Mises Wire

Home | Wire | ¿Qué pasaría si las élites americanas dijeran la verdad?

¿Qué pasaría si las élites americanas dijeran la verdad?

  • powerful people looking at world map

Etiquetas Medios y culturaPolitics

03/08/2023

¿Y si la élite americana dijera la verdad?

Parece una pregunta ridícula. Es obvio para la mayoría de los presentes que nuestros políticos, gestores burocráticos y líderes comerciales asociados-al-Estado casi nunca dicen la verdad. ¿De qué nos sirve preguntarnos «y si...»?

Parece existir una considerable presión social que nos insta a abandonar nuestro buen juicio, no por el bien de la razón, sino por la cooperación. Si no lo hacemos, la masa acrítica nos etiquetará de «teóricos de la conspiración», colocándonos en una caja con esquizofrénicos con sombreros de papel de aluminio que balbucean sobre extraterrestres y la Tierra plana.

Cualquier persona madura se da cuenta de la evidente discrepancia entre lo que vemos con nuestros propios ojos y lo que nos cuentan las élites de nuestro país.

Cuando el covid-19 golpeó, supimos desde el principio que «quince días para frenar la propagación» era fraudulento, pero las masas esperaban ciegamente que diéramos a nuestros líderes el beneficio de la duda. Cuando los federales se deshicieron de hasta el 80% de la masa monetaria en cuestión de dos años y dijeron que la inflación era meramente «transitoria», de nuevo sabíamos que no era así, pero se esperaba que guardáramos silencio.

Claro, puede que no siempre sepamos exactamente cuál es la verdad, pero en general podemos hacernos una idea de lo que no es. Algo nos dice que la verdad no es lo que los responsables dicen que es.

Lo correcto es aceptar lo que no podemos saber y centrarnos en lo que sí sabemos. Deberíamos tomar lo que hacen y dicen nuestros funcionarios públicos y preguntarnos: «¿Cómo se compara esto con lo que dirían y harían si estuvieran diciendo la verdad?». Realizando este experimento mental, podemos estar seguros de que nuestro escepticismo está bien guiado.

Cuando nos hagamos esta pregunta, pongámonos en la piel de la élite: nuestras legislaturas, jueces, ejecutivos y burócratas, especialmente los del ámbito federal. Consideremos también a los líderes comerciales patrocinados por el Estado, a los portavoces de la prensa corporativa y a las celebridades consagradas.

Supongamos (en contra de nuestras más firmes inclinaciones) que nos equivocamos al pensar que lo que nos dicen es deshonesto. Incluso podemos dar por sentado que actúan de buena fe en todo lo que dicen y hacen, con la intención sincera de ser completamente honestos tanto en sus palabras como en sus acciones.

¿Qué dirían y qué harían?

Serían transparentes

En primer lugar, una élite honesta sería completamente transparente, y desde luego no silenciaría a sus oponentes. ¿Por qué ocultar algo si no hay nada que ocultar? ¿Una persona honesta no estaría abierta a una investigación honesta? Si ser transparente nos diera una respuesta a los molestos escépticos, ¿cuál sería el coste?

Sin embargo, esto no es lo que hacen. Los mismos dirigentes que se proclaman baluartes del progreso y la virtud parecen guardar muchos secretos.

Tras más de medio siglo de preguntas, el Presidente Biden siguió ocultando documentos sobre el asesinato del Presidente John F. Kennedy.

En casi todas las ediciones de los Archivos de Twitter se expuso cómo funcionarios públicos se confabularon intencionadamente con una supuesta empresa privada para silenciar determinados relatos, algunos de los cuales resultaron ser probablemente ciertos, como la historia sobre el portátil de Hunter Biden y la teoría del origen en laboratorio del covid-19. Además, el gobierno federal es sistemáticamente depredador de denunciantes y periodistas de investigación como Edward Snowden y Julian Assange.

Evitarían la ambigüedad

Si fueran honestas, las élites también hablarían con la mayor claridad posible. Sus profesionales de relaciones públicas les aconsejarían evitar toda ambigüedad y mantener un lenguaje claro y sencillo.

Al fin y al cabo, el objetivo de una comunicación honesta es transmitir un mensaje, no oscurecerlo. Si un tema es complicado —como la economía, la guerra o la virología—, razón de más para simplificarlo.

Pero sabemos que las élites tampoco lo hacen. Quizá haya una razón. En su gran ensayo «La política y la lengua inglesa», George Orwell explica cómo los políticos pueden utilizar palabras sin sentido para encubrir sus verdaderas acciones e intenciones. Como ejemplo, cita el uso de la palabra «democracia»:

En el caso de una palabra como democracia, no sólo no existe una definición consensuada, sino que el intento de hacer una se resiste por todos lados. Casi todo el mundo opina que cuando llamamos democrático a un país lo estamos alabando: en consecuencia, los defensores de todo tipo de régimen afirman que es una democracia, y temen tener que dejar de utilizar esa palabra si se la vincula a un único significado. Las palabras de este tipo se utilizan a menudo de forma conscientemente deshonesta.

Esto nos suena familiar. No hace tanto tiempo que los presentadores de las noticias corporativas de todo el país repetían «esto es extremadamente peligroso para nuestra democracia» para advertirnos sobre lo que consideraban «desinformación».

¿Cuántas veces hemos oído otras palabras de moda sin sentido —«unidad», «igualdad», «equidad» e incluso «patriotismo»— repetidas una y otra vez como justificación de cosas como la guerra, los impuestos y la vigilancia masiva?

Admitirían sus errores

Aunque este experimento nos obliga a suponer que nuestras élites nunca son malintencionadas o se equivocan intencionadamente, no tenemos por qué suponer que siempre tienen razón. Podemos y debemos explorar cómo afrontan los errores honestos.

Por supuesto, una persona honesta admite que se equivoca cuando comete un error. Nunca pediría a otras personas que aceptaran una contradicción obligándolas a fingir que nunca se cometió un error, como hace el draconiano régimen de Ingsoc con Winston Smith en el libro 1984, otra de las grandes obras de Orwell.

¿Cuándo se han disculpado los funcionarios públicos que fracasaron en su respuesta al covid-19 por equivocarse en la investigación sobre la «ganancia de función» o por sugerir que las vacunas contra el covid-19 evitarían la propagación de la enfermedad? ¿Se disculparon alguna vez Bush o Cheney por haber errado por completo sobre las armas de destrucción masiva en Irak?

Limitaciones

Ciertamente, nuestro experimento tiene sus limitaciones. Nuestros funcionarios públicos podrían actuar de forma irracional. Podrían, en el fondo, ser buenas, buenas personas, pero actuar por miedo a ser falsamente desacreditados.

¿Pero no deberíamos querer líderes con cierto grado de fortaleza? En cualquier caso, parece que ellos están equivocados y nosotros estamos en nuestro derecho de tomarnos lo que dicen con un grano de sal.

La élite también podría simplemente creer que la sociedad no es lo suficientemente inteligente como para manejar la verdad, lo cual, aunque quizás sea falso, no es una opinión tan poco razonable. Después de todo, una gran parte de nuestra sociedad es lo suficientemente estúpida como para creer todo lo que dicen.

Sin embargo, muchos nos estamos dando cuenta. Muchos saben que les están engañando, pero se preocupan más por evitar conflictos que por señalar las discrepancias. La verdad es buena por derecho propio. La justicia no puede arraigarse en la falsedad.

Sabemos que las élites de nuestra nación no actúan como personas honestas y racionales. Por lo tanto, es seguro decir que nuestros funcionarios públicos son deshonestos, irracionales, o ambas cosas. En cualquier caso, no debemos confiar ciegamente en ellos, y cualquiera que nos diga que somos ilusos por pensar así se equivoca.

Por respeto a la verdad, deberíamos pensar críticamente sobre lo que dicen y hacen nuestras élites, y no deberíamos sentirnos culpables en absoluto por hacerlo.

Author:

Will Blakely

Will Blakely is a Christian, Southerner and a journalist.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock