Mises Wire

Home | Wire | Cómo el dinero fácil avivó el colapso cripto FTX

Cómo el dinero fácil avivó el colapso cripto FTX

  • fried

11/19/2022

El colapso de la bolsa cripto FTX puede resultar ser un canario en la mina de carbón de las burbujas cripto alimentadas por el dinero fácil. El colapso de FTX ha puesto de manifiesto la escasa diligencia de los inversores, que aparentemente están dispuestos a invertir grandes cantidades de dinero en cualquier lugar que parezca ser la novedad más importante y que prometa —sin pruebas convincentes— grandes beneficios.

De hecho, FTX parece ser un ejemplo de libro de texto de cómo muchos inversores son fácilmente engañados por las narrativas de los medios de comunicación sobre el último genio de la inversión que ha descubierto mágicamente alguna nueva forma de proporcionar rendimientos sin precedentes.

El «genio» en este caso es Sam Bankman-Fried, un graduado del MIT de 30 años que llevó a FTX a la ruina y puso el control del dinero de sus clientes en manos de un pequeño número de amigos sin prácticamente ninguna experiencia, conocimiento o escrúpulos reales sobre cómo gestionar los fondos de forma responsable. El mantenimiento de los registros financieros y los informes de la empresa eran, en el mejor de los casos, desordenados.

Los cálculos serán turbios durante un tiempo, pero ahora, parece que FTX ha «perdido» al menos entre uno y dos mil millones de dólares de fondos de clientes, sin mencionar los miles de millones de dólares en inversiones en la empresa que se evaporaron. Es probable que gran parte haya sido robada. Pero es difícil de adivinar en este momento porque FTX no se molestó en reunir un departamento de contabilidad. El nuevo director general de FTX informa de que el estado de la gestión financiera de la empresa es peor que el de Enron.

Sin embargo, cientos de miles —posiblemente más de un millón— de clientes estaban dispuestos a invertir su dinero en la bolsa. Algunos pusieron la mayor parte de su patrimonio neto. Los inversores institucionales pusieron mucho más. Sequoia Capital, por ejemplo, puso 210 millones de dólares en FTX. La «diligencia debida» implicó una «llamada de Zoom de última hora» con Bankman-Fried durante la cual jugó a videojuegos. Ese dinero está ahora «desaparecido».

¿Por qué tantas personas estaban dispuestas a entregar tan despreocupadamente los ahorros de toda una vida a una operación dirigida por un niño en pantalones cortos que no tenía que rendir cuentas a nadie? La respuesta se encuentra en el hecho de que cuando mezclamos manías especulativas con décadas de dinero fácil alimentado por los bancos centrales, acabamos con un mundo en el que el FOMO y la búsqueda desesperada de rendimiento conducen al desastre. La implosión del FTX es exactamente lo que deberíamos esperar ver a medida que nuestra economía de burbuja de una década se enfrenta a la subida de los tipos de interés, a la desaceleración del dinero fácil y a una recesión inminente.

La desaceleración de la inflación monetaria crea un problema para las cripto apalancadas

Como mostré a principios de esta semana, el sector tecnológico en general se enfrenta a pérdidas y a la necesidad de recortar costes a medida que sube el precio de los préstamos —es decir, los tipos de interés.

Hasta este año, este inevitable declive económico se ha retrasado repetidamente porque muchos problemas e ineficiencias de una empresa pueden taparse cuando siempre es posible pedir más préstamos y pagar las deudas antiguas con nuevas deudas más baratas. La táctica funciona cuando los tipos de interés bajan continuamente, como ha sucedido en los últimos 40 años. Es decir, era fácil hacerlo hasta hace poco. Ahora que las empresas ya no pueden contar siempre con la llegada de más dinero barato, las pérdidas y los gastos descontrolados se convierten en un problema.

Cuando los costes de los préstamos suben, las empresas ineficientes y fraudulentas tienen más dificultades para cubrir las pérdidas y la falta de ingresos. Esto resulta especialmente problemático para las empresas muy apalancadas que tienen enormes costes de servicio de la deuda, se dedican a hacer chanchullos financieros y asumen inversiones de alto riesgo como los derivados.

En los últimos meses, hemos empezado a ver que las bolsas cripto tienen problemas por razones similares. FTX es sólo el ejemplo reciente más espectacular, pero FTX podría haber mantenido sus problemas ocultos durante más tiempo si el dinero fácil hubiera seguido fluyendo como de costumbre.

Esto es lo que ocurrió: Como bolsa cripto, FTX funcionaba en cierto modo como un cuasi banco. Los clientes ponían dinero en la bolsa como una forma de facilitar las inversiones de los clientes y el uso de su cripto para invertir y consumir. Gran parte de esto también giraba en torno al cripto token de FTX conocido como FTT. Los clientes eran una especie de «depositantes». Sin embargo, al igual que un banco, FTX también trató de ganar dinero haciendo sus propias inversiones a través de una empresa hermana, una firma de criptocomercio llamada Alameda Research. FTX actuaba efectivamente como un banco de reserva fraccionaria, utilizando los «depósitos» de los clientes para realizar inversiones especulativas a través de Alameda.

Sin embargo, este año la economía de dinero fácil se endureció ligeramente cuando la Reserva Federal subió los tipos y retiró el Quantitative Easing. Uno de los efectos de esto fue la caída de los precios de varias cripto, entre ellas el FTT. Los inversores —tanto los pequeños compradores de cripto como los grandes inversores institucionales— empezaron a vender sus cripto o a renunciar a nuevas compras con el fin de obtener liquidez para utilizarla en otros lugares. Como resultado, los clientes ordinarios de FTX comenzaron a retirar sus tenencias. Mientras tanto, la gran bolsa cripto Binance comenzó a vender sus propias y considerables tenencias de FTT. De repente, FTX tuvo que devolver el dinero a un gran número de clientes que se marchaban. Pero FTX ya había comprometido gran parte de su dinero en otra parte: al igual que muchos inversores, Alameda y FTX estaban haciendo apuestas más arriesgadas en un esfuerzo por adelantarse a la inflación en un mundo de rendimientos ultrabajos creado por la Fed.

FTX se encontró entonces con que no tenía suficiente liquidez para cumplir sus obligaciones con los clientes. Además, a medida que la Reserva Federal reducía el QE y la economía se ralentizaba, los precios de los activos comenzaron a estancarse. Esto significaba que las garantías de FTX perdían valor y no podían venderse fácilmente para cubrir los retiros de los clientes. El 11 de noviembre, todo se derrumbó.

Esto no habría ocurrido —al menos no ahora— si el dinero fácil siguiera fluyendo. Los clientes no habrían perdido el interés en los tokens de FTT en la misma medida, y FTX probablemente habría podido pedir nuevos préstamos para cubrir los costes crecientes a los que se enfrentaba. La lata habría sido pateada por el camino una vez más.

Pero tal y como estaba, ya no había suficiente liquidez para que la estafa continuara.

Así, nos encontramos con que las cripto apalancadas se enfrentan a muchos de los mismos problemas que otras empresas de alto riesgo altamente apalancadas. Una vez que el dinero fácil se agota, las obligaciones financieras permanecen, pero es difícil conseguir nuevos préstamos para solucionar los problemas. Este problema fue señalado hace meses por la consultora de Bitcoin Caitlin Long, del Banco Custodia, que se opuso al cripto apalancado como una forma de crédito a la circulación, —es decir, «ahorros» sin respaldo.

De la hambruna al colapso

Bankman-Fried fue capaz de mantener el engaño durante años a pesar de las prácticas comerciales manifiestamente deshonestas, la contabilidad absurda y la estafa a la antigua.

Pero el hecho es que innumerables inversores son tan susceptibles a estafas como las promovidas por SBF porque los inversores quieren creerlas. Gracias a la «hambruna de rendimientos» provocada por años de represión financiera, los inversores están desesperados por encontrar un héroe que prometa grandes rendimientos, aunque los riesgos parezcan elevados. Como ha señalado el economista Brendan Brown, siempre habrá relatos especulativos y manías. Pero cuando la búsqueda de rendimientos se agudiza especialmente, las cosas se agravan mucho más.

El sector financiero se enamora entonces de las celebridades financieras como SBF. La revista Fortune incluye a SBF en su portada. Innumerables programas de noticias presentaron a SBF como un experto en la nueva economía.  Esto se vio reforzado por el hecho de que gran parte del dinero de los clientes que SBF gestionó mal —es decir, robó— se utilizó para enormes campañas de relaciones públicas diseñadas para pulir la imagen y la influencia de SBF. Dio inmensas cantidades de dinero al partido demócrata y utilizó los fondos para ganarse a innumerables élites de los medios de comunicación. Incluso cuando se descubrió el fraude de SBF, The New York Times y The Washington Post seguían publicando artículos sobre cómo SBF y sus asociados son simples benefactores incomprendidos. El propio SBF admitió que su imagen formaba parte de una estafa.

Las relaciones públicas funcionaron, y los especuladores, entusiasmados con el dinero fácil, siguieron invirtiendo en FTX sin apenas haber realizado la debida diligencia. Muchos inversores olvidan que, cuando el dinero fácil fluye, las mediocridades financieras, e incluso los fraudes, pueden parecer genios legítimos. Desgraciadamente, a menudo sólo hace falta un mínimo apretón monetario para poner al descubierto la estafa, y entonces se acaba la fiesta.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Wikimedia
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here