Mises Wire

Home | Wire | Por qué los ute se opusieron a los planes de Biden para limitar la perforación petrolera

Por qué los ute se opusieron a los planes de Biden para limitar la perforación petrolera

  • drill

Etiquetas Descentralización y Secesión

01/27/2021

Un día después de la toma de posesión, el gobierno de Biden emitió una serie de nuevas órdenes ejecutivas diseñadas para complacer a los principales grupos de interés del Partido Demócrata. Entre ellas, una orden ejecutiva que restringe el arrendamiento de petróleo y gas en tierras federales y tribales.

Pero rápidamente se presentó un problema: muchas tribus obtienen una cantidad significativa de ingresos a través de la perforación de petróleo y gas en sus tierras. Estas operaciones también dan trabajo a los miembros de las tribus. Las nuevas órdenes de la administración recortarían el control tribal y, en su lugar, otorgarían la autoridad para tomar decisiones sobre estas operaciones de perforación a un puñado de funcionarios federales.

No es de extrañar que al menos una tribu haya reaccionado con alarma ante estos nuevos límites federales. Según informa Reuters:

Una tribu nativa americana productora de petróleo pidió el viernes al Departamento del Interior de EEUU una exención de la reciente suspensión temporal del arrendamiento de petróleo y gas y la concesión de permisos en tierras federales y tribales, diciendo que la medida afectaría a su economía y soberanía.

El rechazo de la tribu india ute refleja la presión financiera a la que se enfrentarán algunas comunidades por la congelación del programa gubernamental de arrendamiento de combustibles fósiles. La nueva administración del Presidente Joe Biden anunció esta semana la medida como parte de un conjunto de medidas destinadas a combatir el cambio climático global.

En una carta de la tribu india ute de Utah (es decir, la reserva de Uintah y Ouray), el jefe del comité empresarial de la tribu exigió al gobierno federal que excluyera a las tribus de las nuevas órdenes:

La tribu india ute y otras tribus productoras de energía dependen del desarrollo energético para financiar nuestros gobiernos y proporcionar servicios a nuestros miembros…. Su orden es un ataque directo a nuestra economía, soberanía y nuestro derecho a la autodeterminación. Las tierras indígenas no son tierras públicas federales. Cualquier acción sobre nuestras tierras e intereses sólo puede llevarse a cabo tras una consulta tribal efectiva.

La amplitud de la orden supone claramente un problema político para la administración. El Partido Demócrata afirma que responde a los intereses tribales. Sin embargo, este partido también ha declarado la guerra a la extracción de combustibles fósiles—y, de hecho, a la mayoría de las formas de minería, perforación y extracción de recursos en general—en nombre de la oposición al «cambio climático». No obstante, para mantener las apariencias, la administración se apresuró a tomar medidas para eximir a las tribus.

Pero esto no es más que una patada a la lata en el camino.

Es bastante seguro que, en el cálculo final, los ambientalistas blancos ricos son más importantes para el partido que los intereses tribales. Después de todo, los ambientalistas tienen más dinero y son más numerosos que los votantes de las tribus que dependen de las perforaciones. ¿Cuánto tiempo más podrán las tribus perforar en sus propias tierras sin la agresiva presión de los legisladores federales? Depende del éxito que tenga la facción del «cambio climático» dentro de la coalición del Partido Demócrata.

Conviene recordar que los ecologistas no son precisamente conocidos por su respeto a las necesidades tribales. Como se señaló el pasado diciembre en Indian Country Today, «la historia de la conservación en Estados Unidos comenzó con violaciones de los derechos humanos, incluyendo el desplazamiento, la masacre y la asimilación de los pueblos tribales para dar paso a los primeros Parques Nacionales: Yellowstone y Yosemite».

En la actualidad, las tribus gozan teóricamente de cierto nivel de soberanía—y por tanto de inmunidad frente a los edictos federales—pero los ecologistas nunca han tenido mucha paciencia con ese tipo de cosas.

La soberanía tribal es importante

Todo este asunto ilustra, una vez más, por qué la soberanía tribal debe ser respetada y promovida como un importante control al poder federal.

De hecho, la soberanía tribal sólo debería ampliarse. Después de todo, el estado actual de la independencia tribal está muy lejos de lo prometido por los funcionarios federales cuando ofrecían tratados y tierras de reserva a las tribus. Se suponía que las tribus gozarían de poder de decisión local sobre una amplia variedad de cuestiones, desde la justicia penal hasta la regulación del uso de la tierra.

Con el tiempo, las tribus fueron despojadas gradualmente de los derechos que les otorgaban los tratados, y pasaron a estar totalmente bajo la jurisdicción del gobierno estadounidense. El Congreso incluso se atribuyó el poder de abolir y derogar por completo las condiciones de los antiguos tratados a partir de una legislación federal unilateral. Lo que los agentes estadounidenses habían llamado engañosamente «tratados» se convirtió rápidamente en nada más que actos del Congreso. Hemos visto una tendencia similar con los estados estadounidenses. Lo que se suponía que eran «estados soberanos» en Estados Unidos degeneró a lo largo del siglo XX en un grupo de provincias de facto sujetas a innumerables dictados federales.

Afortunadamente, con el paso del tiempo, los tribunales han empezado a limitar poco a poco la jurisdicción estatal y federal sobre las tribus, con el efecto de proporcionar más autonomía a las tribus. Tal vez la más famosa de estas decisiones sea el caso de 1987 California v. Cabazon Band of Mission Indians, en el que el tribunal determinó que los gobiernos estatales no podían impedir que las tribus ofrecieran juegos de azar legales dentro de sus propias fronteras (en la mayoría de los casos).

El año pasado, la Corte Suprema falló a favor de una mayor soberanía tribal con el caso McGirt contra Oklahoma, en el que el tribunal allanó el camino para un mayor control tribal sobre los procesos penales locales.

Las tribus siguen estando muy lejos de la verdadera soberanía, aunque podría decirse que las cosas han mejorado desde la década de los cuarenta, cuando el gobierno federal robó descaradamente las tierras de pastoreo que producían ingresos a los Hidatsas, Mandans y Arikaras para embalsar otro lago.

Pero por muy pequeños que sean los recientes logros tribales en estas zonas, cada victoria es un recordatorio de que el gobierno federal no puede hacer lo que quiera con quien quiera.

Quienes se preocupan por el control local y la autodeterminación como un principio importante deberían ver las implicaciones aquí para otros pueblos y jurisdicciones dentro de Estados Unidos. El senador conservador estadounidense Mike Lee quizá lo vio cuando aplaudió la exención tribal y declaró: «El resto de Estados Unidos también debería tener esta exención».

No sé si Lee ha apoyado la soberanía tribal en otros contextos, pero si no es así, debería aprender de esta situación y empezar a hacerlo.

Sería un cambio bienvenido. Los conservadores estadounidenses, después de todo -por razones que a menudo van desde la miopía hasta la mezquindad—se han opuesto durante mucho tiempo a los esfuerzos de las tribus por afirmar el control local sobre sus propias tierras y recursos.

Sin embargo, la soberanía tribal es una herramienta importante para oponerse al poder federal sin trabas y forzar los límites de los poderes federales en los asuntos locales. Al igual que las tribus deberían ejercer mucho más control sobre sus recursos naturales, la justicia penal y otros asuntos locales, lo mismo ocurre con todos los estados y municipios estadounidenses.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power&Market, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado and was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire