Mises Wire

Home | Wire | ¿Cómo evitar las depresiones? Fomentar el ahorro y la inversión

¿Cómo evitar las depresiones? Fomentar el ahorro y la inversión

  • saving

12/29/2021

En sus escritos, el líder de la escuela de pensamiento monetarista, Milton Friedman, culpó a las políticas de los bancos centrales de haber provocado la gran depresión de la década de 1930. Según Friedman, la Fed no inyectó suficientes reservas en el sistema bancario para evitar el colapso de la masa monetaria. Por ello, Friedman sostenía que la masa monetaria M1, que era de 26.340 millones de dólares en marzo de 1930, cayó a 19.000 millones de dólares en abril de 1933, un descenso del 27,9%.1

fs1
Según Friedman, como resultado del colapso de la masa monetaria, el crecimiento económico también se redujo. En julio de 1932, la producción industrial había caído más de un 31% en términos interanuales (véase el gráfico). Además, el índice de precios al consumo (IPC) se había desplomado de un año a otro. En octubre de 1932, el IPC había descendido un 10,7% (véase el gráfico).
fs

Un examen más detallado de los datos históricos muestra que la Fed aplicaba en realidad una política monetaria muy fácil en su intento de reactivar la economía.2

Las tenencias de la Reserva Federal de títulos públicos amercanos muestran el alcance de las inyecciones monetarias. En octubre de 1929, las tenencias de títulos públicos de EEUU eran de 165 millones de dólares. En diciembre de 1932, estas tenencias se habían disparado hasta los 2.432 millones de dólares, un aumento del 1.374% (véase el gráfico).

fs

Además, el tipo de las letras del Tesoro a tres meses cayó desde casi el 1,50% en abril de 1931 hasta el 0,4% en julio de 1931 (véase el gráfico).

Otro indicio de la relajación monetaria de la Reserva Federal fue el aumento de la diferencia entre los tipos de interés de los bonos del Tesoro a diez años y de las letras del Tesoro a tres meses. El diferencial pasó del 0,04 por ciento en enero de 1930 al 2,80 por ciento en septiembre de 1931 (véase el gráfico; una curva de rendimiento ascendente indica una postura monetaria flexible).

fs4

La fuerte caída de la masa monetaria durante 1930-33 no indica que la Fed no intentara bombear dinero. Por el contrario, la disminución de la masa monetaria se debió a la reducción de la reserva de ahorros provocada por las anteriores políticas monetarias laxas de la Fed.

La curva de rendimiento entre 1920 y 1924 revela esta postura fácil de la Fed: el diferencial de rendimiento aumentó del -0,67% en octubre de 1920 al 2% en agosto de 1924.

La inversión de esta postura por parte de la Reserva Federal, que vio cómo el diferencial de rendimiento bajaba del 2% en agosto de 1924 al -1,45% en mayo de 1929, acabó por hacer estallar la burbuja monetaria (véase el gráfico).

fs5

Además, en algunos períodos las inyecciones monetarias fueron nada menos que masivas, lo que contradice la afirmación de Friedman. Por ejemplo, la tasa de crecimiento anual de M1 aumentó del -12,6% en septiembre de 1921 al 11% en enero de 1923, y luego del -0,4% en febrero de 1924 la tasa de crecimiento anual se aceleró al 9,8% en febrero de 1925. Este gran bombeo monetario equivalía a un intercambio masivo de nada por algo.

El gran bombeo monetario provocó el desvío de la riqueza de los generadores de riqueza a diversas actividades no productivas que surgieron a raíz de la política monetaria flexible. Este desvío de riqueza provocó el agotamiento de la reserva de ahorro. (La reserva de ahorro comprende los bienes de consumo final.) Mientras la reserva de ahorro se amplíe y los bancos estén deseosos de expandir el crédito, diversas actividades no productivas pueden seguir prosperando. Cuando la generación extensiva de crédito de la «nada» aumenta el ritmo de consumo de riqueza por encima del ritmo de producción de riqueza, el flujo de ahorro se detiene y se pone en marcha una disminución de la reserva de ahorro.

En consecuencia, los resultados de las distintas actividades comienzan a deteriorarse y los préstamos dudosos de los bancos empiezan a acumularse. En respuesta a esto, los bancos reducen sus préstamos «de la nada», poniendo en marcha un descenso de la masa monetaria. Hay que tener en cuenta que la reserva de ahorros es el corazón del crecimiento económico, ya que mantiene a los distintos individuos que se emplean en las diferentes etapas de la producción. En contra del pensamiento popular, el dinero como tal no tiene nada que ver con el crecimiento económico; sólo cumple el papel de medio de cambio.

Después de crecer un 2,7 por ciento interanual en enero de 1930, los préstamos bancarios habían caído un enorme 29 por ciento en marzo de 1933 (ver gráfico).

fs

Ahora bien, cuando el dinero prestado está totalmente respaldado por los ahorros, el día del vencimiento del préstamo se devuelve al prestamista original. Así, Bob —el prestatario de 100 dólares— devolverá al banco en la fecha de vencimiento la suma prestada más los intereses. El banco, a su vez, pasará a Joe, el prestamista, sus 100 dólares más los intereses, ajustados por las comisiones bancarias. El dinero hace un círculo completo y vuelve al prestamista original.

Por el contrario, el crédito generado a partir de «aire puro» que se devuelve al banco en la fecha de vencimiento da lugar a la retirada de dinero de la economía, es decir, a una disminución de la masa monetaria. La razón de esto es que no había ningún ahorrador/prestamista original, ya que este crédito se generó de la «nada». (De nuevo, el ahorro no respaldaba el crédito que se concedía aquí).

Obsérvese que las depresiones económicas no son causadas por el colapso de la masa monetaria, sino que vienen como respuesta a la disminución de la reserva de ahorro a causa del bombeo monetario anterior. La disminución de la masa monetaria es sólo el resultado de la caída de la reserva de ahorro. Y la disminución de esta reserva debido a la anterior política monetaria fácil del banco central refleja un debilitamiento del proceso de generación de riqueza.

Por consiguiente, aunque el banco central lograra evitar la disminución de la masa monetaria, esto no podría impedir la depresión económica si la reserva de ahorro está disminuyendo. Además, incluso si las políticas monetarias laxas consiguieran aumentar los precios y las expectativas inflacionistas, esto no podría reactivar la economía mientras la reserva de ahorro siga bajo presión.

Los comentaristas que opinan que mediante el bombeo monetario se pueden evitar las depresiones económicas sostienen que este bombeo va a fortalecer la demanda agregada y que con el aumento de la demanda, la oferta agregada seguirá el mismo camino. Sin embargo, sin una reserva de ahorro en expansión que mejore y fortalezca la infraestructura, no es posible aumentar la oferta de bienes y servicios. No es posible hacer algo de la nada.

Conclusión:

En contra del pensamiento popular, las depresiones económicas no están causadas por un fuerte descenso de la masa monetaria, sino que son el resultado del agotamiento de la reserva de ahorro. Este agotamiento surge a causa de las anteriores políticas monetarias laxas. Una política monetaria más estricta detiene el agotamiento de la reserva de ahorros, sentando así las bases para una recuperación económica.

  • 1. Milton Friedman y Rose Friedman, Free to Choose: A Personal Statement (Nueva York: Avon, 1981), p. 85.
  • 2. Murray N. Rothbard, America's Great Depression, 5ª ed. (Auburn, AL: Instituto Ludwig von Mises, 2000).
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire