Mises Wire

Home | Wire | ¿Estamos en la cúspide de una nueva Era Progresista?

¿Estamos en la cúspide de una nueva Era Progresista?

  • red tape usa progressive era regulations taxes workplace safety

Etiquetas Burocracia y RegulaciónProgressivismHistoria de EEUU

06/17/2020

La década de 2020 comenzó de manera horrible. Gracias a una exagerada pandemia de coronavirus, los cierres del gobierno hundieron la economía en la recesión más grave desde la Gran Depresión. De febrero a abril de 2020, la producción industrial se derrumbó en un 15,2% y las cifras oficiales de desempleo se dispararon del 3,5% al 14,7%. Para poner estas cifras en perspectiva, durante la Gran Recesión la producción industrial cayó en una cantidad similar (17,3 por ciento) de diciembre de 2007 a junio de 2009 y el desempleo «sólo» alcanzó un máximo del 10 por ciento en octubre de 2009. En otras palabras, la recesión actual está rompiendo todos los récords equivocados.1

Para evitar que la economía se implosione por completo, el gobierno de los Estados Unidos aplicó una política monetaria y fiscal expansionista masiva. De febrero a abril la Reserva Federal explotó sus activos en 2,5 billones de dólares y aumentó la oferta monetaria (M2) en un 14,6%.2 En el aspecto fiscal, a finales de marzo el Congreso aprobó un proyecto de ley de estímulo de 2 billones de dólares3 y a mediados de mayo la Cámara de Representantes aprobó otro proyecto de ley de estímulo de 3 billones de dólares. Luego, a principios de junio, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, declaró que los bajos tipos de interés se mantendrían indefinidamente.4

Si las actuales tendencias políticas y económicas continúan, la década de 2020 marcará el comienzo de un nuevo período de aumento drástico de la actividad gubernamental y de la regulación de la economía. A pesar de estar justificadas por el interés público y la «ciencia» moderna de vanguardia, estas intervenciones prometen ser totalmente amigables: enriquecerán a las empresas, políticos, burócratas, intelectuales y grupos laborales favorecidos a expensas del público en general. En resumen, la recesión de 2020 marcará el comienzo de una nueva «Era Progresiva» de principios de 1900, o más exactamente, otra «Era Regresiva».

Murray Rothbard demostró brillantemente que durante la Era Progresista, que los académicos de la corriente principal y otros defensores de la intervención alaban como el primer paso de la nación hacia la modernidad, las grandes empresas, el gran gobierno, los grandes intelectuales y los grandes trabajadores lograron asegurar un amiguismo que facilitó la cartelización de las corporaciones y las asociaciones comerciales, el aumento del poder de los políticos, la influencia de los tecnócratas en la planificación de la economía y la exclusión de los trabajadores inmigrantes más baratos por parte de los sindicatos. Estos grupos no habían logrado sus objetivos hasta que el Pánico de 1893 permitió que los Demócratas Populistas de William Jennings Bryan suplantaran a los Demócratas del laissez-faire de Grover Cleveland, lo que introdujo el dominio político del Partido Republicano moderado y corporativista. Lamentablemente, parece demasiado probable que el gobierno federal apruebe ahora una legislación similar en el decenio de 2020, como la reglamentación de las empresas y la seguridad, las leyes ambientales, el bienestar y otros derechos, y más impuestos.5

En nombre del debilitamiento de los fideicomisos, la eliminación de los productos «inseguros» y la limpieza de las condiciones de trabajo «por debajo de lo normal», los progresistas aprobaron una serie de reglamentos comerciales que restringían la entrada, reducían la producción y aumentaban los precios. Entre los ejemplos notables cabe mencionar el rejuvenecimiento de la Ley antimonopolio de Sherman de 1890, la creación del Departamento de Comercio y Trabajo en 1903 (que se dividió en dos departamentos en 1913), las Leyes de inspección de la carne y de alimentos y medicamentos puros de 1906, y el establecimiento de la Comisión Federal de Comercio en 1914. Estas nuevas leyes y agencias de amiguismo bloquearon la legislación socialista hostil y también obstaculizaron las presiones del libre mercado al aumentar los costos de cumplimiento en las nuevas empresas, generalmente más pequeñas, y paralizar la competencia de precios y productos.6

Es muy probable que en la década de 2020 se adopten reglamentaciones comerciales similares. Incluso antes de la crisis, las grandes empresas tecnológicas acogieron con satisfacción la nueva burocracia federal a través de Internet con el fin de consolidar sus posiciones en el mercado y evitar demandas antimonopolio hostiles de los socialistas radicales y las empresas competidoras. La recesión actual ya ha dado lugar a llamamientos a favor de regulaciones formales de seguridad contra el coronavirus en el lugar de trabajo, una nueva era «moderna» de intromisión federal, estatal y local en la relación empleador-empleado y en la forma en que las empresas atienden los deseos de los consumidores. Todas estas leyes, lejos de fomentar la competencia o proteger a los consumidores, simplemente cartelizarán las industrias y aumentarán los costos relativos de cumplimiento en las empresas más pequeñas que no pueden permitirse el lujo de reequipar sus instalaciones para cumplir con las nuevas restricciones tecnológicas y de seguridad.7

La Era Progresista también fue testigo de la promulgación de leyes y organismos conservacionistas. Esas intervenciones, como la Ley de recuperación de 1902 y las Comisiones de Tierras Públicas y Vías de Navegación Interior (establecidas en 1903 y 1907, respectivamente), canalizaron los fondos de los contribuyentes hacia la investigación y el desarrollo de determinados métodos de producción de recursos, en particular el riego, al tiempo que se restringía el uso de diversas materias primas, como la madera. Aunque los ecologistas abogaron por estas leyes a fin de preservar la naturaleza y fomentar procesos de producción «ecológicos», la legislación elevó los precios de la madera restringida (beneficiando a los especuladores de tierras y a los ferrocarriles que poseían reservas competidoras) y fomentó el desarrollo antieconómico del riego en Occidente.8

La representante Alexandria Ocasio-Cortez ha liderado el movimiento ambientalista moderno para un Nuevo Acuerdo Verde que revisaría totalmente la sociedad americana y reduciría enormemente el bienestar. Este programa económico, que algunos estiman que podría costar unos 93 billones de dólares verdaderamente devastadores para la Tierra durante la próxima década, «salvaría el planeta» restringiendo drásticamente el uso de combustibles fósiles (de los que depende la mayor parte del mundo para mantener los niveles de vida modernos) y fomentaría la producción de fuentes de energía respetuosas con el medio ambiente que supuestamente compensarían el déficit. Después de la reciente crisis, los partidarios han argumentado que la población ya está insensible a los cambios drásticos en el nivel de vida y que, en consecuencia, será más receptiva al «New Deal» ecológico. Si se promulga un programa de este tipo, el gobierno elegirá como nunca antes a los ganadores y perdedores en el mercado de la energía y abrirá una caja de Pandora de amiguismo generalizado y subsidios de intereses especiales.9

A principios de 1900, los sabios administradores del gobierno no se detuvieron en el amiguismo corporativo y conservacionista, sino que también velaron por los intereses laborales. En la década de 1910 los progresistas promulgaron leyes de compensación laboral obligatoria a nivel estatal que obligaban a las empresas y a los contribuyentes a soltar fondos para el bienestar de los trabajadores. El gobierno federal continuó con la Ley de Compensación de Empleados Federales de 1916 (también conocida como la Ley Kern-McGillicuddy), que proporcionaba compensación laboral a los empleados federales. Los fondos de los contribuyentes socializaron los costos del seguro de discapacidad, y los reglamentos elevaron los costos de cumplimiento en las empresas. La promulgación de las leyes de indemnización por accidentes de trabajo sirvió de cuña de apertura a la infame Ley de Seguridad Social de 1935.10

Andrew Yang ganó notoriedad durante las primarias presidenciales demócratas al abogar por un «ingreso básico universal» (UBI) de 1.000 dólares mensuales. Afortunadamente para Yang, la crisis ya ha dado lugar a una especie de UBI mediante cheques de estímulo y generosos subsidios de desempleo concedidos a los trabajadores desplazados. Ahora los defensores están abogando por 2000 dólares al mes hasta que el gobierno decida que la crisis del coronavirus ha terminado. Los resultados de estas políticas ya son desastrosos para la recuperación del mercado laboral: una parte significativa de la fuerza de trabajo depende del gobierno de los Estados Unidos (es decir, del contribuyente) y muchas empresas más pequeñas no pueden volver a contratar a los trabajadores, porque en realidad sufrirían un recorte salarial. Una nueva era de bienestar y costos laborales artificialmente altos ha amanecido en la nación.11

Para pagar el amiguismo de la Era Progresista —legislación diligentemente administrada por burócratas, científicos y tecnócratas en busca de trabajo— los progresistas «reformaron» los ingresos del gobierno con la Decimosexta Enmienda de 1913, que legalizó el impuesto sobre la renta. El gobierno federal podía ahora extraer de los contribuyentes fondos mucho mayores que los que se podían obtener con los aranceles e impuestos especiales. Inicialmente, el impuesto sobre la renta se aplicaba sólo al «1 por ciento» contemporáneo, pero la Primera Guerra Mundial extendió las depredaciones del gobierno al resto del público. Esto aseguró que el costo del gobierno se trasladara a los empresarios emergentes y a la clase media.12

Una situación similar podría aparecer durante la presente recesión o más adelante en el decenio. El costo de los actuales programas de estímulo y la futura legislación proyectada simplemente no puede ser financiado por el actual sistema de ingresos. Una «solución» es monetizar los déficits, una opción desastrosa que llevaría a una inflación galopante. Otra opción es embarcarse en impuestos sobre la riqueza —el canto de sirena para los defensores de la redistribución— sobre los miembros más ricos de la sociedad. Aunque los defensores sostienen que sólo se aplicarán a los estratos más «privilegiados», la red del gobierno se extenderá inevitablemente al resto de la población. Esto se debe a que las grandes empresas utilizarán su influencia política para repartir la carga entre los menos ricos (la Seguridad Social, después de todo, sigue siendo un impuesto regresivo) y los gobiernos utilizarán la nueva fuente de ingresos para gastar más allá de sus estimaciones iniciales y posteriormente reclamarán más dinero. El resultado de la generalización de los impuestos sobre el patrimonio será un duro desincentivo para trabajar, ahorrar e innovar, todo ello en detrimento de la sociedad.13

Los resultados de la Era Progresiva no fueron bonitos, y esto lleva a predicciones ominosas para la década de 2020. Los políticos corruptos siempre usarán las recesiones, las crisis y los paisajes políticos cambiantes como justificación de políticas de interés especial que proporcionen beneficios a sus benefactores y electores a expensas de la sociedad en general. El año 2020 ya ha proporcionado las tres excusas, lo que significa que podemos estar encaminados hacia otra Era Regresiva — un desastre para la recuperación económica y las libertades de los americanos.

  • 1. Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal, Índice de Producción Industrial, extraído de FRED, Banco de la Reserva Federal de St. Louis, 14 de junio de 2020, https://fred.stlouisfed.org/series/INDPRO.
  • 2. Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal (EEUU), Activos: Activos totales: Activos totales (menos las eliminaciones de la consolidación): Nivel del miércoles, obtenido de FRED, Banco de la Reserva Federal de St. Louis, 14 de junio de 2020, https://fred.stlouisfed.org/series/WALCL; Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal (EEUU), M2 Money Stock [M2], obtenido de FRED, Banco de la Reserva Federal de St. Louis, 14 de junio de 2020, https://fred.stlouisfed.org/series/M2.
  • 3. Siobhan Hughes y Natalie Andrews, «Trump Signs $2 Trillion Coronavirus Stimulus Bill after Swift Passage by House», Wall Street Journal (WSJ), 27 de marzo de 2020, https://www.wsj.com/articles/house-lawmakers-race-to-washington-to-ensure-coronavirus-stimulus-passes-11585318472.
  • 4. Kristina Peterson y Andrew Duehren, «House Narrowly Passes $3 Trillion Aid Package», WSJ, 15 de mayo de 2020, https://www.wsj.com/articles/house-set-to-vote-on-democrats-3-trillion-aid-package-11589561178; Nick Timiraos, «Fed Officials Project No Rate Increases through 2022», WSJ, 10 de junio de 2020, https://www.wsj.com/articles/fed-debates-how-to-set-policy-for-the-post-pandemic-economy-11591781402.
  • 5. Murray Rothbard, The Progressive Era, ed. Patrick Newman (Auburn, AL: Instituto Mises, 2017).
  • 6. Rothbard, Progresivo, 213-30, 235-52, 288-91. Ver también Patrick Newman, «El personal es política»: Regulatory Capture at the Federal Trade Commission, 1914-1929», Journal of Institutional Economics (2019) 15, no. 6: 1037-53; Patrick Newman «Public Interest or Public Choice? The Beef Trust and the 1906 Meat Inspection Act» (22 de enero de 2019), SSRN, https://dx.doi.org/10.2139/ssrn.3363155.
  • 7. Sebastián Herrera, «“Tech Giants’ New Appeal to Governments: Please Regulate Us,», WSJ, 27 de enero de 2020, https://www.wsj.com/articles/tech-giants-new-appeal-to-governments-please-regulate-us-11580126502; Siobhan Hughes, «Democrats Push for Coronavirus Workplace Safety Rules», WSJ, 21 de abril de 2020, https://www.wsj.com/articles/democrats-push-for-coronavirus-workplace-safety-rules-11587478606.
  • 8. Rothbard, Progressive, 252-72.
  • 9. Miranda Devine, «Celebrity Climate Activists Cheer Coronavirus Misery in Name of Environment: Devine,», New York Post (NYPost), 22 de abril de 2020, https://nypost.com/2020/04/22/climate-activists-cheer-coronavirus-misery-in-name-of-environment-devine/; Junta editorial del Post, «If You like the Locked-Down US Economy, You’ll Love the Green New Deal», NYPost, 16 de mayo de 2020, https://nypost.com/2020/05/16/if-you-like-the-locked-down-us-economy-youll-love-green-new-deal/. Véase también Robert P. Murphy, «The 'Green New Deal' Debunked (Part 1 of 2)» Mises Wire, 8 de enero de 2019, https://mises.org/wire/green-new-deal-debunked-part-1-2; y Murphy, «The 'Green New Deal' Debunked (Part 2 of 2)», Mises Wire, 23 de enero de 2019; https://mises.org/wire/green-new-deal-debunked-part-2-2.
  • 10. Rothbard, Progressive, 279-84, 291-94, 356-60.
  • 11. Brian Shactman, «COVID-19 Brings Back Andrew Yang’s Universal Basic Income Idea: Analysis», NBC Boston, 12 de mayo de 2020, https://www.nbcboston.com/news/politics/covid-19-brings-back-andrew-yangs-universal-basic-income-idea-analysis/2122928/; Barry Brownstein, «Stephen Hawking's Final Warning: Why His Worries Were Unwarranted», Foundation for Economic Education, 20 de marzo de 2018, https://fee.org/articles/stephen-hawkings-final-warning-why-his-worries-were-unwarranted/; Kris Maher, «Businesses Struggle to Lure Workers Away from Unemployment», WSJ, 8 de mayo de 2020, https://www.wsj.com/articles/businesses-struggle-to-lure-workers-away-from-unemployment-11588930202.
  • 12. Rothbard, Progressive, 167-68.
  • 13. Tom Fairless y Jason Douglas, «Longer-Term Prospects of Coronavirus Response: Bigger State, Higher Taxes», WSJ, 15 de abril de 2020, https://www.wsj.com/articles/longer-term-prospects-of-coronavirus-response-bigger-state-higher-taxes-11586696401; Chloe Taylor, «Coronavirus Crisis Could See Wealth Taxes Implemented around the World, Economist Claims», CNBC, 11 de mayo de 2020, https://www.cnbc.com/2020/05/11/coronavirus-wealth-taxes-may-be-rolled-out-globally-economist-says.html.
Author:

Contact Patrick Newman

Patrick is Assistant Professor of Economics at Florida Southern College. He completed his PhD in the Department of Economics at George Mason University. He is a 2018 Mises Institute Research Fellow.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire