Mises Wire

Home | Wire | La inmoralidad del proteccionismo

La inmoralidad del proteccionismo

  • import

Etiquetas Impuestos y gasto

12/01/2023

La campaña de 2024 está en marcha, y eso significa nuevos esfuerzos de los políticos por complacer a los nacionalistas económicos y a los proteccionistas pidiendo nuevas guerras comerciales y controles comerciales. Esto seguramente ocurrirá a pesar de que la Administración Biden ha hecho muy poco para revertir las políticas proteccionistas que Donald Trump impuso durante su mandato. Por ejemplo, los nuevos aranceles llamados «Sección 301», que han estado en vigor desde 2018, siguen en vigor y sólo ahora están siendo «revisados.» En respuesta a un posible cambio de estas nuevas barreras comerciales, un grupo bipartidista de legisladores ya ha pedido a Biden que mantenga estos impuestos. Además, el candidato Trump, ahora en campaña para 2024 ha pedido recientemente un arancel adicional del 10 por ciento (es decir, un impuesto) sobre todas las importaciones.

A los políticos que apoyan estos impuestos y regulaciones les gusta enmarcarlo todo como si fuera una especie de servicio público a la comunidad. Estos argumentos suelen emplear algún tipo de lenguaje de bienestar como «los aranceles igualan las condiciones para los trabajadores americanos».

En realidad, por supuesto, los llamamientos a aumentar o mantener los aranceles no son más que un llamamiento a aumentar los impuestos a los americanos. Describir estos impuestos como una carga sólo para los trabajadores extranjeros o los importadores extranjeros requiere o bien deshonestidad o bien niveles impresionantes de ignorancia sobre cómo funcionan las barreras comerciales.

En la práctica, los aranceles significan que los americanos se ven obligados a pagar impuestos más altos por los bienes que adquieren en el extranjero. O, en algunos casos, se prohíbe a los americanos comprar determinados productos extranjeros. Además, los aranceles son sólo la forma más directa de gravar a los americanos por bienes que proceden del extranjero. Existen también innumerables barreras no arancelarias, entre ellas una amplia variedad de restricciones normativas que obligan a los productos extranjeros a ajustarse a los mandatos medioambientales y laborales. Las restricciones en materia de «normas de origen» exigen montañas de papeleo para rastrear los orígenes de diversas materias primas utilizadas en la fabricación de bienes que posteriormente pueden exportarse a los EEUU. La idea es que si, por ejemplo, los productos extranjeros importados del país A, con aranceles bajos, se fabrican con «demasiadas» materias primas del país B, con aranceles altos, los americanos deben pagar un impuesto más alto.

En todo esto, los posibles importadores americanos que no sigan todas estas normas con una atención al detalle insoportable se exponen a ser perseguidos, encarcelados, confiscados y a que los burócratas americanos les impongan fuertes multas. Muchos proteccionistas pueden engañarse pensando que la policía fiscal que supervisa el comercio exterior sólo persigue a los extranjeros, pero eso es totalmente falso. La única manera de estar razonablemente seguro de evitar la persecución, por supuesto, es gastar dinero e innumerables horas de trabajo en oficiales de cumplimiento, abogados y consultores para ayudar a navegar por el laberinto de reglamentos federales. Si se cometen errores en este proceso, es probable que los federales digan que «la ignorancia de la ley no es excusa. Disfrute de la prisión federal».

El proteccionismo significa que los americanos, que ya están gravados y regulados hasta el cielo por los impuestos sobre la renta, las ventas y la propiedad, deben soportar niveles adicionales de fiscalidad y regulación para poder adquirir productos extranjeros. Todos estos costes e impuestos adicionales impuestos en la fase de importación se filtran naturalmente a los empresarios, propietarios de pequeñas empresas y ciudadanos de a pie que se benefician del acceso a productos extranjeros más baratos. Para muchas pequeñas y medianas empresas especialmente, los costes adicionales impuestos a las importaciones pueden significar la diferencia entre una empresa viable y otra en quiebra.

Resulta extraño que los proteccionistas actúen a menudo como si tuvieran la moral alta, como si pedir impuestos más altos y más poder para la burocracia gubernamental fuera una especie de gran servicio al trabajador. A los proteccionistas les gusta esconder sus peticiones de impuestos más altos bajo el manto de «América primero» o como un golpe contra el último coco extranjero.  En realidad, el proteccionismo no es más que la vieja política de los grupos de interés. Los proteccionistas quieren más impuestos y más control gubernamental para beneficiar a un sector muy concreto de la población americana. A menudo, las personas que se benefician son los despilfarradores y caros trabajadores y directivos americanos que no pueden competir en un mercado internacional. Sería mejor emplear sus esfuerzos en alguna empresa en la que puedan competir. Sin embargo, los proteccionistas quieren proteger a este grupo a expensas de otros grupos, como los empresarios trabajadores de clase media que dependen del acceso a bienes extranjeros para suministrar productos y servicios. En este sentido, los proteccionistas no son mejores que cualquier progresista corriente que quiere más impuestos para un grupo con el fin de subvencionar a otro grupo. Peor aún, las leyes proteccionistas sólo tienen sentido si se aplican. En otras palabras, los proteccionistas han demostrado su preferencia por las políticas que imponen penas de prisión y multas a pacíficos americanos cuyo único «delito» puede ser intentar comprar y vender mercancías sin la documentación gubernamental adecuada.

Los proteccionistas no tienen ningún fundamento moral, sólo una arrogancia infundada. Por supuesto, si los proteccionistas no quieren productos extranjeros en su país, pueden evitar comprarlos. Los proteccionistas también pueden intentar convencer a otras personas de que no compren esos productos. También se podría abogar contra las normativas nacionales que encarecen la producción nacional. Un buen comienzo sería la abolición de los salarios mínimos, las leyes que favorecen a los sindicatos y las innumerables y costosas normativas medioambientales. Por otro lado, es mucho más fácil aprovechar políticamente el miedo a los extranjeros y a la competencia extranjera. Este miedo se convierte fácilmente en un arma para engañar a la gente y hacer que apruebe otra subida de impuestos o un aluvión de regulaciones gubernamentales.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is executive editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy, finance, and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe