Mises Wire

Home | Wire | ¿En qué año la asistencia médica se convirtió en un derecho natural?

¿En qué año la asistencia médica se convirtió en un derecho natural?

  • drugs
0 Views

02/05/2020

Bernie Sanders declara con piedad: «La salud es un derecho humano». Su declaración puede sonar razonable, porque cuando pensamos en alguien sin asistencia médica lo que nos viene a la mente es el dolor, el sufrimiento y la pérdida de esperanza y dignidad.

Bernie tiene razón en que nadie en un país tan próspero como el nuestro debería estar sin algún tipo de asistencia médica. Sin embargo, ¿es la asistencia médica realmente un derecho? Puede sonar terrible para algunos, pero la respuesta es no. La asistencia médica no es un derecho ni puede serlo nunca, por razones muy sólidas.

¿Qué es exactamente la asistencia médica?

Antes de profundizar en lo que son los derechos reales, tengo una simple pregunta para Bernie: ¿exactamente cuándo se convirtió la asistencia médica en un derecho?

La asistencia médica no puede ser un derecho natural, ya que la asistencia médica, tal y como tendemos a definirla hoy en día, no existía cuando los humanos vagaban por el planeta por primera vez. Hasta que se inventó la asistencia médica, nunca podría haber sido un derecho. Entonces, si no fue un derecho desde el principio de los tiempos, ¿cuándo se convirtió en un derecho en la mente de Bernie? Cualquiera que fuera la fecha que eligiera, sería un número arbitrario.

Digamos que la fecha mágica de Bernie cuando la asistencia médica se convirtió en un derecho fue en 1900. Todo el conocimiento disponible sobre medicina, dispositivos médicos como máquinas de rayos X, y drogas como la cocaína serían considerados derechos disponibles para todos según fuera necesario bajo el mandato de Bernie. ¿Pero qué pasa con todos los inventos que están por venir? ¿Están de alguna manera «nietos» tomados en cuenta? Desde 1900, se han producido muchos avances significativos en el campo de la medicina, y casi todos ellos fueron muy caros cuando se pusieron en el mercado por primera vez. Un nuevo medicamento llamado Zolgensma, por ejemplo, cuesta a los pacientes 2,125 millones de dólares por paciente.  Zolegensma no estaba disponible al público hasta que la FDA lo aprobó en 2019. Si la asistencia médica hubiera sido un derecho en 2018, entonces presumiblemente Zolgensma también habría sido un derecho, aunque en 2018 habría sido ilegal venderlo al público. Sin embargo, para 2019, podría haberse transformado en algo que todos tenemos «derecho» a usar. ¿Fue la aprobación de la FDA el evento transformador?  Si no, ¿qué fue exactamente lo que convirtió a Zolgensma de una sustancia ilegal de vender en algo a lo que se tiene derecho? Esto no está claro. Por supuesto, puede ser que los administradores de Bernie-care hubieran decidido no financiar a Zolgensma bajo el sistema de Bernie-care. Este tipo de control de costos es necesario en cualquier sistema de salud.  El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS), por ejemplo, emplea burócratas para determinar qué tratamientos de salud deben ser financiados y cuáles no. Pero si el uso de Zolgensma, o cualquier sustancia que se pretenda que sea medicinal, no está permitido bajo el sistema de salud de Bernie, implica que no todo el cuidado de la salud es en realidad un derecho.

Esto nos lleva a la siguiente pregunta: aunque todos estamos de acuerdo en que la asistencia médica debería ser un derecho, ¿qué quiere decir Bernie con «asistencia médica»? El cuidado de la salud comprende muchos servicios, procedimientos y medicinas diferentes. ¿Todos esos productos y servicios se consideran asistencia médica a partir de la fecha en que Sanders considera que se convirtió en un derecho? Si es así, hay un gran problema con ese razonamiento.

Fíjese que este tipo de derechos no son realmente derechos en absoluto, sino que están sujetos a los caprichos de los políticos y a las limitaciones presupuestarias. En la práctica, estos caprichos van mucho más allá de la simple aprobación de ciertos medicamentos. Por ejemplo, el NHS supuestamente proporcionó asistencia médica como un derecho, hasta que empezaron a quedarse sin el dinero de otras personas. Ahora bien, si un paciente fuma o es obeso, se le negará el tratamiento, o al menos se le trasladará al final de la fila hasta que deje de fumar o pierda peso. Algunas personas aparentemente tienen más derechos que otras bajo el NHS.

Así no es cómo funcionan los verdaderos derechos.

Cómo se ven los derechos reales

John Locke resumió los derechos humanos naturales en 1689, en el Segundo tratado sobre el gobierno civil. Declaró que todos los humanos tienen tres derechos inalienables de la naturaleza: el derecho a existir, el derecho a vivir libremente y el derecho a la propiedad. Estos derechos son naturales porque nadie está obligado a cumplirlos, ni requieren que uno haga nada. El hecho de que estos derechos sean pisoteadas por otras personas y gobiernos repetidamente no significa que no existan.

La naturaleza de estos derechos no cambia con el tiempo a medida que cambia la tecnología. No necesitamos que los administradores del Estado determinen qué nuevas tecnologías serán aprobadas con el propósito de no robar y no asesinar a otros.

Estos son derechos negativos que no requieren ninguna financiación o acción más allá de abstenerse de violar los derechos de los demás.  La mayoría de los otros tipos de «derechos» son en realidad infracciones de derechos reales.

Es decir, para que Sanders hiciera de la asistencia médica un derecho humano, sólo podía hacerlo forzando ese «derecho» a todos nosotros. Bernie podría argumentar que esta ley mejoraría los derechos naturales de todos a la vida, la libertad y la propiedad (curar una enfermedad, mantener a uno lo suficientemente sano como para seguir trabajando y ahorrar dinero que de otra manera se habría destinado a pagar la atención médica). El nuevo derecho, sin embargo, violaría los derechos a la libertad y a la propiedad de los que disfrutan los demás.

Por ejemplo, si la ley exige que se participe en un plan de Medicare para todos, para garantizar el «derecho» a la atención de la salud, no se tiene opción al respecto (pérdida de libertad) y se debe aportar dinero al plan (pérdida de propiedad). Casi cualquier derecho proporcionado por el gobierno le costará algo a alguien. Y ese «algo» son los impuestos y el «alguien» es el contribuyente.

Si la asistencia médica es un derecho, entonces se puede argumentar que casi cualquier otra cosa es un derecho también. ¿Cepillos de dientes y pasta de dientes? Todo el mundo necesita cepillarse los dientes; esos deberían ser derechos. Todo el mundo necesita comunicarse, por lo tanto, la propiedad de los teléfonos celulares – y todas las futuras tecnologías de comunicación - deben ser un derecho también.

Es fácil ver a dónde conduce este tipo de pensamiento.

Author:

J. Kyle deVries

J. Kyle deVries is a financial planner residing in southern California. He is the author of an Amazon #1 New Release entitled Bern, Baby, Bern!: Why Bernie Sanders’ Policies Would Incinerate the U.S. Economy.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire