Mises Wire

Home | Wire | Un nuevo estudio de covid muestra que los estados de confinamiento duro tienen algunos de los peores resultados sanitarios

Un nuevo estudio de covid muestra que los estados de confinamiento duro tienen algunos de los peores resultados sanitarios

  • worker

Etiquetas Historia de EEUU

04/14/2022

Aunque resulte difícil de creer, el régimen chino sigue empleando una estrategia de «covid cero» y afirma que puede erradicar el covid por completo mediante cierres patronales y vacunaciones. La política draconiana, de pesadilla, de cierre casi total de China —que, en particular, sigue siendo «necesaria» a pesar de la vacunación generalizada— se ha reactivado recientemente en Shanghai, donde los residentes luchan ahora por encontrar alimentos. Pero el régimen no ha hecho más que redoblar la política, con el presidente chino Xi Jinping declarando que «la persistencia es la victoria.»

Sin embargo, este enfoque no tiene ninguna base científica real y contradice décadas de investigación epidemiológica que condenan los encierros. Además, un estudio conjunto de 2021 de la USC y la Rand Corporation concluyó que «el exceso de mortalidad aumenta» tras «la aplicación de las políticas de SIP [refugio en el lugar]».

Esta semana, un nuevo estudio publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica descubrió que los estados con los cierres más severos tendían a obtener los peores resultados en una medida compuesta de mortalidad, rendimiento económico y educación. Los estados que obtuvieron los mejores resultados fueron en muchos casos estados en los que los cierres eran débiles o inexistentes, con Utah y Nebraska a la cabeza de la lista.

El estudio, cuyos autores son Phil Kerpen, Stephen Moore y Casey B. Mulligan, también concluye que Florida, Arkansas, Virginia Occidental y Utah, que están en contra del bloqueo, obtuvieron resultados inesperados en comparación con sus vecinos. Por el contrario, California, Illinois, Nuevo México y Colorado, en contra del bloqueo, obtuvieron peores resultados que sus vecinos.

El principal valor del informe es que toma las variables económicas, educativas y sanitarias y las normaliza entre los estados. Por ejemplo, es difícil comparar de forma significativa las economías cuando algunos estados dependen mucho más de las industrias de servicios que otros. En este caso, los autores encuentran el «rendimiento económico combinado» de los estados teniendo en cuenta la naturaleza de la economía de cada uno de ellos. Según esta métrica, los estados que obtuvieron los mejores resultados durante la pandemia fueron los estados con poca actividad económica, Montana, Dakota del Sur, Nebraska, Idaho y Utah. Los estados con peores resultados fueron Hawaii, Nueva Jersey, Connecticut, Nueva York e Illinois, con un alto grado de aislamiento.

En cuanto a la educación —que los autores señalan que está estrechamente vinculada tanto a los resultados económicos como a la mortalidad a largo plazo—, los autores examinan las prohibiciones de la educación presencial, estado por estado, y la presunta «pérdida de aprendizaje» resultante. En este caso, los mejores resultados fueron Wyoming, Arkansas, Florida, Dakota del Sur y Utah. Los que obtuvieron peores resultados fueron California, Oregón, Maryland, Washington y Hawai.

Por supuesto, si se enfrentan a estadísticas como éstas, los defensores del encierro probablemente admitirán que la pérdida de oportunidades educativas y la pérdida de prosperidad económica son desafortunadas. Pero dirán que la educación y los derechos de propiedad tuvieron que limitarse en nombre de la prevención de la mortalidad y la protección de la «salud pública».

Entonces, ¿qué encontramos al examinar la mortalidad real y los resultados sanitarios? En este caso, los autores controlaron variables sanitarias clave como la prevalencia de la obesidad, la diabetes y la edad avanzada.

En este caso, los estados con un alto nivel de endeudamiento obtuvieron buenos resultados, con Vermont, Hawái, Maine, Oregón y Nuevo Hampshire a la cabeza. Sin embargo, los estados con un alto nivel de cierre también se encuentran entre los que obtienen peores resultados: Nevada, Nueva York, Nueva Jersey, Arizona y Colorado se sitúan al final de la lista.

Además, esta medida pone de relieve lo irrelevantes que pueden ser los cierres cuando se examinan los resultados de la mortalidad. Por ejemplo, si miramos más allá de los cinco primeros y los cinco últimos de la clasificación de mortalidad, encontramos algunas comparaciones interesantes.

Muertes asociadas a COVID ajustadas por edad y salud metabólica por cada 100.000 habitantes (actualizado el 9 de marzo):

health

Ajustando la edad y la obesidad, Florida y Michigan son prácticamente idénticos a pesar de que Michigan, bajo la gobernadora Gretchen Witmer, realizó un bloqueo largo y duro. Florida, por el contrario, es conocida por haber abandonado pronto tanto los cierres como los mandatos de máscara. El estado de Georgia —que fue acusado de abrazar el «sacrificio humano» cuando abandonó los cierres tempranos— se sitúa mejor que gran parte de Nueva Inglaterra (es decir, Massachusetts, Connecticut, Rhode Island), que destacó por sus duros mandatos de covacha.

Las clasificaciones que no se ajustan a la obesidad y la edad, por supuesto, pasan por alto factores clave, y esto podría verse en el hecho de que los resultados covídeos no ajustados tienden a ser especialmente pobres en el Sur profundo. Pero el Sur profundo es también el lugar donde las tasas de obesidad han estado durante mucho tiempo entre las más altas, lo que refleja los malos resultados de salud en una variedad de temas. Mientras tanto, los mejores resultados en materia de salud deberían provenir de los estados occidentales (excluyendo a Nuevo México, que es una región atípica en términos de obesidad), donde los residentes tienden a ser más delgados y a gozar de mejor salud. En general, los residentes también gozan de mejor salud en Nueva Inglaterra.

Sin embargo, una vez que ajustamos estas variables, los patrones habituales no se mantienen en absoluto. En cambio, no encontramos ninguna relación clara entre la duración y la severidad de los mandatos y los resultados de mortalidad.

Por supuesto, incluso si se demostrara que los estados con cierres se encuentran de forma fiable e indiscutible entre los estados con mejores resultados sanitarios, eso seguiría sin justificar el cierre forzoso de empresas y las violaciones de derechos humanos básicos como el derecho a buscar ingresos y el derecho a viajar. Los derechos humanos básicos no desaparecen simplemente porque un personal sanitario no elegido declare una emergencia.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is executive editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy, finance, and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty