Mises Wire

Home | Wire | La «codicia» no mató a la Pac-12. El fracaso empresarial sí

La «codicia» no mató a la Pac-12. El fracaso empresarial sí

  • turf-ucla-rose-bowl-football.jpg

Etiquetas SecessionEmpresarialidad

08/08/2023

Para los aficionados al fútbol universitario, ya ha sido una semana de agosto salvaje antes del primer saque inicial.

Con reminiscencias de la Europa de antaño y, esperemos, de la América del futuro, el panorama deportivo universitario ha sido testigo en los últimos años de una masiva redefinición de las fronteras del reino de las conferencias. Los imperios más poderosos son la SEC y la Big Ten, con la primera añadiendo las universidades de Texas y Oklahoma y la segunda persiguiendo un destino manifiesto en el Oeste con la incorporación de Southern California y UCLA en 2022, y Oregón y Washington esta semana pasada.

Este cambio de fronteras coincidió con una negociación de los derechos televisivos. Disney (propietaria de ESPN y ABC) se aseguró el monopolio de la SEC añadiendo los derechos completos de retransmisión de sus partidos a un acuerdo preexistente con ESPN que incluía los derechos de streaming por 3.000 millones de dólares en diez años. Por su parte, la Big Ten consiguió agrupar los derechos de retransmisión y streaming con Fox, CBS y NBC por 7.000 millones de dólares en siete años. Teniendo en cuenta otras fuentes de ingresos, los analistas del sector esperan que las escuelas de la Big Ten y la SEC ingresen 70 millones de dólares por escuela a partir de 2024.

La Big 12 respondió con sus propias incorporaciones tras perder a dos de sus miembros fundadores, incorporando esta semana a Colorado, Arizona, Arizona State y Utah. Estas adquisiciones fueron el resultado de un exitoso acuerdo televisivo con ESPN y Fox que se espera que reporte a los programas de la Big 12 más de 30 millones de dólares al año.

La perdedora de este juego de suma cero por el territorio es la Pac-12, la autodenominada «Conferencia de Campeones», que ahora se encuentra con cuatro miembros restantes. Parece inevitable que la Pac-12 siga el camino de la antaño orgullosa Southwest Conference y de la menos orgullosa Western Athletic Conference, hacia el basurero de la historia del fútbol porcino.

Como es comprensible, estas grandes perturbaciones en un deporte alimentado por la dinámica de rivalidades llenas de odio y orgullosa tradición han dado lugar a una cascada de denuncias digitales sobre los costes perjudiciales de la codicia ciega, el hombre del saco fiable para cualquiera que esté descontento con determinados resultados económicos.

Pero, ¿cómo sería un universo alternativo en el que la codicia no existiera en el futuro del deporte? El auge de los derechos de programación televisiva deportiva es una respuesta del mercado a una transformación radical del consumo de entretenimiento. El auge de los servicios de streaming ha convertido la programación deportiva en una de las pocas opciones de entretenimiento que se ven en directo. Las ligas deportivas tienen influencia mientras los actores y guionistas de Hollywood están en huelga. Mientras las cadenas deportivas despiden contenidos dirigidos por analistas en una era de podcasts y otros contenidos digitales independientes, cadenas como Fox invierten en la creación de nuevas ligas deportivas que les ayuden a llenar sus franjas horarias.

En La mentalidad anticapitalista, Ludwig von Mises escribió largo y tendido sobre hasta qué punto el capitalismo y la búsqueda de beneficios alborotan los prejuicios de diversos grupos de interés molestos por la forma en que los cambiantes gustos de los consumidores crean nuevos retos. Como explica Mises, los anticapitalistas conservadores lamentan que los poderes heredados puedan arruinarse si no logran satisfacer las cambiantes demandas de los consumidores, mientras que los progresistas condenan las riquezas que se conceden a los que triunfan.

La Pac-12 ilustra a la perfección esta dinámica.

Aunque es fácil presentar a los directivos de la Big Ten y la SEC como los villanos de la realineación de conferencias, un vistazo a la historia pinta un cuadro en el que la muerte de la Conferencia de Campeones fue el resultado de su propio fracaso empresarial.

Como Stewart Mandel documentó para The Athletic, las semillas de la actual Pac-4 se plantaron hace más de una década. Encargado de llenar los grandes zapatos del comisionado Tom Hansen, Larry Scott trató de inyectar nueva energía en el atletismo de la costa oeste a través de lo que en ese momento era el mayor acuerdo de televisión de la historia, por valor de $ 3 mil millones en doce años. En 2011, el comisionado Scott lanzó una empresa condenada al fracaso llamada Pac-12 Network. Le siguió un canal independiente, que carecía del apoyo integrado de una cadena nacional como ESPN.

Esta empresa independiente tenía el potencial de maximizar los beneficios de la conferencia. En cambio, como señala Mandell, «el extraño modelo de siete canales luchó por obtener distribución y nunca estuvo cerca de alcanzar las cifras de ingresos previstas. Se convirtió en un albatros del que los miembros de la liga nunca pudieron escapar». El comportamiento de consumo de los aficionados de la Costa Oeste resultó ser diferente al de los seguidores de la SEC y la Big Ten, cuyas exitosas redes independientes contribuyeron a alimentar la actual carrera armamentística televisiva.

El mandato de Scott se vio envuelto en polémicas y facturas crecientes. En una ocasión, interfirió de forma infame en una decisión arbitral en un partido de baloncesto, socavando la credibilidad de la liga a los ojos de algunos. Un acuerdo alcanzado con Comcast para elevar la Pac-12 Network dio lugar a que la conferencia debiera al gigante del cable 50 millones de dólares en concepto de tasas.

Scott no tiene toda la culpa de los males de la Pac-12. La cultura competitiva de otras ligas ha dado lugar a una exigencia de excelencia en sus programas. La Universidad de Georgia sustituyó a un entrenador querido y ganador, Mark Richt, por Kirby Smart porque un registro de .738 no era de élite. TCU presionó a su entrenador más exitoso de todos los tiempos, Gary Patterson, por miedo al estancamiento. Los dos equipos se enfrentaron por el título nacional el pasado enero.

Aunque la disposición de programas con predominio de dinero como Texas A&M, Auburn y Florida a gastar para contratar y despedir a entrenadores se ha considerado una perversión, dada la ilusión de «amateurismo» en los deportes universitarios (que se ha diluido gracias al dinero que ahora se pone a disposición de los estudiantes atletas), los programas deportivos universitarios son, en última instancia, empresas económicas que participan en entornos altamente competitivos. El éxito en el campo significa dinero y prestigio tanto para los programas deportivos como para las universidades a las que representan.

En los últimos años, la ventaja competitiva de la Pac-12 ha sido escasa. Desde que Pete Carroll abandonó la USC para regresar a la NFL, las oportunidades de alcanzar relevancia nacional han sido breves para los miembros de la Pac-12. La carrera de Oregón con Chip Kelly, un auténtico empresario de las ciencias del deporte, duró tres años antes de que se pasara a los profesionales. El respetado Chris Petersen hizo que Washington fuera relevante a nivel nacional antes de alejarse del juego en 2019. Lincoln Riley revivió un programa de USC que nunca ha vuelto a su gloria liderada por Carroll. La mayoría de los miembros de la conferencia parecían contentos con la mediocridad, que estaba en plena exhibición con las constantes malas actuaciones durante la temporada de tazones.

La voluntad de basarse en éxitos pasados también pareció nublar el juicio del sustituto del comisario Scott, George Kliavkoff. Cargado con los persistentes problemas financieros de Scott y la pérdida del rentable mercado televisivo de Los Ángeles, Kliavkoff abrió la licitación para un nuevo contrato de televisión con un acuerdo que, según se informó, rondaba los 50 millones de dólares por escuela. Nadie se mostró interesado. Kliavkoff terminó con un acuerdo de streaming con Apple que habría ofrecido a los equipos alrededor de 20 millones de dólares al año más incentivos por suscripciones a Apple TV+ si se hubiera aprobado. El legado de la Pac-12 Network no ayudó a la imagen del acuerdo entre los dirigentes universitarios.

Por el contrario, el comisionado de la Big 12, Brett Yormark, que se tambaleaba por el saqueo de sus dos marcas más importantes, que incluso hizo que los expertos se preguntaran si la muerte de la conferencia era inevitable, consiguió hacer lo que Kliavkoff no pudo: llegar a un acuerdo y llevarse a cuatro de los miembros de la Pac-12.

A menudo, en los debates sobre el negocio del deporte, la emoción triunfa sobre la realidad económica. Los salarios de la WNBA son el resultado de la misoginia. Los corredores son explotados. El trabajo de los jugadores es lo que impulsa el valor del fútbol universitario. Nada de esto es cierto.

El deporte, incluso el universitario, es un negocio. Un negocio con historia, pompa y tradición, pero un negocio al fin y al cabo. Las instituciones capaces de ganar dentro y fuera del campo inspirarán a nuevas generaciones de tradición y rivalidad. Las que no, acabarán como Sewanee, que en su día tuvo el programa de fútbol más poderoso del Sur. Esto no es nuevo en la era moderna, es una realidad inherente a la competición.

La caída de la Pac-12 es el desafortunado final de una orgullosa institución universitaria. Pero su muerte no es culpa de una codicia incurable, sino de la propia incapacidad de la conferencia para ser competitiva en el juego.

Author:

Contact Tho Bishop

Tho is Editorial and Content Manager for the Mises Institute, and can assist with questions from the press. Prior to working for the Mises Institute, he served as Deputy Communications Director for the House Financial Services Committee. His articles have been featured in The Federalist, the Daily Caller, Business Insider, The Washington Times, and The Rush Limbaugh Show.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Pxfuel | https://www.pxfuel.com/en/search?q=pac+12