

Con la guerra de Ucrania, han surgido nuevas restricciones comerciales en forma de sanciones. Las importaciones de energía procedentes de Rusia van a reducirse drásticamente y las exportaciones a Rusia están sometidas a presiones políticas. Esto está haciendo subir aún más los precios de la energía y los alimentos, que ya venían subiendo desde mediados de 2021 debido a las políticas monetarias y fiscales persistentemente expansivas. Que estas sanciones sean sostenibles depende de la respuesta de los votantes al aumento de la inflación.

Como la inflación ya se ha convertido en una carga política, muchos gobiernos están respondiendo con subsidios y controles de precios. Como los gobiernos están muy endeudados, las obligaciones de gasto adicionales sólo pueden financiarse con nueva deuda, que sólo es sostenible si los bancos centrales siguen comprando bonos del Estado. Sin embargo, la Reserva Federal y otros bancos centrales han dejado de comprar bonos del Estado y han empezado a aumentar los tipos de interés.

Queda por ver si mantendrán el rumbo. Sin embargo, si los tipos de interés suben gradualmente a lo largo de un período más largo, como se ha señalado, todos los países altamente endeudados tendrán que recortar el gasto e impulsar amplias reformas estructurales —incluida la reducción de la burocracia. Con el aumento de los costes de financiación, las empresas se verán obligadas a aumentar la eficiencia, lo que las llevará a presionar a los gobiernos para que desregulen.

Si el Estado se viera obligado a retirarse de la economía y de las regulaciones, no sólo se estimularía el crecimiento, sino que los salarios reales podrían aumentar, ya que la productividad volvería a crecer. Con la creciente satisfacción de la población, el aspecto de la economía global que aumenta la prosperidad y el libre comercio podría volver a tener una mayor aceptación.

Author:

Contact Gunther Schnabl

Gunther Schnabl is a professor of international economics and economic policy in the department of economics at Leipzig University, Germany.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock