Mises Wire

Home | Wire | El gobierno no es rival para el coronavirus

El gobierno no es rival para el coronavirus

  • virus
0 Views

Tags Descentralización y SecesiónLibre MercadoSalud

03/18/2020

El coronavirus está recordando a todo el mundo que no se puede confiar en el gobierno y que, en última instancia, es el sector privado el que proporcionará las soluciones. Muchos funcionarios gubernamentales no médicos y miembros de los medios de comunicación están prediciendo casos masivos de COVID-19 y muerte, cuando en realidad nadie puede predecir el resultado. Lo que sí sabemos es que el gobierno ha creado un pánico nacional total, cuando en este momento la temporada normal de gripe es mucho más mortal.

La descentralización es fundamental para el funcionamiento de la sociedad, pero a menudo se ve impedida por los reglamentos federales.

El Washington Post informó lo siguiente sobre los Centros de Control de Enfermedades:

Los problemas comenzaron a principios de febrero, en un laboratorio del CDC en Atlanta.

Un problema técnico de fabricación, junto con la decisión inicial de probar sólo a un grupo reducido de personas y las demoras en la expansión de las pruebas a otros laboratorios, dieron al virus una ventaja para propagarse sin ser detectado y ayudaron a perpetuar una falsa sensación de seguridad que deja peligrosamente atrás a los Estados Unidos.

Las pruebas comienzan con el CDC para asegurar la calidad, que es exactamente el enfoque equivocado. Asume que el gobierno puede superar a la mejor industria médica del mundo. Incluso a estas alturas el CDC ha fallado, enviando kits de prueba que son defectuosos.

El CDC no tiene una solución, pero también se convierte en el clásico bloqueador del progreso. Los laboratorios no pueden actuar sin un largo proceso de aprobación del CDC y de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Estos controles gubernamentales violan el principio de subsidiariedad (que los problemas deben ser resueltos en el nivel más bajo posible). En última instancia, la atención es proporcionada por los hospitales, centros de atención y laboratorios locales.

Las pruebas rápidas de Corea del Sur permitieron el tratamiento temprano y la contención del virus. Estos kits de prueba se crearon en tres semanas. Muchos laboratorios en los EEUU podrían haber resuelto el problema del kit de prueba, pero fueron restringidos por la FDA y el CDC. Los surcoreanos se ofrecieron a ayudarnos, pero ¿el CDC nos escuchó? Evidentemente no.

A petición del presidente el viernes, el robusto sector privado de América, incluyendo Walmart, Walgreens, CVS, Laboratorios Roche y LabCorp, se presentó con una solución para las pruebas de masa. Roche ha recibido una rápida aprobación de la FDA para su prueba de diagnóstico COVID-19. Esta prueba se hará a través de un autoservicio en los estacionamientos. Esto minimiza el contacto y permite realizar pruebas masivas a miles de personas en todo el país. Cuanto más estadounidenses se sometan a las pruebas, lo que resultará en un menor porcentaje de muertes, más las pruebas tendrán un efecto calmante en nuestros ciudadanos.

Los estadounidenses consideran que los reguladores y el gobierno son sacrosantos, pero en realidad las agencias gubernamentales son lentas y a menudo nos fallan. Piense en la Administración Federal de Aviación (FAA), que permitió a los ingenieros de Boeing eludir las normas básicas de ingeniería, lo que resultó en el accidente de dos aviones Boeing 737 MAX y la puesta en tierra de novecientos aviones en todo el mundo.

Todos sabemos que cada vez que esperamos un servicio del gobierno, será lento y doloroso frente al sector privado, que es sobre todo rápido y cortés. A pesar de algunas carencias menores, debido al acaparamiento, el sector privado nos suministra gas, alimentos, comidas preparadas, suministros médicos y atención sanitaria.

La crisis del coronavirus debe hacernos repensar el gobierno. La administración Trump ha restringido la nueva regulación y reducido las restricciones arcanas, lo que ha resultado en una economía en auge. Es absolutamente cierto que se puede confiar en la mayoría de la industria privada, porque la alternativa para los proveedores pobres o inescrupulosos es el fracaso. La industria privada puede ser demandada y sufrir un declive financiero, a diferencia del gobierno, que simplemente exige más dinero por un mal desempeño. Las empresas o los individuos que cometen fraude están sujetos a sanciones civiles y penales.

El gobierno federal gasta el 21 por ciento de nuestro PIB nacional. Todo el dinero del gasto federal proviene de las empresas y los ciudadanos, lo que restringe su capacidad de asignar esos fondos a sus familias y de estimular el crecimiento económico. Los empresarios estadounidenses son excelentes asignadores de capital, creando los trabajos y tecnologías que nos mantienen seguros y permiten un nivel de vida muy alto para la mayoría de los ciudadanos.

A pesar de los enormes déficits federales, toda clase protegida de trabajadores y empresas espera que el gobierno la rescate durante una crisis, desde las aerolíneas y los cruceros hasta los trabajadores del gobierno. Ahora seremos testigos de una letanía de gastos que comienza con 8 mil millones de dólares para el coronavirus, pasando a un proyecto de ley de la Cámara de 50 mil millones de dólares cargado de carne de cerdo, y un tercer proyecto de ley de gastos procedente del Tesoro.

Este sistema es sumamente injusto, ya que los individuos de la clase trabajadora y las pequeñas empresas no reciben pago alguno cuando las empresas cierran.

Es hora de que hagamos caso al consejo del presidente Ronald Reagan: el gobierno es el problema, no la solución.

El estado de guerra de bienestar no sólo está consumiendo una gran porción de nuestro ingreso nacional, sino que, peor aún, también está gastando mucho más allá de sus medios, creando una deuda que ahora supera los 23 billones de dólares (frente a menos de 6 billones en el año 2000).

La solución es reducir el gasto federal al 18 por ciento del PIB, lo que reducirá o eliminará muchos organismos contraproducentes y permitirá que las empresas y los individuos estadounidenses se desempeñen e innoven.

Si no está convencido, piense en Walmart que ahora ofrece servicios médicos de ultra bajo costo junto con una gran cantidad de competidores, incluyendo CVS y Walgreens. La gasolina es muy barata debido a nuestra industria de la fractura. Hay una abundancia de comida de alta calidad disponible en miles de tiendas de comestibles, restaurantes, y ahora entrega a domicilio de muchas fuentes.

Los americanos son trabajadores, resistentes e innovadores. Ha llegado el momento de dar rienda suelta a este talento para crear un nivel de vida más alto y soluciones a los desafíos nacionales más desconcertantes.

Originalmente publicado en el American Spectator.

Author:

Contact Robert L. Luddy

Robert Luddy is the founder and owner of CaptiveAire, a manufacturer of kitchen ventilation systems.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire