Mises Wire

Home | Wire | La economía zombi no tiene fin

La economía zombi no tiene fin

  • zombie stock market fed
0 Views

Etiquetas Mercado Financiero

06/01/2020

Los Estados Unidos estaban esperando el apocalipsis de los zombis. El país recibió un coronapocalipsis en su lugar. Pero, ¿podrían los dos eventos fusionarse y proporcionar a la nación una peligrosa tendencia económica? El secreto peor guardado de los Estados Unidos Corporativos había sido el creciente número de zombis mantenidos en soporte vital y escondidos durante la fase de auge del ciclo de negocios. Ahora que la pandemia del coronavirus ha expuesto las líneas de falla debajo de la economía, la zombificación puede acelerarse debido a un tóxico brebaje de estímulo de la Reserva Federal y el alivio del Congreso. ¿Dejarán los zombis sus tumbas, buscando dólares americanos recién creados y dándose un festín con el cadáver del mercado enfermo?

Los muertos vivientes

Una empresa zombi es un negocio que requiere rescates perpetuos para mantener sus puertas abiertas, o es una empresa profundamente endeudada que sólo puede pagar los intereses de su deuda. La zombificación ha estado carcomiendo a Japón y China, y ahora está infectando gradualmente la economía de los Estados Unidos. Lo que es peor es que los negocios de zombis americanos emplean a unos 2 millones de personas, según las nuevas cifras de Arbor Data Science.

Los trabajadores empleados por las empresas zombis se encuentran en muchas industrias diferentes. La investigación de Arbor encontró que los cinco sectores principales por número de empleados eran:

  • Conglomerados industriales: 233.000
  • Hardware, almacenamiento y periféricos: 193.000
  • Equipo y servicios de energía: 185.000
  • Hoteles, restaurantes y ocio: 153.000
  • Software: 142.000

Pero, ¿podría la fragilidad del mercado hacer que un gran número de trabajadores soliciten el subsidio de desempleo? Puede parecer contrario a la intuición, pero se ha vuelto mucho más fácil para estos negocios resucitar.

Una institución ha estado proveyendo a estos caminantes con alimento para el cerebro: la Reserva Federal.

Alimentando a los no muertos

A los zombis les ha resultado más fácil pedir prestado por una combinación de razones. La primera es que los tipos de interés son históricamente bajos, por lo que puede ser menos difícil pagar los intereses de la deuda y utilizar el ahorro de costes para mantener las luces encendidas. La segunda es que el banco central de los Estados Unidos ha tomado medidas sin precedentes adquiriendo deuda corporativa a través del mercado secundario de fondos cotizados (ETF).

En pocas palabras, si no fuera por la política monetaria acomodaticia, estas empresas ya habrían cerrado. Una vez más, el Edificio Eccles se niega a permitir que la mano invisible frene el exceso por temor a una crisis de liquidez, la crisis de crédito, y cualquier otra forma elegante de decir que estamos en un aprieto.

Pero es todo el mercado el que se está aprovechando de una desesperada Fed. Las empresas estadounidenses están pidiendo prestado al ritmo más rápido de la historia en lo que va de año, emitiendo más de un billón de dólares en nuevos bonos, según Bank of America Global. Esto es aproximadamente el doble de la cifra de 2019 durante el mismo período. Este número que levanta las cejas resalta dos hechos importantes en este ambiente: Las compañías están pidiendo prestado más barato de lo que nadie hubiera anticipado el año pasado, y a los inversores se les paga tan poco para financiar operaciones en un mercado incierto.

MarketWatch aludió a AutoNation como una empresa en dificultades que recientemente pidió prestado 500 millones de dólares del mercado de bonos. La cadena nacional de concesionarios de automóviles registró una pérdida neta de 232,3 millones de dólares en el primer trimestre, pero aún así atrajo el interés de los inversores debido a su rendimiento del 4,4 por ciento. En las condiciones actuales, los comerciantes saben que su inversión está asegurada, porque el banco central podría simplemente intervenir y rescatar un activo en problemas para evitar que explote un barril de pólvora.

Y no es sólo el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, el que está comprando bonos. Todavía hay obviamente una demanda de todo tipo de bonos — grado de inversión y estatus de basura — y esto está alimentando el aumento de empresas moribundas que se están atiborrando de deudas. Los no-muertos pueden vagar por las calles durante varios años más si esta es la política monetaria de facto.

La zombificación

En Tokio y Pekín, los típicos muertos vivientes son los bancos. En la economía post-coronavirus, es evidente que la próxima generación de zombis serán las líneas de cruceros, los minoristas y las aerolíneas. En un mercado verdaderamente libre, estas industrias eliminarían un gran número de compañías, pero debido al dinero barato y a una Reserva Federal acomodaticia, eso no va a suceder. Muchas de estas empresas también se están beneficiando de la renuncia de los acreedores o de la relajación de las deudas anteriores, lo que permite a algunas de las organizaciones más grandes del mundo llegar a acuerdos notables con los prestamistas.

Es una noticia terrible para el Main Street, porque ahora el capital está siendo mal asignado y transferido a empresas improductivas. Los negocios (grandes o pequeños) con altas perspectivas de crecimiento pueden no ver sus visiones realizadas, porque el dinero va a apuntalar los Marriotts y Vail Resorts del mundo.

Con la muerte de las pequeñas empresas potencialmente próxima, el espíritu empresarial puede marchitarse antes de que tenga siquiera la oportunidad de ser zombificado, porque no puede acceder a tanta liquidez como los grandes.

La impresora de dinero hace brrr

Las ramificaciones de estas políticas de «lo que sea necesario» e «impresora de dinero» sólo se sentirán en unos pocos años, cuando la Reserva Federal decida apretar y quitar las ruedas de entrenamiento. Hemos visto lo que sucede cuando la Reserva Federal reduce sus esfuerzos de alivio cuantitativo: pérdidas de tres dígitos en el mercado de valores y el aumento de los pagos del servicio de la deuda. Si esto sucede, una ola de impagos y quiebras se tragará a los EEUU. Si el banco central se abstiene de embarcarse en una prescripción de endurecimiento, nacerá un nuevo tipo de economía: la economía antiproductiva, comparable a la del Japón en los años noventa y a la de la China actual. Incluso podrías hacer una película de ello: «Grandes problemas en el pequeño Tokio: El amanecer de los muertos americanos».

Author:

Andrew Moran

Andrew Moran is the Economics Correspondent at LibertyNation.com and is the author of The War on Cash. You can find more of his work at AndrewMoran.net.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire