Mises Wire

Home | Wire | La Ley de Reducción de Inflación: otra intervención estatal injusta e injustificada

La Ley de Reducción de Inflación: otra intervención estatal injusta e injustificada

  • Inflation Reduction Act

Etiquetas Amiguismo y corporativismoInflaciónImpuestos y gasto

09/21/2022

Aprovechando su actual mayoría en el Congreso, que podría no durar más allá de las elecciones de mitad de mandato, y tras dieciocho meses de negociaciones maratonianas, los demócratas aprobaron finalmente otro plan para dopar artificial e injustamente la economía de EEUU. El plan de 430.000 millones de dólares fue firmado por el presidente Joe Biden poco después.

En efecto, después de las elecciones de mitad de período del 8 de noviembre de 2022, pocos creen que los demócratas mantengan sus mayorías legislativas, dado el hasta ahora desastroso mandato presidencial de la administración Biden. Baste recordar que el presidente Biden parece estar senil, que Washington está fomentando y financiando grandes crisis en todo el mundo que ni siquiera benefician al pueblo americano, y que el Índice de Precios al Consumidor en EEUU (el IPC) ha aumentado considerablemente desde 2021.

En efecto, después de la astronómica suma de 6 billones de dólares gastados con el pretexto de la pandemia del covid-19, este último plan de gastos se refiere al clima y a la salud. La mayor parte de este gasto, 370.000 millones de dólares, está relacionado con el clima; el objetivo es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% para 2030, utilizando un crédito fiscal para animar a los ciudadanos a la transición a la electricidad y la energía solar, y para empujar a las empresas hacia la transición energética también.

La Ley de Reducción de Inflación no reducirá la inflación

El último plan de gastos de Washington es una buena oportunidad para mostrar por qué, como libertario, es necesario oponerse completamente a él.

Este proyecto de ley es sobre todo un arma política clásica, que consiste en comprar al electorado para intentar revertir el resultado catastrófico que se espera en las elecciones de mitad de mandato. Como informó el New York Times, la aprobación de este plan «puso en marcha una frenética carrera de 91 días para vender el paquete antes de noviembre— y ganarse a un electorado que se ha vuelto escéptico con el régimen demócrata».

Este plan de gastos se financiará en cierta medida con la creación de un impuesto mínimo del 15% para las grandes empresas, pero sobre todo se pagará —no es de extrañar— con un aumento de la deuda EEUU, que ya es estratosférica. Irónicamente, el plan se denomina oficialmente «Ley de Reducción de Inflación», aunque, como tituló el Wall Street Journal, «La Ley de Reducción de Inflación no reducirá la inflación», ni frenará el aumento de los precios a corto plazo. Al contrario.

Es útil recordar aquí la definición austriaca de inflación, porque es más fina que la que se utiliza habitualmente. La escuela austriaca de economía hace una clara distinción entre el aumento de la oferta monetaria por parte del Estado, lo que define como «inflación», y el aumento general de los precios. Estos últimos son consecuencia no sólo de los cambios en la oferta y la demanda, sino también del aumento de la oferta monetaria.

Esta definición permite discernir que el aumento de los precios está esencialmente ligado al aumento de la masa monetaria, resultado de dos años de gasto público masivo en los EEUU. Esta devaluación progresiva de la unidad monetaria no sólo permite a las grandes instituciones financieras reducir el valor de sus deudas, sino que estas instituciones tienen la ventaja, por el efecto Cantillón, de poder gastar nuevos fondos, antes de que los precios aumenten para el resto de la sociedad. Por ello, la inflación se denomina impuesto regresivo.

Intervención estatal injusta e injustificada

La Ley de Reducción de Inflación también debe ser muy criticada desde un punto de vista libertario, ya que es otra intervención masiva del gobierno federal en la economía. Es una continuación de las continuas distorsiones del mercado libre con inevitables efectos negativos. Como escribió Ludwig von Mises en su obra maestra, Acción humana:

En un mercado sin trabas prevalece una tendencia irresistible a emplear todos los factores de producción para satisfacer de la mejor manera posible las necesidades más urgentes de los consumidores. Si el gobierno interfiere en este proceso, sólo puede perjudicar la satisfacción; nunca puede mejorarla.

Así pues, la intervención del Estado siempre supone la introducción en el mercado de ineficiencias, reducción de la producción económica y mal uso de los recursos existentes. Dicha intervención distorsiona el mecanismo de la economía de mercado, que intenta constantemente acercarse a un óptimo económico teórico, sin alcanzarlo nunca.

La intervención del Estado también es necesariamente injusta porque ciertos grupos o sectores de la sociedad (en este caso las empresas del sector eléctrico y solar) tienen ventaja sobre otros grupos o sectores.

¿Qué relación hay entre los dólares y la temperatura?

Además, los principales medios de comunicación no parecen querer abordar la relación exacta de causa y efecto entre los 370.000 millones de dólares de gasto estatal en «clima», por un lado, y el supuesto descenso deseado de la temperatura global, por otro. Este descenso es al final lo que se busca, aunque rara vez se explique. Pero esto no es una sorpresa, porque la «política climática» es uno de esos temas que la opinión colectiva en Occidente no debe cuestionar.

La realidad es que esta relación causa-efecto es indirecta y compleja, ya que pasa por varias etapas empíricas y estadísticas. Es imposible decir exactamente qué efecto tendrá una determinada cantidad de gasto público en la transición a las energías renovables o en qué medida reducirá las emisiones antropogénicas de CO2 . También es imposible decir exactamente qué disminución de la temperatura global podría ser consecuencia de esa reducción de las emisiones humanas de CO2 .

Sin embargo, en principio, una suma tan importante como 370.000 millones de dólares «para el clima» debería, como mínimo, ser justificada por los legisladores ante los ciudadanos a los que representan, en cuanto a sus efectos reales. No se ha hecho ningún intento de hacerlo.

Conclusión

Por estas razones, este enorme plan climático y sanitario, con su importante impacto en la economía de EEUU, no puede justificarse, ni desde el punto de vista moral ni científico. Dada la corrupción que existe en Washington, DC, en un sistema político basado en el capitalismo de amiguetes, es probable que estos fondos beneficien sobre todo a los que están bien conectados políticamente.

Esta «Ley de Reducción de Inflación» es otra grotesca intervención del gobierno de EEUU en la economía. Con esta ley, los Estados Unidos ha acelerado su tendencia económica antiliberal y ha confirmado el giro antiliberal e intervencionista de las últimas décadas. Dado el poder económico y militar de Washington, DC, y la inocencia de la mayoría del pueblo americano cuando se trata de los intereses reales de la clase política, las consecuencias de esta política serán aún más dramáticas de lo que ya son. Por desgracia, las cosas probablemente empeorarán antes de mejorar.

Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here