Mises Wire

Home | Wire | Napoleón: el primer déspota igualitario de Europa

Napoleón: el primer déspota igualitario de Europa

  • bona

Etiquetas Historial mundial

11/22/2023

Con el estreno de la nueva película de Ridley Scott, Napoleón, los espectadores se encuentran con una versión cinematográfica de Napoleón envuelto en un tumultuoso romance con el telón de fondo de los trastornos de las guerras napoleónicas.

Esto ha reavivado el interés por el comandante militar francés y ha hecho que muchos se pregunten qué deben hacer con el Napoleón histórico real. Para muchos americanos del público —que, a diferencia de los europeos, no dedican prácticamente nada de tiempo a Napoleón en la escuela— ésta puede ser la primera vez que piensen en Napoleón.

En general, esta cuestión no es nueva. Napoleón no tiene la reputación de Hitler, por ejemplo. Incluso la gente que no ha leído un libro de historia en su vida sabe que se supone que ese tipo no le cae bien. Tampoco se nos dice habitualmente que Napoleón sea benigno como, por ejemplo, George Washington. Más bien, el legado de Napoleón sigue siendo muy incierto. Incluso en Francia no parece haber consenso, como se señala en un artículo relativamente reciente de France24 titulado «Napoleón: ¿Tirano o genio - o ambos?» Su legado es «complicado», nos dice el Washington Post, y en general no está claro si debemos considerar a Napoleón un héroe, un dictador o un agente de la «ilustración».

La cuestión es importante, por supuesto, porque la opinión que uno tiene de las principales figuras históricas es a menudo una parte importante de cómo uno ve las cuestiones históricas en general. En América, por ejemplo, es probable que alguien que admire a Franklin Roosevelt suscriba opiniones ideológicas diferentes a las de alguien que admire a Richard Nixon. Del mismo modo, es probable que las opiniones ideológicas de una persona influyan —o se vean influidas— por sus opiniones sobre figuras como Lenin, Churchill, Cromwell, Luis XIV o Bismarck.

Hoy en día, expertos y críticos tanto de izquierdas como de derechas siguen teniendo muchas palabras amables que decir en favor de Napoleón cada vez que su legado es tema de conversación en los medios de comunicación. Muchos pregonan sus supuestas políticas ilustradas como «modernizador». Los conservadores, que se dejan impresionar fácilmente por la pompa militar, insisten a menudo en que Napoleón nos proporciona un modelo de impresionante masculinidad como general.

Sin embargo, desde la perspectiva de la ideología conocida como liberalismo clásico (es decir, el libertarismo), el legado de Napoleón es menos ambiguo. Napoleón fue un dictador militar que implantó un Estado policial en Francia y fue partidario de un mayor poder estatal. La guerra fue su principal instrumento, reclutando a cientos de miles de hombres para llevar a cabo sus conquistas. Si se contempla desde la perspectiva de la libertad, la paz y la oposición al poder estatal, es fácil concluir que Europa habría estado mejor sin Napoleón.

Por qué siguen defendiendo a Napoleón

Parte de la razón por la que el legado de Napoleón sigue siendo ambiguo para tantos es que, a pesar de su belicismo y su condición de dictador, Napoleón también aparece para muchos como alguien que «modernizó» Europa continuando las «partes buenas» de la Revolución Francesa. En política, centralizó el poder del Estado, se opuso al papado y aplastó a muchos de los antiguos estados medievales de Europa. Para los eruditos modernos que aún se aferran a la idea de que todo lo moderno es mejor que todo lo «medieval», el legado de Napoleón contiene mucho que elogiar.

Por ejemplo, podemos encontrar un resumen sucinto de la visión de centro-derecha en las palabras del historiador Andrew Roberts. Roberts, un neoconservador thatcherista, escribe que Napoleón no debería ser recordado por sus guerras, sino por «el Código Napoleón, esa brillante destilación de 42 códigos legales competidores y a menudo contradictorios en un cuerpo único y fácilmente comprensible de la ley francesa». Roberts también nos dice que Napoleón fue grande porque «consolidó el sistema administrativo basado en departamentos y prefectos. Puso en marcha el Consejo de Estado, que aún hoy examina las leyes de Francia, y el Tribunal de Cuentas, que supervisa sus cuentas públicas. Organizó la Banque de France...». En otras palabras, Napoleón fue grande porque amplió el papel y el poder del Estado central. El Código Napoleónico, por ejemplo, fue clave en un proceso que abolió la independencia legal y las costumbres locales en favor de un aparato legal único controlado centralmente.

En su carrera de conquistas por Europa, Napoleón contribuyó a centralizar el poder tanto en Francia como en otros países. Las conquistas de Napoleón en Alemania e Italia contribuyeron a abolir o debilitar la resistencia descentralizada a la unidad nacional, allanando el camino para los estados nacionales alemán e italiano en décadas posteriores.

Roberts también nos dice que Napoleón era grande porque era un mecenas de la buena arquitectura. Así que no se moleste en recordar a esos incontables jóvenes reclutados por Napoleón y enviados a la picadora de carne. Recuerden, más bien, que Napoleón gastó heroicamente el dinero de los contribuyentes en algunos edificios bonitos.

Bryan Goldberg, magnate de las revistas de estilo de vida, nos ofrece una visión típica de centro-izquierda. Para Goldberg, Napoleón debería ser recordado como alguien que dedicó su tiempo a «hacer avanzar la ciencia, patrocinar artistas, redactar códigos de leyes igualitarias e integrar a los marginados en una sociedad más ilustrada». »

Si es así, entonces Napoleón puede ser considerado un pionero de la idea del Estado policial igualitario e ilustrado. El historiador Jacques Godechot, por ejemplo, calificó el régimen de Napoleón como «tal vez el precursor de los Estados policiales modernos» y el historiador Eugen Weber califica el régimen de Estado policial sin matices. El régimen de Napoleón fue amable y gentil en comparación con los Estados policiales del siglo XX, por supuesto, pero tampoco hay muchas razones para alabar el régimen. Michael Sibalis concluye: «No obstante, la policía de Napoleón ejerció un férreo control sobre todas las expresiones públicas de opinión, pagó a una red de agentes secretos para mantener a la nación bajo vigilancia y detuvo a los enemigos del régimen en prisiones especiales del Estado sin acusación ni juicio. En resumen, ignoraron regularmente los procedimientos judiciales adecuados y violaron sistemáticamente los derechos civiles que la Revolución francesa había proclamado...»

Napoleón, enemigo del liberalismo

Napoleón era enemigo del liberalismo clásico también en otros aspectos importantes.  Napoleón tenía poco respeto por el libre comercio y los valores burgueses. Como era de esperar, Napoleón dilapidó gran parte de la riqueza de Francia en guerras y propiedades del gobierno. Como ha dicho Steven Pinker: «Napoleón, ese exponente de la gloria marcial, olfateó a Inglaterra como 'una nación de tenderos'. Pero en aquella época los británicos ganaban un 83% más que los franceses y disfrutaban de un tercio más de calorías, y todos sabemos lo que pasó en Waterloo». (La autoría de la cita por parte de Napoleón puede ser apócrifa, pero no por ello deja de tener su carácter).

Napoleón tuvo un efecto indirecto devastador sobre el liberalismo europeo. Como Napoleón marchaba bajo la bandera de la Francia ilustrada, igualitaria y «liberal», sus ejércitos conquistadores llegaron a asociarse con el liberalismo mismo. El efecto a largo plazo fue poner a muchos en contra de la ideología en general. El historiador Ralph Raico señala que el liberalismo clásico había estado en auge en los Estados alemanes durante el siglo XVIII. Pero esto se invirtió en el XIX. ¿Por qué? Raico sostiene que «no hay duda de que una razón importante —quizá la principal— del cambio radica en la historia política y militar de la época: básicamente, el intento de la Francia revolucionaria de conquistar y gobernar toda Europa».

A mediados de la década de 1790, escribe Raico, «los derechos del hombre, la soberanía popular, la Ilustración francesa con su odio a las tradiciones milenarias y a las creencias religiosas de los pueblos europeos se impondrían mediante el poder militar. Con este fin, los victoriosos e irresistibles ejércitos franceses invadieron, conquistaron y ocuparon gran parte de Europa». El resultado final fue la resistencia a todo lo relacionado con la ideología oficial del régimen francés, que, por supuesto, no era liberal en absoluto. Como resultado,

En la naturaleza de las cosas, estos ejércitos invasores, al traer consigo una ideología ajena, produjeron hostilidad y resistencia contra esa ideología, una reacción nacionalista militante. Así ocurrió en Rusia y en España. Sobre todo, eso es lo que ocurrió en Alemania. El individualismo, los derechos naturales, los ideales universalistas de la Ilustración, se identificaron con los odiados invasores, que subyugaron y humillaron al pueblo alemán. Esta identificación fue una carga que el liberalismo alemán tuvo que soportar a partir de entonces.

Al igual que los americanos afirmarían repetidamente después de 1945, Napoleón afirmaba que los países extranjeros acogían con agrado la invasión —o al menos la exigían— para abrazar la ilustración y la igualdad.  Napoleón insistía en que «los pueblos de Alemania, como los de Francia, Italia y España, quieren igualdad e ideas liberales», justificando así la abolición (por conquista) de los antiguos regímenes. No es sorprendente que muchos extranjeros no apreciaran la generosidad de Napoleón.

Por lo tanto, aquellos que hoy en día creen en las ideas que subyacen a las modernas guerras de América por la democracia global podrían encontrar convincente el razonamiento de Napoleón.  Para aquellos de nosotros, en cambio, que realmente valoramos la autodeterminación, el libre mercado, la paz y la libertad, Napoleón ofrece poco que admirar. Fue un déspota, un belicista, un centralista y un hipócrita que pretendía difundir la libertad para justificar sus ansias de conquista y poder. 

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is executive editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy, finance, and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
bona