Mises Wire

Recuperar las raíces antiestatales de la Navidad

Mientras que los cristianos de todo el mundo ven en esta celebración una forma de recordar la encarnación de Cristo, algunos la tachan de versión cristianizada de la Saturnalia de la antigua Roma. Sea cual sea la opinión de cada cual, yo sugiero humildemente que tanto los cristianos como los no cristianos la utilicen como reflexión sobre la colisión de dos reinos y dos formas de gobierno. Uno que abre camino a la vida y otro a la miseria, el sufrimiento y la muerte.

Si la celebración de la Navidad es un reconocimiento del ofrecimiento de paz y buena voluntad del Todopoderoso a las personas de todo el mundo, entonces corresponde a todas las personas recordar quién ofrece la guerra y la mala voluntad universales. Ninguna otra institución terrenal ha ofrecido tan sistemáticamente esto último como el Estado. La propia historia del advenimiento nos recuerda en el segundo capítulo de Mateo que fue un actor estatal, Herodes, quien intentó acabar con el Príncipe de la Paz en su infancia. En verdad, el Estado odia a cualquiera que ponga en tela de juicio sus pretensiones de omnisciencia y omnipotencia.

En Occidente, se puede decir con seguridad que la mayoría de las reuniones navideñas no incluyen un reconocimiento intencionado del nacimiento de Jesús. No obstante, también éstas pueden servir al menos como recordatorio de la no necesidad del Estado. Nuestras redes de familiares, amigos y compañeros de trabajo que ofrecen palabras y acciones de generosidad, amabilidad y hospitalidad son recordatorios legítimos de que nuestras asociaciones voluntarias están en el centro de la buena vida. Estas interacciones son realmente anárquicas, apátridas y libres de amenazas de violencia (a menos que tu tío Harold tenga una de más).

Sea cual sea el aspecto que pueda tener una versión secularizada de una celebración navideña, los simples actos de intercambiar regalos, de compartir comida y bebida y de un sentimiento de parentesco pueden producir —como mínimo— un reflejo de la bondad de la actividad productiva que permite tal disfrute. Este sentimiento se comparte abundantemente en los comentarios de Ayn Rand sobre la celebración americana del Día de Acción de Gracias como una «celebración del éxito de la producción». Es ese acto voluntario de empresa productiva el que nos ofrece la oportunidad de alegrarnos al experimentar las bondades de la actividad productiva, incluso a pesar de los esfuerzos del Estado por aplastarla o, como mínimo, por intervenir para favorecer a unos a costa de otros.

En mi casa y en la mía, hemos tomado las celebraciones navideñas como una pausa intencionada para reflexionar sobre los diversos significados del advenimiento de Cristo. Ciertamente, pensamos en los temas de la misericordia, la gracia y el amor que se prodigan a las criaturas de Dios a través del Verbo hecho carne. Sin embargo, como en todo relato de las palabras y acciones que rodearon la vida de Cristo, hay múltiples lecciones que las personas de buena voluntad pueden aprender. Son nuestras tradiciones y prácticas las que pueden servir para extraer esas lecciones.

Teniendo esto en cuenta, es triste reconocer que la mayoría de los cristianos no reconocen los sentimientos profundamente antiestatales que se exponen en el Nacimiento. No sé si se trata de una incapacidad para reconocer el profundo contraste entre el reino de Cristo y los reinos de los hombres, o si es un vago sentido de sentimentalismo que se apodera de las mentes de los creyentes. Sin embargo, sostengo que los hábitos mentales pueden forjarse a través de los hábitos de acción. En reconocimiento de esto, hemos cultivado varias prácticas regulares que reconocen la naturaleza antiestatal del verdadero culto cristiano.

Buscando formas de recordar de manera práctica el significado antiestatal que rodea el nacimiento de Cristo, en nuestra casa se ha adoptado la tradición de relatar los hechos que rodearon la Tregua de Navidad de 1914. Algunos años hemos visto la película de 2005 Joyeux Noel. En otras ocasiones, hemos recordado el intercambio de regalos entre los soldados del frente occidental pasando un precioso recuerdo familiar, una caja de regalo de latón de la princesa Mary a los soldados del imperio británico. Otra forma de recordar ha sido recitar uno o dos breves pasajes de Noche de Paz, de Stanley Weintraub, mientras meditábamos sobre la falta de voluntad de los hombres comunes para asesinarse unos a otros (al menos durante un día) en nombre del Estado.

El objetivo de cada una de estas prácticas ha sido sondear nuestras mentes y corazones para identificar nuestra lealtad última. Al plantear esta cuestión, mi intención es recordar a mi familia que es nuestro deber como adoradores del Rey de Reyes desafiar a los tiranos de la tierra, al igual que los sabios de Mateo 2 desafiaron directamente una orden de Herodes cuando comprendieron sus malas intenciones. Sus acciones son sin duda una ilustración adecuada de las palabras del teólogo cristiano Francis Schaeffer:«Resistir a la tiranía es honrar a Dios».

Sin duda, los últimos años han brindado a los cristianos de Occidente amplias oportunidades para desafiar a los tiranos y sus edictos arbitrarios. Aunque algunos no han cumplido con su deber cristiano, otros han desafiado fielmente las diversas formas de covid-ocracia, han alzado la voz para condenar la guerra y el complejo militar-industrial, o el amiguismo desenfrenado que caracteriza al llamado capitalismo moderno; en última instancia, todas estas formas de resistencia y protesta son una afrenta al Estado y, como tal, un honor a Cristo. Que estos esfuerzos prosigan con audacia.

Es por esta mezcla de cobardía y valentía cristiana por lo que sugiero una nueva mirada a la Navidad. En esta época, no basta con pensar simplemente en cómo el cristiano individual puede recurrir a la bondad de Dios en Cristo para reformarse a sí mismo o que el no creyente demuestre un vago sentido de generosidad y bondad. Que incluya siempre un llamamiento a todos a la valentía, recordándoles que la resistencia de los más humildes al poder del Estado es una ofrenda preciosa al Rey de Reyes y aporta una mejor oportunidad para el florecimiento humano. Además, que sirva de recordatorio de que los gobernantes del Estado odian de verdad y tratan de destruir todo lo que procede del Príncipe de Paz.

Al adoptar este enfoque, tanto los cristianos como los no creyentes pueden consolarse sabiendo que sus propias asociaciones voluntarias (religiosas o de otro tipo), su trabajo productivo, sus celebraciones tranquilas y sus actos cotidianos de caridad sirven como instituciones fundacionales que se oponen a las malvadas depredaciones del Estado. Que tales prácticas se fortalezcan cada vez más, y que la mera pronunciación de la frase «Feliz Navidad» sirva para recordar a los adoradores del Estado que sus dioses y sus tradiciones son verdaderamente antitéticos a toda vida humana, y como tales son completamente innecesarios.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Become a Member
Mises Institute