Mises Wire

Home | Wire | Economía y el mundo real

Economía y el mundo real

  • farmacy-farmers-market.jpg

Etiquetas Filosofía y MetodologíaPraxeología

10/04/2023

Varios supuestos empleados por los economistas de la corriente dominante están alejados de la realidad. Por ejemplo, para explicar la crisis económica de Japón en la década de 1990, el Premio Nobel de Economía Paul Krugman empleó un modelo que supone que las personas son idénticas y viven para siempre y que la producción está dada. Aun admitiendo que estos supuestos no son realistas, Krugman argumentó que de alguna manera su modelo podía ser útil para ofrecer soluciones a la crisis económica de Japón.

Según David Gordon, Eugen von Böhm-Bawerk sostenía que los conceptos empleados en economía deben tener su origen en los hechos de la realidad: los conceptos deben rastrearse hasta su fuente última. Si no se puede demostrar que un concepto se basa en la realidad, debe rechazarse por carecer de sentido.

Del mismo modo, Ayn Rand sostenía que la formación de conceptos no es arbitraria. El papel de los conceptos es integrar los existentes relevantes, mientras que el papel de las definiciones es identificar la naturaleza de los existentes de un concepto. Según Rand en su Introducción a la Epistemología Objetivista,

Una definición es un enunciado que identifica la naturaleza de las unidades subsumidas en un concepto. A menudo se dice que las definiciones enuncian el significado de las palabras. Esto es cierto, pero no exacto. Una palabra no es más que un símbolo visual-auditivo utilizado para representar un concepto; una palabra no tiene más significado que el del concepto que simboliza, y el significado de un concepto consiste en sus unidades. El hombre no define las palabras, sino los conceptos, especificando sus referentes. El propósito de una definición es distinguir un concepto de todos los demás conceptos y, por tanto, mantener sus unidades diferenciadas de todos los demás existentes.

El empleo de supuestos desvinculados de los hechos de la realidad tiene su origen en los escritos de Milton Friedman, el jefe de la escuela monetarista de pensamiento. Según Friedman en sus Ensayos de Economía Positiva, como no es posible establecer «cómo funcionan realmente las cosas», entonces no importa realmente cuáles sean los supuestos subyacentes de un modelo:

El objetivo último de una ciencia positiva es el desarrollo de una «teoría» o «hipótesis» que produzca predicciones válidas y significativas (es decir, no truculentas) sobre fenómenos aún no observados. . . . La cuestión relevante que hay que plantearse sobre los «supuestos» de una teoría no es si son descriptivamente «realistas», ya que nunca lo son, sino si son aproximaciones suficientemente buenas para el propósito que nos ocupa. Y esta pregunta sólo puede responderse viendo si la teoría funciona, es decir, si produce predicciones suficientemente precisas.

Obsérvese que, según esta forma de pensar, todo vale con tal de que el modelo pueda generar previsiones precisas.

La formación arbitraria de conceptos y definiciones no es algo que deba tomarse a la ligera. Un ejemplo es el mandato del banco central de aplicar políticas encaminadas a estabilizar el nivel de precios, es decir, el poder adquisitivo total del dinero. Sin embargo, el concepto de nivel de precios no puede relacionarse con nada en el mundo real. No es posible sumar el poder adquisitivo del dinero con respecto a diversos bienes y servicios para obtener su poder adquisitivo total.

Digamos, por ejemplo, que el poder adquisitivo de una unidad de dinero se estableció en el mercado como dos patatas y una barra de pan. No se pueden sumar dos patatas y una barra de pan para establecer el poder adquisitivo total de una unidad de dinero con respecto al pan y las patatas. Si no se puede determinar qué es algo, obviamente no es posible mantenerlo estable. Una política destinada a estabilizar una ficción sólo puede conducir al desastre.

Del mismo modo, si se define la inflación como el aumento de los precios de los bienes y servicios ignorando la definición válida de inflación (aumento de la oferta monetaria), es probable que se pongan en marcha políticas que socavarán el bienestar de las personas en lugar de protegerlas de la amenaza de la inflación.

Sobre esto escribió Ludwig von Mises,

Para evitar que se les culpe de las nefastas consecuencias de la inflación, el gobierno y sus secuaces recurren a un truco semántico. Intentan cambiar el significado de los términos. Llaman «inflación» a la consecuencia inevitable de la inflación, es decir, la subida de los precios. Quieren relegar al olvido el hecho de que esta subida se produce por un aumento de la cantidad de dinero y de sus sustitutos. Nunca mencionan este aumento. Hacen recaer la responsabilidad del aumento del coste de la vida sobre las empresas. Es el clásico caso del ladrón que grita «atrapad al ladrón». El gobierno, que produjo la inflación multiplicando la oferta de dinero, incrimina a los fabricantes y comerciantes y se gloría de ser el paladín de los precios bajos.

Obsérvese que un aumento de los precios no siempre tiene por qué ir seguido de un aumento de la oferta monetaria (es decir, de la inflación). Puede ocurrir que el efecto sobre los precios de un aumento de la oferta monetaria se vea frenado como consecuencia del aumento de la producción de bienes. Por lo tanto, los precios podrían permanecer estables mientras la inflación se fortalece. Mientras tanto, este fortalecimiento de la inflación (es decir, el aumento de la oferta monetaria) socava la generación de riqueza y pone en marcha la amenaza del ciclo de auge y caída.

Obsérvese que el daño al proceso de generación de riqueza tendrá lugar independientemente de los aumentos en la producción de bienes y servicios. Según Murray Rothbard, «El hecho de que los precios generales se mantuvieran más o menos estables durante la década de 1920 indicó a la mayoría de los economistas que no existía ninguna amenaza inflacionista y, por lo tanto, los acontecimientos de la gran depresión les pillaron completamente desprevenidos.» Debido a su falsa definición de la inflación, la mayoría de los economistas se centraron en los aumentos de los precios de los bienes y servicios, ignorando los aumentos de la oferta monetaria. Esos aumentos de la oferta monetaria pusieron en marcha la grave recesión económica conocida como la Gran Depresión.

Según la corriente económica dominante, que sigue los puntos de vista de Milton Friedman, dado que los hechos de la realidad no pueden conocerse, la validez de una teoría se evalúa en función de la precisión con la que puede predecir el futuro. Sin embargo, una teoría basada en conceptos falsos no puede declararse válida porque haya hecho predicciones acertadas durante un intervalo de tiempo determinado. Si una teoría se basa en conceptos falsos, su predicción no puede ser digna de confianza.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
https://authenticflorida.com/florida-farmers-market/