Mises Wire

Home | Node | Las instituciones privadas no son el enemigo del libertarismo

Las instituciones privadas no son el enemigo del libertarismo

  • bowling

Tags Economic FreedomStrategy

08/01/2022

Los libertarios tienen fama de denigrar las instituciones tradicionales americanas. Se burlan de la Superbowl como «sportsball», se mofan del entretenimiento de masas como «pan y circo».

Va más allá de eso. Como dice el presidente del Instituto Mises, Jeff Deist:

Porque como libertarios aceptamos con entusiasmo los mercados, hemos cometido durante décadas el desastroso error de mostrarnos hostiles a la familia, a la religión, a la tradición, a la cultura y a las instituciones cívicas o sociales, en otras palabras, hostiles a la propia sociedad civil.

Esta hostilidad percibida hacia las instituciones americanas, desde el fútbol hasta el voto o la religión, es contraproducente. Nos convierte en parias, lo que nos dificulta vender el mensaje de la libertad a nuestros compatriotas. Llevo varios años defendiendo la libertad —en prensa, en discursos y en la radio y la televisión— y hace más tiempo que me dedico profesionalmente al marketing. Si me permiten, expondré tres razones por las que participar en las instituciones americanas puede ayudarnos a promover la libertad.

Razón nº 1: Las instituciones fuertes son un antídoto contra el extremismo

Los extremistas de la extrema izquierda y la extrema derecha no son amigos de la libertad. Los activistas de extrema izquierda han hecho que sea ilegal en algunas ciudades llamar a alguien con el pronombre equivocado. La extrema derecha se unió al ex presidente Donald Trump con un fervor casi de culto (¿recuerdan al provocador de la extrema derecha Milo Yiannopolous refiriéndose a «papá» Trump?)

Pero el extremismo sólo puede prosperar cuando las instituciones tradicionales se rompen. Los camisas negras de Mussolini eran en su mayoría jóvenes angustiados que carecían de conexión y buscaban un significado. Lo encontraron en el Estado porque no podían encontrarlo en otra parte. Hoy en día, los miembros de la derecha alternativa están en su mayoría solos y enfadados. Un país con instituciones sociales sólidas —ligas de bolos, iglesias, familias fuertes, etc.— es un país en el que la derecha alternativa tendría dificultades para ganar terreno.

La extrema izquierda también es viable principalmente debido a la decadencia de nuestras instituciones sociales. Muchos activistas de extrema izquierda intentan dividir a los americanos por todas las líneas imaginables, para hacer ver que todos somos irremediablemente diferentes unos de otros. Un principio básico de la teoría racial crítica, por ejemplo, es la tesis de la convergencia de intereses.

Como lo describí en una larga explicación sobre la teoría crítica de la raza:

El académico de la Facultad de Leyes de Harvard Derrick Bell, uno de los fundadores de la Teoría Racial Crítica, acuñó el término para describir la idea de que los blancos sólo promovían los derechos civiles cuando les interesaba hacerlo; es decir, cuando sus intereses convergían con los de los negros que impulsaban la legislación sobre derechos civiles.

Es decir, la tesis de la convergencia de intereses «dice que la gente simplemente no puede empatizar con el intenso dolor de alguien con un color de piel diferente. En su lugar, todo es cuestión de poder, y las diferentes razas se lanzan a una interminable lucha de poder entre ellas».

Esta teoría sólo es plausible en un país en el que las instituciones básicas se han roto, y en el que todos estamos solos y aislados unos de otros. En un país en el que todo el mundo se ofreciera como voluntario y fuera a los juegos y a la iglesia juntos, y estuviera inmerso en una tupida red de instituciones cívicas, la idea de que la gente no puede sentir empatía por los que tienen un color de piel diferente sería más evidentemente ridícula.

En The Righteous Mind, el conocido sociólogo Jonathan Haidt señala que los seres humanos están hambrientos de un sentido y de una conexión con algo más grande que ellos mismos. Idealmente, satisfacemos este anhelo a través de las instituciones sociales. Si no podemos, entonces —como los camisas negras que veneraban a Mussolini— tratamos de obtenerlo del Estado. Como dice Haidt, «si la gente no puede satisfacer su necesidad de conexión profunda de otras maneras, será más receptiva a un líder que hable bien y que les inste a renunciar a sus vidas de «placer momentáneo egoísta» y a seguirle hacia «esa existencia puramente espiritual» en la que consiste su valor como seres humanos».

Por el contrario, unas instituciones cívicas sólidas pueden ser realmente un baluarte contra la tiranía. De nuevo Haidt: «De hecho, una nación llena de colmenas [término de Haidt para referirse a las instituciones cívicas que unen a la gente] es una nación de gente feliz y satisfecha. No es un objetivo muy prometedor para ser tomado por un demagogo que ofrezca a la gente un significado a cambio de sus almas».

Las instituciones americanas llevan décadas decayendo. Como resultado, estamos más solos y aislados que nunca. Al fortalecer estas instituciones participando en ellas más directamente, los libertarios pueden proteger a nuestro país contra el canto de sirena de un gobierno cada vez más grande.

Razón nº 2: el compromiso social nos ayuda a persuadir a la gente

Cualquier profesional del marketing (yo incluido) le dirá que la gente compra con el corazón y luego justifica la compra con la cabeza. Esto es tan cierto para las opiniones políticas, que compramos, como para un nuevo televisor.

Si queremos convencer a más personas, no sólo tenemos que apelar a sus mentes; tenemos que apelar a sus corazones. La mejor manera de hacerlo es tener algo en común con ellos. Estos vínculos comunes hacen que la gente sea más receptiva a lo que tenemos que decir. Tu vecino estará mucho más abierto a tus ideas políticas si habéis ido juntos a algunos partidos de béisbol.

Esto es especialmente cierto con el trabajo voluntario. Participar en la institución cívica del voluntariado es excelente para la imagen pública libertaria.

A menudo se acusa a los libertarios de ser egoístas, pero es más difícil para los oponentes ideológicos lanzar esa acusación a alguien que acaba de pasar 8 horas en un comedor social.

Imagina que todos los libertarios decidieran dedicar 5 horas semanales a ayudar a los pobres. Imagina que esa oleada de voluntariado apareciera en los datos, y que una organización no partidista como Gallup publicara el siguiente titular: «Una encuesta muestra que los libertarios dedican más tiempo al voluntariado que cualquier otro grupo político». ¿Qué podría hacer esa cobertura para ayudar a nuestra imagen pública?

Razón nº 3: las instituciones cívicas erosionan la necesidad del gobierno

La mayoría de la gente quiere más gobierno porque no siente que pueda confiar en su vecino. No podemos confiar en la persona para la que trabajamos, así que abogamos por las leyes de la OSHA y del salario mínimo. No podemos confiar en que la gente de la calle de al lado críe bien a sus hijos, así que necesitamos Servicios para la Infancia.

Un país con instituciones sociales fuertes y vibrantes, como las que describió Alexis de Tocqueville cuando visitó los Estados Unidos a principios del siglo XIX, siente poca necesidad de gobierno. ¿Por qué? Porque sus ciudadanos confían los unos en los otros.

Difundiendo el mensaje a través de una conexión genuina

Los libertarios tienen fama de ser los Mark Zuckerberg del mundo: intimidantemente inteligentes, pero tan distantes y ajenos que es difícil sentir afinidad por nosotros. Si queremos hacer que la libertad sea más aceptable para la mayoría de los americanos, tenemos que arremangarnos y participar en la red de instituciones cívicas que preocupan a nuestros conciudadanos. La mejor manera de luchar contra la tiranía es crear una cultura en la que nadie busque en el Estado su sentido de propósito y conexión.

Author:

Julian Adorney

Julian Adorney is a Young Voices Advocate and senior SEO analyst for Colorado SEO Pros. His writing has appeared in a number of outlets, including The Federalist, Fox Nation, The Hill, and the Mises Institute.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here