Mises Wire

Home | Node | ¿Crea el propio capitalismo la inestabilidad económica o es la banca central la culpable?

¿Crea el propio capitalismo la inestabilidad económica o es la banca central la culpable?

  • instability

Tags Booms and BustsCapitalismKeynes

09/20/2022

La inestabilidad de los mercados financieros ha traído de vuelta las ideas del economista de la escuela poskeynesiana (PK) Hyman Minsky. Minsky sostenía que la economía capitalista es intrínsecamente inestable, lo que culmina en una grave crisis económica, siendo la acumulación de deuda el mecanismo clave que empuja a la economía hacia una crisis.

Durante los «buenos» tiempos, según Minsky, las empresas de las áreas rentables de la economía se ven recompensadas por aumentar su nivel de endeudamiento. Cuanto más se pide prestado, más beneficios parece que se obtienen. El aumento de los beneficios atrae a otros empresarios y les anima a aumentar su nivel de endeudamiento.

Dado que la economía va bien y la salud financiera de los prestatarios muestra una mejora visible, esto hace que los prestamistas estén más dispuestos a prestar. Sin embargo, con el tiempo, el ritmo de acumulación de la deuda empieza a aumentar mucho más rápido que la capacidad del prestatario para pagar y servir la deuda. En esta fase, se ponen en marcha los cimientos de una quiebra económica.

Minsky distingue tres tipos de prestatarios. El primer tipo lo denomina prestatarios de cobertura que pueden hacer frente a todos los pagos de la deuda con los flujos de caja. El segundo tipo son los prestatarios especulativos que sólo pueden hacer frente a los pagos de intereses, pero que deben renovar constantemente su deuda para poder devolver sus préstamos originales.

El tercer grupo de prestatarios que Minsky califica de Ponzi son aquellos que no pueden devolver ni los intereses ni el préstamo original. Estos prestatarios confían en la apreciación del valor de sus activos para refinanciar su deuda.

Este marco comprende lo que Minsky llama la hipótesis de la inestabilidad financiera (FIH). Según la FIH, la estructura financiera de una economía capitalista se vuelve cada vez más frágil durante el periodo de prosperidad. Cuanto más larga es la prosperidad, más frágil se vuelve el sistema. Según Minsky

En particular, durante un período prolongado de bonanza, las economías capitalistas tienden a pasar de una estructura financiera dominada por las unidades de financiación de cobertura a una estructura en la que tienen un gran peso las unidades dedicadas a la financiación especulativa y de Ponzi.

Otro aspecto de la FIH es que durante los tiempos de bonanza, los bancos y otros intermediarios, mediante sofisticadas innovaciones, tratan de atraer a los inversores para que compren la deuda. Minsky los calificó de «mercaderes de deudas». La persecución de beneficios hace que los inversores de los mercados financieros coloquen su dinero en diversas inversiones con poca sustancia.

Sin embargo, una vez que las condiciones económicas cambian el estado real para los prestatarios, comienza una crisis. Los prestamistas reducen su oferta de fondos y los prestatarios se ven abocados a la quiebra al no poder renovar sus préstamos para pagar las deudas: surge la crisis financiera.

Según Minsky, con el paso del tiempo tanto los prestatarios como los prestamistas tienden a volverse imprudentes, lo que conduce a una crisis financiera. Sin embargo, ¿por qué ha de ser así?

¿La expansión del crédito conduce a la inestabilidad?

Obsérvese que el ahorro prestado es la clave de la expansión económica, ya que financia la producción de herramientas y maquinaria, lo que permite la expansión de los bienes finales. Este aumento, a su vez, permite un nuevo aumento del ahorro que ahora puede apoyar la creación de una estructura de producción más sofisticada.

La introducción del dinero no altera la situación. A través del dinero, los individuos pueden canalizar el ahorro, lo que permite ampliar el proceso de generación de riqueza. Cada vez que un individuo presta dinero, el prestatario, a través del dinero, puede asegurarse los bienes de consumo final que le servirán de apoyo mientras se dedica a la producción de diversos bienes y servicios.

La expansión del crédito debido al aumento del ahorro es buena para la economía. Dicho crédito, que está totalmente respaldado por el ahorro, es el agente del crecimiento económico. Obsérvese que la expansión del crédito totalmente respaldado no da lugar a que, como sugiere Minsky, los buenos tiempos sean precursores de los malos. Al contrario que Minsky, la acumulación de capital hace que la economía sea más robusta y menos vulnerable.

Crédito sin respaldo e inestabilidad económica

Sin embargo, los problemas surgen cuando el ahorro no respalda el préstamo. El prestatario que tiene el dinero vacío, por así decirlo, lo cambia por bienes de consumo final, tomando del fondo de ahorro sin que se haya producido ningún ahorro adicional, en igualdad de condiciones. Los auténticos productores de riqueza que han contribuido a la reserva de bienes de consumo final —la reserva de ahorro— descubrirán que el dinero en su poder les proporcionará un número menor de bienes finales.

La razón es que los prestatarios han consumido parte de los bienes finales. Hay un desvío de riqueza (bienes de consumo final) de las actividades generadoras de riqueza hacia los poseedores de dinero, que surgió de la «nada».

A medida que el ritmo del crédito sin respaldo se expande en relación con la oferta de ahorro, hay menos disponible para los auténticos generadores de riqueza. En consecuencia, con menos ahorro se puede generar ahora menos riqueza. En el caso extremo, si todo el mundo se limitara a consumir sin contribuir a la reserva de ahorro, al final no quedaría nada que consumir.

Economía de libre mercado y expansión del crédito sin respaldo

En una economía de libre mercado, los intermediarios, como los bancos, tendrán dificultades para ampliar el crédito sin respaldo, ya que es probable que los bancos encuentren dificultades para honrar sus cheques debido a los préstamos sin respaldo de ahorros. La amenaza de quiebra probablemente disuadiría a los bancos de ampliar el crédito sin respaldo.

Por lo tanto, no hay una tendencia inherente en la economía capitalista a generar crédito sin respaldo que desestabilice la economía. En la economía capitalista moderna, lo que permite a los bancos emprender la expansión temeraria del crédito que hace inestable el sistema capitalista es la existencia del banco central.

Mediante políticas de expansión monetaria, el banco central hace posible que los bancos amplíen el crédito sin respaldo. Así, si al Banco A le faltan 50 dólares, puede vender algunos de sus activos al banco central a cambio de efectivo, evitando así que el Banco A quede «atrapado». El Banco A también puede asegurarse los 50 dólares pidiéndolos prestados al banco central. ¿De dónde saca el banco central el dinero? Lo genera de la «nada».

El sistema bancario moderno puede considerarse como un gran banco monopolista dirigido y coordinado por el banco central. Los bancos en este marco pueden considerarse como las sucursales del banco central. Mediante inyecciones monetarias, el banco central se asegura de que el sistema bancario tenga «suficiente liquidez» para que los bancos no quiebren entre sí.

Aunque el marco de Minsky describe la actual volatilidad de los mercados financieros, no ofrece una explicación satisfactoria basada en fenómenos previamente establecidos e identificados. Por lo tanto, Minsky describe pero no explica. Atribuye arbitrariamente la culpa de la inestabilidad a la economía capitalista sin establecer una verificación de esta afirmación.

Contrariamente a Minsky, concluimos que el capitalismo no tiene nada de malo. Para evitar la amenaza de los ciclos de auge y caída, hay que cerrar las lagunas responsables de la creación de dinero de la «nada».

No es así, argumentan Minsky y los poskeynesianos. Por el contrario, sostienen que cualquier intento de volver a una economía de libre mercado y laissez-faire es una receta para el desastre económico.

Esta respuesta no es sorprendente, ya que Minsky aceptó de antemano que el capitalismo es inestable y, por tanto, nunca cuestionó su premisa. Para Minsky, la única manera de arreglar el capitalismo supuestamente inestable es mediante mayores dosis de interferencia del gobierno y del banco central en la economía.

Contrariamente a los poskeynesianos y a Minsky, la existencia del banco central hace inestable el marco capitalista actual. Además, no es la expansión del crédito como tal lo que conduce a la inestabilidad, sino la expansión del crédito de la «nada».

Conclusión

Es a través del crédito sin respaldo que el ahorro se desvía de las actividades productivas a las no productivas, lo que debilita el proceso de expansión de la riqueza. La inestabilidad que Minsky ha identificado no tiene nada que ver con el capitalismo sino con el banco central que impide el funcionamiento eficiente del capitalismo.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here