Mises Wire

Cómo los estados de EEUU podrían allanar el camino para la competencia monetaria

Mises Wire Allain L. de la Motte

El dólar de EEUU es la moneda de reserva mundial desde 1944. En la Conferencia de Bretton Woods, el dólar se vinculó al oro y todas las demás divisas al dólar. El sistema de tipo de cambio fijo que surgió proporcionó un entorno estable para el comercio y la inversión internacionales, ya que todos los países tenían un valor monetario que estaba, directa o indirectamente, vinculado a un precio fijo del oro.

El sistema empezó a desmoronarse en los 1970 debido a los problemas económicos a los que se enfrentaba los Estados Unidos, incluida la necesidad de financiar su guerra en Vietnam y, al mismo tiempo, hacer frente a las exigencias del presidente francés Charles de Gaulle de que los EEUU devolviera el oro de Francia. Su descontento puede haber sido profético, presagiando un sentimiento futuro similar. Dijo,

El imperialismo de EEUU no deja ningún campo sin ocupar. Adopta todas las formas, pero el dólar es la más insidiosa. Pagamos a los EEUU para que nos compre. Así que cada vez que tengamos dólares, los convertiremos en oro. Todo el mundo debería hacer lo mismo. . . . Ya no se utilizarán las presiones políticas para manipular el dinero.

En agosto de 1971, el Presidente Richard Nixon suspendió la convertibilidad del dólar en oro, poniendo fin al patrón oro y transformando el dólar en una moneda fiat. El valor del dinero fiat se basa únicamente en la fe y la confianza que uno tiene en su gobierno. Curiosamente, desde 1913, el dólar ha perdido más del 97% de su poder adquisitivo debido a la inflación.

¿Por qué el dólar sigue siendo la moneda de reserva del mundo?

A pesar de ser una moneda fiat, el dólar ha conseguido mantener sus privilegios debido a su amplio uso en el comercio internacional y en los mercados financieros y a su asociación con una de las mayores economías del mundo. Uno de los principales impulsores de su estatus de moneda de reserva mundial es el petrodólar, que se refiere al papel del dólar como principal moneda utilizada en el comercio internacional de petróleo.

En la década de 1970, tras la crisis del petróleo y el posterior acuerdo entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo y las principales naciones productoras de petróleo, el petróleo se cotizaba y negociaba en dólares, lo que significaba que la gente que compraba petróleo tenía que utilizar el dólar, creando una gran demanda del mismo.

El sistema del petrodólar aportó importantes beneficios a los Estados Unidos. Al aumentar la demanda mundial de su moneda, este sistema permitió a los EEUU mantener su influencia económica y su control sobre el sistema financiero internacional. También contribuyó a estabilizar el dólar y respaldó su estatus como moneda de reserva mundial.

Sin embargo, estos privilegios conllevaban grandes responsabilidades hacia todas las naciones. Siguiendo la Regla de Oro,los Estados Unidos tenía la obligación moral y ética de tratar a los demás como le gustaría ser tratado. Fracasó en esta responsabilidad crucial, y las consecuencias son ahora obvias.

En los contratos, el lenguaje exige el «deber de buena fe y trato justo», que prohíbe a una de las partes interferir en la actuación de la otra o menoscabar sus beneficios esperados. El incumplimiento de este deber es un delito grave.

Del mismo modo, en las relaciones internacionales, la utilización de la hegemonía para moldear los sistemas internacionales por medios coercitivos o no coercitivos viola este principio fundamental del derecho. Es un camino peligroso, especialmente cuando la moneda de reserva mundial se convierte en un arma para lograr el dominio político, económico o militar.

A menos que los EEUU practique lo que predica hacia otras naciones, la confianza se erosionará y el comercio mundial y la estabilidad económica se verán amenazados en todo el mundo. Dada la interconexión del mundo, si se tira de un hilo de la tela de araña se sacudirá toda la red. Estamos siendo testigos de este fenómeno con la aparición de una rebelión global de naciones que amenazan con abandonar el dólar como moneda de reserva mundial para volver a una forma de dinero más responsable respaldada por el oro.

A pesar de los esfuerzos de los reguladores estaduales por encontrar soluciones, sus acciones han sido en su mayoría ineficaces debido a la fuerte oposición política. El profesor William Greene propuso un enfoque alternativo en un artículo titulado «Acabar con la Reserva Federal desde abajo». Sugirió centrarse en el mandato negativo del Artículo I, Sección 10 de la Constitución de EEUU, que establece que «ningún Estado podrá... hacer de otra cosa que no sean monedas de oro y plata moneda de curso legal para el pago de las deudas». Llamó a este enfoque la «Ley Constitucional de Divisas», un modelo de proyecto de ley que puede presentarse en todos los estados.

Su planteamiento es intrigante, pero sigue siendo una propuesta arriesgada. En el mejor de los casos, se tardarían meses, si no años, en reunir la voluntad política colectiva necesaria para rectificar la situación. Está claro que no es la mejor opción.

Es imperativo que los cincuenta estados de EEUU se preparen para un colapso potencialmente catastrófico del dólar de EEUU junto con las consiguientes secuelas en todo el mundo. El daño resultante a nivel estadual podría ser inimaginable.

¿Cuál es la mejor opción?

Todo surfista sabe que hay un momento preciso para empezar a remar y coger una ola antes de que rompa. Si empiezas demasiado pronto, se te viene encima. Si empiezas demasiado tarde, te la pierdes por completo. El momento es crucial si queremos aprovechar toda la fuerza de las olas. Del mismo modo, cualquier Estado que pretenda liberarse de la Reserva Federal debe estar preparado para aprovechar esa ola lo antes posible.

Esta nueva ola es la coalición de naciones que abogan por un sistema monetario sólido respaldado por oro que sustituya al dólar de EEUU como moneda de reserva mundial. La fuerza colectiva de este grupo les permite expresar sin miedo su descontento junto a otros líderes nacionales descontentos. Se trata de un formidable contraataque que está ganando adeptos rápidamente. A partir del 14 de junio de 2023, más de cien países se han reunido en la cumbre económica de San Petersburgo (Rusia) para debatir la creación de un sistema monetario respaldado por oro que sustituya al dólar de EEUU como moneda dominante.

¿Cuál es la solución para un estado?

Sorprendentemente, es más sencillo de lo que podríamos imaginar. Aunque el dólar no será desplazado de la noche a la mañana, fomentar un entorno competitivo en el que tenga que competir con dinero sólido respaldado por oro es la mejor opción para los cincuenta estados. Los ciudadanos pueden decidir en qué moneda confían, y las leyes de la oferta y la demanda determinarán el ganador.

En la actualidad, hay siete estados de EEUU con leyes vigentes que conceden curso legal a las monedas extranjeras que tienen curso legal dentro de sus fronteras exteriores. Estos estados son Texas, Luisiana, Florida, Oklahoma, Tennessee, Alaska y Arkansas.

Una vez que un país extranjero otorgue el estatus de moneda de curso legal a un sistema monetario seguro, estable, funcional, transparente y legítimo respaldado en oro dentro de su territorio, tendrá el estatus de moneda de curso legal de facto en estos siete estados de EEUU. Muchas naciones amigas pronto tendrán una solución que ofrecer a estos siete estados que están bien posicionados para coger esa ola cuando se presente la oportunidad.

Los gobiernos locales deben tomar medidas proactivas para prepararse para lo inevitable. Aunque puede que no sea necesaria una orden ejecutiva del gobernador para complementar las leyes existentes, una orden de este tipo podría ayudar a reunir y centrar la atención de todo el estado en la oportunidad. Uno o más de estos siete estados podría convertirse en un poderoso imán, atrayendo a las personas que buscan alejarse de las monedas fiats a dinero respaldado por oro. Cualquier estado (o grupo de estados que actúen al unísono) que tome la iniciativa dispondrá de una importante ventaja.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows