Mises Wire

Home | Wire | El PIB nos dice poco sobre la salud de una economía

El PIB nos dice poco sobre la salud de una economía

  • fac

10/20/2021

La estadística económica favorita del gobierno y de los principales medios de comunicación es el producto interior bruto (PIB). Si el PIB sube, la economía va bien. Si el PIB disminuye, entonces la economía va mal, o eso se supone. Todo parece muy sencillo. Pero el PIB no nos dice tal cosa. La economía puede ir mal cuando el PIB sube. Del mismo modo, la economía puede ir bien cuando el PIB cae. ¿Cómo puede ser esto?

Aunque los componentes estadísticos oficiales que conforman el PIB son bastante complicados, el panorama general es que el PIB mide predominantemente el gasto de los consumidores (para una explicación detallada de los numerosos componentes del PIB, véase «Calculando correctamente el PIB» de Mark Brandly). Pero el gasto del consumidor no es el único uso del dinero, y puede que no sea el más importante.

Por lo tanto, incluso en un entorno de dinero sólido, es posible que el PIB caiga si la gente decide aumentar la parte de tenencia o de ahorro/inversión de su dinero. En esos casos, los precios caerán. Si la gente decide gastar menos ahora y ahorrar más, entonces la estructura de la producción cambiará un poco, ya que los recursos fluyen de los artículos de consumo a los bienes de producción. Pensemos en menos Big Macs y/o Frappuccinos y más minas de cobre y/o fábricas. Los seguidores del PIB llegarán a la conclusión de que la economía se está reduciendo y que la gente es menos rica, pero la propia gente no lo creerá. Concluirán que los frutos de su frugalidad son evidentes en el aumento de las cuentas de ahorro y las carteras de inversión. Los economistas austriacos dirán que la preferencia temporal de la gente ha disminuido, lo que significa que desean más bienes en el futuro y están dispuestos a sacrificar las satisfacciones actuales para tener más y/o diferentes satisfacciones en el futuro.

El aumento del PIB puede significar problemas (pero no podemos estar seguros)

Estas son las muchas cosas que puede significar un aumento del PIB:

  1. Pura subida de precios como resultado de la impresión masiva de dinero. Recuerden que el PIB mide el gasto de los consumidores. Si el público compra los mismos bienes en las mismas cantidades pero el precio es más alto, entonces un PIB en aumento no representa un aumento de la riqueza o la prosperidad. Si los precios suben más rápido que la capacidad de gasto del público, entonces es posible que se vendan menos bienes a precios mucho más altos. En este caso, el público está peor, aunque el PIB muestre lo contrario.
  1. Consumo de capital. Si el público agota sus ahorros y/o aumenta su deuda para aumentar el gasto, entonces la fuente del aumento de los recursos de consumo es la liquidación de los recursos productivos. En otras palabras, el público está liquidando, en cierta medida, su base de capital, lo que significa un menor nivel de vida en el futuro.
  1. Una reducción de la disposición del público a conservar el dinero. Este es el síntoma más peligroso, porque significa que la unidad monetaria en sí se valora menos y la gente se desprende de la unidad monetaria por bienes reales. Una vez superado este umbral en la psique del público, la unidad monetaria está condenada. La única salvación sería vincular la unidad monetaria a alguna otra unidad monetaria no inflacionaria, como el oro o la plata. Sin embargo, el público desconfiará, con razón, de que las autoridades monetarias acepten las consecuencias de tal medida, es decir, no sólo la incapacidad de aumentar el gasto, sino también la incapacidad de mantener el gasto en su nivel actual, lo que probablemente llevaría a un impago de la deuda, a recortes masivos del gasto de programas sociales populares como la Seguridad Social, y a una retirada del imperio militar global de Estados Unidos.

El pueblo sabe cuándo está mejor

Dado que el PIB es un indicador poco fiable de la salud de una economía, ¿en qué medida se puede confiar? La única respuesta, que sin duda decepcionará a muchos, es que la propia gente lo sepa. Oh, podríamos medir las unidades de bienes y servicios reales, como la producción de electricidad, de automóviles, de bienes duros para el hogar, como frigoríficos y aparatos de aire acondicionado, etc. Pero hay que recordar que incluso un aumento global de los bienes reales podría verse compensado por un aumento de la población, lo que haría que el americano medio no estuviera mejor o incluso peor. Además, el aumento de la producción podría darse en áreas que el público realmente no desea, como los paneles solares, los molinos de viento, los trenes de alta velocidad en los que nadie viaja y otros gastos de orientación puramente política. Un indicio fácil de que el público realmente no desea ciertos bienes es que el gobierno debe sobornarnos con incentivos fiscales, rebajas y subvenciones. El ejemplo de un producto que pocos desean pero que todos debemos utilizar es el etanol. Otro indicio de la falta de interés por un bien es que algunas empresas están obligadas a comprar ciertos productos. Por ejemplo, en la mayoría de los estados los distribuidores de energía están obligados a compensar el goteo de electricidad que ocasionalmente les llega a través de los paneles solares domésticos.

Conclusión:

La conclusión, por así decirlo, es que el PIB no nos dice mucho sobre el estado de la economía. Además, nuestra felicidad personal no puede medirse únicamente por la cantidad de bienes económicos que consumimos ni por el valor de mercado de nuestras carteras f. Sin duda, la mayoría de nosotros podríamos aumentar nuestro consumo y nuestras finanzas personales trabajando más horas, aceptando un segundo empleo, etc. Pero los economistas austriacos nos recuerdan que el ocio también es un bien. Llega un momento en el que se prefiere el ocio a ganar más dinero. La noción de un «economic man» que se esfuerza constantemente por conseguir más riqueza por encima de todo es un mito. El valor de una vida hogareña feliz, rodeada de familia y amigos, francamente, no tiene precio. Me atrevo a decir que un conocido multimillonario del sector del software que recientemente ha anunciado su inminente divorcio no está tan contento como muchos de los que están leyendo este artículo.

Author:

Contact Patrick Barron

Patrick Barron is a private consultant to the banking industry. He has taught an introductory course in Austrian economics for several years at the University of Iowa. He has also taught at the Graduate School of Banking at the University of Wisconsin for over twenty-five years, and has delivered many presentations at the European Parliament.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire