Mises Wire

Home | Wire | Por qué necesitamos un libre mercado de dinero

Por qué necesitamos un libre mercado de dinero

  • fiat vs gold

Etiquetas InflaciónDinero y bancosPatrón Oro

¿Qué es el dinero fiduciario y qué hace?

Esto es esencial para comprenderlo, ya que el actual régimen monetario mundial sin respaldo, o «fiduciario», es un esquema económica y socialmente destructivo, con consecuencias de gran alcance y seriamente dañinas. Hay una respuesta, sin embargo, y esta radica en terminar con el monopolio de la producción de dinero de los estados.

El problema del dinero fiduciario

El dólar estadounidense, el renminbi chino, el euro, el yen japonés, la libra esterlina y el franco suizo representan dinero fiduciario.

El dinero fiduciario tiene tres características:

  1. El dinero fiduciario es dinero monopolizado por el banco central del Estado. Es creado por los bancos centrales y los bancos comerciales con licencia del estado.
  2. El dinero fiduciario se produce principalmente a través de la expansión del crédito bancario; se crea de la nada.
  3. El dinero fiduciario es dinero desmaterializado, que consiste en billetes de papel de colores y bits y bytes en los discos duros de las computadoras.

El dinero fiduciario no es de ninguna manera «inofensivo».

El dinero fiduciario es inflacionario. Su poder adquisitivo disminuye con el tiempo, y la historia ha demostrado que esta entropía es casi tan irreversible como la gravedad. El dinero fiduciario hace ricos a unos pocos a expensas de muchos otros. Los primeros en obtener dinero nuevo se benefician en detrimento de los que están en el último peldaño.

Además, el dinero fiduciario fomenta las burbujas especulativas y la mala asignación del capital, que culminan en crisis. Por eso las economías pasan por ciclos de auge y caída. El dinero fiduciario atrae a los estados, bancos, consumidores y empresas a la trampa del endeudamiento excesivo. Tarde o temprano, los prestatarios se encuentran en un profundo agujero sin salida.

El dinero fiduciario es fácil de conseguir, así que el gobierno puede financiar sus aventuras y desventuras. Dinero fácil; fácil viene, fácil se va. Y el gobierno sigue creciendo mientras sigue gastando. A medida que el Estado se expande y crece como la maleza en un jardín sin cuidado, este crecimiento excesivo estrangula la economía de libre mercado, causando que la producción y el empleo sufran.

Los efectos económicos

Después de décadas de crédito y creación de dinero de la nada, los bancos centrales han construido una pirámide de deuda colosal. El Instituto Internacional de Finanzas (IIF) estima que la deuda mundial ascendió al 331% del PIB mundial en el primer trimestre de 2020. La crisis del coronavirus, en particular la crisis de confinamientos políticamente dictada, ha puesto al descubierto la inestabilidad del régimen monetario fiduciario del mundo dominado por la deuda.

Sin crecimiento económico, los inversores deben temer que los prestatarios ya no puedan pagar el servicio de su deuda, por lo que se apresuran a salir del mercado crediticio. A medida que se agota la oferta de crédito, muchos prestatarios no están en condiciones de devolver los préstamos que vencen, ni pueden obtener nuevos fondos.

Para evitar que el régimen de dinero fiduciario se derrumbe en la crisis de cierre, los bancos centrales han intervenido, suprimiendo los tipos de interés del mercado e imprimiendo nuevo dinero para evitar que los Estados, bancos y empresas, que están sobrecargados financieramente, incumplan sus pagos. Los bancos centrales monetizan la deuda nacional a gran escala, hasta ahora sólo en tiempos de guerra.

Los efectos políticos

Sentarse a pensar: «Bueno, las autoridades monetarias han rescatado con éxito al sistema, todo irá bien», sería un grave error. Más que nunca, los bancos centrales están haciendo un grave daño a lo poco que queda del sistema económico de libre mercado.

Las tasas de interés artificialmente bajas y las cantidades masivas de dinero recién creadas llevan a la malinversión a gran escala, y en las circunstancias actuales, ayudan a hacer el gobierno aún más grande, alimentando el crecimiento del «Estado profundo». La incómoda verdad es que el sistema de dinero fiduciario y todos los esfuerzos políticos para evitar su colapso conducen a la economía planificada o incluso al socialismo total. Y desde una perspectiva económica e histórica, sabemos que cualquier forma de socialismo no presagia nada bueno. Hace a la gente más pobre, trae caos, opresión y violencia.

Además, lo que debería preocuparnos a todos es que el régimen de dinero fiduciario es fundamental para las fuerzas políticas que desean transformar, reformar la economía mundial. La clase política, la «élite de Davos», por ejemplo, favorece indudablemente el dinero fiduciario y la erosión del sistema de libre mercado que conlleva, ya que aumentan las posibilidades de que el Estado interfiera en la vida de las personas. De hecho, el llamado nuevo orden mundial que los progresistas prevén —reemplazar el sistema de libre mercado por un sistema económico políticamente planificado—, si se pone en práctica, supone una grave amenaza para la libertad y la prosperidad de miles de millones de personas en todo el mundo.

Diré una verdad inquietante, que es que si se obliga a la gente a usar dinero ficticio, el orden económico y social libre no sobrevivirá.

Por suerte, hay una salida

¿Cuál podría ser la solución? Bueno, una solución está a mano, y, técnicamente hablando, es bastante simple: ¡hacer posible un libre mercado de dinero!

Un libre mercado de dinero significa que cada uno tiene la libertad de elegir el tipo de dinero que cree que es mejor y que cada uno tiene la libertad de ofrecer a sus semejantes algo que les pueda servir como dinero.

¿Pero eso no resultaría en un caos monetario? ¿No se inundaría el mercado con miles de nuevos fondos? ¡No, no lo haría! Porque es la demanda de dinero, la multiplicidad de elecciones hechas por los actores individuales, lo que decidiría lo que se usaría como dinero. Si la gente puede elegir libremente, no tardará mucho en surgir un bien que será utilizado como dinero no sólo a nivel nacional sino internacional, como un medio de intercambio universalmente reconocido.

Por supuesto, no sabríamos lo que la gente prefiere como dinero por adelantado. Sin embargo, mirando en la historia monetaria, hay razones para creer que los metales preciosos, el oro y la plata en particular, estarían en la carrera por convertirse en dinero. Mirando hacia adelante, también podría ser una unidad criptográfica. ¿Quién sabe?

¿Por qué la gente no está usando el oro y la plata como medio de pago en este momento? Bueno, la gente se acostumbró a usar dólares estadounidenses, euros y similares como medio de cambio. Es más, la gente aún no se ha disuadido por el crónico «impuesto a la inflación» en sus balances monetarios, lo que significa que el poder adquisitivo de su dinero fiduciario disminuye con el tiempo. Y tal vez aún más importante: los impuestos gubernamentales, es decir, los impuestos sobre el valor añadido y/o sobre las ganancias de capital, sobre los metales preciosos los hacen no competitivos frente a las monedas oficiales.

Pero el cambio está en marcha. Como sabrán, bastantes estados de los Estados Unidos (como Texas, Arizona, Utah y Wyoming, por nombrar algunos) han abolido los impuestos sobre las ventas y las ganancias de capital de los metales preciosos, lo que permite una igualdad de condiciones en términos de dinero alternativo que compite con el dólar estadounidense.

Así que si realmente buscan un cambio, hagan un fuerte llamado para terminar con el monopolio del dinero del estado, establezcamos un mercado libre de dinero!

El caso del oro

Sea lo que sea que salga del actual desastre monetario, sin importar los giros y vueltas que pueda tomar a partir de aquí, hay una buena razón para aferrarse al oro físico.

El dinero fiduciario, como se ha señalado anteriormente, inevitablemente traerá la inflación (la pérdida de poder adquisitivo) y las dificultades económicas. Pensando en el oro, el ex presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan lo resumió mejor cuando dijo en 2014: «El oro es una moneda. Sigue siendo, según todas las pruebas, una moneda de primera clase. Ninguna moneda fiduciaria, incluyendo el dólar, puede igualarlo».

Sin embargo, el oro no es sólo el último medio de pago. También es una línea de defensa contra los males del dinero fiduciario. El poder adquisitivo del oro no puede ser degradado por los bancos centrales que manejan las imprentas electrónicas. Además, el oro no conlleva un riesgo de crédito, o de impago, como los depósitos bancarios.

Me atrevo a suponer que el oro sigue siendo el último medio de pago: en situaciones extremas, el dinero fiduciario ya no se acepta como dinero, pero el oro siempre será aceptado, creo firmemente.

Hay buenas razones para esperar que el oro, dado el estado actual de los factores macroeconómicos, ofrezca un atractivo potencial alcista, y que también proporcione protección contra los efectos de la creciente agitación del sistema monetario y económico mundial.

No sabemos qué nos deparará el futuro. Pero sí sabemos que un mundo de libertad y prosperidad necesita dinero sólido, que no puede funcionar sin dinero sólido.

Incluso si eres optimista de que nosotros como pueblo superaremos los problemas actuales, de que la humanidad tiene el potencial de avanzar y crear un mundo mejor, hay buenas razones para confiar en el oro en lugar de las monedas fiduciarias, ya que el oro prevalecerá sobre el dinero fiduciario.

Author:

Thorsten Polleit

Dr. Thorsten Polleit is Chief Economist of Degussa and Honorary Professor at the University of Bayreuth. He also acts as an investment advisor.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire