Mises Wire

Home | Node | Con una victoria de Biden, el partido de la guerra volverá con toda su fuerza

Con una victoria de Biden, el partido de la guerra volverá con toda su fuerza

  • war

Tags War and Foreign Policy

11/17/2020

Si el candidato Demócrata Joe Biden es elegido el cuadragésimo sexto presidente de Estados Unidos, ¿qué pasará con el mandato para poner fin a las guerras interminables? No desaparece, sino que recae en la Cámara controlada por los demócratas y (presumiblemente, por ahora) en el Senado controlado por los republicanos.

El presidente Donald Trump fue elegido en parte debido a su promesa de frenar la intervención militar del gobierno de EEUU en el extranjero. Se las arregló para no empezar ninguna nueva guerra, pero tampoco ha terminado ninguna. Eso puede estar cambiando en Afganistán ahora. Sólo el tiempo lo dirá, pero tendrá que ser más pronto que tarde.

Por muy insatisfactoria que haya sido la contribución de Trump a la paz y a una política exterior sin intervención, sus políticas también han enfurecido al Partido de la Guerra, que se puso a favor de Biden.

El difunto escritor anti-guerra Justin Raimondo una vez describió al partido de la guerra de esta manera: «ese complejo de fuerzas sociales, políticas y económicas que constituyen un permanente y poderoso grupo de presión a favor del imperialismo y el militarismo».

Con una larga lista de halcones de guerra como sus partidarios y la senadora Kamala Harris como su compañera de fórmula, no hay esperanza de que Biden acepte la agenda de política exterior de Trump, y mucho menos que sea una versión más anti-guerra del presidente Barack Obama.

Los neoconservadores apoyan a Biden

En junio de 2020, casi trescientos ex funcionarios de Bush anunciaron que apoyaban a Biden como presidente lanzando un PAC.

Con la esperanza de movilizar a los halcones Republicanos descontentos que se sentían marginados debido a la victoria de Trump, el grupo añadió a docenas de ex senadores Mitt Romney al personal de la campaña presidencial de 2012, así como a más de un centenar de ex miembros del personal de las oficinas del difunto senador John McCain en el Congreso.

La alianza fue tan efectiva en reunir a los neoconservadores con el único propósito de vencer la política exterior de Trump que más de setenta ex oficiales de seguridad nacional de los Estados Unidos se unieron al esfuerzo.

Para ellos, el mandato de Trump resultó ser paralizante para la seguridad nacional de Estados Unidos. Una presidencia de Biden, por otro lado, significaría un regreso a unos Estados Unidos totalmente belicoso.

«Asesores de política exterior muy capaces lo apoyaron durante la campaña electoral», dijo recientemente el ex secretario de Estado Henry Kissinger, famoso por su papel en los bombardeos terroristas de Vietnam y Camboya.

Nada en el historial o la campaña de Biden ofrece ninguna señal de que dirigirá las cosas de manera diferente a los recientes predecesores de Trump. Biden ha apoyado prácticamente todas las guerras que los EEUU ha librado durante sus casi cuarenta años en el cargo, incluyendo cuando era el demócrata de mayor rango en el Comité de Asuntos Exteriores en el período previo a la guerra de Irak de 2003. Además, su campaña ha afirmado que Biden inicialmente utilizará la diplomacia para obligar a Bashar al-Assad de Siria a «compartir el poder». En otras palabras, una administración Biden/Harris buscaría activamente derribar a otro líder del Medio Oriente.

Nada de esto fue hecho un problema en los medios de comunicación este año. En cambio, la Comisión de Debates Presidenciales eliminó la política exterior del debate final. Los reporteros que cubrieron a Biden nunca lo interrogaron sobre sus posturas de política exterior, y su campaña publicó poca información sobre lo que el candidato pretendía hacer con las tropas estacionadas en el Medio Oriente.

Eso no significa que el pueblo estadounidense no se preocupe por la política exterior. Además del ascendente grupo progresista del Partido Demócrata, Trump también mejoró su apoyo a partir de 2016 y lo mismo hicieron los republicanos que se postularon y adoptaron su agenda de America First. Las guerras en el extranjero siguen siendo impopulares.

Lo que queda por ver es si el Congreso colapsará bajo la presión del Partido de la Guerra o aprovechará la desconexión entre Biden y el pueblo estadounidense. Desafortunadamente, la historia reciente casi garantiza que algunos congresistas y senadores considerarán lo primero como más ventajoso para sus carreras políticas.

«Caucus de Guerra»

A principios de 2019, Trump anunció que planeaba retirar las fuerzas estadounidenses de Siria. El Estado Islámico había sido derrotado, explicó, y no había razón para que las tropas de EEUU permanecieran en la región. Yendo en contra de los oficiales de inteligencia, ordenó al ejército que sentara las bases para la retirada de las tropas, comenzando con la mitad de las catorce mil fuerzas estadounidenses que en ese momento permanecían en Afganistán.

Después de su anuncio, McConnell patrocinó una enmienda que se oponía al plan de Trump, argumentando que el Estado Islámico, así como Al Qaeda, seguía siendo una amenaza para los Estados Unidos. Una retirada entonces sería «precipitada», argumentó McConnell, ya que «permitiría a los terroristas reagruparse, desestabilizar regiones críticas y crear vacíos que podrían ser llenados por Irán o Rusia».

Con el apoyo de los senadores de ambos partidos, la enmienda fue aprobada. El senador Rand Paul (R-KY), uno de los pocos que se opuso, felicitó a Trump por ser «lo suficientemente audaz y fuerte» para traer las tropas a casa.

Llamando al grupo bipartidista un «caucus de guerra», Paul criticó a los demócratas y republicanos por unirse contra el presidente.

«¿Qué es lo que une a republicanos y demócratas?» Paul preguntó a los periodistas. «La guerra—les encanta. Cuantos más, mejor. Guerra eterna, guerra perpetua».

Author:

Alice Salles

Alice Salles was born and raised in Brazil but has lived in America for over ten years. She now lives in Fort Wayne, Indiana with her husband Nick Hankoff and their three children.  

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon library