Mises Wire

Home | Wire | El último deseo de los no nacidos: el aborto de la Fed

El último deseo de los no nacidos: el aborto de la Fed

  • Janet Yellen

Etiquetas InflaciónPobreza

En un momento que habría enorgullecido a la eugenista progresista Margaret Sanger, la ex presidenta de la Reserva Federal Janet Yellen ensalzó las virtudes de las altas tasas de aborto entre las mujeres pobres, ya que les permiten tener mayores tasas de participación en la fuerza laboral. Parafraseando a Sanger, que es la fundadora intelectual de la moderna industria del aborto, el argumento de Yellen era claro: es cruel que los padres lleven a sus hijos a un estado de pobreza; por lo tanto, es humano incentivar el aborto entre los pobres.

La representante de California y presidenta del Caucus Progresista del Partido Demócrata, Katie Porter, expresó un sentimiento similar ante una audiencia de la CNBC, al señalar que «pueden ocurrir cosas como la inflación» como justificación del intento, ahora fallido, de los Demócratas de consagrar el acceso al aborto sin restricciones en la ley federal.

La incapacidad y falta de voluntad de Yellen para articular el papel de la Fed en la creación de un menor poder adquisitivo entre los pobres es enloquecedora, pero no sorprendente. Los comentarios de Porter suscitan la pregunta: Si la inflación llega a cero, ¿desaparece también la necesidad de abortar entre los pobres?

Aunque ninguna persona razonable debería aguantar la respiración esperando una respuesta de ninguno de estos políticos, sus comentarios revelan involuntariamente un importante vínculo causal en la acción humana. Es decir, en una sociedad moderna y rica, los hogares que se ven perjudicados por la pérdida de poder adquisitivo derivada de la expansión de la oferta monetaria tienen menos probabilidades de traer hijos al mundo, en igualdad de condiciones.

La calificación de «sociedad rica moderna» se apoya en la afirmación de Gary Becker y Robert Barro de que los costes netos reales de la crianza de los hijos reducen la fertilidad total de las familias. Si bien toda la acción humana se basa en valoraciones subjetivas individuales, se puede afirmar que una pérdida continua de ingresos y riqueza reales puede estar entre los datos que la gente utiliza para derivar sus preferencias. Como las intervenciones de la Reserva Federal alteran la estructura de los precios, la renta y la riqueza, es ciertamente plausible que estos cambios puedan afectar a las elecciones de fertilidad. Dicho esto, uno podría simplemente pensar en la realidad de que los pobres en los EEUU se encuentran entre los perjudicados por la expansión de la oferta monetaria, tal y como articula Richard Cantillon. La creciente falta de poder adquisitivo a lo largo del tiempo, crea la tendencia a que estos hogares tengan menos hijos de los que tendrían en caso contrario. Esto se debe a que cada parto representa una pérdida neta de riqueza real. Las razones de este resultado en una economía desarrollada son bastante simples. En la mayoría de las naciones ricas, el trabajo infantil y la mendicidad son innecesarios porque esas naciones se han enriquecido a través de la división internacional del trabajo. Esto también ha tenido el efecto positivo de eliminar la necesidad percibida de un hogar de suministrar niños a los traficantes, lo que lamentablemente sigue siendo un azote del mundo en desarrollo.

Lo que Becker y Barro no tienen en cuenta es que tanto las naciones ricas como las pobres también pueden permitir la banca central fiduciaria. Lo que esta omisión no capta es la realidad de una clase perjudicada que pierde poder adquisitivo con el tiempo bajo regímenes inflacionistas. Son precisamente esos hogares los que Yellen y Porter han descrito como necesitados de acceso al aborto debido a sus dificultades financieras.

La destrucción de la vida humana (o de la vida potencial, para algunos) resultante de la banca central está implícita en el ataque de Jörg Guido Hülsmann a la moneda fiat. Su observación es que tales regímenes son socialmente destructivos y que tienden a aumentar la fragilidad financiera de los hogares. Esta fragilidad puede ser especialmente aplastante entre las clases más pobres, ya que se considera que la inflación fiduciaria es un «mamotreto de destrucción social, económica, cultural y espiritual». Resulta que parte de esta destrucción social puede muy bien incluir la negación de la sociedad compartida entre la madre, el padre y el niño aún-no-visto (o, como dirían algunos, no-visto).

Incluso si se concede a la facción proelección/aborto todo el beneficio de la duda concediendo que no quieren que se produzca NINGÚN aborto y que preferirían que los únicos embarazos fueran los deseados, eliminando así la necesidad de abortar, la  lógica que conecta el inflacionismo con el abortismo sigue en pie. Se podría razonar adicionalmente que el inflacionismo representa una ventaja para la industria de la anticoncepción en su conjunto. Aunque tal conexión podría parecer trivial, las recientes observaciones de Saifedean Ammous señalaron cómo la inflación es un medio para reducir el coste del comportamiento imprudente en los mercados financieros. Simplemente sugiero que el inflacionismo podría generar riesgo moral también en el comportamiento sexual.

Si el objetivo común de Yellen y Porter es seguir impulsando la participación de las mujeres en la fuerza laboral y hacerlas participar en lo que Josef Pieper llamó «proletarización», donde el «trabajo total» es la norma, entonces la conexión inflación-aborto es ciertamente un medio eficaz para lograrlo. Yellen justificó además este razonamiento ante el senador Bob Menendez afirmando que un mayor acceso al aborto —presumiblemente financiado por el gobierno federal— genera mejores resultados educativos y económicos para los niños concebidos más tarde en la vida de una mujer. Esta ironía sólo puede pasar desapercibida para el más ferviente abortista.

Dejando a un lado los argumentos morales existentes a favor o en contra del aborto, la comprensión de la conexión entre el aumento de la oferta monetaria y la mayor probabilidad de abortos entre los pobres puede contribuir a la discusión austrolibertaria sobre la cuestión de la moralidad del aborto. Si es cierto que el aumento de la probabilidad de aborto entre los pobres es una de las innumerables consecuencias sociales del envilecimiento de la moneda por parte de la Reserva Federal, entonces los futuros-nacidos también podrían alegrarse del aborto del banco central.

Author:

Contact Jeffrey L. Degner

Jeffery L. Degner is an Assistant Professor of Economics at Cornerstone University and a former Mises Summer Research Fellow. He holds Bachelor’s degrees in Economics and History from Western Michigan University where he also earned an M.A. in Applied Economics. He is currently a Ph.D. candidate at the University of Angers under the direction of Dr. Jorg Guido Hülsmann.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
DonkeyHotey via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here