Mises Wire

Home | Node | ¿Por qué el mundo eligió un patrón oro en lugar de un patrón plata?

¿Por qué el mundo eligió un patrón oro en lugar de un patrón plata?

  • bars

Tags World History

01/05/2022

Entre los que apoyan el fin del dinero fiat del gobierno, no es raro escuchar y ver afirmaciones de que el oro es «el mejor dinero» o «dinero natural» o la única sustancia que es realmente adecuada para ser dinero mercancía. En muchos de estos casos, cuando dicen «oro» se refieren al oro, y no a la plata, el platino o cualquier otro metal precioso.

Naturalmente, uno puede esperar encontrar estas afirmaciones entre aquellos que se han ganado la vida promoviendo el oro y las inversiones relacionadas con el oro con fines comerciales.

Por ejemplo, consideremos el artículo de Nathan Lewis de 2020 en Forbes titulado «El oro siempre ha sido el mejor dinero». Lewis sostiene que el oro, y no la plata, es obviamente el mejor dinero y que su adopción como metal detrás del patrón oro del siglo XIX era más o menos inevitable y se basaba en la supuesta superioridad intrínseca del oro como dinero. Escribe:

A finales del siglo XIX, hubo que tomar una decisión definitiva entre el oro y la plata. La gente eligió el oro; y la plata, que durante miles de años había cotizado en una proporción estable con el oro, perdió su calidad monetaria y se volvió volátil.

Lewis lo presenta como un acontecimiento tan natural como que la gente eligiera ir en automóvil en lugar de a lomos de un burro. Elegir el oro en lugar de la plata es un progreso, ¡como deshacerse del caballo y la calesa!

Lewis insiste en que «había que tomar una decisión final» entre el oro y la plata y que «la gente» eligió el oro.

Esto deja muchas cosas sin decir, por decir lo menos. ¿Por qué, exactamente, había que tomar esta decisión? ¿No podían servir ambos metales como dinero? Además, ¿quién tomó esta decisión? Lewis dice que fueron «personas» las que tomaron la decisión. ¿Qué personas?

Como veremos, esta narrativa en torno a la inevitabilidad del oro como moneda metálica dominante en el siglo XIX es infundada. La preeminencia del oro nunca fue inevitable, inexorable o basada en algún tipo de ley natural del dinero. Más bien, el auge del oro fue el resultado de una serie de acontecimientos históricos propios de una época y un lugar determinados. Entre ellos se encuentran las cuestiones geopolíticas, el aumento de la oferta mundial de oro, los esfuerzos políticos por aumentar el comercio exterior y la relación de cambio fija entre el oro y la plata. En otras palabras, el mercado no fue necesariamente el factor que impulsó el giro hacia el oro.

Si no hubiera sido por esta intromisión gubernamental destinada a controlar el oro y el «patrón oro», todavía podríamos estar viviendo en un mundo de verdadera competencia monetaria —un mundo de competencia entre el oro, la plata y cualquier otra cosa que los agentes del mercado pudieran considerar útil como medio de cambio general.

Una larga historia de la moneda de plata

La historia de la moneda metálica es en gran medida una historia de la moneda de plata.

Si nos adentramos en el pasado lejano, por supuesto, encontramos que las monedas de plata se utilizaban continuamente desde el mundo antiguo hasta el siglo XIX. Las monedas de oro se utilizaban como depósito de valor y como dinero, pero las monedas de plata eran las más utilizadas porque las monedas de plata eran más numerosas y apropiadas para las transacciones diarias ordinarias que las de oro. (Las monedas de cobre, por supuesto, también se utilizaban para pequeñas transacciones).

Sin duda, los regímenes consideraban que la plata tenía una importancia estratégica y, a finales del siglo XIII, la corona y el parlamento de Inglaterra «prohibieron conjuntamente la exportación de lingotes de plata (incluidas las monedas de plata extranjeras) y de platos a partir de diciembre de 1278».1 Esta era una forma conveniente de evitar que las monedas de plata extranjeras que llegaban —que eran numerosas y de uso generalizado en Francia— volvieran a salir de Inglaterra.

También es digno de mención que cuando la rica República de Venecia, en el siglo XII, obtuvo uno de los primeros préstamos gubernamentales del mundo garantizados por los ingresos fiscales, el préstamo se denotó en «marci de plata».2

En el siglo XVI, Amberes se convirtió en un centro financiero, ya que facilitaba los mercados en los que «el cobre y la plata alemanes se intercambiaban por las especias que los exploradores portugueses traían de la India».3

El comercio con Oriente, mientras tanto, continuó en plata, ya que los chinos y japoneses habían preferido durante mucho tiempo la plata a cambio de los bienes de Oriente.4

El uso de la plata también se vio facilitado por la creciente abundancia y la necesidad de una moneda de plata fácil de usar. Las minas de plata fueron ampliadas en Europa central por la rica familia Fugger de Augsburgo a principios del siglo XVI.5 Pero de mayor importancia fueron «las importaciones masivas de plata de Perú y México en las décadas de 1550 y 1560».6 En 1545 se descubrió una nueva mina de plata en Potosí (hoy en Bolivia, pero entonces en Perú). A esto le siguieron nuevos descubrimientos en México, donde, como señala Luis Amadeo Hernández

Una nueva e importante infusión de plata de América comenzó en 1548 con el descubrimiento de las minas de plata de Zacatecas, en México. Esta nueva plata tuvo un profundo impacto en la economía mundial a partir de 1600 en varios puntos comerciales de Asia.7

Durante el siglo XVI, los mercaderes y banqueros europeos participaron en un bullicioso mercado de intercambio de divisas y competencia en el que se podía ganar dinero con el arbitraje entre las preferencias regionales por el oro o la plata. La preferencia de facto por la plata se mantuvo durante siglos y, como concluye Hernández, la abundancia de la plata —y, por tanto, su precio relativamente bajo— la convirtió en el dinero del comercio regular:

Hasta los albores del siglo XIX existía al menos un mercado mundial trimetálico, sin embargo, el predominante era un patrón de plata de facto. El aumento más rápido de la oferta mundial de plata, y su concomitante disminución de su precio relativo con respecto al oro y al cobre, indujo y permitió que el patrón plata se impusiera cada vez más en la economía de mercado mundial.8

Gran Bretaña adopta el patrón oro

¿Qué ha pasado para que esto termine?

Un primer paso importante se encuentra en los primeros esfuerzos por crear monedas nacionales definidas como cantidades de oro y plata. Murray N. Rothbard explica por qué ocurrió esto:

El libre mercado estableció [en el pasado] «patrones paralelos» de oro y plata, cada uno de los cuales fluctuaba libremente en relación con el otro de acuerdo con la oferta y la demanda del mercado. Pero los gobiernos decidieron ayudar al mercado interviniendo para «simplificar» las cosas. Consideraron que las cosas serían mucho más claras si el oro y la plata se fijaran en una proporción definida, por ejemplo, veinte onzas de plata por una onza de oro. Entonces, ambas monedas podrían circular siempre en una proporción fija y —lo que es mucho más importante, el gobierno podría librarse finalmente de la carga de tratar el dinero por peso en lugar de por relato. Imaginemos una unidad, el «rur», definida por los ruritanos como 1/20 de una onza de oro. Hemos visto que es vital para el gobierno inducir al público a considerar el «rur» como una unidad abstracta por derecho propio, sólo vagamente relacionada con el oro. ¿Qué mejor manera de hacerlo que fijar la relación oro/plata? Entonces, el «rur» se convierte no sólo en 1/20 onzas de oro, sino también en una onza de plata. El significado preciso de la palabra «rur» —un nombre para el peso del oro— se pierde ahora, y la gente empieza a pensar en el «rur» como algo tangible por derecho propio, fijado de alguna manera por el gobierno, con fines buenos y eficientes, como igual a ciertos pesos tanto de oro como de plata.9

Fue en este entorno de relaciones de cambio fijas entre el oro y la plata donde se produjo un segundo paso importante hacia el patrón oro. Fue la imposición accidental de un patrón oro en Gran Bretaña en el siglo XVIII. Como explica David Glasner, el Estado británico

[f]ijó el valor legal de la guinea de oro en 21,5 chelines [de plata]. A este ritmo [gracias a una relación fija entre el oro y la plata] el oro estaba sobrevalorado, de modo que el oro comenzó a fluir hacia Inglaterra desde el extranjero. Incluso después de que Sir Isaac Newton, maestro de la Casa de la Moneda, efectuara una nueva reforma monetaria en 1717, que redujo el valor de la guinea de oro a 21 chelines de plata, la relación implícita de la Casa de la Moneda entre la plata y el oro de 15,21 a 1 seguía sobrevalorando ligeramente el oro. Aunque no era su intención, la reforma de Newton confirmó un patrón oro de facto en Gran Bretaña.10

Mientras tanto, los nuevos hallazgos de oro en África permitieron al mercantilista Estado británico acaparar más oro. Y, con la mayor parte del mundo en un estándar de plata, los socios comerciales de Gran Bretaña en el norte de Europa estaban contentos de cambiar su oro por la plata británica que seguía fluyendo hacia el continente. Finalmente, el gobierno británico dejó de acuñar monedas de plata en 1798 y adoptó un patrón de oro exclusivo de iure con la Ley de la Moneda de 1816. Además, tras casi un siglo de patrón oro de facto, un sesgo de statu quo comenzó a favorecer la continuidad del patrón oro en el Reino Unido, incluso cuando las realidades del mercado cambiaron.

Hubo otros factores prácticos que también animaron al régimen a seguir con el patrón oro monometálico. La adopción del patrón oro facilitó al Estado británico la tarea de hacer frente a la escasez de monedas de la nación.11 La escasez de monedas había sido durante mucho tiempo un problema en gran parte de Europa, especialmente cuando la industrialización llevó a un mayor trabajo asalariado pagado en efectivo. Con la nación en el patrón oro, el Estado británico podía utilizar más fácilmente la plata para las monedas simbólicas. Es decir, la plata podía utilizarse para monedas cuyo valor metálico era inferior al valor nominal. En Inglaterra, estas monedas de plata «degradadas» no expulsarían al oro de la circulación (de acuerdo con la ley de Gresham) porque la plata había sido desmonetizada.12

Esto resultó ser popular. Aunque en el siglo XIX se hicieron algunos esfuerzos para pasar al bimetalismo o al patrón plata, estas voces fueron cada vez más impotentes desde el punto de vista político. Ni siquiera el temor a la devaluación del oro en el mercado que supusieron los nuevos descubrimientos de oro tanto en California (en 1849) como en Australia (en 1851) —debido al aumento de la oferta de oro— fue suficiente para cambiar la opinión en contra del oro dentro del régimen británico.

La importancia del abrazo ideológico británico al oro puede verse en el hecho de que la fiebre del oro en California tuvo el efecto contrario en gran parte de Europa. El Estado británico estaba decidido a conservar su oro, incluso si parecía que el oro podía perder terreno frente a la plata en cuanto a su precio de mercado. Pero muchos otros regímenes tomaron medidas para preservar sus hordas de plata. Por ejemplo, los gobiernos de «Bélgica y Suiza introdujeron un franco de plata y el oro fue desmonetizado en Nápoles, los Países Bajos, España y la India».13 Esto se hizo para evitar la salida de plata que presumiblemente resultaría de la acuñación libre del ahora más abundante oro.

¿Por qué el continente adoptó el patrón oro?

A mediados del siglo XIX, el patrón oro en Europa estaba «fuera de moda» —en palabras del historiador Ted Wilson. Esto empezaría a cambiar significativamente hacia 1860, y en 1870, Europa Occidental había dado un giro decisivo hacia el oro.

La creciente importancia de Gran Bretaña como potencia global y socio comercial en todo el mundo desempeñó un papel importante en este sentido. Los gobiernos y los grandes comerciantes solían preferir un sistema monetario que facilitara el comercio con los mayores socios comerciales de su nación. El aumento del comercio con Gran Bretaña influyó en los esfuerzos por avanzar hacia el patrón oro y alejarse de la plata en el norte de Europa. En Alemania, por ejemplo, los lazos económicos con Londres hicieron que muchos grupos de interés —como los de los sectores financiero y naviero— presionaran a favor del patrón oro. La historia es similar en otros países. En Francia, por ejemplo —donde la plata había sido durante mucho tiempo la moneda preferida por el banco central y por las poblaciones agrícolas de las provincias— el oro empezó a ganar adeptos, especialmente en las regiones donde los vínculos comerciales con Gran Bretaña eran más importantes.

Sin embargo, había muchos europeos que estaban satisfechos con el bimetalismo y no veían la necesidad de abrazar exclusivamente el oro. Esto variaba según la región y el sector económico. Tanto en Francia como en el resto del mundo, los intereses agrícolas y los pequeños empresarios sospechaban que no se beneficiarían del cambio propuesto. El cambio al oro se convirtió en una cuestión de ganar un debate político, cuyo resultado siguió siendo dudoso durante años. Cuando se produjo el cambio al oro, el veredicto no fue unánime.14

Sin embargo, muchas voces influyentes se impusieron a favor del oro. En 1867, en la Conferencia Monetaria Internacional de París, los gobiernos occidentales adoptaron la unidad monetaria de oro de veinticinco francos como base para un eventual patrón oro mundial.15

Esto era más fácil de decir que de hacer. Tanto Francia como Alemania seguían dependiendo en gran medida de la plata en sus sistemas bimetálicos, y no era fácil «retirar» la plata y sustituirla por oro. La plata tendría que convertirse en oro en una proporción aproximada de 15,5 a 1, y eso requería mucho oro. El régimen francés tenía suficiente oro para contemplar seriamente este plan, pero Alemania dependía mucho más de la plata. No estaba claro de dónde sacarían el Estado y el sistema bancario alemán el oro suficiente para desmonetizar la plata.

Según Marc Flandreau, el cambio clave se produjo con la conclusión de la guerra franco-prusiana. Según lo estipulado en el Tratado de Frankfurt, Francia pagó 5.000 millones de francos a Alemania tras perder la guerra. Este pago fue en «billetes internacionales, la mayoría convertibles en oro».16 Esto cambió repentinamente el cálculo sobre si Alemania podía o no cambiar al patrón oro. Gracias a esta nueva inyección de oro, Alemania anunció que adoptaría el patrón oro en 1871.

En ese momento, las realidades del comercio internacional empujaban a Francia —que seguía con un patrón bimetálico— y a muchos países más pequeños hacia una moneda que facilitara el comercio con Gran Bretaña, Alemania y el creciente «bloque de oro» en general. En 1873, Francia, Bélgica, Italia y Suiza habían adoptado un patrón oro de facto que se consolidaría en la ley en los años siguientes.17

El problema del bimetalismo

Además, la relación fija de intercambio entre el oro y la plata, inventada por el gobierno, resultaría ser un factor político clave. Cuando se impuso esta relación, los gobiernos habían adoptado generalmente la relación de mercado, que solía rondar el 15,5 a 1. Pero en la segunda mitad del siglo XIX, esta relación reflejaba cada vez menos la demanda y los precios del mercado. Esto sentó las bases para el abandono definitivo del oro y la plata como dinero. Rothbard explica que, si bien la relación fija logró el objetivo del gobierno de definir el oro y la plata en términos de monedas nacionales,

Sin embargo, no cumplió su otra función de simplificar la moneda nacional. Porque, una vez más, la Ley de Gresham entró en escena. El gobierno suele fijar la relación bimetálica originalmente (digamos, 20/1) al tipo de cambio vigente en el mercado libre. Pero la relación de mercado, como todos los precios de mercado, cambia inevitablemente con el tiempo, a medida que cambian las condiciones de la oferta y la demanda. A medida que se producen los cambios, la proporción bimetálica fija queda inevitablemente obsoleta.18

Europa y América experimentaron oscilaciones volátiles en ambas direcciones durante el siglo XIX, ya que la plata o el oro se sobrevaloraron de acuerdo con los cambios en la oferta. Este problema inducido por la relación fija condujo a lo que Rothbard describe como los «efectos calamitosos de la alternancia repentina de monedas metálicas». Naturalmente, muchas voces del público pidieron que el régimen «resolviera» este problema que el régimen había causado en primer lugar. Rothbard continúa:

El bimetalismo creó una situación imposiblemente difícil, a la que el gobierno podía hacer frente volviendo a la plena libertad monetaria (patrones paralelos) o eligiendo uno de los dos metales como dinero (patrón oro o plata). La plena libertad monetaria, después de todo este tiempo, se consideró absurda y quijotesca, por lo que se adoptó generalmente el patrón oro.19

Así, durante la década de 1870, los gobiernos europeos decidieron que el oro sería el metal. Esto se puso de manifiesto la siguiente vez que el péndulo bimetálico osciló —durante la década de 1880— y fue la plata la que se sobrevaloró legalmente y, por tanto, habría expulsado al oro de la circulación dada la relación de cambio fija. Pero eso no fue lo que ocurrió. Cuando los suministros de plata aumentaron enormemente en la década de 1880, gracias a los nuevos descubrimientos de fuentes subterráneas en Norteamérica, los gobiernos occidentales que seguían con el patrón bimetálico rechazaron la relación de cambio establecida. En su lugar, estos regímenes optaron por prohibir gradualmente la acuñación libre de plata. Cuando quedó claro que la plata iba a ser desmonetizada, la demanda de plata cayó aún más, empujando la demanda de oro aún más. En ese momento, la plata estaba prácticamente muerta como patrón monetario en Occidente.

No hay nada «natural» en el triunfo del oro

Con la desaparición de la plata, los expertos y estudiosos que apoyan el oro empezaron inmediatamente a pintar la plata como algo menos civilizado que el oro y el patrón oro como un signo de progreso. Sin embargo, la realidad es que el patrón oro monometálico fue el resultado de circunstancias históricas, presiones de grupos de interés y políticas de grandes potencias. No fue una parte inherente de una supuesta marcha hacia el «progreso» o la «civilización».

Si «el pueblo» eligió el oro como único patrón metálico, fue porque los gobiernos habían creado una situación insostenible con relaciones de cambio fijas. Además, la adopción por parte de los regímenes de un patrón de oro o de un patrón de plata a lo largo del tiempo había provocado efectos de red en el comercio internacional que indujeron a los gobiernos a adoptar el mismo «patrón» que sus socios comerciales.

En todo esto, no encontramos ninguna ley natural o de mercado que señale al oro como el «mejor» dinero dentro de un mercado sin trabas. En cambio, vemos las huellas de la intervención gubernamental en todas partes. Todo esto movió al mundo cada vez más hacia un sistema en el que los regímenes del mundo ganaron aún más control sobre la definición, el control y la manipulación de la moneda. Si un gobierno podía desmonetizar la plata, también podía desmonetizar el oro. Esto es exactamente lo que ocurrió, por supuesto, y no es una coincidencia que la era del patrón de oro monometálico impuesto por el Estado fuera seguida por la era de Bretton Woods y las monedas fiat.

  • 1. John H. Munro, «The Medieval Origins of the Financial Revolution: Usury, Rentes, and Negotiability», International History Review 25, no. 3 (septiembre de 2003): 505-62, especialmente 545.
  • 2. Ibídem, p. 514.
  • 3. Jan Sytze Mosselaar, A Concise Financial History of Europe (Rotterdam: Robeco, 2018), p. 46.
  • 4. Charles P. Kindleberger, «Economic and Financial Crises and Transformations in Sixteenth-Century Europe», en Essays in History: Financial, Economic, Personal (Ann Arbor: University of Michigan Press, 1999), p. 3. Las relaciones comerciales en Extremo Oriente habían estado dominadas durante mucho tiempo por las preferencias chinas por la plata. Consciente de ello, Estados Unidos trató de convertir su colonia filipina a un patrón oro como parte de una «ofensiva diplomática» para ampliar la esfera de las monedas basadas en el oro con la intención de alejar los vínculos comerciales de Filipinas de China y acercarlos a Estados Unidos. Willem G. Wolters, «From Silver Currency to the Gold Standard in the Philippine Islands», Philippine Studies 51, no. 3 (2003): 375-404.
  • 5. Kindleberger, «Economic and Financial Crises and Transformations in Sixteenth-Century Europe», p. 2.
  • 6. Ibídem, p. 7.
  • 7. Luis Amadeo Hernández, «The Gold Standard and the Disappearance of the Mexican Silver Dollar as International Currency in Japan and East Asia Markets, 1850-1905» (manuscrito inédito, 13 de mayo de 2001), p. 5, PDF en SSRN.
  • 8. Ibídem, p. 3.
  • 9. Murray N. Rothbard, What Has Government Done to Our Money? (Auburn: Mises Institute, 2010), p. 61.
  • 10. David Glasner, Free Banking and Monetary Reform (Cambridge: Cambridge University Press, 1989), p. 97.
  • 11. Véase Ted Wilson, Battles for the Standard: Bimetallism and the Spread of the Gold Standard in the Nineteenth Century (Nueva York: Routledge, 2018), cap. 2.
  • 12. Antes del patrón oro monometálico, la mayoría de las monedas que circulaban eran monedas de «peso completo» en las que el valor asignado a la moneda era equivalente al valor de los metales que contenía la moneda. Sin embargo, con el auge del patrón oro y de las monedas nacionales, un cambio clave «fue la creación de una acuñación subsidiaria de «fichas», es decir, una acuñación en la que el valor nominal de las monedas de menor denominación ya no derivaba de su contenido metálico, sino de un valor asignado por el Estado con respecto al oro. Para mantener su valor, el suministro de las monedas simbólicas pasó a ser gestionado estrechamente por el Estado». Véase Eric Helleiner, «Denationalising Money? Economic Liberalism and the 'National Question' in Currency Affairs», en Nation-States and Money: The Past, Present and Future of National Currencies, ed. Emily Gilbert y Eric Helleiner. Emily Gilbert y Eric Helleiner (Oxford: Routledge, 1999), p. 142.
  • 13. P.L. Cottrell, «Silver, Gold, and the International Monetary Order», en Britain in the International Economy, 1870-1839, ed. S.N. Broadberry y N.F.R. Crafts (Cambridge: Cambridge University Press, 1992), p. 223.
  • 14. Marc Flandreau, The Glitter of Gold: France, Bimetallism, and the Emergence of the International Gold Standard, 1848-1873 (Nueva York: Oxford University Press, 2003), pp. 196-97.
  • 15. Ibídem, pp. 195-96.
  • 16. Ibídem, p. 199.
  • 17. Henry Parker Willis, A History of the Latin Monetary Union: A Study in International Monetary Action (Chicago: University of Chicago Press, 1901), p. 266.
  • 18. Rothbard, What Has Government Done to Our Money?, p. 61.
  • 19. Ibídem, p. 62.
Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library