Mises Wire

Home | Wire | La nación y el Estado son dos cosas diferentes

La nación y el Estado son dos cosas diferentes

  • mountain2.PNG
0 Views

Tags Teoría Política

Recientemente regresé de dos semanas en Rusia, hice las visitas habituales, pero mi principal objetivo era escalar el pico más alto de Europa, el monte Elbrus, que se encuentra en el sur de Rusia. Este es el cuarto de los siete picos más altos de cada continente que he tenido la oportunidad de escalar. Lo que más me interesa de la escalada de estos picos es su atractivo internacional. Los campamentos base de estos picos son siempre crisoles internacionales, gente de todo el mundo viaja a estas áreas remotas con el mismo objetivo en mente.

En la montaña, las fronteras políticas y geográficas son de poca importancia para los participantes. Individuos de todas las culturas, idiomas y fronteras interactúan libre y pacíficamente, sin que casi ninguna mano de control central dicte las reglas. Se podría argumentar que estos lugares salvajes y remotos se convierten (como Rothbard podría llamarlos) en naciones temporales de consentimiento.

Los individuos que habían venido a esta montaña para comerciar y trabajar juntos no eran todos iguales, por supuesto. Todos venimos de diferentes grupos y de diferentes lugares. Todos éramos parte de diferentes naciones.

Las naciones y los estados son dos cosas muy diferentes

Muchos a menudo tienden a mezclar la idea de la nación y el estado. Sin embargo, como Rothbard identificó tan elocuentemente en su ensayo «Nations by Consent

La «nación»... no es lo mismo que el Estado, una diferencia que antes los libertarios y los liberales clásicos como Ludwig von Mises y Albert Jay Nock entendían muy bien. Los libertarios contemporáneos a menudo asumen, erróneamente, que los individuos están ligados entre sí sólo por el nexo del intercambio de mercado. Olvidan que todos nacen necesariamente en una familia, una lengua y una cultura. Cada persona nace en una o varias comunidades que se superponen, generalmente incluyendo un grupo étnico, con valores, culturas, creencias religiosas y tradiciones específicas. Generalmente nace en un «país». Siempre nace en un contexto histórico específico de tiempo y lugar, lo que significa vecindario y área de tierra.

Esto estaba claro incluso en nuestro pequeño campamento base en la montaña. Y después de varios días en la montaña, llegamos a la cima y fuimos recibidos con un despliegue de banderas mundiales. Pero no fueron Francia o México los que escalaron el Elbrus, fue el trabajo de un individuo cooperando con muchos otros individuos a través de muchas fronteras geográficas. ¿Los escaladores que dejaron estas banderas para saludar a los gobiernos bajo los cuales vivían? ¿O se enorgullecían de sus orígenes nacionales? Lo más probable es que se tratara de esto último. De hecho, la desaprobación del estado era obvia en muchas conversaciones en la montaña. Ninguno de nosotros en esa montaña quería ser definido por las acciones de nuestros gobiernos. Las conversaciones sobre las acciones de nuestros gobiernos siempre fueron desestimadas con la desaprobación de ambas partes. Sin comunicarlo verbalmente, todos entendimos que no era importante para nuestras relaciones individuales.

Esto fue especialmente significativo, dado que estábamos en Rusia. Pero entre los escaladores se entendía que la tensión que se estaba creando entre Rusia y Estados Unidos se debía principalmente a las agendas de una élite de pocos dentro de cada estado. Se reconoció que esta tensión está muy alejada de los individuos que sólo quieren cooperar entre sí o, en este caso, escalar juntos una montaña.

Pero aunque reconocíamos que nuestros respectivos gobiernos no nos servían bien, casi todos los escaladores seguían sintiendo orgullo por su país.

Las naciones importan

Como libertarios debemos respetar y entender esta distinción, no podemos despersonalizar la importancia de la cultura, la tierra y el idioma en la sociedad apátrida. El trabajo que hay que hacer es una comprensión fundamental de la separación de la nación y el Estado.

De hecho, cuanto más se identifique a la nación como un aspecto importante de la sociedad humana (y como algo en conflicto con la idea del estado ) mejor podremos entender cómo la idea de «naciones de consentimiento» ilustra las palabras de Rothbard:

En suma, si procedemos a la descomposición y descentralización del moderno estado-nación centralizador y coercitivo, deconstruyendo ese estado en nacionalidades y barrios constituyentes, reduciremos al mismo tiempo el alcance del poder gubernamental, el alcance y la importancia del voto y el alcance del conflicto social. Se ampliará el alcance del contrato privado y del consentimiento voluntario, y el Estado brutal y represivo se disolverá gradualmente en un orden social armonioso y cada vez más próspero.

Dusty Wunderlich is a fintech entrepreneur and economic theorist. Dusty’s current efforts are focused on research, advisory, and thought leadership for the next generation of financial technologies and economic models. Visit his web site.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire