Mises Wire

Home | Wire | El poder omnipotente de asesinar

El poder omnipotente de asesinar

  • red button

Etiquetas Guerra y Política Exterior

No hace falta decir que la Constitución llamó a la existencia de un gobierno con pocos y limitados poderes. Ese era el propósito de la enumeración de los poderes del gobierno federal. Si la Constitución estuviera creando un gobierno de poderes ilimitados u omnipotentes, no tendría sentido enumerar unos pocos poderes limitados. En ese caso, la Constitución habría creado un gobierno con poderes generales e ilimitados para hacer lo que fuera en interés de la nación.

Si la Constitución hubiera propuesto un gobierno de poderes omnipotentes, no hay forma de que el pueblo estadounidense lo hubiera aceptado, en cuyo caso Estados Unidos habría seguido funcionando bajo los Artículos de la Confederación. Nuestros antepasados estadounidenses no querían un gobierno de poderes omnipotentes. Querían un gobierno de pocos poderes limitados y enumerados.

Entre los poderes más omnipotentes que puede ejercer un gobierno está el de asesinar a personas. Nuestros antepasados estadounidenses definitivamente no querían ese tipo de gobierno. Por eso el poder de asesinar no está entre los poderes enumerados del gobierno en la Constitución.

A pesar de la doctrina de los poderes enumerados, nuestros antepasados estadounidenses seguían siendo recelosos. Sabían que el gobierno federal atraería inevitablemente a personas que estarían sedientas de poder para asesinar a la gente. Así que, para asegurarse de que los funcionarios federales entendieran el punto, el pueblo estadounidense promulgó la Quinta Enmienda tras la ratificación de la Constitución. En ella se prohibía expresamente al gobierno federal quitar la vida a cualquier persona sin el debido proceso legal.

El debido proceso legal es un término que se remonta a la Carta Magna. Como mínimo, requiere una notificación formal de los cargos y un juicio antes de que el gobierno pueda quitarle la vida a una persona. A riesgo de insistir en lo obvio, el asesinato implica quitarle la vida a una persona sin previo aviso ni juicio.

Durante unos 150 años, el gobierno federal careció del poder de asesinar a personas. Sin embargo, durante los últimos setenta y cinco años, el gobierno federal ha esgrimido y ejercido realmente el poder omnipotente de asesinar, incluso contra ciudadanos estadounidenses.

¿Cómo adquirió este poder omnipotente? Ciertamente, no mediante una enmienda constitucional. Lo adquirió por defecto, al convertir el gobierno federal después de la Segunda Guerra Mundial de una república de gobierno limitado a un Estado de seguridad nacional.

Un Estado de seguridad nacional es una forma totalitaria de estructura gubernamental. Corea del Norte es un Estado de seguridad nacional. También lo es Cuba. Y China, Egipto, Rusia y Pakistán. Y Estados Unidos, junto con otros.

Un Estado de seguridad nacional se basa en un vasto y todopoderoso establecimiento de inteligencia militar que, en la práctica, tiene poderes omnipotentes. Así, cuando la CIA, uno de los principales componentes del Estado de seguridad nacional de Estados Unidos, fue llamada a existir en 1947, inmediatamente asumió el poder de asesinar. De hecho, ya en 1952 la CIA publicó un manual de asesinatos que demuestra que la CIA ya se estaba especializando en el arte del asesinato (así como en el encubrimiento) en los primeros años del Estado de seguridad nacional.

En 1954, la CIA instigó un golpe de Estado en Guatemala por motivos de «seguridad nacional». El objetivo del golpe era derrocar al presidente democráticamente elegido del país, Jacobo Arbenz, y sustituirlo por un general militar. Como parte del golpe, la CIA preparó una lista de personas que debían ser asesinadas. Hasta el día de hoy, la CIA no revela los nombres de las personas que figuran en su lista de asesinatos (por motivos de «seguridad nacional», por supuesto), pero es prácticamente seguro que el presidente Arbenz encabezaba la lista por establecer una política exterior de paz y amistad con el mundo comunista. Para su suerte, pudo huir del país antes de que lo asesinaran.

En 1970, la CIA intentaba impedir que Salvador Allende llegara a la presidencia de Chile. Al igual que Arbenz, la política exterior de Allende se basaba en establecer una relación pacífica y amistosa con el mundo comunista. El plan de la CIA incluía incitar un golpe de estado dirigido por los militares chilenos. Sin embargo, el comandante general de las fuerzas armadas chilenas, el general René Schneider, se interpuso. Su posición era que había jurado apoyar y defender la Constitución y, por tanto, no permitiría que se produjera un golpe de Estado. La CIA conspiró para secuestrarlo violentamente y eliminarlo como obstáculo para el golpe. Durante el intento de secuestro, Schneider fue asesinado a tiros.

La familia de Schneider presentó posteriormente una demanda por daños y perjuicios derivados de la muerte por negligencia de Schneider. La justicia federal se negó a permitir que se responsabilizara a los funcionarios estadounidenses o a la CIA de la muerte de Schneider. Confirmando la desestimación sumaria del caso por parte del Tribunal de Distrito de EEUU, el Tribunal de Apelación de DC sostuvo que los funcionarios estadounidenses que participaron en el crimen no podían ser considerados responsables, ya que simplemente actuaban dentro del curso y alcance de su empleo. Además, el gobierno de EEUU no podía ser considerado responsable porque, según el tribunal, es soberanamente inmune.

Un aspecto central de la sentencia del Tribunal fue lo que llamó la «doctrina de la cuestión política». Sostiene que, en virtud de la Constitución, el poder judicial del gobierno no puede cuestionar ninguna decisión «política» o de «política exterior» adoptada por el poder ejecutivo.

En realidad, sin embargo, la Constitución no dice tal cosa. De hecho, es responsabilidad del poder judicial hacer cumplir la Constitución a los otros poderes, incluido el de la seguridad nacional. Eso incluye la Quinta Enmienda, que prohíbe expresamente al gobierno federal tomar la vida de las personas sin el debido proceso legal.

Entonces, ¿por qué el poder judicial federal ideó esta forma de evitar enfrentarse a la CIA? Porque sabía que una vez que el gobierno federal se convirtió en un Estado de seguridad nacional, el gobierno federal había cambiado fundamentalmente su naturaleza al tener ahora una rama que podía ejercer poderes omnipotentes, como el asesinato, con impunidad. El poder judicial federal sabía que no había forma de que el poder judicial del gobierno pudiera, en la práctica, impedir que el poder de seguridad nacional asesinara a personas. Para mantener el barniz del poder judicial, el poder judicial inventó su ridícula «doctrina de la cuestión política» para explicar por qué no estaba aplicando la Constitución

Una vez que Pinochet asumió el poder tras el golpe de Estado en Chile, el poder judicial chileno hizo lo mismo que el poder judicial estadounidense. Se sometió al poder del gobierno militar-inteligente de Pinochet, negándose a aplicar la constitución de la nación contra él. Al igual que el poder judicial estadounidense, el poder judicial chileno reconoció la realidad del poder omnipotente que conlleva un Estado de seguridad nacional. Muchos años después, el poder judicial chileno se disculpó ante el pueblo chileno por haber abortado su responsabilidad judicial.

Reproducido con permiso de la Fundación Futuro de la Libertad.

Author:

Jacob G. Hornberger

Jacob G. Hornberger is founder and president of The Future of Freedom Foundation.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire