Libros

Home | Mises Library | La mitad del camino conduce al socialismo

La mitad del camino conduce al socialismo

Etiquetas Socialismo

01/11/2018Ludwig von Mises

El dogma fundamental de todas las variedades de socialismo y comunismo es que la economía de mercado o capitalismo es un sistema que perjudica los intereses vitales de la inmensa mayoría de la gente para el único beneficio de una pequeña minoría de individualistas rudos. Condena a las masas a un empobrecimiento progresivo. Provoca miseria, esclavitud, opresión, degradación y explotación de los trabajadores, mientras enriquece a una clase de parásitos ociosos e inútiles.

Esta doctrina no fue obra de Karl Marx. Había sido desarrollada mucho antes de que Marx entrara en escena. Sus propagadores más exitosos no fueron los autores marxistas, sino hombres como Carlyle y Ruskin, los Fabianos británicos, los profesores alemanes y los institucionalistas americanos. Y es un hecho muy significativo que la corrección de este dogma fue impugnada sólo por unos pocos economistas que muy pronto fueron silenciados y se les prohibió el acceso a las universidades, la prensa, la dirección de los partidos políticos y, en primer lugar, a los cargos públicos. La opinión pública en general aceptó la condena del capitalismo sin ninguna reserva.

1. El socialismo

Pero, por supuesto, las conclusiones políticas prácticas que la gente sacaba de este dogma no eran uniformes. Un grupo declaró que sólo hay una manera de eliminar estos males, a saber, abolir el capitalismo por completo. Abogan por la sustitución del control público de los medios de producción por el control privado. Apuntan al establecimiento de lo que se llama socialismo, comunismo, planificación o capitalismo de Estado. Todos estos términos significan lo mismo. Los consumidores ya no deben, por su compra y abstención de comprar, determinar lo que debe ser producido, en qué cantidad y de qué calidad. A partir de ahora, una autoridad central es la única que debe dirigir todas las actividades de producción.

2. El intervencionismo, supuestamente una política de mitad-del-camino

Un segundo grupo parece ser menos radical. Rechazan el socialismo no menos que el capitalismo. Recomiendan un tercer sistema que, como dicen, está tan lejos del capitalismo como del socialismo, que como tercer sistema de organización económica de la sociedad, se sitúa a medio camino entre los dos otros sistemas, y aunque conserva las ventajas de ambos, evita las desventajas inherentes a cada uno. Este tercer sistema se conoce como el sistema del intervencionismo. En la terminología de la política americana se le suele denominar política de mitad-del-camino.

Lo que hace que este tercer sistema sea popular entre muchas personas es la forma particular en que eligen mirar los problemas involucrados. En su opinión, dos clases, los capitalistas y empresarios por un lado y los asalariados por otro, discuten sobre la distribución del rendimiento del capital y las actividades empresariales. Ambas partes reclaman todo el pastel para sí mismos. Ahora, sugiero a estos mediadores, hagamos las paces dividiendo el valor en disputa en partes iguales entre las dos clases. El Estado, como árbitro imparcial, debe intervenir, y debe frenar la codicia de los capitalistas y asignar una parte de los beneficios a las clases trabajadoras. Así será posible destronar el capitalismo moloch sin entronizar el moloch del socialismo totalitario.

Sin embargo, esta forma de juzgar el asunto es totalmente falsa. El antagonismo entre el capitalismo y el socialismo no es una disputa sobre la distribución del botín. Es una controversia acerca de cuáles son los dos esquemas de organización económica de la sociedad, el capitalismo o el socialismo, que conducen a un mejor logro de aquellos fines que todas las personas consideran como el objetivo final de las actividades comúnmente llamadas económicas, es decir, el mejor suministro posible de productos y servicios útiles. El capitalismo quiere alcanzar estos fines por medio de la empresa y la iniciativa privadas, con sujeción a la supremacía de la compra pública y la abstención de comprar en el mercado. Los socialistas quieren sustituir el plan único de una autoridad central por los planes de los distintos individuos. Quieren poner en lugar de lo que Marx llamaba la «anarquía de la producción» el monopolio exclusivo del gobierno. El antagonismo no se refiere al modo de distribuir una cantidad fija de comodidades. Se refiere al modo de producir todos los bienes que la gente quiere disfrutar.

El conflicto entre los dos principios es irreconciliable y no permite ningún compromiso. El control es indivisible. O bien la demanda de los consumidores, tal como se manifiesta en el mercado, decide con qué fines y cómo deben emplearse los factores de producción, o bien el gobierno se ocupa de estos asuntos. No hay nada que pueda mitigar la oposición entre estos dos principios contradictorios. Se excluyen mutuamente. El intervencionismo no es un medio de oro entre el capitalismo y el socialismo. Es el diseño de un tercer sistema de organización económica de la sociedad y debe ser apreciado como tal.

3. Cómo funciona el intervencionismo

No es tarea de la discusión de hoy plantear ninguna pregunta sobre los méritos del capitalismo o del socialismo. Hoy estoy tratando sólo con el intervencionismo. Y no pretendo entrar en una evaluación arbitraria del intervencionismo desde ningún punto de vista preconcebido. Mi única preocupación es mostrar cómo funciona el intervencionismo y si puede o no ser considerado como un patrón de un sistema permanente de organización económica de la sociedad.

Los intervencionistas destacan que tienen previsto mantener la propiedad privada de los medios de producción, el espíritu empresarial y el intercambio comercial. Pero, continúan diciendo, es perentorio evitar que estas instituciones capitalistas hagan estragos y exploten injustamente a la mayoría de las personas. Es el deber del gobierno restringir, mediante órdenes y prohibiciones, la avaricia de las clases propietarias para que su capacidad adquisitiva no perjudique a las clases más pobres. El capitalismo sin trabas o el laissez-faire es un mal. Pero para eliminar sus males, no es necesario abolir el capitalismo por completo. Es posible mejorar el sistema capitalista mediante la interferencia del gobierno en las acciones de los capitalistas y empresarios. Esta regulación gubernamental y la regimentación de los negocios es el único método para mantener fuera el socialismo totalitario y para salvar aquellos rasgos del capitalismo que vale la pena preservar. Sobre la base de esta filosofía, los intervencionistas abogan por una galaxia de medidas diversas. Elijamos una de ellas, el muy popular esquema de control de precios.

4. Cómo el control de precios conduce al socialismo

El gobierno cree que el precio de un determinado producto básico, por ejemplo, la leche, es demasiado alto. Quiere hacer posible que los pobres den más leche a sus hijos. Por lo tanto, recurre a un techo de precios y fija el precio de la leche a un nivel más bajo que el que prevalece en el mercado libre. El resultado es que los productores marginales de leche, los que producen al mayor costo, ahora incurren en pérdidas. Como ningún agricultor o empresario individual puede seguir produciendo con pérdidas, estos productores marginales dejan de producir y vender leche en el mercado. Usarán sus vacas y su habilidad para otros fines más rentables. Por ejemplo, producirán mantequilla, queso o carne. Habrá menos leche disponible para los consumidores, no más. Esto, o por supuesto, es contrario a las intenciones del gobierno. Quería facilitar a algunas personas la compra de más leche. Pero, como resultado de su interferencia, el suministro disponible disminuye. La medida resulta ser abortiva desde el punto de vista del gobierno y de los grupos a los que quería favorecer. Provoca un estado de cosas que, también desde el punto de vista del gobierno, es incluso menos deseable que el anterior estado de cosas que se pretendía mejorar.

Ahora, el gobierno se enfrenta a una alternativa. Puede abrogar su decreto y abstenerse de cualquier otro esfuerzo para controlar el precio de la leche. Pero si insiste en su intención de mantener el precio de la leche por debajo de la tasa que el mercado sin trabas habría determinado y quiere, sin embargo, evitar una caída en el suministro de leche, debe tratar de eliminar las causas que hacen que el negocio de los productores marginales no sea remunerado. Debe añadir al primer decreto relativo únicamente al precio de la leche un segundo decreto que fije los precios de los factores de producción necesarios para la producción de leche a un ritmo tan bajo que los productores marginales de leche ya no sufran pérdidas y se abstengan, por tanto, de restringir la producción. Pero entonces la misma historia se repite en un plano más remoto. El suministro de los factores de producción necesarios para la producción de leche disminuye, y de nuevo el gobierno vuelve a estar donde empezó. Si no quiere admitir la derrota y abstenerse de cualquier intromisión en los precios, debe ir más allá y fijar los precios de los factores de producción necesarios para la producción de los factores necesarios para la producción de leche. Así pues, el gobierno se ve obligado a ir cada vez más lejos, fijando paso a paso los precios de todos los bienes de consumo y de todos los factores de producción — tanto humanos, es decir, el trabajo, como materiales — y a ordenar a cada empresario y a cada trabajador que continúe trabajando a estos precios y salarios. Ninguna rama de la industria puede ser omitida de esta fijación integral de precios y salarios y de esta obligación de producir las cantidades que el gobierno quiere ver producidas. Si se dejara libre a algunas ramas por el hecho de que sólo producen bienes calificados como no vitales o incluso de lujo, el capital y el trabajo tenderían a fluir hacia ellas y el resultado sería una disminución de la oferta de esos bienes, cuyos precios ha fijado el gobierno precisamente porque los considera indispensables para la satisfacción de las necesidades de las masas.

Pero cuando se alcanza este estado de control total de los negocios, ya no puede haber ninguna cuestión de economía de mercado. Los ciudadanos ya no determinan por su compra y abstención de comprar lo que debe ser producido y cómo. El poder de decidir estos asuntos ha recaído en el gobierno. Esto ya no es el capitalismo, es la planificación integral del gobierno, es el socialismo.

5. El tipo de socialismo zwangswirtschaft

Por supuesto, es cierto que este tipo de socialismo conserva algunas de las etiquetas y la apariencia exterior del capitalismo. Mantiene, aparentemente y nominalmente, la propiedad privada de los medios de producción, precios, salarios, tasas de interés y beneficios. De hecho, sin embargo, no cuenta nada más que la autocracia ilimitada del gobierno. El gobierno le dice a los empresarios y capitalistas qué producir y en qué cantidad y calidad, a qué precios comprar y a quién, a qué precios vender y a quién. Decreta a qué salarios y dónde deben trabajar los trabajadores. El intercambio del mercado no es más que una farsa. Todos los precios, salarios y tasas de interés son determinados por la autoridad. Son precios, salarios y tasas de interés sólo en apariencia; de hecho son sólo relaciones de cantidad en las órdenes del gobierno. El gobierno, no los consumidores, dirige la producción. El gobierno determina los ingresos de cada ciudadano, asigna a cada uno el puesto en el que tiene que trabajar. Esto es el socialismo en la apariencia externa del capitalismo. Es el zwangswirtschaft del Reich alemán de Hitler y la economía planificada de Gran Bretaña.

6. La experiencia alemana y británica

Porque el esquema de transformación social que he descrito no es una mera construcción teórica. Es un retrato realista de la sucesión de eventos que llevaron al socialismo en Alemania, en Gran Bretaña y en algunos otros países.

Los alemanes, en la Primera Guerra Mundial, comenzaron con los precios máximos para un pequeño grupo de bienes de consumo considerados como necesidades vitales. Fue el inevitable fracaso de estas medidas lo que les impulsó a ir más y más lejos hasta que, en el segundo período de la guerra, diseñaron el plan Hindenburg. En el contexto del plan Hindenburg no quedaba espacio alguno para la libre elección por parte de los consumidores y para la acción de iniciativa por parte de las empresas. Todas las actividades económicas estaban subordinadas incondicionalmente a la jurisdicción exclusiva de las autoridades. La derrota total del Káiser barrió con todo el aparato de administración imperial y con ello también el grandioso plan. Pero cuando en 1931 el Canciller Brüning se embarcó de nuevo en una política de control de precios y sus sucesores, en primer lugar Hitler, se aferraron obstinadamente a ella, la misma historia se repitió.

Gran Bretaña y todos los demás países que en la Primera Guerra Mundial adoptaron medidas de control de precios, tuvieron que experimentar el mismo fracaso. Ellos también fueron empujados más y más lejos en sus intentos de hacer funcionar los decretos iniciales. Pero todavía se encontraban en una etapa rudimentaria de este desarrollo cuando la victoria y la oposición de la opinión pública descartaron todos los esquemas de control de precios.

Era diferente en la Segunda Guerra Mundial. Entonces Gran Bretaña recurrió de nuevo a los techos de precios para unos pocos productos básicos vitales y tuvo que recorrer toda la gama procediendo más y más lejos hasta que sustituyó la planificación general de toda la economía del país por la libertad económica. Cuando la guerra terminó, Gran Bretaña era una mancomunidad socialista.

Cabe recordar que el socialismo británico no fue un logro del Gobierno Laboral del Sr. Attlee, sino del gabinete de guerra del Sr. Winston Churchill. Lo que hizo el Partido Laborista no fue el establecimiento del socialismo en un país libre, sino mantener el socialismo tal como se había desarrollado durante la guerra y en el período de posguerra. El hecho ha sido oscurecido por la gran sensación de la nacionalización del Banco de Inglaterra, las minas de carbón y otras ramas del negocio. Sin embargo, Gran Bretaña debe ser llamada un país socialista no porque ciertas empresas hayan sido formalmente expropiadas y nacionalizadas, sino porque todas las actividades económicas de todos los ciudadanos están sujetas al pleno control del gobierno y sus organismos. Las autoridades dirigen la asignación de capital y de mano de obra a las diversas ramas de la actividad empresarial. Determinan lo que debe ser producido. La supremacía en todas las actividades comerciales recae exclusivamente en el gobierno. El pueblo se reduce a la condición de pupilo, obligado incondicionalmente a obedecer órdenes. A los hombres de negocios, los antiguos empresarios, les quedan funciones meramente auxiliares. Todo lo que son libres de hacer es llevar a cabo, dentro de un campo estrecho casi circunscrito, las decisiones de los departamentos gubernamentales.

Lo que tenemos que comprender es que los topes de precios que afectan sólo a unos pocos productos básicos no logran los fines buscados. Al contrario. Producen efectos que desde el punto de vista del gobierno son aún peores que el estado de cosas anterior que el gobierno quería alterar. Si el gobierno, para eliminar estas consecuencias inevitables pero no deseadas, sigue su curso cada vez más lejos, finalmente transforma el sistema de capitalismo y libre empresa en el socialismo del modelo Hindenburg.

7. Crisis y desempleo

Lo mismo ocurre con todos los demás tipos de intromisión en los fenómenos del mercado. Las tasas de salario mínimo, ya sea decretadas y aplicadas por el gobierno o por la presión y la violencia de los sindicatos, dan lugar a un desempleo masivo que se prolonga año tras año en cuanto tratan de elevar las tasas de salario por encima de la altura del mercado sin trabas. Los intentos de bajar las tasas de interés mediante la expansión del crédito generan, es cierto, un período de auge comercial. Pero la prosperidad así creada no es más que un producto de invernadero artificial y debe conducir inexorablemente a la depresión. La gente debe pagar mucho por la orgía de dinero fácil de unos pocos años de expansión del crédito y la inflación.

La reaparición de períodos de depresión y de desempleo masivo ha desacreditado el capitalismo en opinión de personas imprudentes. Sin embargo, estos acontecimientos no son el resultado del funcionamiento del libre mercado. Por el contrario, son el resultado de una interferencia gubernamental bien intencionada pero mal aconsejada en el mercado. No hay otro medio de elevar la altura de los salarios y el nivel de vida general que no sea acelerar el aumento del capital en comparación con la población. El único medio de elevar permanentemente las tasas salariales de todos los que buscan trabajo y desean ganar salarios es aumentar la productividad del esfuerzo industrial incrementando la cuota per cápita de capital invertido. Lo que hace que las tasas salariales estadounidenses superen con creces las tasas salariales de Europa y Asia es el hecho de que el trabajo y los problemas del trabajador estadounidense se ven favorecidos por más y mejores herramientas. Lo único que puede hacer un buen gobierno para mejorar el bienestar material del pueblo es establecer y preservar un orden institucional en el que no haya obstáculos a la acumulación progresiva de nuevos capitales necesarios para el perfeccionamiento de los métodos tecnológicos de producción. Esto es lo que el capitalismo logró en el pasado y logrará en el futuro también si no es saboteado por una mala política.

8. Dos caminos hacia el socialismo

El intervencionismo no puede considerarse como un sistema económico destinado a quedarse. Es un método para la transformación del capitalismo en socialismo por una serie de pasos sucesivos. Es como tal diferente de los esfuerzos de los comunistas para lograr el socialismo de un solo golpe. La diferencia no se refiere al fin último del movimiento político; se refiere principalmente a las tácticas a las que se debe recurrir para alcanzar el fin que ambos grupos pretenden.

Karl Marx y Friedrich Engels recomendaron sucesivamente cada uno de estos dos caminos para la realización del socialismo. En 1848, en el Manifiesto Comunista, esbozaron un plan para la transformación paso a paso del capitalismo en socialismo. El proletariado debería ser elevado a la posición de clase dominante y usar su supremacía política «para arrebatar, por grados, todo el capital de la burguesía». Esto, declaran, «no puede hacerse sino mediante incursiones despóticas en los derechos de propiedad y en las condiciones de la producción burguesa; mediante medidas, por tanto, que parecen económicamente insuficientes e insostenibles, pero que en el curso del movimiento se superan a sí mismas, requieren nuevas incursiones en el viejo orden social y son inevitables como medio de revolucionar enteramente el modo de producción». En este sentido, enumeran a modo de ejemplo diez medidas.

En los últimos años Marx y Engels cambiaron de opinión. En su tratado principal, Das Capital, publicado por primera vez en 1867, Marx vio las cosas de una manera diferente. El socialismo está destinado a venir «con la inexorabilidad de una ley de la naturaleza». Pero no puede aparecer antes de que el capitalismo haya alcanzado su plena madurez. Sólo hay un camino para el colapso del capitalismo, a saber, la evolución progresiva del propio capitalismo. Sólo entonces la gran revuelta final de la clase obrera le dará el golpe de gracia e inaugurará la eterna era de la abundancia.

Desde el punto de vista de esta doctrina posterior, Marx y la escuela del marxismo ortodoxo rechazan todas las políticas que pretenden restringir, regular y mejorar el capitalismo. Tales políticas, declaran, no sólo son inútiles, sino que son totalmente dañinas. Porque retrasan la madurez del capitalismo, su madurez y, por tanto, su colapso. Por lo tanto, no son progresistas, sino reaccionarias. Fue esta idea la que llevó al partido socialdemócrata alemán a votar en contra de la legislación de seguridad social de Bismarck y a frustrar el plan de Bismarck de nacionalizar la industria tabacalera alemana. Desde el punto de vista de la misma doctrina, los comunistas calificaron el New Deal americano como un complot reaccionario extremadamente perjudicial para los verdaderos intereses del pueblo trabajador.

Lo que debemos comprender es que el antagonismo entre los intervencionistas y los comunistas es una manifestación del conflicto entre las dos doctrinas del marxismo temprano y del marxismo tardío. Es el conflicto entre el Marx de 1848, autor del Manifiesto Comunista, y el Marx de 1867, autor de Das Capital. Y es paradójico que el documento en el que Marx apoyó las políticas de los actuales autodenominados anticomunistas se llame Manifiesto Comunista.

Hay dos métodos disponibles para la transformación del capitalismo en socialismo. Uno es expropiar todas las granjas, plantas y tiendas y operarlas por un aparato burocrático como departamentos del gobierno. Toda la sociedad, dice Lenin, se convierte en «una oficina y una fábrica, con igual trabajo e igual salario»,1 toda la economía se organizará «como el sistema postal».2 El segundo método es el método del plan Hindenburg, el patrón originalmente alemán del estado de bienestar y de la planificación. Obliga a cada empresa y a cada individuo a cumplir estrictamente con las órdenes emitidas por la junta central de gestión de la producción del gobierno. Tal era la intención de la Ley de Recuperación Industrial Nacional de 1933 que la resistencia de las empresas frustró y la Corte Suprema declaró inconstitucional. Tal es la idea implícita en los esfuerzos para sustituir la planificación de la empresa privada.

9. El control de divisas

El principal vehículo para la realización de este segundo tipo de socialismo en países industriales como Alemania y Gran Bretaña es el control de divisas. Estos países no pueden alimentar y vestir a sus pueblos con los recursos nacionales. Deben importar grandes cantidades de alimentos y materias primas. Para pagar estas importaciones tan necesarias, deben exportar manufacturas, la mayoría de ellas producidas con materias primas importadas. En esos países casi todas las transacciones comerciales, directa o indirectamente, están condicionadas por la exportación o la importación o por la exportación y la importación. De ahí que el monopolio del gobierno sobre la compra y venta de divisas hace que todo tipo de actividad comercial dependa de la discreción del organismo encargado del control de las divisas. En este país las cosas son diferentes. El volumen del comercio exterior es bastante pequeño en comparación con el volumen total del comercio de la nación. El control de divisas sólo afectaría ligeramente a la mayor parte de los negocios americanos. Esta es la razón por la que en los planes de nuestros planificadores no hay casi ninguna cuestión de control de divisas. Sus objetivos se dirigen al control de los precios, salarios y tasas de interés, al control de las inversiones y a la limitación de los beneficios e ingresos.

10. Los impuestos progresivos

Mirando hacia atrás la evolución de las tasas del impuesto sobre la renta desde el comienzo del impuesto federal sobre la renta en 1913 hasta el día de hoy, no se puede esperar que el impuesto no absorba un día el 100% de todos los excedentes por encima de los ingresos del votante medio. Esto es lo que Marx y Engels tenían en mente cuando en el Manifiesto Comunista recomendaron «un pesado impuesto sobre la renta progresivo o graduado».

Otra de las sugerencias del Manifiesto Comunista fue «la abolición de todo derecho de herencia». Ahora bien, ni en Gran Bretaña ni en este país las leyes han llegado hasta este punto. Pero de nuevo, mirando hacia atrás en la historia pasada de los impuestos sobre el patrimonio, tenemos que darnos cuenta de que se han acercado cada vez más a la meta establecida por Marx. Los impuestos sobre la propiedad de la altura que ya han alcanzado para los tramos superiores ya no deben ser calificados como impuestos. Son medidas de expropiación.

La filosofía que subyace al sistema de impuestos progresivos es que los ingresos y la riqueza de las clases acomodadas pueden ser aprovechados libremente. Lo que los defensores de estas tasas de impuestos no se dan cuenta es que la mayor parte de los ingresos gravados no se habrían consumido sino que se habrían ahorrado e invertido. De hecho, esta política fiscal no sólo impide la acumulación de nuevos capitales. Provoca la decoloración del capital. Esta es ciertamente la situación actual en Gran Bretaña.

11. La tendencia hacia el socialismo

El curso de los acontecimientos en los últimos treinta años muestra un progreso continuo, aunque a veces interrumpido, hacia el establecimiento en este país del socialismo de los patrones británico y alemán. Los Estados Unidos se embarcaron más tarde que estos dos otros países en este declive y hoy en día todavía está más lejos de su fin. Pero si la tendencia de esta política no cambia, el resultado final sólo diferirá en puntos accidentales e insignificantes de lo que ocurrió en la Inglaterra de Attlee y en la Alemania de Hitler. La política del medio no es un sistema económico que pueda durar. Es un método para la realización del socialismo por cuotas.

12. Capitalismo de lagunas legales

Mucha gente se opone. Subrayan el hecho de que la mayoría de las leyes que apuntan a la planificación o a la expropiación por medio de la fiscalidad progresiva han dejado algunas lagunas que ofrecen a la empresa privada un margen dentro del cual puede continuar. Que tales lagunas todavía existen y que gracias a ellas este país sigue siendo un país libre es ciertamente cierto. Pero este «capitalismo de las lagunas» no es un sistema duradero. Es un respiro. Poderosas fuerzas están trabajando para cerrar estas lagunas. Día a día se reduce el campo en el que la empresa privada es libre de operar.

13. La llegada del socialismo no es inevitable

Por supuesto, este resultado no es inevitable. La tendencia puede ser invertida como fue el caso con muchas otras tendencias en la historia. El dogma marxista según el cual el socialismo está destinado a venir «con la inexorabilidad de una ley de la naturaleza» es sólo una suposición arbitraria carente de toda prueba.

Pero el prestigio que este vano pronosticador goza no sólo con los marxistas, sino con muchos autodenominados no marxistas, es el principal instrumento del progreso del socialismo. Difunde el derrotismo entre aquellos que de otra manera lucharían valientemente contra la amenaza socialista. El aliado más poderoso de la Rusia soviética es la doctrina de que la «ola del futuro» nos lleva hacia el socialismo y que por lo tanto es «progresista» simpatizar con todas las medidas que restringen cada vez más el funcionamiento de la economía de mercado.

Incluso en este país que debe a un siglo de «individualismo rudo» el más alto nivel de vida jamás alcanzado por ninguna nación, la opinión pública condena el laissez-faire. En los últimos cincuenta años, se han publicado miles de libros para acusar al capitalismo y defender el intervencionismo radical, el estado de bienestar y el socialismo. Los pocos libros que trataban de explicar adecuadamente el funcionamiento de la economía de libre mercado apenas fueron notados por el público. Sus autores permanecieron oscuros, mientras que autores como Veblen, Commons, John Dewey y Laski fueron exuberantemente elogiados. Es un hecho bien conocido que tanto el escenario legítimo como la industria de Hollywood son tan radicalmente críticos con la libre empresa como lo son muchas novelas. Hay en este país muchas publicaciones periódicas que en cada número atacan furiosamente la libertad económica. Apenas hay revistas de opinión que aboguen por el sistema que ha suministrado a la inmensa mayoría de la gente buena comida y refugio, con coches, frigoríficos, aparatos de radio y otras cosas que los súbditos de otros países llaman lujos.

El impacto de este estado de cosas es que prácticamente se hace muy poco para preservar el sistema de la empresa privada. Sólo hay personas de mediana edad que piensan que han tenido éxito cuando han retrasado durante algún tiempo una medida especialmente ruinosa. Siempre están en retirada. Soportan hoy medidas que hace sólo diez o veinte años habrían considerado indiscutibles. Dentro de unos años aceptarán otras medidas que hoy consideran simplemente imposibles. Lo que puede impedir la llegada del socialismo totalitario es sólo un cambio profundo de las ideologías.

Lo que necesitamos no es ni el antisocialismo ni el anticomunismo, sino un abierto respaldo positivo a ese sistema al que debemos toda la riqueza que distingue nuestra época de las condiciones comparativamente estrechas de épocas pasadas.

  • 1. Cf. V.I. Lenin, State and Revolution (Little Lenin Library No. 14, New York, 1932), p. 84.
  • 2. Ibídem, pág. 44.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian school of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called praxeology.

Image source:
natsuda chantara via Getty Images
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here