Mises Wire

Home | Wire | La licencia familiar de Biden es otro ataque a la familia

La licencia familiar de Biden es otro ataque a la familia

  • mother and child

Etiquetas Burocracia y RegulaciónEconomía de EEUU

05/11/2021

«Crecimiento económico inclusivo y equitativo» es como el gobierno de Joe Biden prevé su plan de recuperación tras la pérdida masiva de puestos de trabajo por los confinamientos de 2020. Los contribuyentes tendrán que desembolsar 1,8 billones de dólares para el cuidado de los niños, las bajas médicas y remuneradas, así como la educación preescolar universal.

Para Biden, el hecho de que un número cada vez mayor de madres opte por quedarse en casa para cuidar de sus familias está frenando al país. Para conseguir que las mujeres participen más activamente en la economía, la administración quiere gastar 225.000 millones de dólares en licencias familiares remuneradas. Además, la administración quiere asociarse con los estados para ofrecer un programa universal gratuito de preescolar a las familias trabajadoras, un programa que tiene un precio estimado de 200.000 millones de dólares.

Pero, ¿qué efecto tendría en la economía una política de licencias familiares obligatorias y generalizadas, junto con un sistema público de educación infantil como éste? ¿Tendría el efecto deseado, ayudando a aumentar los ingresos generales de las familias, o perjudicaría las perspectivas de empleo de innumerables americanos, bajando los salarios y obligando a los empresarios a contratar menos trabajadores?

Un plan condenatorio

Ofreciendo hasta 4.000 dólares al mes, el Plan de familias americanas de Biden garantizaría doce semanas de licencia pagada por paternidad, familia o enfermedad personal a cada trabajador que cumpla los requisitos. Con esta política, la administración espera que un millón de padres, principalmente madres, vuelvan a trabajar.

La Casa Blanca sugirió que incluso los trabajadores con salarios bajos y a tiempo parcial, la mayoría de los cuales son mujeres, deberían tener una licencia remunerada. También mencionó estudios que demuestran que las licencias familiares pagadas ayudan a retener a las trabajadoras. Sin embargo, una vez que los bebés se convierten en niños pequeños, el tiempo de vinculación ya no forma parte del trato.

En los Estados Unidos de Biden, todas las mujeres en edad de procrear deben enviar a sus hijos a la escuela pública tan pronto como sean demasiado mayores para las guarderías subvencionadas, lo que permite a sus ocupadas madres seguir trabajando en sus empleos mal remunerados.

Actualmente, el gobierno de Biden está señalando a las madres que trabajan a tiempo parcial o con salarios bajos, utilizándolas como ejemplo de por qué el gobierno debe intervenir. Ignorando el hecho de que las madres a menudo eligen trabajar a tiempo parcial precisamente para poder tener más tiempo con sus hijos, Biden quiere darles suficientes incentivos para que se centren en sus trabajos.

Como explicaron Walter Block y el difunto Walter Williams en un estudio en el que criticaban la brecha salarial, cuando hombres y mujeres se casan, el hombre suele asumir la mayor parte de la ganancia de dinero, mientras que la mujer se encarga de la mayor parte de la crianza de los hijos. Antes de la pandemia, las madres trabajadoras recurrían menos a los servicios de las guarderías, como demuestra la disminución del número de cuidadores familiares de niños en el país. Naturalmente, también eran más propensas a elegir trabajos que ofrecieran más flexibilidad en cuanto a horarios y ubicación, como demuestra Claudia Goldin, de la Universidad de Harvard.

Sin embargo, debido a los cierres que afectaron al aprendizaje en persona, los servicios que ya estaban disponibles para el número cada vez menor de mujeres que decidieron utilizarlos se cerraron por la fuerza. En poco tiempo, esas mujeres tuvieron que dejar sus trabajos para cuidar de sus hijos.

No dejaron de utilizar las guarderías por una mera decisión personal. El gobierno tomó la decisión por ellas, haciendo que los servicios que habían estado disponibles dejaran de estarlo. Si bien muchas mujeres ya asumían el trabajo del cuidado de los niños por su cuenta, un número mayor de mujeres acabó siguiéndolas.

Si a Biden le preocupara de verdad volver a dar a las mujeres su libertad de elección, sería mejor que pidiera el fin de los encierros por completo en lugar de subvencionar servicios que no son necesarios.

Las licencias remuneradas nunca son gratuitas

Como si subvencionar el cuidado de los niños no fuera suficiente, el gobierno de Biden espera gravar a los ricos para pagar la licencia remunerada universal. Incluso si las rentas más altas pueden pagar esos impuestos, Biden ignora fundamentalmente que los costes reales de las licencias remuneradas obligatorias no recaen directamente sobre los hombros de quienes pagan directamente a los trabajadores para que se queden en casa.

Al obligar a las empresas a adaptarse a los casi tres meses de vacaciones de los empleados, la administración está imponiendo un impuesto adicional a los empresarios, que tienen que proporcionar formación y aumentar su mano de obra para garantizar el trabajo.

Con el tiempo, los empresarios se lo pensarán dos veces antes de contratar a hombres y mujeres casados, que serán más propensos a pedir una licencia remunerada, con lo que disminuirán efectivamente las oportunidades disponibles para los cabezas de familia de todo Estados Unidos.

Para las pequeñas empresas que simplemente no pueden permitirse una gran nómina, la licencia pagada obligatoria, incluso si es financiada en su totalidad por el gobierno, se traducirá en un menor número de nuevas contrataciones y un menor crecimiento empresarial. Si esto es lo que Biden considera que mantiene la competitividad del país en cuanto a la participación de la mano de obra femenina, está muy equivocado.

Pre-K universal: Dañando a los niños, dañando a las familias

Sólo un burócrata supondría que poner a un niño pequeño en una escuela pública es tan eficaz como mantenerlo en casa con sus padres. Por desgracia para Biden, la verdad no está de su lado.

Según un estudio de 2014 que analizó el rendimiento educativo de sesenta y ocho mil niños, los beneficios de tener un padre en casa van mucho más allá de los primeros años del niño.

Los investigadores descubrieron que los niños con un padre en casa tenían un mayor rendimiento escolar y esa ventaja se notaba hasta el instituto.

Otro estudio reveló que los niños educados en casa obtienen entre 15 y 30 puntos de percentil por encima de los alumnos de la escuela pública en los exámenes estandarizados y acaban obteniendo también puntuaciones superiores a la media en los exámenes ACT y SAT.

Con la gran cantidad de padres que deciden continuar con la educación en casa después de los cierres, muchos padres podrían no ver el valor de lo que el Plan de Familias Americanas de Biden tiene que ofrecer. Entonces, ¿por qué está impulsando este proyecto de ley?

Como demostró Ludwig von Mises, el compromiso entre el capitalismo y el socialismo conduce al crecimiento del asistencialismo, que permite al Estado desempeñar el papel de cuidador de la sociedad. Si bien no podemos dar marcha atrás, al menos podemos intentar evitar que el Estado implemente nuevas formas de poner en manos de los burócratas la función de dependencia que corresponde a la familia.

Evitar que el Estado ejerza aún más influencia sobre los jóvenes y sus madres es un buen punto de partida.

Author:

Alice Salles

Alice Salles was born and raised in Brazil but has lived in America for over ten years. She now lives in Fort Wayne, Indiana with her husband Nick Hankoff and their three children.  

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire