Mises Wire

Home | Node | Argentina y el mundo vigilante

Argentina y el mundo vigilante

  • argentina flag

Tags Economic PolicyLibertarianismSocialismWorld History

Javier Milei ya ha jurado como nuevo presidente de Argentina y se enfrenta a un reto prometeico, al haber heredado un país plagado de deuda e inflación. Equilibrar las cuentas va a ser su prioridad antes de poder poner en práctica la mayoría de sus ideas innovadoras, y eso va a causar un dolor temporal, como ha admitido claramente. Sin embargo, no parece dispuesto a perder el tiempo, y en sus primeras semanas hemos asistido a una histórica revocación de más de trescientas leyes que han formado parte del agobiante y excesivamente regulado sistema argentino durante décadas (muchas heredadas de las dictaduras militares). También hemos asistido a una reducción del número de ministerios y de trabajadores públicos, a una actualización del tipo de cambio oficial peso-dólar para ajustarlo al tipo real de mercado, a un colosal esfuerzo para hacer frente a la deuda del Banco Central (en su mayor parte en bonos a corto plazo), a la aplicación de una política de cielos abiertos, a la desregulación del mercado laboral y a un ambicioso plan de privatización de un gran número de las numerosas empresas estatales superfluas de Argentina, por citar algunas. Aunque algunas de estas medidas, contenidas en un decreto global conocido como Bases para la Reconstrucción de la Economía Argentina, aún pueden ser derogadas por la oposición en el Congreso, la laboriosidad y el compromiso del gobierno son evidentes.

A pesar de este prometedor comienzo, no podemos descartar que las particularidades de la realpolitik choquen en algún momento con sus principios filosóficos, y tengamos que asistir a desagradables políticas de choque, subidas puntuales de impuestos y dudosas colaboraciones e incorporaciones a su gobierno. Durante su campaña pudo permitirse el lujo de rodearse de intelectuales como el reputado economista Alberto Benegas Lynch, pero ahora necesita políticos profesionales, y desgraciadamente tienen que salir de la cantera existente. Ya ha reclutado a su ex rival Patricia Bullrich, sin duda como pago por su apoyo en la segunda vuelta electoral, en un movimiento que podría considerarse inquietante. Pero, por supuesto, siempre fuimos conscientes de ello y entendemos la situación en la que se encuentra; sólo podemos esperar que no se desvíe sustancialmente de sus principios y promesas fundamentales.

Los próximos años serán cruciales no sólo para los argentinos, sino también para las ideas de libertad en todo el mundo. La posición sin precedentes de Milei como primer autodeclarado libertario al frente de un gobierno ha puesto muchos ojos en Argentina por diferentes motivos. Algunos miran con curiosidad o escepticismo, otros con esperanza y emoción, pero hay muchos enemigos de la libertad en todo el mundo a los que nada les gustaría más que ver a Milei fracasar estrepitosamente para reclamar con suficiencia un punto de victoria.

Y si eso llegara a ocurrir, la nobleza obliga nos haría aceptarlo. Sin embargo, cabe esperar no pocos sofismas y falacias para demostrarlo. Por no hablar de la dificultad de conciliar un paradigma estatocéntrico con el nuevo rumbo de Argentina. Estoy seguro de que muchos lectores han oído murmurar: «A ver qué va a hacer Milei», esperando que el destino del país sudamericano esté intrínsecamente ligado a las acciones del líder mesiánico. No reconocen que Milei no hará nada per se; sólo los argentinos pueden sacar adelante a su país, y lo único que debemos esperar de la presidenta es que no les ponga un palo en la llaga. El abismo se agranda aún más cuando introducimos el ámbito temporal en la ecuación, ya que la mayoría de la gente ha perdido la conciencia del largo camino hacia la prosperidad, seducida por las promesas rimbombantes y vacuas de los políticos.

Existe, además, un obstáculo adicional al que debemos enfrentarnos. Aunque quiero creer que la mayoría de los libertarios tienden al esencialismo, la sociedad moderna en general parece estar bajo la influencia de una corriente general de nominalismo. Es decir, para nosotros Milei es un libertario en la medida en que se comporta y aplica políticas que se ajustan a esa filosofía, independientemente de cualquier etiqueta autoimpuesta.

Por otra parte, para la mayoría su identidad ya ha sido definida por esa etiqueta y ahora está grabada en piedra, haga lo que haga, incluso si resulta ser un fraude. El mandato de Milei se utilizará como vara de medir de las ideas de libertad en los años venideros, ya sea para bien o para mal, así que esperemos que esté a la altura de la inmensa responsabilidad que descansa sobre sus hombros.

Author:

Sergio Fernández Redondo

Sergio Fernández Redondo hails from Spain and is located in Ireland. Although he has degrees in engineering and translation, his range of interests encompasses History, linguistics, economy and political philosophy.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock