Una defensa de la decisión de la UKSC sobre la prórroga del Parlamento

Una defensa de la decisión de la UKSC sobre la prórroga del Parlamento

10/02/2019Maurus Adam

El 24 de septiembre, la Corte Suprema del Reino Unido (UKSC por sus siglas en inglés) declaró que la decisión del Primer Ministro Johnson de prorrogar el Parlamento del 9 de septiembre o del 12 al 14 de octubre era ilegal y que el Parlamento no había sido prorrogado (2019 UKSC 41). Un artículo en el Mises Wire (Ryan McMaken el 24/09/2019) ha comentado esta decisión, describiéndola como un «movimiento de la clase política del Reino Unido diseñado para posponer el Brexit una vez más». El artículo afirma que «la democracia sólo se permite cuando al régimen le gusta el resultado».

Ciertamente hay algunos argumentos válidos en este artículo. Sin embargo, mi posición es que los méritos de la decisión de la Corte prevalecen.

El referéndum del Brexit

En el artículo anterior se afirmaba que, si bien la UKSC no se ha pronunciado sobre Brexit per se, en su contexto se trata de un intento de aplazar el Brexit. Esto puede ser cierto. Los procedimientos judiciales han sido iniciados por una activista con una actitud pro-europea, aunque sus argumentos se han basado consistentemente en responsabilizar al ejecutivo ante el Parlamento (ver también 2017 UKSC 5). Pero el contexto muy reciente de las luchas de poder tanto en el Parlamento británico como en el Partido Conservador Británico al que, supongo, se refiere el Sr. McMaken, oculta el origen de estas luchas. La pregunta que se hizo en el referéndum del Brexit fue:

«¿Debería el Reino Unido permanecer como miembro de la Unión Europea o abandonar la Unión Europea?»

51,89% votaron por la ausencia, 48,11% votaron por la permanencia. No hay más implicaciones sobre la naturaleza de la futura relación con la UE ni sobre el proceso de retirada. Desde entonces, los miembros del Parlamento (MP) se han dividido en miembros actuales, los MP a favor de salir con un acuerdo, los MP a favor de salir sin acuerdo (el llamado «No Deal») y algunas posiciones intermedias.

El Parlamento ha promulgado la Ley de la Unión Europea (Retirada) de 2018, que define un día de salida, aunque con la posibilidad de prorrogarla, y que exige que el Parlamento apruebe cualquier acuerdo de retirada. Como el acuerdo alcanzado por la entonces PM Theresa May fue rechazado, el día de salida se pospuso. La posición actual es que el Reino Unido se marchará el 31 de octubre con o sin acuerdo, aunque desde hace muy poco, la Ley de la Unión Europea (Retirada) (nº 2) de 2019 exige al Primer Ministro que solicite una nueva prórroga si el Parlamento no da su consentimiento a un acuerdo o a la falta de acuerdo.

Por lo tanto, aunque la situación política es complicada, una cosa sigue estando clara: el Parlamento debe tener voz y voto en los procedimientos Brexit. El gobierno puede negociar con la UE, pero debe rendir cuentas a los representantes del pueblo. No tiene un mandato ilimitado.

El fallo del tribunal sobre la prórroga

La prórroga pone fin a una sesión parlamentaria. Durante la prórroga, el gobierno puede seguir ejerciendo sus poderes, pero el Parlamento no puede reunirse, debatir, aprobar ningún proyecto de ley, debatir las políticas del gobierno ni hacer preguntas a los ministros (2019 UKSC 41, §2). Como tal, la prórroga impide la responsabilidad ministerial ante el Parlamento durante el período de prórroga (2019 UKSC 41, §33).

La prórroga no puede compararse con un receso, que se vota en la Cámara. La prórroga es una prerrogativa. La Corona, asesorada por el gobierno, lo declara. La Corona está obligada a aceptar el consejo del Primer Ministro, que atribuye la responsabilidad constitucional al Primer Ministro como la única persona con poder de facto para prorrogar el Parlamento (2019 UKSC 41, §30).

Aunque la prórroga es un procedimiento normal, es obvio que debe haber un límite legal para evitar que un gobierno que no rinda cuentas por completo. El UKSC ha establecido el límite legal al punto en que la prórroga frustra las funciones legislativas y de supervisión del Parlamento (2019 UKSC 41, §51).

La UKSC decidió que el paso del primer ministro a la prórroga durante unas cinco semanas superaba este límite. Las vacaciones de verano terminaron el 3 de septiembre. Por lo general, el Parlamento entra en receso durante unas tres semanas entre septiembre y octubre para permitir las conferencias del partido. Entonces, la siguiente sesión habría comenzado con el Discurso de la Reina que se prepara durante la prórroga. Normalmente, esto toma de seis a siete días (2019 UKSC 41, §59). Sin embargo, en este momento no es un negocio como de costumbre. El día de la salida y los preparativos previos son cruciales para el futuro del país y, como se ha señalado, hay múltiples posiciones enfrentadas. De hecho, la mayoría de la Cámara se opone al escenario de»No Deal» (2019 UKSC 41, §53). El Parlamento podría haber decidido saltarse el receso. Incluso si aceptan entrar en el receso de la conferencia, conservarán su función de supervisión. Una prórroga de cinco semanas no tiene precedentes y crea un largo período de tiempo justo antes del día de salida, en el que el Parlamento no puede exigir responsabilidades al Gobierno. Por encima de eso, el Tribunal consideró que el gobierno no proporcionó una justificación razonable para este período de tiempo inusualmente largo. El gobierno dio la impresión de que el receso y la prórroga son»muy parecidos» (2019 UKSC 41, §60). Los motivos del Primer Ministro no le importaban al Tribunal. La duración de la prórroga no estaba justificada y frustraba las funciones legislativas y de supervisión del Parlamento.

Los méritos de este fallo

En su columna, el Sr. McMaken ha presentado varios argumentos relacionados con la situación política en el Reino Unido. Criticó al Parlamento por impedir nuevas elecciones, sugiriendo que siguieran una agenda partidista y temiendo que Boris Johnson ganara la mayoría en las próximas elecciones. También afirmó que sólo se permiten los votos que ayuden a la posición pro-europea. Ambas afirmaciones podrían ser ciertas, y él ha presentado algunos casos para apoyarlas. Pero sugiero aquí que no dejemos que el ruido de las luchas de poder de los partidarios oculte los hechos. El Primer Ministro ha tratado de crear un momento sin precedentes en el que el Parlamento no responsabilice al Gobierno. Se trata de un paso bastante drástico, sobre todo teniendo en cuenta el hecho de que el Gobierno del Reino Unido es elegido por el Parlamento. El Gobierno sólo está en el poder porque cuenta con el apoyo del Parlamento. Y también deberíamos considerar otro hecho: el referéndum de Brexit sólo ha expresado la voluntad del pueblo de abandonar la UE. Siguen existiendo posiciones encontradas sobre el acuerdo y el procedimiento de retirada, incluso dentro de la misma parte. Es tarea del Parlamento tener en cuenta estos diversos intereses.

Por último, quisiera defender la decisión del Tribunal en vista de una última declaración del Sr. McMaken: que la democracia sólo se tolera si conduce al resultado preferido por la clase dominante. Este problema ya se ha conocido antes. J.S. Mill escribió que 'el poder de la gente sobre sí misma' a menudo es malinterpretado:

«Los "pueblos" que ejercen el poder no son siempre los mismos que aquellos sobre los que se ejerce; y el "autogobierno" del que se habla no es el gobierno de cada uno por sí mismo, sino de cada uno por todos los demás» (J.S. Mill, On Liberty, Cap. 1).

Por lo tanto, la mayoría podría tratar de oprimir a una minoría para perseguir sus propios intereses. Mill ya señaló que la mayoría no son necesariamente las personas más numerosas que apoyan una posición, pero también podrían ser los que se hicieron aceptar como mayoría. Por lo tanto, concluye que

«La limitación, por lo tanto, del poder del gobierno sobre los individuos, no pierde nada de su importancia cuando los que detentan el poder rinden cuentas regularmente a la comunidad, es decir, a la parte más fuerte de ésta» (J.S. Mill, On Liberty, Cap. 1).

La «clase dominante», o la mayoría, podría preferir ciertos resultados. Pero para evitar una tiranía de la clase dominante, el gobierno necesita estar limitado en su poder. Con su decisión, el UKSC ha impedido que el gobierno creara un período inusualmente largo en un momento crucial en el que no habría tenido que rendir cuentas a todos los representantes del pueblo. Los procedimientos judiciales podrían haberse iniciado por motivos puramente partidistas. La decisión podría ser a favor de lo que se percibe como una clase pro-europea. Pero ha impedido que un pequeño grupo de personas haga cumplir cualquier acuerdo que alcancen sobre todos los ciudadanos del Reino Unido.

Image source:
Via Wikipedia: The interior of Court 1, the largest of the three courtrooms of the Supreme Court of the United Kingdom in Middlesex Guildhall, London, England.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Terminen con la doctrina de incorporación

05/24/2022Ryan McMaken

Desde la Guerra Civil, tal vez ningún acontecimiento en la ley o la política americana haya hecho más por ampliar el poder de jure del gobierno federal que la doctrina de incorporación. Esta doctrina legal tomó una carta de derechos diseñada para limitar el poder federal sobre los estados e hizo exactamente lo contrario: amplió enormemente el papel del gobierno federal en la regulación potencial de todos los aspectos de la vida cotidiana dentro de los propios estados.

¿Qué es la doctrina de incorporación?

Stephan Kinsella lo define:

El significado de la decimocuarta enmienda, «ratificada» en 1868, ha sido debatido durante unos 140 años, y cada vez más en los últimos 90 años, ya que la cláusula del «Debido Proceso» de esa Enmienda fue utilizada como fuente de poder federal sobre los estados, a través de la «doctrina de incorporación», bajo la cual muchos de los derechos implícitos en las primeras 8 enmiendas de la Carta de Derechos han sido «incorporados» a la cláusula del Debido Proceso y, por lo tanto, «aplicados» a los estados.

Luego concluye:

Llego a mi punto principal. Si es cierto que, en el mejor de los casos, la decimocuarta enmienda no concede claramente a los federales una serie de nuevos poderes —e incluso si hay argumentos para ello (como el propio Thomas se inclina), está claro que no existe tal concesión clara—, entonces no los concede. Del mismo modo que interpretamos los acuerdos serios de forma estricta y en contra del redactor; del mismo modo que exigimos formalidades y escrituras para los asuntos serios (como los testamentos en vida, las ventas de bienes inmuebles, etc.), una amplia concesión de poderes al Estado central, en el contexto de una Constitución descentralista en la que los estados han guardado históricamente con celo su soberanía, debe ser clara y estar expresamente redactada para que tenga efecto. En otras palabras, no se debe permitir que el Estado central —como cuestión de normas constitucionales o libertarias— desplace legítimamente el equilibrio de poder de los estados hacia sí mismo, mediante una redacción vaga y ambigua que él mismo redactó.

No hay ninguna base histórica o legal para la Doctrina en los textos reales de la Constitución, pero como una cuestión de limitar el poder estatal, la Doctrina también debe oponerse por razones prácticas. Después de todo, es la Doctrina de Incorporación la que ha proporcionado a los juristas y a los políticos un pretexto para afirmar que el gobierno federal debe tener la última palabra en prácticamente todos los conflictos legales de América, desde la oración en las escuelas hasta los impuestos locales y la posesión de armas. Uno incluso se encuentra a menudo con libertarios autodenominados de laissez-faire que aceptan completamente que los tribunales federales intervengan en las reuniones de los ayuntamientos locales para decidir la conveniencia de las leyes locales de dominio eminente.  Lew Rockwell ha explicado lo erróneo de este enfoque:

No sería una victoria para su libertad si, por ejemplo, el gobierno chino asumiera la jurisdicción sobre sus calles del centro de la ciudad para liberarlas de las ordenanzas de zonificación. La zonificación viola los derechos de propiedad, pero el imperialismo viola el derecho de un pueblo a gobernarse a sí mismo. El gobierno chino carece tanto de jurisdicción como de capacidad moral para intervenir. Lo que es válido para el gobierno chino es válido para cualquier gobierno lejano que se arrogue el control del gobierno más cercano.

¿Cómo debe elegir el libertario cuando hay un conflicto entre las demandas de libertad y las restricciones contra el imperio? La respuesta no siempre es fácil, pero la experiencia y toda la historia intelectual del liberalismo sugieren que el gobierno descentralizado es el más compatible con la preocupación por la libertad a largo plazo. Por eso, todos los fundadores estaban apegados a la idea del federalismo: que los estados dentro de la unión eran las principales unidades de gobierno, y que la Carta de Derechos debía proteger tanto a los individuos como a los estados de las imposiciones del gobierno central, incluso cuando se invoca la libertad como justificación.

Para que quede claro este último punto: el propósito de la Carta de Derechos era establecer de forma muy clara y sencilla lo que el Gobierno Federal no puede hacer. Por eso se adjuntaron a la Constitución. Los estados, bajo la influencia de los escépticos de los límites de la Constitución al poder central, insistieron en que se detallaran las restricciones al gobierno. La Carta de Derechos no establece un mandato sobre lo que puede hacer el Gobierno Federal. Se puede discutir todo lo que se quiera sobre la 14ª enmienda y el debido proceso. Pero una lectura que dice que mágicamente transforma toda la Carta de Derechos para significar exactamente lo contrario de su intención original es pura fantasía.

En el centro de todo esto está el hecho de que un gobierno federal que tiene el poder y la autoridad para decidir lo que es «constitucional» en cada rincón del imperio también tiene el poder de obligar a los gobiernos estaduales y locales a someterse a las leyes federales.

En otras palabras, la Doctrina de Incorporación abolió en gran medida a los Estados Unidos como una confederación de Estados independientes, y los hace avanzar mucho en el camino de convertirse en un gobierno unitario consolidado. Los liberales clásicos más prácticos y sabios de los siglos XVIII y XIX comprendieron esto y se opusieron a la consolidación de la ley americana bajo un gobierno nacional.  Mike Maharrey explica por qué:

Creo que centralizar el poder es siempre una pérdida neta para la libertad. Así lo pensaba la generación fundadora. Por eso los redactores de la Constitución rechazaron rotundamente la propuesta de dar al gobierno federal poder de veto sobre las leyes estaduales. También es la razón por la que el primer Congreso rechazó aplicar algunas disposiciones de la Carta de Derechos a los estados.

Cuando digo esto, tiende a confundir a la gente, porque, en el sistema político actual, el gobierno federal veta las leyes estaduales todo el tiempo a través de los tribunales federales. Y prácticamente cada vez que alguien percibe que un gobierno estadual ha violado sus derechos, corre directamente a los tribunales federales para detener la acción estadual ofensiva.

A pesar de mis protestas, la aplicación de la Carta de Derechos federal a los estados se ha convertido en una característica clave del sistema político americano.

Como ya he dicho, creo que esto acabará siendo una pérdida neta para la libertad. Cuando uno recurre a los tribunales federales para proteger su libertad de las acciones del Estado, está jugando a la ruleta rusa con cinco balas cargadas en su pistola de seis tiros. A pesar de algunas victorias menores aquí y allá, los tribunales federales casi siempre emiten opiniones que amplían el poder del gobierno, no protegen la libertad individual. Y estas expansiones del poder gubernamental se convierten en la ley del país en todos los Estados Unidos. En un sistema descentralizado, las malas decisiones de los tribunales estaduales sólo afectan a la población de ese estado.

El riesgo no vale la pena la recompensa.

Esencialmente, la doctrina de incorporación anula la décima enmienda. Podemos tener una décima enmienda que funcione, o podemos tener una doctrina de incorporación. Pero no ambas.

También es la razón por la que aquí, en mises.org, somos explícitamente descentralistas y nos oponemos a aplicar la carta de derechos a los gobiernos estaduales. Es bueno que las constituciones estaduales tengan sus propias cartas de derechos, naturalmente.  La mayoría de los estados las tienen, y la mayoría de ellas son bastante buenas. Pero es peligroso y antiliberal insistir en que el gobierno federal se entrometa en los gobiernos estaduales y locales para cambiar las leyes estaduales y dictar a los estados lo que es «constitucional». Esa nunca fue la intención del sistema constitucional americano, y la propia idea de la incorporación destruye la intención original de la Carta de Derechos, que era limitar la ley federal.

Más bien, la idea de la confederación americana era proporcionar protección a la libertad a través de la competencia entre los estados, y mediante el equilibrio entre el poder estadual y el poder federal. Sin embargo, la Doctrina de Incorporación ha inclinado en gran medida la balanza legal a favor del poder federal y convierte a los Estados Unidos en un Estado mucho más consolidado de lo que nunca se pretendió. Si nos tomamos en serio la expansión del laissez-faire y la verdadera autodeterminación en los Estados Unidos, la Doctrina de Incorporación debe ser abolida.

Lee más:

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Biden: una guerra proxy con Rusia no es suficiente. También debemos buscar la guerra con China

Si necesita más pruebas de que la política exterior de Estados Unidos está completamente fuera de control, no busque más allá de los últimos pronunciamientos del Comandante en Jefe Biden con respecto a Taiwán, que no es un país.

Así es. No según las Naciones Unidas o el gobierno de los Estados Unidos.

De hecho, ambos reconocen que Taiwán forma parte de China.

Aun así, desde su decisión en la década de 1940 de empezar a intervenir seriamente del lado del gobierno corrupto pero nominalmente republicano de Chiang Kai-Shekin su lucha de una década por el poder contra Mao y sus guerrillas campesinas comunistas, la política de Estados Unidos ha sido impedir que la conclusión de la guerra por parte del Beijing comunista reunifique Taiwán con el continente.

Desde Eisenhower hasta Clinton, cualquier ruido de sables por parte de Beijing recibía la misma respuesta: un portaaviones estadounidense navegando por la estrecha vía de agua que separa la(s) isla(s) del continente.

Tras reconocer la legitimidad de Beijing en la década de 1970, Estados Unidos rompió su anterior garantía de defensa a la isla, sustituyéndola por garantías de seguridad similares a las recibidas por Ucrania a través del Memorando de Budapest. Oficialmente, la posición de Estados Unidos era de «ambigüedad estratégica». Es decir, no quiso decir ni una cosa ni la otra si intervendría o no militarmente en caso de que el continente intentara retomar la isla.

La táctica, mantenida a lo largo de seis administraciones y cuatro décadas, se ha tirado ahora por la ventana.

Después de insinuar el año pasado que estaba a favor de la intervención militar, Biden ha declarado abiertamente que Estados Unidos intervendría militarmente en caso de un ataque de Beijing.

Esto equivale a una declaración de guerra preventiva de facto a China cuando Taipei lo decida.

Aunque uno está tentado a decir que el Senado debería ser consultado y dar su consentimiento, tan loco por la guerra está Washington estos días que la administración sin duda lo conseguiría.

La estrategia de contención de China, que ha sido un lento avance en los últimos años, se está intensificando ahora de forma espectacular.

Otras noticias económicas anunciadas por la Casa Blanca el mismo día que el decreto unilateral de Biden dan a entender que la administración Biden no se arriesgará a que el Congreso interfiera en la gran estrategia de Estados Unidos, lo que aparentemente equivale a una escalada innecesaria del punto más peligroso de fricción transitoria entre las grandes potencias del mundo.

Viendo la necesidad de contener a China tanto económica como militarmente, la administración Obama se esforzó en negociar el TPP: la mayor zona de libre comercio del mundo para el próximo siglo, con las reglas escritas en gran parte por Washington, podría utilizarse para limitar el creciente poder económico de Beijing.

Cuando el entonces presidente Donald Trump rompió el TPP, los halcones de China se mostraron incrédulos: después de todo, ¿cómo podía alguien que quería ponerse duro con China hacer algo tan obviamente contraproducente?

Como dijo Thomas Freidman en el New York Times en su momento: ¿por qué ir solo cuando se puede atacar a Beijing?

Pero no importa.

Con el anuncio del nuevo Marco Económico Indo-Pacífico, los halcones de China y los estrategas geoeconómicos han conseguido el principio de lo que querían. Con la guerra de Ucrania como telón de fondo, sin duda se sentirán seguros de poder conseguir el resto.

Lo más preocupante de todo esto es si son o no Joe Biden, Jake Sullivan y compañía los que toman estas decisiones. Recuerde, Obama admitió que se le llevó de la mano, mientras que Trump fue golpeado en línea por el Rusiagate y mil mentiras y filtraciones de los departamentos de Estado, Defensa y el aparato de Seguridad Nacional. Cuánto de esto fue que Biden se sentó y le dijeron lo que estaba pasando?

Después de todo, como el Wall Street Journal publicó este otoño: Joe Biden fue informado al tomar posesión de su cargo de que el ejército estadounidense había insertado operadores especiales en Taiwán mientras Trump dejaba el cargo.

Es muy posible que, como escribió Stephen Walt en su libro The Hell of Good Intentions: American Foreign Policy and the Decline of U.S. Primacy, «cuando se trata de política exterior, el Presidente es menos decisor que presidente».

Pero tanto si se trata de Biden como del Estado profundo, el futuro parece profundamente preocupante.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Qué hacer con los criminales de guerra, extranjeros y domésticos

A estas alturas todo el mundo lo ha oído o visto, ya que el videoclip de treinta segundos estaba destinado a convertirse en viral desde el momento en que se produjo.

En un acto público, comprensiblemente raro, en el Instituto George W. Bush de la Universidad Metodista del Sur, el 43º Presidente cometió un desliz freudiano de proporciones casi inimaginables: admitió ser un criminal de guerra.

El momento llegó al final de una extensa condena de Vladimir Putin, su régimen y su guerra en Ucrania. Fue en su condena del último de ellos donde el Bush más joven tropezó familiarmente, diciendo en voz alta lo que los críticos de la Segunda Guerra de Irak han dicho todo el tiempo: criticando el robo sistemático de las elecciones y la represión de los críticos, Bush indicó su creencia de que era este sistema el que había llevado a «la decisión de un hombre de lanzar una invasión totalmente injustificada y brutal de Irak».

Silencio total.

«Quiero decir, de Ucrania», se corrigió Bush.

Se echó a reír y el público también.

Bush continuó: «Irak también... en fin».

Mientras que algunos en los hipócritas medios corporativos se apresuraron a expresar su propia desaprobación y condena, esto en nombre de una guerra por la que habían gritado y llamado traidores a todos los que no la apoyaban, el resto observó en silencio la humilde voluntad de Bush, después de 20 años, de admitir que había sido responsable de la muerte innecesaria y criminal de miles de soldados americanos y cientos de miles —si no millones— de iraquíes. Junto con su desastrosa e innecesaria invasión y ocupación de Afganistán —ahora sabemos, por los propios documentos de Donald Rumsfeld, que el régimen talibán se había ofrecido a entregar a Osama y a sí mismo a las pocas semanas de iniciarse las operaciones especiales de Estados Unidos— el recuento de cadáveres del que es responsable Bush hijo es probablemente de algunos millones, por no hablar de las decenas de millones de refugiados.

«...de todos modos.»

Y eso es exactamente lo que parece.

En un país en el que los políticos cumplen, al menos nominalmente, la voluntad del pueblo, llegan a mencionar casualmente que destruyeron Oriente Medio con falsos pretextos ante una respuesta de risas y un ethos colectivo de «realmente no nos importa».

Porque no les importa a ellos, las élites políticas. Y, francamente, para cualquier observador objetivo no importaba ni parece importar a la gran mayoría de los americanos. La opinión pública americana habría dejado que la guerra de Afganistán durara eternamente, sin mencionar nunca la guerra en sus prioridades preelectorales, y los medios de comunicación corporativos pasaron colectivamente meses sin siquiera mencionarla. En cuanto a la segunda guerra de Irak, lo único que el público americano objetó realmente fueron las bajas americanas, aunque esto podría atribuirse al hecho de que los medios de comunicación corporativos habían unido obedientemente las dos guerras bajo la rúbrica en blanco y negro de la Guerra contra el Terrorismo, que siempre fue una mentira obvia, ya que Sadaam odiaba y mataba a todos los islamistas y yihadistas a los que podía echar mano.

Esto no es liderazgo mundial, no es un liderazgo digno: es criminal, y Bush ha hecho por fin un reconocimiento público de ello. Aunque sea tarde, aunque sea inadecuado, debería servir.

El camino ahora está claro: acusarlo y entregarlo a la Corte Penal Internacional de La Haya. Allí es donde deben estar los criminales de guerra, y si somos completamente sinceros, George W. Bush no es el único presidente de EEUU vivo de los últimos tiempos que debería ir.

Independientemente de lo que pueda hacer —desde animar a los rusos a echar a Putin en el banquillo de los acusados hasta mantener la paciencia de Xi sobre Taiwán— al menos comenzaría el proceso de intentar dar cuenta de la gran mancha que George W. Bush y los Congresos que lo secundaron perpetraron durante su mandato.

Por supuesto, muchos de los que votaron a favor de la guerra siguen en el Congreso, o, como la halcón Hillary Clinton, han llegado a ser Secretaria de Estado y candidata demócrata a la presidencia.

Y aunque Bush dio la orden y, por tanto, debería asumir la culpa, nadie cree ni por un segundo que no fuera una decisión de sus asesores, especialmente de su vicepresidente Dick Cheney. El hecho de que esos mismos asesores no sufrieran ninguna gran pérdida personal por sus engaños y errores de cálculo, sino que se sentasen cómodamente en grupos de reflexión, o apareciesen en los telediarios nocturnos para decirnos cómo arreglar la actual cosecha de desórdenes que sus políticas crearon en primer lugar, es un recordatorio continuo del fracaso del pueblo americano a la hora de cumplir lo que la democracia dice que es su función más básica: la responsabilidad pública.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Nuestra economía necesita una buena dosis de deflación impulsada por los clientes

05/21/2022James Anthony

La inflación la crean los gobiernos, así que la solución a la inflación es política. Los gobiernos y los amigotes afirman falsamente que la inflación es buena o incluso necesaria, cuando no es ninguna de las dos cosas. Sólo es lo mejor para las élites. La deflación, en cambio, surge de forma natural cuando los clientes tienen el control, y esta deflación impulsada por los clientes trae consigo una inversión sostenible y un aumento de la productividad. Esto es lo mejor para todos.

Inflación creada por el gobierno

La «estabilidad» de los precios (estancamiento) o la inflación de los precios es causada por la inflación de la cantidad de dinero del gobierno por parte de la gente del gobierno y sus compinches.

Cuando la gente del gobierno crea dinero, pide prestado creando bonos del Tesoro. El valor que la gente del Tesoro toma prestado de esta manera es tomado y gastado de inmediato por los políticos para favorecer a sus compinches. A cambio, los compinches contribuyen a las campañas de los políticos y consiguen que éstos sean elegidos.

Los intereses de los bonos del Tesoro son pagados por los contribuyentes. El principal de los bonos del Tesoro se va transfiriendo a nuevos bonos del Tesoro y nunca se devuelve. El valor de este principal, junto con el valor de todas las demás tenencias que están denominadas en dólares, finalmente se lleva a casi cero al inflarse sin parar. Las pérdidas resultantes de la inflación son soportadas por todos los que utilizan dólares.

Cuando el dinero es creado por los bancos que son gobierno-crónicos, crean simultáneamente dinero de préstamo y pasivos de préstamo, y prestan el dinero a los productores y a los clientes. El hecho de que los préstamos estén fácilmente disponibles envía una falsa señal a los productores de que los clientes han ahorrado dinero y lo gastarán más tarde si los productores construyen mejores procesos y productos, por lo que los productores realizan inversiones.

A medida que los productores y otros prestatarios devuelven el capital de sus préstamos, los bancos amigos necesitan eliminar su responsabilidad por este dinero que crearon, así que a medida que este dinero creado se devuelve, los bancos amigos lo destruyen. Cuando las inversiones de los productores dan sus frutos y los productos resultantes son mejores y se ponen a la venta, los ahorros que los clientes utilizarían para comprar estos productos no están ahí. Dicho ahorro nunca existió. Por ello, una parte de las inversiones de los productores resulta ser una mala inversión. La mala inversión se agrava hasta que algunos productores dejan de generar los pagos de intereses necesarios y dejan de ser apuntalados por más privilegios o rescates concedidos por el gobierno.

A través de la creación de dinero se crearon estas plantas de productores, y a través de la destrucción de dinero se destruyen estos productores. Mediante esta destrucción, la mala inversión genera crisis. En las crisis de los últimos tiempos, los compinches crean aún más inflación, que es la inflación de la crisis.

Deflación creada por el gobierno

En las crisis de épocas anteriores —que también se iniciaron por la inflación de la cantidad de dinero por parte de la gente del gobierno y los compinches— la deflación de los precios en la crisis ha sido el resultado de otras acciones de la gente del gobierno y los compinches.

En el ejercicio de sus privilegios de creación de dinero otorgados por el gobierno, los bancos amigos han hecho circular dinero sin mantener suficientes reservas para cubrir todos los depósitos que prometen producir a la carta y para cubrir todos los préstamos incobrables. Este diseño del sistema no sólo es inconstitucional, sino también inestable.

Los prestatarios están sometidos a la competencia, cometen errores y sufren desastres. Los prestatarios no han podido asegurarse contra todos los problemas. Algunos préstamos han fracasado.

En tiempos de estas quiebras, los depositantes, como es lógico, no han confiado en que los bancos amigos tuvieran suficientes reservas para seguir abiertos. Algunos depositantes han tratado de retirar su dinero, lo que ha provocado una avalancha de depósitos en estos bancos. Algunos bancos han quebrado. Cuando lo han hecho, todos los activos que han cotizado sobre el papel pero que no han respaldado con reservas han sido destruidos repentinamente.

Esta destrucción de la riqueza en papel ha desinflado la cantidad total de dinero. Para que los productos se vendan, los productores han tenido que reducir sus precios. Esto ha desinflado los precios de los productos. Cuando los precios de los productos se han desinflado, se han tenido que desinflar los precios de la mano de obra (salarios) o se han destruido puestos de trabajo. Al utilizarse menos dólares para comprar y vender los mismos productos al mismo precio, cada dólar ha pasado a valer más.

En general, la caída de los salarios nominales ha acabado siendo suficiente para cubrir la caída de los precios de los productos. Pero en el caso de los prestatarios con préstamos existentes, la caída de los salarios nominales no ha acabado siendo suficiente para cubrir los pagos nominales del préstamo y el capital que no han cambiado.

Para los prestatarios, este cambio a mitad de camino en los valores reales de los pagos de sus préstamos y del principal ha sido una dificultad sustancial que ellos no crearon. Para los compinches, este cambio ha sido una ganancia sustancial que ellos, empoderados por el pueblo del gobierno, sí crearon.

Sin embargo, la gente del gobierno, a pesar de haber sido la causa fundamental de esta deflación de la crisis, no ha exigido a sus compinches que descuenten los pagos nominales de los préstamos y el principal para que los valores reales coincidan con los valores reales que ambas partes habían contratado para intercambiar.

Todos los prestatarios que no han sido aliviados por los banqueros que actúan por su cuenta y que no han sido aliviados por la gente del gobierno restaurando los términos reales originales han sido exprimidos con fuerza. Algunos, y a menudo muchos, han quebrado. Estas quiebras han dejado a más bancos con pérdidas imprevistas, lo que ha llevado a los depositantes a realizar retiros imprevistos, dejando a más bancos destruidos, multiplicando las pérdidas mucho más ampliamente.

La deflación de la crisis ha permitido a los gobernantes aumentar enormemente el gobierno. El pánico de 2,5 años de octubre de 1839 a marzo de 1842 acabó con el plan de los Demócratas, inicialmente de gobierno pequeño, de limitar sistemáticamente el gobierno en gran medida mediante tres presidentes a lo largo de 24 años, destruyendo ese plan después de sólo 12 años. La recesión de 1,4 años de enero de 1893 a junio de 1894 eliminó el último partido mayoritario de gobierno pequeño, transformando a los demócratas en un partido de gobierno grande.

Deflación impulsada por el cliente

En cambio, la deflación de los precios puede lograrse manteniendo constante la cantidad de dinero y dejando a los productores individuales la libertad de aumentar su productividad. El aumento de la productividad se produce de forma natural cuando los ahorradores, los inversores, los productores y los clientes actúan libremente.

Los ahorradores almacenan el valor añadido pasado para gastarlo más tarde. El ahorro hace que las inversiones sean sostenibles, porque cuando se produzcan mejores productos gracias a esta inversión y se devuelvan estos préstamos, este dinero ganado y ahorrado estará disponible para gastarlo en estos productos. El ahorro también aumenta la inversión sostenible y el aprendizaje y la innovación que aumentan la productividad, de modo que la misma cantidad de dinero compra más y mejores productos.

El cambio del actual régimen inflacionario será sencillo. Todo lo que se necesita es dejar de conceder a los bancos amiguetes el privilegio inconstitucional de utilizar reservas fraccionarias, y transformar los bancos amiguetes de reservas fraccionarias en bancos de reservas plenas que añadan valor, con unas cuantas acciones sencillas:

  • Derogar el privilegio de los bancos de mantener reservas fraccionarias.
  • Crear y transferir a los bancos la cantidad de dinero necesaria para respaldar todos los depósitos actuales con todas las reservas.
  • Transferir la propiedad de todos los activos bancarios a los fondos de inversión. (Transferir la propiedad de los actuales propietarios es apropiado porque los actuales propietarios son compinches que están aceptando los privilegios de los bancos).
  • Distribuir la misma fracción de acciones de estos fondos de inversión a cada ciudadano. (A algunas personas se les ha quitado mucho valor. A otras personas se les ha impedido añadir mucho o ningún valor en primer lugar. Esta dispensa ofrece un camino sencillo y razonable).

La derogación no requerirá que la gente del gobierno administre un nuevo alcance promulgando nuevos programas. Después de estas transferencias únicas de dinero y propiedad, la gente del gobierno no tendrá que hacer nada.

La Fed fue creada por el gobierno para hacer frente a los pánicos provocados por el gobierno. Pero una vez que se exija a los bancos que mantengan en reserva todo el dinero que tienen que pagar a la carta, estos pánicos se evitarán por completo sin controles adicionales y sin la variación, el error y el riesgo que los acompañan.

Los ahorradores, los inversores, los productores y los clientes ya no tendrán que reajustar sus decisiones en respuesta a cada movimiento de la Fed, además de reajustar sus decisiones en respuesta a todos los demás cambios más pequeños que les rodean. Las decisiones de los ahorradores, inversores, productores y clientes serán más precisas y óptimas.

Clientes, productores en libre competencia y votantes, ¡unidos!

Entonces, ¿por qué no hemos conseguido que la gente del gobierno haga estos sencillos cambios antes? Cuando la gente del gobierno haga estos cambios, toda la mala inversión acumulada no será sostenible y deberá fracasar.

Para la gente del gobierno atrincherada y sus compinches, esa transición ha sido una auténtica lucha a muerte de su modo de vida de siempre. Sus ventajas inmerecidas sobre nosotros terminarían. Las malas inversiones de los amiguetes fracasarían y los negocios fallidos serían destruidos. Para bloquear ese cambio, estas élites han difundido constantemente sus narrativas utilizando todos los canales que controlan: el mundo académico, la mayoría de los medios de comunicación y las supermayorías de los políticos.

Pero ahora sabemos lo que está mal y sabemos qué hacer al respecto. Esta vez, cuando la mala inversión acumulada fracase, la gente volverá a hacer lo que suele hacer en tiempos de incertidumbre: empezará a ahorrar más. Esta vez, sin embargo, sus ahorros no se verán perjudicados por la creación de dinero por parte del gobierno y de los amiguetes que bajan insosteniblemente los tipos de interés, así que esta vez la gente seguirá ahorrando más. Los productores crearán nuevos puestos de trabajo de forma sostenible. Los trabajadores elegirán esos empleos.

Lo que determinará la duración de esta transición inicial serán las duraciones de estos cambios iniciales superpuestos para ahorrar más, crear nuevos puestos de trabajo y pasar a nuevos empleos. Estos nuevos puestos de trabajo iniciales pueden crearse y cubrirse con sorprendente rapidez, una vez que un número suficiente de productores empiece a trabajar para aprovechar esta transición de la mejor manera posible.

Todos los retrasos y tasas de recuperación están determinados por las decisiones de los productores. En esta recuperación, los productores no se verán inundados de dinero inflado, pero sí serán muy conscientes de la llegada de un nuevo régimen libre. Una vez que las acciones del gobierno cambian para mejor, esto trae buenos resultados que son políticamente populares, y esta popularidad ayuda a mantener estos cambios en su lugar.

Las oportunidades estarán en todas partes; las ventajas de ser el primero en llegar nos llamarán la atención. Como hicieron los productores después de la Segunda Guerra Mundial, los productores se moverán rápidamente. El desarrollo continuo de puestos de trabajo aún mejores avanzará a un ritmo vertiginoso.

El estancamiento o la inflación de los precios es una prueba de que los gobiernos y los compinches se aprovechan de nosotros. La deflación de la crisis en años pasados era una prueba de que los gobiernos y los compinches se estaban aprovechando de nosotros. La deflación impulsada por los clientes ha sido, y será, una prueba de que el terreno de juego está nivelado y que los clientes tienen el control.

La deflación impulsada por el cliente es la forma económica de vivir mejor. El mejor momento para empezar a vivir mejor es siempre ahora mismo.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Axel Leijonhufvud DEP, 1933-2022

05/20/2022Judy Thommesen

Con gran tristeza constatamos el fallecimiento de Axel Leijonhufvud el 2 de mayo. No era un austriaco (sino, como buen sueco, un wickselliano), ni le gustaban los encasillamientos, pero deja un gran legado relevante para la escuela austriaca. Él, al igual que Roger Garrison, sabía más sobre lo que decía Keynes que casi cualquier otro académico, pasado o presente. Su disertación On Keynesian Economics and the Economics of Keynes argumentaba que la Teoría general de Keynes no se ocupaba realmente de los salarios y precios rígidos, sino de los fallos de coordinación intertemporal. Se interesaba más por los procesos fuera del equilibrio que por los modelos matemáticos de equilibrio, lo que le llevó a asesorar a algunas de las antiguas repúblicas de la Unión Soviética (en particular, Kazajistán) sobre cómo hacer la transición a una economía de mercado. Era un caballero y un verdadero amigo para los que le conocían. Se lo extrañará.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Amenazantes titulares advierten: más dolor por delante

05/20/2022Robert Aro

El presidente de la Fedl, Jerome Powell, ha hablado con dureza y ha hecho fuertes predicciones esta semana. La CNBC informa de que la Fed seguirá subiendo los tipos hasta que la inflación vuelva a un «nivel saludable». En sus propias palabras:

Iremos hasta que sintamos que estamos en un punto en el que podemos decir que las condiciones financieras están en un lugar apropiado, vemos que la inflación está bajando. Iremos hasta ese punto. No habrá ninguna duda al respecto.

No señala ningún objetivo tangible, como qué es un «lugar apropiado», qué barómetro se utiliza para medir el éxito de la bajada de precios o cuánto tiempo llevará. La Fed decidirá cuándo se alcanza el objetivo.

Tomado al pie de la letra, si se requiere una tasa de fondos federales del 18% para bajar los precios a un nivel saludable, sin importar las consecuencias, se avecina mucho dolor. Seguramente debe haber un límite para que la Fed permita que los tipos se disparen. Sin embargo, no es la primera vez que lo menciona. La semana pasada, la CNBC señaló que Powell advirtió que el aumento de los tipos de interés:

...incluyen algo de dolor...

Tanto si uno está vehementemente en contra de las intervenciones de la banca central como si, como la mayoría de la gente, no entiende cómo la banca central va realmente en contra del interés público, todos deberíamos tomar nota.

Al fin y al cabo, está a cargo de la oferta monetaria y de los tipos de interés. Su organización es la principal responsable de la inflación que estamos sufriendo. Es una constatación desafortunada y no tiene por qué ser así. Pero la Fed cumple la doble función de ser la causa y la solución de nuestros problemas monetarios.

Un repaso a más titulares de noticias de la CNBC muestra un tema similar de fatalidad y pesimismo:

El Dow cae 1.100 puntos en su mayor descenso desde 2020, mientras se intensifica la venta de este año en Wall Street

El artículo aborda que esta fue la quinta vez este año que el Dow cayó más de 800 puntos.

Pero eso son sólo noticias bursátiles. La situación alimentaria en el extranjero es algo que también debemos seguir de cerca, como revelan los titulares del Reino Unido:

Los británicos advierten de la «apocalíptica» subida de los precios de los alimentos

Entre precios más altos, porciones más pequeñas y/o escasez de alimentos, sólo podemos esperar que tal dolor «apocalíptico» no llegue a nuestras costas. Hasta ahora, aparte de la escasez de leche de fórmula infantil que se ha visto recientemente en Estados Unidos, la escasez de alimentos es algo que la mayoría de los americanos nunca han experimentado.

Si las cosas no van según lo previsto, quizá podamos aprender de los del Reino Unido, cuya crisis de inflación parece más avanzada que la nuestra:

Una cuarta parte de los británicos ha recurrido a saltarse las comidas, ya que las presiones inflacionistas y el agravamiento de la crisis alimentaria se confunde...

Cuando Powell advierte del dolor que se avecina, por mucho que queramos, no es el momento de dudar.

Es difícil decir cuál sería el resultado más doloroso. Pero un futuro con tipos de interés elevados junto con una alta inflación podría ser uno de los peores. No habrá una salida fácil de esto.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Una América renovada y libertaria: lo que se debe hacer

05/19/2022Archie Richards

Las siguientes políticas darían lugar a una sociedad más pacífica y equitativa:

-- Los legisladores federales se limitan a un mandato, con un sueldo muy reducido. Los mandatos de los senadores se reducen de 6 a 4 años. Estos cambios harían que el Congreso fuera menos receptivo a las demandas de los electores, induciendo a la gente a satisfacer más sus necesidades en el sector privado. Después de que el gobierno incurra en un déficit, la remuneración de los legisladores y administradores se reduce durante el año siguiente. Los jueces están limitados a mandatos de diez años.

-- El gobierno es aislacionista. Se suprime el Departamento de Estado de EEUU y sus embajadas. EEUU abandona las Naciones Unidas y exige a las Naciones Unidas que abandonen los Estados Unidos. Estados Unidos defiende la nación de las incursiones militares y electrónicas sólo desde México, Canadá, el mar, el aire y el espacio. Su armada deja de patrullar los océanos del mundo.

-- Los americanos del sector privado, incluidos los que se dedican al comercio, el turismo y la ayuda exterior privada, pueden ser tan intervencionistas como quieran. Las armas militares de propiedad privada pueden almacenarse en Estados Unidos para ser utilizadas por ellos en otros lugares. El gobierno americano no garantiza la seguridad de sus ciudadanos en el extranjero.

-- Se suprime el Banco de la Reserva Federal. Los intentos de cualquiera, y más aún de una agencia gubernamental, de regular la economía no pueden sino empeorar las cosas. La Reserva Federal ha aumentado en gran medida la volatilidad económica, haciendo la vida especialmente dura para los pobres durante las recesiones. Mantener los tipos de interés bajos aumenta el valor de los activos. Dado que la mayoría de los activos son propiedad de los prósperos, la riqueza se ha vuelto cada vez más desigual. Se elimina el monopolio del gobierno sobre el dólar. Cualquier cosa puede servir de moneda. Las monedas son de libre cambio, lo que permite a la gente elegir las que más le convienen y las que mejor mantienen su valor.

-- Se suprime el sistema de administración pública. El antiguo sistema de botín hizo poco daño y creó muchos menos incentivos para ampliar el gobierno.

-- Las primas de los seguros de salud son bajas, ya que los asegurados pagan todos sus gastos médicos hasta la importante franquicia del año. De este modo, los asegurados se familiarizan con los costes sanitarios, y la competencia entre proveedores hace que los costes bajen mucho. Una vez gastada la franquicia de una persona, la compañía de seguros cubre todos los gastos sanitarios. Los más jóvenes dejan sin gastar la mayor parte de la franquicia.

-- El gobierno no tiene nada que ver con la educación. Muchas escuelas gubernamentales son pobres, especialmente en las zonas de bajos ingresos, y las universidades están repletas de nociones idiotas. Todas las escuelas son de propiedad privada, con o sin ánimo de lucro. Si se bajaran los impuestos, los prósperos probablemente competirían por quién puede aportar más ayuda a las escuelas del centro de la ciudad.

-- El gobierno deja de recopilar estadísticas, porque las estadísticas inducen al gobierno a tratar de resolver los problemas, y la mayoría de esas soluciones empeoran las cosas. Las estadísticas son recogidas y pagadas por el sector privado.

-- Se pone fin al seguro de depósitos bancarios. Las garantías han provocado que los depositantes se preocupen por el tipo de interés y la comodidad, pero no por la seguridad del dinero - una causa parcial de la enorme expansión de la deuda de la nación.

-- La zonificación gubernamental impide el libre mercado y es abolida.

-- Se derogan las leyes federales que apoyan a los sindicatos. La interacción entre empleados y empresarios no es asunto del gobierno. Los trabajadores pueden sindicarse, pero sin el respaldo del gobierno.

-- Se pone fin a los seguros de inundación del gobierno con primas excesivamente bajas. Cuando se producen inundaciones, los costes se reparten entre toda la población o se añaden a la deuda. Los beneficios para los pocos habitantes de la costa son sustanciales y evidentes. Los costes per cápita para los muchos americanos son pequeños y están ocultos.

-- La Ley Jones restringe el transporte marítimo americano e impone importantes costes a los americanos. Se suprime.

-- El gobierno deja de pagar a los agricultores por los productos básicos, especialmente el maíz. Las subvenciones han reducido el coste de los productos básicos para el consumidor y han contribuido a la obesidad generalizada.

-- Las pruebas de drogas no son realizadas por el gobierno. Los burócratas evitan la culpa manteniendo los medicamentos eficaces fuera del mercado más tiempo del necesario. Se pierden más vidas por los retrasos que las que se salvan al asegurar que los medicamentos son seguros.

-- La financiación gubernamental de los desarrollos científicos ha politizado la ciencia y se ha terminado. El desarrollo científico es financiado exclusivamente por el sector privado, en parte de acuerdo con los militares.

-- Se derogan todos los aranceles e impedimentos al comercio. Las naciones que no impiden el comercio internacional son más prósperas y equitativas.

-- Los controles de armas impiden que la gente buena tenga armas. Las personas malas las obtienen de todos modos. Por lo tanto, los controles de armas empeoran las cosas y son abolidos.

-- El gobierno no hace nada con respecto a los virus. Las medidas correctoras, si las hay, se toman en el sector privado.

-- Se pone fin a la confiscación de bienes de propiedad privada en beneficio de los departamentos de policía.

Dinámica de gobierno

Como todo el mundo, los burócratas del gobierno actúan en su propio interés. Al no tener beneficios, miden su autoestima ampliando sus presupuestos, evitando la culpa y aumentando su poder sobre los demás. Por lo general, evitan resolver realmente los problemas, porque hacerlo haría innecesario su trabajo. El principal objetivo del gobierno es ampliar su alcance y poder. Con pocas excepciones, el gobierno es la peor y más cara manera de hacer algo.

Con un gobierno grande, los ricos se enriquecen más rápido que los pobres, porque los legisladores recompensan a los ricos por sus regalos de campaña. Con un gobierno pequeño, los pobres se enriquecen más rápido que los ricos, probablemente porque están dispuestos a trabajar más.

Las historias de los medios de comunicación sobre el gobierno son de interés periodístico. Sin embargo, a menos que se trate de un delito o de sexo, las historias sobre individuos que se dedican a sus asuntos privados no son de interés periodístico, ya que normalmente sólo afectan al individuo en cuestión. La inclinación natural de los medios de comunicación a favorecer al gobierno es un peligro para la sociedad y se corrige en parte con la educación.

Financiación policial

Siempre que se promulguen las siguientes disposiciones, la financiación de los departamentos de policía se verá muy reducida:

-- Los miembros del público podrán llevar armas, ocultas o no, sin necesidad de licencias. El público se autocontrolaría en gran medida, como ocurrió con éxito en el siglo XIX . Tratar de evitar que los desequilibrados posean armas es tarea del sector privado, no del gobierno.

-- Se pone fin a la desastrosa guerra a las drogas. Las drogas se tratan como problemas médicos, no como delitos, y la información sobre las drogas se enseña en las escuelas.

-- La prostitución está legalizada. Lo que la gente decida hacer con su cuerpo no es asunto del gobierno.

-- Dado que los sindicatos intentan evitar que se despida a los malos policías, es posible que los departamentos de policía no se sindicalicen.

-- Las empresas que no obtienen un seguro de propiedad y accidentes adecuado no pueden obtener financiación. Las compañías de seguros se coordinan con los bancos y las financieras para determinar las condiciones adecuadas.

-- Las cámaras en los cruces son operadas por un consorcio de aseguradoras. Si un coche no se ha detenido adecuadamente, el propietario recibe automáticamente una multa y se le notifica que se le han subido las primas del seguro de automóvil.

La deuda federal

El impago de al menos una parte de la deuda federal está más cerca de lo que la gente cree. Si el coste de la deuda aumenta incluso al ritmo actual de la inflación, desplazaría los gastos corrientes y forzaría al menos un impago parcial del gobierno.

El gobierno federal posee el 28% de las tierras de la nación y casi 5.000 millones de dólares en oro. Debería transferir estos activos a partes privadas a cambio de que acepten parte de las deudas de la nación. Los ríos, las vías navegables interiores, los lagos, los pantanos, los acuíferos, las montañas, los bosques, las praderas, los desiertos, la tundra, las carreteras, las autopistas, los puentes, las presas, los embalses, los parques nacionales y la franja de 12 millas de océano que rodea la nación podrían intercambiarse por la reducción de la deuda. Amtrak, el transporte urbano, los aeropuertos y el servicio postal deberían ser privatizados.

Los propietarios de los ríos Mississippi y Missouri, por ejemplo, podrían ganar dinero de quienes utilizan las aguas para el riego, el transporte, la fabricación, la pesca, la bebida y el ocio. Después de que el Congreso decida el alcance de la responsabilidad de los propietarios por las inundaciones, los valores de estos ríos se dispararían.

Políticas que perjudican especialmente a los pobres

Las siguientes políticas gubernamentales hacen la vida más difícil y más cara para los pobres y se terminan:

-- Las loterías del gobierno se anuncian mucho en las zonas pobres, animando a la gente a tratarlas como inversiones, no como entretenimiento. Las loterías crean adicción al juego y generan pobreza.

-- Los automóviles usados son una ganga. Los prósperos pagan mucho para comprar coches nuevos. Los no prósperos pagan menos para comprarlos posteriormente. Este importante programa no gubernamental de transferencia de ingresos funciona ahora porque el gobierno interfiere relativamente poco en la comercialización de automóviles. Pero el uso del suelo, la construcción, la banca, el medio ambiente, la agricultura, la minería, el agua, los impuestos y quién sabe qué otras leyes interfieren en la venta de inmuebles, impidiendo que funcione un programa de transferencia de ingresos mucho mayor con la vivienda.

-- Las licencias profesionales exigen tasas y largos periodos de formación, lo que restringe el número de personas que ejercen estas profesiones. La consiguiente escasez de trabajadores eleva los precios de sus productos. Los pobres no pueden permitirse las tasas y la costosa formación para acceder a las profesiones, pero pagan los precios más altos cuando compran los productos.

-- El control de los alquileres permite a los inquilinos mayores y relativamente prósperos, cuya vida es estable, disfrutar de alquileres bajos. Pero cuando abandonan los apartamentos, los alquileres suben. Los alquileres más altos los pagan personas más jóvenes y menos prósperas que se mudan con frecuencia.

-- Muchas pequeñas empresas están exentas de pagar el salario mínimo. Después de que el gobierno exija a las empresas más grandes que aumenten los salarios mínimos, el número de empleados que empiezan a cobrar por debajo del mínimo supera ampliamente a los que disfrutan de los salarios mínimos más altos.

-- La normativa suele elevar los costes de las guarderías fuera del alcance de los padres con menos ingresos, lo que les impide obtener un empleo.

-- El sistema de la Seguridad Social transfiere dinero de los trabajadores a los jubilados y no tiene reservas de inversión. Como el número de jubilados crece más rápido que el de trabajadores, el sistema está abocado al fracaso.

-- La esperanza de vida de los hombres negros es menor que la de las mujeres blancas. Como las prestaciones de la Seguridad Social terminan cuando una persona muere, los impuestos FICA que pagan los hombres negros mantienen a las mujeres blancas, pero no al revés.

-- Las leyes contra el fraude obligan a bajar los precios de los productos durante las emergencias, reduciendo la oferta de los mismos, especialmente en las zonas pobres.

-- Gravar a los ricos con tipos impositivos elevados perjudica a los pobres, porque los ricos tienen menos dinero disponible para crear puestos de trabajo.

Sin que el gobierno los sujete, los pobres saldrían por sí mismos de la pobreza. Cualquier red de seguridad social necesaria sería suministrada por el sector privado.

Funciones propias del gobierno

Los resultados a largo plazo de los siguientes deberes del gobierno son beneficiosos:

-- El gobierno federal defiende la nación y establece y hace cumplir las políticas de inmigración.

-- Los estados establecen y hacen cumplir las leyes electorales.

-- Los gobiernos locales y estatales promulgan leyes básicas, impidiendo que la gente haga daño a otros por la fuerza o el fraude. Están respaldados por la policía, la ciudadanía armada y los tribunales. Los propietarios de las carreteras y otras infraestructuras aportan sus propias fuerzas policiales.

-- La ejecución de los contratos y la resolución de los litigios son competencia de los tribunales en la medida en que esas cuestiones no sean resueltas por los mediadores.

Sumario

La mayoría de las leyes y regulaciones gubernamentales causan daños a largo plazo. Por ello, el sector gubernamental constituye menos del 5% del PIB.

Como el sector gubernamental ha crecido durante la mayor parte de los años transcurridos desde 1900, el largo plazo ha hecho que la nación sea cada vez más disfuncional. El creciente uso de la fuerza por parte del gobierno induce una violencia cada vez mayor entre la población.

El sector privado crea una solución cada vez que hay una compraventa, literalmente miles de millones de veces al día. En todas esas ocasiones, los compradores y los vendedores sienten que se benefician.

Por supuesto, las transacciones que se espera que sean beneficiosas pueden convertirse en errores. Algunas personas cometen más errores que otras. La única solución es el esfuerzo y el aprendizaje del individuo.

Dado que el gobierno se resiste al cambio, la única solución para sus errores es hacer el gobierno mucho, mucho más pequeño.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Lenguaje y simbolismo político como estrategia libertaria

05/19/2022Andreas Granath

El uso de símbolos y lenguaje para difundir ideologías se ha practicado durante miles de años. Los primeros símbolos para representar ideas eran religiosos y se utilizaban para difundir las enseñanzas de las deidades. Durante el siglo XIX empezaron a surgir los símbolos políticos y hoy casi todos los partidos políticos e ideologías tienen los suyos. Los símbolos tienen la misma ventaja que las imágenes: valen más que mil palabras. Es a través de la visualización repetida que los símbolos sirven a su propósito.

No importa si los espectadores saben lo que representan los símbolos o no. Si conocen el significado de un símbolo y están de acuerdo con lo que representa, lo más probable es que refuercen sus creencias. Para los que no están de acuerdo con lo que representa el símbolo, podría hacerles cambiar de opinión o, al menos, hacer que se acostumbren a él. Si los espectadores no están familiarizados con un símbolo concreto, en algunos casos puede despertar cierta curiosidad que, en última instancia, podría hacerles cambiar de opinión. Así pues, los símbolos son muy parecidos a los logotipos de las empresas; se utilizan para el marketing.

El desarrollo del lenguaje se deriva de la acción humana y ha sido influenciado por diversas culturas. Cada cultura ha desarrollado su propio tipo de lengua como reflejo de esa cultura. La relación entre la cultura y la lengua va en ambos sentidos: la cultura afecta al uso de la lengua y viceversa. La lengua y el uso de las palabras tienen un poderoso impacto en nuestras vidas y en la percepción del mundo natural y social que nos rodea.

Uso histórico y actual

Uno de los símbolos políticos más conocidos es la esvástica. Es originaria de Asia y se utiliza como símbolo de la suerte o del sol. En Occidente conocemos su versión girada a 45º como símbolo del nacionalsocialismo (nazismo). Lo que mucha gente no sabe es que los nazis también se hicieron con el control del idioma alemán utilizando eufemismos y eslóganes. Una operación de asesinato en masa, por ejemplo, se llamaba aktion, que significa «acción».

Aunque la agenda política ha cambiado y el asesinato en masa de ciertas personas ya no está en la agenda, vemos que las mismas cosas suceden hoy en día en un nivel completamente nuevo. En Suecia, donde vivo, los igualitarios de izquierdas empezaron a tomar el control sobre el uso del sueco a principios de la década de 2010. La bandera del arco iris y el símbolo del género femenino fueron adoptados en gran medida durante este período y están aumentando su popularidad.

En cuanto al uso del lenguaje, hay muchas palabras en la lengua sueca que han sido casi prohibidas para adaptarse a la visión igualitaria. El diccionario ortográfico sueco Svenska Akademiens Ordlista (SAOL) incorpora cada año nuevas palabras igualitarias a su glosario y pierde otras más antiguas «menos inclusivas» y «negativas». La palabra nueva más discutida en sueco es el pronombre personal de género neutro hen. Hasta hace poco, usábamos han, que significa «él», y hon, que significa «ella». Aunque los suecos siguen utilizando las palabras «él» y «ella», el pronombre personal de género neutro hen se utiliza con más frecuencia. Sobre todo en los medios de comunicación y en los círculos de intelectuales.

Lo que los libertarios pueden aprender

Se ha demostrado que los símbolos y las palabras son herramientas poderosas y abogo firmemente por que los libertarios las utilicen también. Por desgracia, el libertarismo no tiene un símbolo específico. Aunque originalmente no era un símbolo libertario, la bandera de Gadsden ha sido adoptada por muchos libertarios y es quizás el símbolo más utilizado y reconocido del libertarismo.

Como cualquier otra ideología política, el libertarismo tiene sus diferentes tipos. Así, la bandera anarcocapitalista y el símbolo agorista a3 también pueden utilizarse. La cuestión es: ¿necesita el libertarismo su propio símbolo o deberíamos seguir con la buena y vieja bandera de Gadsden? Dado que la bandera de Gadsden ya se asocia con el libertarismo, tiene una ventaja sobre un posible nuevo símbolo. Sin embargo, la bandera de Gadsden es un símbolo bastante complejo de dibujar a mano o de hacer joyas, como colgantes. Por lo tanto, un nuevo símbolo podría ser útil.

En cuanto al lenguaje y la semántica, creo que los libertarios deberían repasar su vocabulario y llamar a las cosas por su nombre. Presentaré algunas sugerencias sobre lo que los libertarios pueden hacer para mejorar su retórica y su discurso cotidiano.

En primer lugar, no existe un sector privado que no sea el de los mercados negros. El sector privado, tal y como lo conoce la mayoría de la gente, es meramente pseudo-privado, ya que está fuertemente regulado y gravado.

En segundo lugar, es necesario un uso adecuado del término propiedad para que los no libertarios comprendan el significado de la verdadera propiedad. Los libertarios comparten una sólida comprensión de lo que es la propiedad. Así, reconocemos que no existe la propiedad común. De nuevo, llamémosla por su nombre: utilización común. Nuestro enemigo público número uno, el Estado, merece un nombre más adecuado, como la mafia o el monopolio de la violencia/fuerza.

Por último, quiero desafiar a los libertarios y a los austriacos a que eviten utilizar el término capitalismo. A lo largo de los años, el término se ha malinterpretado tanto y se ha utilizado de forma tan negativa que no tiene sentido utilizarlo. También debemos reconocer que vivimos en una economía mixta, y que en la actualidad no existe un verdadero capitalismo en ningún país. Propongo que se utilicen los términos libre mercado, laissez-faire o intercambio voluntario (mercado) cuando se hable de verdadero capitalismo.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Es hora de repensar las políticas de invocación de empujones del gobierno

05/19/2022Vijay Victor

Desde que Thaler y Sunstein popularizaron el concepto en su libro «Nudge: Improving Decisions About Health, Wealth, and Happiness», publicado en 2008. Los empujones son básicamente sugerencias o motivaciones sutiles ideadas para cambiar el comportamiento de las personas sin negarles la libertad de tomar sus propias decisiones. Thaler y Sunstein definen los empujones como

Cualquier aspecto de la arquitectura de la elección que altere el comportamiento de las personas de forma predecible sin prohibir ninguna opción ni cambiar significativamente sus incentivos económicos. Para que cuente como un mero empujón, la intervención debe ser fácil y barata de evitar. Los empujones no son mandatos. Poner la fruta a la altura de los ojos cuenta como un codazo. Prohibir la comida basura no lo es.

A falta de tratamientos y vacunas basados en la evidencia, se esperaba que los empujones conductuales ayudaran a animar a la gente a mantener la distancia social, a llevar máscaras, a desmentir las teorías de la conspiración al inicio de la pandemia. Muchos gobiernos y organizaciones independientes financiaron proyectos para idear y estudiar empujones que pudieran provocar un comportamiento deseable.

Se han realizado varios estudios en todo el mundo para evaluar la eficacia de los empujones en una situación de pandemia. Muchos de ellos informaron de que los empujones no eran tan eficaces como se esperaba para conseguir un comportamiento deseable. Los empujones informativos, como los folletos, los mensajes de texto, etc., parecen haber aumentado los hábitos de lavado de manos de la gente en un dos por ciento y la disposición a usar mascarillas en un tres por ciento en países como Colombia y Brasil. Enmarcar los mensajes en un marco de pérdida o ganancia no pareció tener un impacto importante en la decisión de la necesidad y la duración de los cierres en el Reino Unido. Resultados similares se encontraron en un estudio realizado en los Países Bajos para motivar a la gente a mantener la higiene de las manos en las calles comerciales. El estudio concluyó lo siguiente:

Nuestros resultados sugieren que las tiendas, y los gobiernos, deberían buscar otras medidas además de los empujones probados para mejorar la higiene de las manos en la calle comercial durante la pandemia de COVID-19, ya sea combinando diferentes empujones y/o utilizando métodos menos sutiles.

Dejando de lado la «crisis de replicación» en los campos de la psicología y la economía, hay varias razones por las que los empujones no funcionan. Una de las principales razones podría atribuirse a las barreras psicológicas creadas por las características culturales y contextuales de los distintos países, lugares y grupos. Generalizar los resultados de los estudios sin un «reconocimiento del contexto»1 daría malos resultados.

Es casi imposible idear empujones o intervenciones paraguas que se adapten a todas partes. Para poner esto en perspectiva, consideremos las razones de las dudas sobre las vacunas en África. Los años de guerra y los brotes de ébola aumentaron la desconfianza en los productos procedentes de Occidente. Junto a esto, las creencias sanitarias locales que difieren de una región a otra desempeñan un papel importante en el aumento de la indecisión sobre las vacunas. Un solo empujón no serviría de mucho en este caso. Por ello, es necesario realizar intervenciones personalizadas, o más bien a medida, que sean específicas para cada región; hay que identificar grupos homogéneos o, al menos, grupos con rasgos similares. Generalizar la aplicación de empujones o intervenciones para regiones con características similares tampoco puede funcionar. Es muy posible que pasemos por alto la heterogeneidad subyacente en los grupos considerados. Al fin y al cabo, muchos fenómenos sociales están inseparablemente entrelazados.

Dicho esto, no hay que exagerar la eficacia de los empujones en una situación de pandemia precaria como ésta. Los tamaños de los efectos de los estudios citados anteriormente indican que los empujones por sí solos no son suficientes, como en el caso de la donación de órganos o los planes de jubilación, donde se observaron cambios significativos. Muchos gobiernos creen que en lugar de obligar a las personas a mostrar un comportamiento deseable, podrían simplemente «darles un empujoncito». Lo que se considera un comportamiento deseable y quién lo decide nos llevará al clásico debate del paternalismo libertario y su carácter oximorónico.

El propio Thaler sugirió que los gobiernos deberían optar por medidas más contundentes, como los pasaportes de vacunación, en lugar de confiar únicamente en los empujones para que la gente se vacune. Necesitamos una combinación adecuada de intervenciones suaves y duras, que Thaler denomina «empujones», para motivar a la gente a vacunarse. La simplicidad y la sutileza de los empujones pueden hacer que parezcan una poción mágica para los políticos. Ya es hora de que nos demos cuenta de la eficacia real de estas intervenciones y utilicemos nuestros limitados recursos con criterio. Como nota final, he aquí la conclusión de un artículo publicado en Nature por un grupo de destacados científicos del comportamiento, escrito en respuesta al uso excesivo de intervenciones conductuales a medio cocinar.

En general, creemos que las ciencias sociales y del comportamiento tienen el potencial de ayudarnos a comprender mejor nuestro mundo. Sin embargo, somos menos optimistas sobre si muchas áreas de las ciencias sociales y del comportamiento están lo suficientemente maduras como para proporcionar esa comprensión, especialmente cuando se consideran cuestiones de vida o muerte como una pandemia.

Referencias

1https://behavioralscientist.org/ask-behavioral-scientist-piyush-tantia-ideas42-importance-context/

Resultados positivos — enmarcando: Impulsos para la vacunación voluntaria de COVID-19: ¿Cómo explicar la información de los compañeros?

Weijers, R. J., & de Koning, B. B. (2021). Nudging to increase hand hygiene during the COVID-19 pandemic: A field experiment. Canadian Journal of Behavioural Science / Revue canadienne des sciences du comportement, 53(3), 353-357. http://dx.doi.org/10.1037/cbs0000245

Un megaestudio sobre los incentivos basados en textos que animan a los pacientes a vacunarse en una próxima cita médica, https://www.pnas.org/doi/10.1073/pnas.2101165118

Hay que tener cuidado al aplicar la ciencia del comportamiento a la política — https://www.nature.com/articles/s41562-020-00990-w

¿Qué eficacia tiene el nudging? Una revisión cuantitativa sobre los tamaños de los efectos y los límites de los estudios empíricos sobre empujones, https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S2214804318303999

 

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

¿Cómo de eficiente es el mercado, realmente? Desafiando las hipótesis de Chicago

En 2008, Warren Buffett lanzó un desafío público al sector que más despreciaba: los fondos de cobertura. Cobrando a sus clientes el 2% de los activos gestionados más el 20% de cualquier beneficio, Buffett apostó que ninguno de ellos podría superar la rentabilidad anual del S&P 500. Esa apuesta fue aceptada, y diez años después la apuesta simbólica de un millón de dólares fue debidamente pagada a la organización benéfica elegida por Buffett.

A continuación se muestra un gráfico que representa los resultados de los fondos participantes frente a los rendimientos de un índice S&P 500:

Si bien es cierto que el periodo en cuestión ha sido un mercado alcista histórico, el examen de los datos y la historia de los principales participantes en el mercado revela que lo mismo habría ocurrido en casi cualquier momento de los últimos cuarenta años. Sólo un puñado de inversores, literalmente un puñado, ha sido capaz de batir al mercado para sus clientes a largo plazo después de considerar las comisiones y los costes de transacción. Buffett, que está en esa lista, confía tanto en la superioridad de la inversión en fondos indexados de base amplia que se dice que dejará la mayor parte de su patrimonio en ellos para su esposa.

Otros inversores acaudalados han tomado nota, y el porcentaje de activos gestionados por los fondos de cobertura ha disminuido en los últimos cinco años.

Aunque las comisiones y los honorarios que cobran los fondos de cobertura son elevados, ¿qué explica la incapacidad básica del fondo medio, dotado de quants de la liga de la hiedra que realizan análisis vanguardistas con programas informáticos de última generación, para batir significativamente al mercado a largo plazo?

La respuesta, en el fondo, es la hipótesis del mercado eficiente.

En palabras de su autor, el economista de la escuela de Chicago Eugene Fama (1970), la hipótesis del mercado eficiente (HME) es la creencia de que «los precios reflejan toda la información disponible en el mercado». La implicación es que, si no lo hicieran, surgirían oportunidades de arbitraje, y los precios serían corregidos por aquellos grandes inversores con los recursos para identificar y realizar dichas correcciones. Por lo tanto, la teoría se centra en la información y su impacto en los precios.

La HME parte de cuatro supuestos básicos: racionalidad, aversión al riesgo, capacidad de respuesta a la nueva información y cierta cantidad de error distribuido aleatoriamente (también conocido como «paseo aleatorio» de Malkiel). Además, adopta tres formas generalmente aceptadas:

  • Forma débil eficiente: los rendimientos superiores al mercado no pueden obtenerse a partir de los datos pasados del mercado (también conocido como análisis técnico), pero pueden obtenerse a partir de algunos tipos de análisis fundamental.
  • Forma semi-fuerte eficiente: los precios reflejan toda la información disponible públicamente. Los precios sólo cambiarán con la nueva información, cuya aparición se supone más o menos aleatoria (negando así cualquier perspectiva de rendimientos por encima del mercado a través del análisis fundamental).
  • Forma fuerte Eficiente: incluso con acceso a información privilegiada un inversor no puede batir al mercado.

Inmediatamente, uno puede ver que la forma fuerte de la HME no puede ser cierta. El uso de información privilegiada es ilegal por una razón, y operaciones como la reciente compra por parte de Berkshire de una gran participación en la empresa de videojuegos Activision inmediatamente antes de que se anunciara que la empresa sería adquirida por Microsoft levantan las cejas.

Sin embargo, entre las formas débiles y semifuertes hay mucha zona gris. Y muchos economistas desde la década de 1980, entre ellos Robert Shiller, de Yale, y Richard Thaler, de Chicago, han hecho posiblemente las mayores contribuciones de su carrera estudiando las diversas formas en que los mercados se comportan aparentemente mal según las distintas formas de la HME.

Por poner algunos ejemplos, los efectos estacionales desafían incluso la forma débil de la HME. El llamado rally de Santa Claus es quizás el más conocido de estos fenómenos. Independientemente de las condiciones macroeconómicas más amplias, del impulso del mercado o de los riesgos exógenos, invertir estrictamente sobre la base de las fechas del calendario, desde los últimos cinco días de negociación de diciembre hasta el primero del nuevo año, ha producido un rendimiento del 75% de las veces. Desde un punto de vista estadístico, esto es improbable, aunque varios hechos más bien mundanos pueden explicar la anomalía: la renta variable suele estar en un nivel cíclicamente más bajo al comenzar diciembre por razones fiscales, el hecho de que los operadores profesionales estén de vacaciones hace que el volumen sea menor y que haya menos vendedores en corto, y las compras en previsión de otra tendencia histórica observada, el efecto enero.

En su análisis de los ratios P/E, Shiller proporciona posiblemente la prueba más sólida contra la HME de forma semifuerte:

Lo que descubrió fue que comprar y mantener empresas con ratios de PER relativamente bajos a largo plazo producía los mayores rendimientos en esos periodos, algo que el análisis fundamental y las proyecciones de beneficios futuros podrían contribuir a optimizar.

Como pioneros de la economía conductual y narrativa, tanto Thaler como Shiller también creen que las historias que nos contamos a nosotros mismos sobre el mercado bursátil son importantes; no pueden cuantificar en qué medida. También creen que los sesgos sistémicos del pensamiento, como el efecto rebaño y la falacia de la mano caliente, pueden impulsar la acción del mercado de formas que la HME no predeciría, como la burbuja tecnológica de las OPI de los años 90, el auge de las criptomonedas, la implosión de LTCM o la ballena de Londres.

En cuanto a las burbujas, Shiller predijo correctamente tanto la caída de la tecnología a finales de los 90 como la bomba de relojería del mercado inmobiliario a mediados de los 2000. Pero vale la pena señalar que, aunque en retrospectiva todo el mundo admite que los precios de los valores respaldados por hipotecas tenían un precio erróneo de acuerdo con su nivel real de riesgo durante varios años a mediados de la década de 2000, era imposible convencer a nadie de ello en ese momento. De hecho, Thaler admite que, aunque las burbujas existen, en realidad sólo podemos demostrar que eran burbujas después de los hechos. Al fin y al cabo, había muchos compradores en todos los casos, y ¿quién podía decir con seguridad que el futuro no iba a ser radicalmente distinto del pasado? ¿O que la compra de acciones cuyos precios estaban subiendo no era racional y eficiente, ya que el valor es subjetivo? Al fin y al cabo, ¿qué es el valor de algo sino la cantidad por la que se negocia entre participantes informados del mercado que intercambian libremente?

En tales circunstancias, un inversor que creyera haber identificado esa ineficiencia en el mercado y tratara de aprovecharla poniéndose en corto podría acabar quedándose sin dinero antes de que el mercado se quedara sin entusiasmo: como ocurrió con George Soros en los años 90 y con la tecnología.

Al ser la venta a corto plazo tan arriesgada como cara, en tales circunstancias la gran ironía es que lo racional para el participante medio desde un punto de vista teórico del juego es imitar al mercado y seguir el camino, con la esperanza de utilizar su autoconciencia de los niveles de riesgo reales para abandonar el barco en algún momento antes de la caída.

Parece claro que entre una combinación de operaciones de impulso, estrategias innovadoras, análisis superiores, operaciones de alta frecuencia para oportunidades de arbitraje de precios momentáneas e infinitesimales, y adivinar correctamente las tendencias futuras, pueden llevar a algunas empresas a obtener rendimientos superiores a los del mercado. Sin embargo, una vez consideradas las comisiones y los gastos, la rentabilidad real para los inversores ha sido inferior a la media del mercado. Además, prácticamente ningún fondo o gestor es capaz de mantener una rentabilidad superior a la del mercado a largo plazo.

Por supuesto, ha habido periodos en los que esto no era cierto. En la primera década del 2000, así como en los diez años comprendidos entre 1965 y 1975, los compradores del índice S&P 500 habrían sufrido ligeras pérdidas, mientras que los inversores de los fondos más exitosos de su época habrían obtenido una rentabilidad positiva.

Teniendo en cuenta todo esto, para la persona media que planea su jubilación, suponiendo que no tiene ni el tiempo ni la formación para hacer el nivel de diligencia y análisis necesarios para hacer selecciones de acciones individuales superiores, realmente ha sido mejor comprar y mantener fondos de índice de base amplia en lugar de confiar en los costosos, y a menudo equivocados, «expertos».

Sólo el tiempo dirá si esto seguirá siendo así en los próximos años.

Como argumentó George Bragues en el QJAE en 2014, los datos revelan claramente que los mercados se comportan de forma irracional en ocasiones con respecto a los precios, los beneficios, los dividendos, las adquisiciones, etcétera; sin embargo, el mercado tampoco es irracional en el sentido de que se autocorrige gradualmente, las burbujas son difíciles de detectar y aún más difíciles de programar.

Partiendo de la crítica de Shostak a la teoría moderna de la cartera de Markowitz, lo que esto significa para la cartera eficiente austriaca será objeto de otro debate.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon power-market-v2