Mises Wire

Home | Node | «Armas de destrucción masiva»: el último refugio del intervencionista global

«Armas de destrucción masiva»: el último refugio del intervencionista global

  • nukes

Tags War and Foreign Policy

02/22/2021

La amenaza de la «proliferación nuclear» sigue siendo una de las grandes razones—la otra es la intervención «humanitaria»—que se aducen para justificar que el régimen estadounidense y sus aliados tengan un poder ilimitado para invadir Estados extranjeros e imponer sanciones en cualquier momento.

Lo vimos durante el período previo a la invasión de Irak en 2003. Se dijo que las armas nucleares estaban entre las «armas de destrucción masiva» que desarrollaba o albergaba el régimen de Saddam Hussein. Por lo tanto, era «necesario» que Estados Unidos invadiera Irak y que decretara un cambio de régimen.

Ahora está muy claro, por supuesto, que la administración Bush-Cheney mentía y que no había ninguna prueba creíble de que el programa nuclear iraquí, desaparecido hace tiempo, se hubiera reactivado.

Pero digamos, por el bien del argumento, que Irak estaba en camino de desarrollar un arma nuclear a principios de 2003. ¿Habría sido «necesario» que Estados Unidos invadiera Irak e instalara un régimen títere de facto que aceptara no desarrollar armas nucleares?

La pregunta es relevante, por supuesto, porque los intervencionistas están haciendo ahora las mismas afirmaciones sobre Irán que se hicieron sobre Irak en 2003.

El pensamiento convencional entre los neoconservadores y otros intervencionistas de Washington es que sí, que Estados Unidos siempre está justificado para invadir estados extranjeros si evita la proliferación nuclear. Si no lo hace, nos dicen, el nuevo Estado nuclear utilizará seguramente sus nuevas armas, o al menos amenazará con utilizarlas con fines de chantaje.

Por desgracia para los intervencionistas, la historia ha demostrado repetidamente que esta afirmación es, en el mejor de los casos, endeble. Desde 1945, a medida que más y más Estados han entrado a formar parte del «club nuclear», cada nuevo miembro no ha cumplido con las predicciones de que la proliferación llevaría rápidamente a la desestabilización geopolítica y a la guerra.

Esto ha cobrado mayor importancia en los últimos años, ya que las intervenciones humanitarias han perdido aparentemente su caché entre la opinión pública estadounidense. En los últimos años, Washington ha tratado de conseguir apoyo para las invasiones de cambio de régimen tanto en Venezuela como en Siria, pero esos esfuerzos no han tenido éxito.

La amenaza de la proliferación nuclear, por tanto, ofrece probablemente la última esperanza para los intervencionistas cuando se trata de un cambio de régimen en Irán.

Esos tipos están locos

Tal vez el argumento más utilizado en contra de la tolerancia de la proliferación a menudo se basa en la idea de que la mayoría de los regímenes son demasiado locos, irracionales o incompetentes para gestionar las armas nucleares de forma responsable—sea cual sea la definición de gestión «responsable» de las armas que existen para destruir poblaciones metropolitanas enteras.

Así, se afirma que los regímenes de Irán, Irak y Corea del Norte—por nombrar sólo tres ejemplos—probablemente no estén sujetos al instinto de conservación y que, por tanto, no podemos aplicar a estos regímenes las teorías tradicionales de la disuasión nuclear.

Sin embargo, esta teoría todavía no ha acumulado ninguna prueba que la respalde. ¿Debemos creer que los regímenes soviético y chino siempre han estado dirigidos por personas eminentemente cuerdas? Después de todo, como señala John Mueller,

las armas han proliferado en países grandes e importantes dirigidos por monstruos incuestionables que, en el momento de adquirir las bombas, estaban ciertamente trastornados: Josef Stalin, que en 1949 planeaba cambiar el clima de la Unión Soviética plantando un montón de árboles, y Mao Zedong, que en 1964 acababa de llevar a cabo un extraño experimento social que dio lugar a una hambruna artificial en la que perecieron decenas de millones de chinos.

Mueller sugiere que corresponde a los opositores a una bomba iraní demostrar que los líderes de Irán están menos cuerdos que Stalin.

Sin embargo, algunos podrían afirmar (aunque sea inverosímil) que los musulmanes son de alguna manera más asesinos por naturaleza que Stalin. Sin embargo, podríamos señalar que esto no explica cómo la República Islámica de Pakistán—una dictadura militar ocasional—se ha abstenido de alguna manera de utilizar sus armas nucleares contra su odiada rival India.

En la experiencia real, los regímenes que adquieren una bomba tienden a moderar su comportamiento. Como señala Kenneth Waltz

todos los nuevos estados nucleares se han comportado exactamente igual que los antiguos estados nucleares. Se puede describir la forma en que todos los estados nucleares se han comportado en una palabra: con responsabilidad. Cuando Estados Unidos contempló que la Unión Soviética tuviera algún día sus propias armas nucleares, nos horrorizó la perspectiva. ¿Cómo podríamos vivir? ¿Cómo podría vivir el mundo con un país como la Unión Soviética—que veíamos como empeñado en dominar el mundo—con armas nucleares? Y cuando China desarrolló sus propias armas nucleares, repetimos la misma forma de pensar—«¡Dios mío! ¿China? China está loca».

Pero en realidad, si se piensa en la Revolución Cultural, China cuidó muy bien sus armas nucleares. Se aseguraron de que no cayeran en manos de los revolucionarios y superaron ese horrible período de diez años. El hecho es que a la gente le preocupa que un nuevo país nuclear, una vez que consiga un escudo nuclear, comience a comportarse de forma inmoderada o irresponsable al amparo de sus propias armas nucleares. Pues bien, eso nunca ha ocurrido. Todos los países que han tenido armas nucleares se han comportado moderadamente.

(Por supuesto, con «moderadamente» sólo se refiere en términos de provocar una guerra a gran escala con sus rivales).

En cualquier caso, la idea de que los regímenes que adquieren ojivas nucleares luego se desbocan aún no se ha observado en la vida real.

Por eso, en un foro de 2012 para PBS, John Mearsheimer señaló que si Irán adquiriera armas nucleares, esto probablemente estabilizaría la región en lugar de desestabilizarla:

Creo que no hay duda de que un Irán con armas nucleares aportaría estabilidad a la región, porque las armas nucleares son armas de paz. Son armas de disuasión.

Y como las armas nucleares sólo son útiles para disuadir ataques, no pueden utilizarse para el llamado chantaje nuclear:

Hemos creado este mito en este país en los últimos años al hablar de Irán de que cualquier país que adquiera armas nucleares puede chantajear a otros países o utilizar esas armas nucleares con fines ofensivos. Tenemos mucha teoría y una enorme cantidad de pruebas empíricas, desde hace 67 años, que demuestran que ningún país con armas nucleares puede chantajear a otro país, siempre y cuando alguien proteja a ese país o tenga sus propias armas nucleares.

Más bien, en el caso de Irán, según Waltz, si el objetivo es la estabilidad en la región, esa respuesta pasa por acabar con el monopolio nuclear de Israel en la región—que ha sido una fuente de inestabilidad duradera. En el número de julio/agosto de 2012 de Foreign Affairs, Waltz observó:

El monopolio nuclear regional de Israel, que ha demostrado ser notablemente duradero durante las últimas cuatro décadas, ha alimentado durante mucho tiempo la inestabilidad en Oriente Medio. En ninguna otra región del mundo existe un Estado nuclear solitario y sin control.

Por supuesto, es fácil entender por qué Israel quiere seguir siendo la única potencia nuclear de la región y por qué está dispuesto a utilizar la fuerza para asegurarse ese estatus. En 1981, Israel bombardeó Irak para evitar un desafío a su monopolio nuclear. Hizo lo mismo con Siria en 2007 y ahora está considerando una acción similar contra Irán. Pero los mismos actos que han permitido a Israel mantener su ventaja nuclear a corto plazo han prolongado un desequilibrio que es insostenible a largo plazo. La capacidad demostrada de Israel para golpear impunemente a potenciales rivales nucleares ha hecho que sus enemigos estén inevitablemente ansiosos por desarrollar los medios para impedir que Israel vuelva a hacerlo. De este modo, la mejor manera de ver las tensiones actuales no es como las primeras etapas de una crisis nuclear iraní relativamente reciente, sino más bien como las etapas finales de una crisis nuclear en Oriente Medio que dura décadas y que sólo terminará cuando se restablezca el equilibrio de poder militar.

Las armas nucleares ofrecen una solución a las amenazas de cambio de régimen

De hecho, el caso de Israel no es único en el sentido de que Estados Unidos provoca el mismo tipo de inestabilidad en todo el mundo.

Estados Unidos ha llevado a cabo un cambio de régimen o ha amenazado con hacerlo en varios casos. Esto significa que los países a los que se dirige Estados Unidos están muy motivados para adquirir armas, que estos regímenes ven correctamente como la única disuasión fiable contra la invasión estadounidense. Continúa Waltz:

Sólo hay una manera de que un país pueda disuadir de forma fiable a una potencia dominante, y es desarrollando su propia fuerza nuclear. Cuando el presidente Bush identificó a los países que, según él, constituían un «eje del mal»—a saber, Irak, Irán y Corea del Norte—y luego procedió a invadir a uno de ellos—a saber, Irak—esa fue sin duda una lección que aprendieron rápidamente tanto Irán como Corea del Norte. Es decir, que si un país quiere disuadir a Estados Unidos tiene que dotarse de fuerza nuclear. Creo que todos hemos visto que eso se ha demostrado muy claramente.

En otras palabras, son los Estados Unidos, y en menor medida el Estado de Israel, los que han creado situaciones en las que los estados están muy motivados para adquirir armas nucleares por razones defensivas.

Si Estados Unidos quisiera realmente reducir la probabilidad de que regímenes como Irán y Corea del Norte busquen y amplíen sus capacidades nucleares, renunciaría explícitamente a su doctrina de cambio de régimen. También renunciaría a la noción de «eje del mal» y reduciría el arsenal nuclear de Estados Unidos a una fuerza diseñada para la disuasión mínima.

Hasta que eso ocurra, Estados Unidos sigue siendo la principal motivación para el armamento nuclear entre los regímenes que han entrado en conflicto con el establishment de Washington.

Sin embargo, es poco probable que esto ocurra, porque una postura perpetua de antiproliferación y cambio de régimen da muchos dividendos en Washington. Mantiene el presupuesto del Pentágono por las nubes y permite al régimen afirmar que está imponiendo la paz mundial, aunque siga siendo una fuente de inestabilidad.

En el descuidado mundo de los debates públicos sobre política exterior, esto parece tener sentido para muchos votantes. Como ha sugerido Mueller, es fácil seguir apretando el botón del pánico y luego atribuirse el mérito de que aún no haya estallado la Tercera Guerra Mundial:

Los alarmistas tienen una gran ventaja. Si su alarma resulta estar justificada, quedarán como profetas. Si no ocurre nada, pueden afirmar que esta condición deseable ha sido el resultado de los esfuerzos que su alarmismo ha inspirado. Así, cuando se le pregunta al comisario del Departamento de Policía de Nueva York, David Cohen, cómo sabe si sus amplios programas antiterroristas (que han tenido un récord casi perfecto de no encontrar a ningún terrorista) han tenido éxito, responde secamente: «No nos han atacado». Al informar sobre este comentario, los reporteros Matt Apuzzo y Adam Goldman señalan que «la ausencia de un ataque terrorista ha sido el argumento de plata para los profesionales de la seguridad nacional.» Aunque es un «argumento defectuoso» lógicamente, continúan, ha sido «casi irrefutable» políticamente. La argucia, entonces, es: (1) estamos tratando de evitar que ataquen; (2) no han atacado; por lo tanto (3) deben ser nuestros esfuerzos los que han evitado que lo hagan.

La pregunta que debemos hacernos, sin embargo, es: ¿A qué precio?

¿Cuántos países más bombardeará o invadirá Estados Unidos en nombre de la eliminación de las armas de destrucción masiva? Ya hemos visto los efectos secundarios de estos esfuerzos. No sólo mueren cientos de miles de seres humanos en estas guerras—como fue el caso de Irak—sino que estos conflictos también crean inmensas crisis de refugiados e inmigración al tiempo que crean vacíos de poder. El ISIS, por ejemplo, nunca habría tenido mucho éxito si EEUU no hubiera destruido el régimen laico baasista de Saddam en Irak.

Seguro que se ignoran estos costes. Ya sea que hablemos del calentamiento global o del covid-19, o de las «armas de destrucción masiva», la estrategia actual es que debemos confiar en que el régimen tomará las medidas drásticas que desee o de lo contrario nos enfrentaremos a una amenaza existencial. Debemos adoptar regulaciones medioambientales que obliguen a miles de millones de africanos y asiáticos a volver a la pobreza «o si no». Debemos destruir las libertades civiles e imponer cierres a incontables millones de personas «o si no». Debemos llevar a cabo un cambio de régimen en otro país «o si no».

Esta narrativa ha funcionado de maravilla para los regímenes que buscan cada vez más poder. No abandonarán esta estrategia pronto.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library