Mises Wire

Home | Wire | Los ahorros son el fundamento del crecimiento económico

Los ahorros son el fundamento del crecimiento económico

  • tomato plant

Etiquetas Historial mundial

08/05/2021

La mayoría de los comentaristas consideran que los ahorros son perjudiciales para el crecimiento económico, ya que los ahorros están asociados a un menor gasto. Estos comentaristas describen la actividad económica como un flujo circular de dinero. El gasto de un individuo pasa a formar parte de los ingresos de otro individuo, y el gasto de otro individuo pasa a formar parte de los ingresos del primero.

Si, por cualquier motivo, las personas pierden la confianza en el futuro, es probable que reduzcan sus gastos y acumulen más dinero. En consecuencia, cuando un individuo gasta menos, esto empeora la situación de algún otro individuo, que a su vez también recorta sus gastos.

Surge un círculo vicioso: la disminución de la confianza de la gente hace que gasten menos y atesoren más dinero. Esto deprime aún más la actividad económica, lo que hace que la gente acumule más, etc. La cura para esto, se argumenta, es que el banco central bombee dinero.

Al poner más efectivo en manos de la gente, la confianza del consumidor aumentará; la gente entonces gastará más y el flujo circular de dinero se reafirmará. Parece que lo que obstaculiza la prosperidad económica es el comportamiento caprichoso de los consumidores, que se manifiesta como un descenso repentino de la demanda.

Sin embargo, ¿puede la demanda generar por sí misma el crecimiento económico? Aquí no se dice nada sobre los bienes. ¿Debemos darlos por sentado? ¿Siempre están ahí y lo único que hace falta es tener demanda de ellos?

La escasez de medios dificulta la demanda

Lo que impide la demanda de los individuos no es su disposición psicológica, sino la disponibilidad de medios. Nunca puede haber un problema con la demanda como tal, sino con los medios para satisfacerla. En el mundo real, uno tiene que convertirse en productor antes de poder demandar bienes y servicios.

Es necesario producir algunos bienes útiles que puedan ser intercambiados por otros bienes. Por ejemplo, cuando un panadero produce pan, no lo produce todo para su propio consumo. La mayor parte del pan que produce se intercambia por los bienes de otros productores. Esto significa que, a través de la producción de pan, el panadero ejerce su demanda de otros bienes.

La demanda no puede sostenerse por sí misma. Está condicionada por la producción previa: es la producción de pan la que permite al panadero adquirir diversos bienes. El pan es el medio de pago del panadero.

Por tanto, la demanda está limitada por la producción. Por lo tanto, lo que impulsa la economía no es la demanda como tal, sino la producción de bienes. En este sentido, los productores y no los consumidores son el motor del crecimiento económico. Según James Mill

Cuando se llevan las mercancías al mercado lo que se busca es alguien que las compre. Pero para comprar hay que tener medios de pago. Por lo tanto, es evidente que los medios de pago colectivos que existen en toda la nación constituyen todo el mercado de la nación. Pero, ¿en qué consisten los medios de pago colectivos de toda la nación? ¿No consisten en su producción anual, en los ingresos anuales de la masa general de habitantes? Pero si el poder de compra de una nación se mide exactamente por su producto anual, como sin duda lo es, cuanto más se aumenta el producto anual, más se amplía por ese mismo acto el mercado nacional, el poder de compra y las compras reales de la nación.... Así, parece que la demanda de una nación es siempre igual al producto de una nación. Esto debe ser así, porque ¿qué es la demanda de una nación? La demanda de una nación es exactamente su poder de compra. Pero, ¿cuál es su poder de compra? Sin duda, la magnitud de su producción anual. Por lo tanto, la extensión de su demanda y la extensión de su oferta son siempre exactamente proporcionales.1

Por ejemplo, si una población de cinco individuos produce cien patatas y veinte tomates, esto es todo lo que pueden demandar y consumir. Ningún truco de los gobiernos y de los bancos centrales puede hacer posible el aumento de su demanda efectiva. La única manera de aumentar su capacidad de consumir más es aumentar su capacidad de producir más. Lo que limita el crecimiento de la producción de bienes son las herramientas y la maquinaria, es decir, los bienes de capital, disponibles, que elevan la productividad de los trabajadores. Las herramientas y la maquinaria tampoco son fáciles de conseguir; hay que fabricarlas.

Para fabricarlos, las personas deben destinar los bienes de consumo ahorrados que sostendrán los individuos dedicados a la producción de herramientas y maquinaria. Obsérvese que el ahorro es la cantidad de bienes de consumo producidos menos el consumo de estos bienes por parte de los productores de bienes de consumo.

Dado que los ahorros permiten la producción de bienes de capital, es obvio que los ahorros están en el centro del crecimiento económico que eleva el nivel de vida de las personas. La mejora de las infraestructuras gracias a la mejora de los bienes de capital permite reforzar el crecimiento económico.

A su vez, la mejora de las infraestructuras puede tener lugar gracias al aumento de la reserva de ahorros, es decir, la reserva de bienes de consumo. Por lo tanto, todo lo que debilita la reserva de ahorros socava las perspectivas de crecimiento económico.

Dinero y ahorro: ¿cuál es la relación?

La introducción del dinero no altera la esencia del ahorro. El dinero cumple la función de medio de intercambio. Permite intercambiar la producción de un productor por la de otro. Obsérvese que, aunque el dinero sirve como medio de intercambio, no produce bienes; sólo permite que los bienes se intercambien.

Además, en la economía monetaria el pago final es de bienes por otros bienes. Un panadero cambia su pan por dinero y luego emplea el dinero obtenido para comprar otros bienes, lo que implica que paga con su pan. El dinero sólo facilita este pago.

Otra función importante del dinero es facilitar la canalización de ahorros. Cuando un panadero vende su pan a un zapatero por un dólar, de hecho ha suministrado al zapatero su pan ahorrado, es decir, no consumido.

El pan va a sostener al zapatero y le va a permitir seguir fabricando zapatos. Obsérvese que el dinero que recibe el panadero está totalmente respaldado por su pan ahorrado. El intercambio de ahorros por dinero de un individuo sostiene la producción de otro individuo, que al cambiar sus propios ahorros por dinero sostiene a un tercer individuo.

Ahora bien, cuando una empresa emite acciones u obligaciones, el dinero recibido por estos instrumentos financieros permite a la empresa obtener los ahorros de varios ahorradores, que a su vez le permiten perseguir los objetivos previstos.

¿Es válido argumentar que los individuos ahorran dinero? No ahorramos dinero como tal, sino que lo empleamos como medio de intercambio y para canalizar ahorros.

Además, cuando un individuo atesora dinero, no ahorra dinero, sino que ejerce su demanda de dinero. Ejercer la demanda de dinero nunca puede ser una mala noticia, como dice el pensamiento popular.

Aumento del dinero y crecimiento económico

Cuando el dinero se genera «de la nada» debido a la política monetaria flexible del banco central, se pone en marcha un intercambio de nada por dinero y luego de dinero por algo, es decir, un intercambio de nada por algo.

Un intercambio de nada por algo equivale a un consumo que no está respaldado por la producción. Un aumento del consumo que no está respaldado por la producción debe desviar ahorros de las actividades generadoras de riqueza a actividades no generadoras de riqueza.

Esto debilita el flujo de ahorros hacia los productores de riqueza, lo que debilita el flujo de producción, es decir, pone en marcha una recesión económica. Por ejemplo, cuando el dinero «de la nada» da lugar a un consumo que no está respaldado por la producción precedente, disminuye la cantidad de ahorros que respalda la producción de bienes del primer productor de riqueza.

Esto, a su vez, socava la producción de bienes del productor de riqueza, debilitando así su demanda efectiva de los bienes de otro productor de riqueza. A su vez, el otro productor de riqueza se ve obligado a reducir su producción de bienes, lo que debilita su demanda efectiva de los bienes de un tercer productor de riqueza, etc.

Obsérvese que lo que ha debilitado la demanda de bienes no es el repentino comportamiento caprichoso de los consumidores, sino las inyecciones monetarias del banco central, que han debilitado la demanda efectiva.

Cada dólar que se genera «de la nada» equivale a un desahorro correspondiente en esa cantidad. Obsérvese que mientras la reserva de ahorros se amplía, el banco central y los funcionarios del gobierno pueden dar la impresión de que las políticas monetarias y fiscales flexibles impulsan la economía, pero esta ilusión se rompe una vez que la reserva se estanca o empieza a disminuir.

No es posible eliminar la dependencia de la demanda de la producción de bienes mediante el bombeo monetario y el gasto público. Por el contrario, las políticas fiscales y monetarias laxas probablemente empobrecerán a los generadores de riqueza y debilitarán su capacidad de producir bienes: debilitarán la demanda efectiva.

Conclusión:

Lo que permite la expansión del flujo de producción de bienes y servicios es el ahorro y no la demanda. Es a través del ahorro, que da lugar a la producción, como se puede ejercer la demanda de bienes.

Ninguna demanda efectiva puede tener lugar sin una producción previa. Si fuera de otro modo, la pobreza en el mundo habría sido erradicada hace mucho tiempo. Al fin y al cabo, todo individuo aspira a tener una vida buena y cómoda. Lo que siempre frustra estas aspiraciones son los medios, que hay que producir.

Cualquier intento de crear la ilusión de que los deseos de la gente pueden ser acomodados de alguna manera a través de las prensas monetarias se ve tarde o temprano destrozado por los hechos de la realidad: que no es posible crear algo de la nada.

  • 1. James Mill, On the Overproduction and Underconsumption Fallacies, ed. George Reisman (Laguna Hills, CA: Jefferson School of Philosophy, Economics, and Psychology, 2006), pp. 8-9.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire