Mises Wire

Home | Wire | ¿Quién inflará más rápido? ¿Europa o la Fed?

¿Quién inflará más rápido? ¿Europa o la Fed?

  • euros

Etiquetas Dinero y bancos

12/18/2021
El precio del euro en términos de dólar americano cerró en 1,135 en noviembre, frente a 1,156 en octubre y 1,193 en noviembre del año pasado. La tasa de crecimiento anual del precio del euro en términos de dólares americanos cayó al -4,8% en noviembre, desde el -0,7% de octubre. Algunos comentaristas opinan que es probable que el dólar americano se debilite frente al euro (es decir, que el precio del euro en términos de dólares americanos aumente). La razón es el enorme déficit de la balanza comercial americano.
euro

En septiembre de 2021, la balanza comercial americano registró un déficit de 80.900 millones de dólares, frente a un déficit de 62.600 millones en septiembre del año pasado (véase el gráfico). De nuevo, algunos comentaristas consideran que un aumento del déficit comercial es una señal ominosa para el tipo de cambio del dólar americano frente a las principales divisas en los próximos tiempos.

euro

Para la mayoría de comentaristas económicos, un factor clave para determinar el tipo de cambio de la moneda es la balanza comercial. Según esta forma de pensar, un déficit comercial debilita el precio de la moneda nacional en términos de moneda extranjera, mientras que el superávit comercial contribuye a reforzar el precio.

Según esta lógica, si un país exporta más de lo que importa, se produce un fortalecimiento de la demanda relativa de sus bienes y, por tanto, de su moneda, por lo que es probable que aumente el precio del dinero local en términos de dinero extranjero. A la inversa, cuando hay más importaciones que exportaciones, hay una demanda relativamente menor de la moneda de un país, por lo que el precio del dinero nacional en términos de dinero extranjero debería disminuir.

Del mismo modo, siguiendo esta forma de pensar, en igualdad de condiciones, si por alguna razón se produce un aumento repentino de la demanda de la moneda de un país por parte de los extranjeros, esto va a fortalecer el tipo de cambio de la moneda frente a otras monedas. Si, por el contrario, se produce un descenso repentino de la demanda de la moneda de un país por parte de los extranjeros, se debilitará el tipo de cambio frente a otras monedas. No obstante, esta forma de pensar es cuestionable. He aquí la razón.

El poder adquisitivo del dinero y la oferta y demanda de dinero

El objeto del tipo de cambio es el precio de un dinero respecto a otro. El tipo de cambio de un determinado dinero con respecto a algo es la cantidad de dinero que se paga por unidad de algo. Alternativamente, podemos decir que el precio de algo es la cantidad de dinero que se paga por ello. La cantidad de dinero que se paga por algo es el poder adquisitivo del dinero con respecto a algo.

Si la oferta de dinero aumenta, el poder adquisitivo del dinero con respecto al stock de bienes dado se va a debilitar, ya que ahora hay más dinero por bien.

A la inversa, para un stock de dinero dado, un aumento de la producción de bienes implica que ahora hay más bienes por unidad de dinero. Esto significa que, en igualdad de condiciones, el poder adquisitivo del dinero con respecto a los bienes se va a reforzar.

Por ejemplo, supongamos que observamos que una determinada cesta de bienes se intercambia en EE.UU. por un dólar y la misma cesta de bienes se intercambia por dos euros en Europa. Esto significa que el poder adquisitivo de un dólar es esta cesta de bienes en Estados Unidos. También significa que el poder adquisitivo de dos euros es esta cesta de bienes en Europa.

De ello se deduce que, en igualdad de condiciones, el tipo de cambio entre el dólar y el euro va a ser de un dólar por dos euros. Cualquier desviación del tipo de cambio respecto al nivel dictado por el poder adquisitivo de las monedas pondrá en marcha fuerzas correctoras.

Supongamos que, debido al superávit comercial de Estados Unidos y al consiguiente aumento relativo de la demanda de dólares, el tipo de cambio se fijó en el mercado en un dólar por tres euros. En este caso, el dólar está ahora sobrevalorado en términos de su poder adquisitivo frente al poder adquisitivo del euro.

Debido al fortalecimiento del dólar por el superávit de la balanza comercial, saldrá a cuenta vender cestas de bienes por dólares, cambiar los dólares por euros y luego comprar cestas de bienes con euros, obteniendo así un claro beneficio de arbitraje.

Por ejemplo, los particulares van a vender una cesta de la compra por un dólar, cambian el dólar por tres euros y luego cambian los tres euros por 1,5 cestas de la compra, con lo que ganan media cesta más.

El hecho de que los tenedores de dólares vayan a aumentar su demanda de euros para beneficiarse del arbitraje va a encarecer los euros en términos de dólares y esto, a su vez, va a empujar el tipo de cambio de nuevo en la dirección de un dólar por dos euros.

Por qué la balanza comercial no es la causa fundamental de la determinación del tipo de cambio

Para establecer que la balanza comercial determina el tipo de cambio de la moneda, tenemos que demostrar que la balanza comercial determina el poder adquisitivo del dinero.

Sólo las políticas monetarias de los bancos centrales y la banca de reserva fraccionaria pueden determinar la oferta de dinero. Del mismo modo, la balanza comercial no determina la cantidad de bienes producidos, que determina la demanda de dinero. La balanza comercial sólo registra el valor de determinados bienes comprados y vendidos por un individuo o un grupo de individuos. Dado que la balanza comercial como tal no tiene nada que ver con la oferta de dinero ni con la demanda de dinero, podemos concluir que las balanzas comerciales no determinan el poder adquisitivo del dinero de un país.

Esto no quiere decir que las variaciones relativas de las exportaciones o las importaciones, reflejadas en la balanza comercial, no influyan en el tipo de cambio de la moneda, sino que estas variaciones no son las causas fundamentales de la determinación del tipo de cambio. En consecuencia, es probable que la influencia de estos cambios desaparezca con el tiempo a medida que el tipo de cambio de la moneda converja hacia su valor fundamental, dictado por el poder adquisitivo relativo del dinero.

Cambios en el crecimiento de la oferta monetaria relativa y el tipo de cambio

Una vez más, lo que importa para determinar el tipo de cambio es el poder adquisitivo de una moneda en relación con una cesta de bienes. En igualdad de condiciones, uno de los principales factores que influyen en la variación del poder adquisitivo de la moneda son los cambios en la oferta de dinero.

Así, un aumento de la oferta de dólares implica una mayor cantidad de dólares en oferta para la cesta de bienes. Esto significa una disminución del poder adquisitivo de los dólares con respecto a la cesta de bienes. Del mismo modo, una disminución de la oferta de euros para la misma cesta de bienes implica una menor cantidad de euros para la cesta de bienes. Esto significa un aumento del poder adquisitivo del euro con respecto a la cesta de bienes.

Por lo tanto, con el tiempo, si la tasa de crecimiento de la oferta monetaria de EEUU supera la tasa de crecimiento de la oferta monetaria de la zona del euro, en igualdad de condiciones, el dólar americano se depreciará frente al euro. El diferencial de crecimiento monetario retardado entre la oferta monetaria de EEUU y la de la zona del euro sugiere que es probable que el impulso del precio del euro en términos del dólar americano se fortalezca fuertemente durante 2022 (véase el gráfico siguiente). Esto podría significar que el dólar americano probablemente se debilite visiblemente frente al euro.

eu

Causas fundamentales y no fundamentales

A menudo se perciben varios factores no fundamentales como importantes para determinar el tipo de cambio de una moneda porque «se siente bien». Un fuerte aumento del déficit comercial se considera una señal de un probable deterioro de los fundamentos económicos en el futuro. Esto justifica la venta de la moneda en cuestión.

Por otro lado, digamos que un analista se forma la opinión de que la creciente deuda pública de EEUU en algún momento hará que los extranjeros dejen de comprar bonos del Tesoro de EEUU. En consecuencia, en igualdad de condiciones, esto va a reducir la demanda de dólares y provocar el desplome del dólar. Parece que varios factores, como la deuda pública, el diferencial de los tipos de interés, el estado de la economía y la balanza comercial, podrían emplearse para ilustrar un escenario de colapso del dólar. Pero todo esto equivale a un ajuste de curvas.

Lo que importa para la determinación del tipo de cambio es la variación relativa del poder adquisitivo de las respectivas monedas. En igualdad de condiciones, se puede deducir que un factor importante en la determinación de los tipos de cambio es la variación relativa de las respectivas ofertas monetarias de las monedas. Una vez más, es probable que diversos factores no fundamentales influyan también en el tipo de cambio de las divisas; sin embargo, el arbitraje hará que los tipos de cambio vuelvan a sus valores fundamentales, tal y como dictan las tasas de crecimiento relativas de la oferta monetaria.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire