Mises Wire

Home | Wire | Latinoamérica tiene menos armas, pero más crímenes

Latinoamérica tiene menos armas, pero más crímenes

  • guns2_2.PNG
0 Views

Tags Burocracia y RegulaciónSistema Legal

11/20/2018

Las noticias en Latinoamérica han traído este año dos recordatorios acerca de los estrictos controles de armas que no han detenido el creciente problema de homicidios en muchas partes de la región.

El primero es que los homicidios alcanzaron nuevos máximos en México este año, logrando niveles sin precedentes no observados desde que el país comenzó a mantener registros hace veinte años.

En segundo lugar, el crimen violento se convirtió en un tema importante en la carrera presidencial de este año, con el presidente electo Jair Bolsonaro corriendo en una plataforma de lucha contra el crimen, prometiendo "usar el ejército" si es necesario.

En ambos casos, el crimen continúa aumentando a pesar del hecho de que tanto Brasil como México son todo menos lo que podríamos llamar "laissez-faire" cuando se trata de la posesión de armas. De hecho, ambos emplean estrictos regímenes de control de armas, al igual que la mayoría de los Estados en Latinoamérica.

Estos hechos siempre han presentado un problema para los defensores del control de armas, por supuesto, ya que sus argumentos a menudo se basan en la idea de que reducir la posesión de armas traerá tasas de criminalidad más bajas.

Menos armas - ¿Más crimen?

En cuanto a las leyes sobre armas de fuego, por supuesto, solo nos cuentan una parte de la historia cuando se trata de la prevalencia de armas de fuego civiles en una sociedad. También hay que echar un vistazo a las armas de fuego de propiedad ilícita, y el número total de armas de fuego que se encuentran en general.

En la actualización de este año del Small Arms Survey, publicada por el Instituto de Posgrado de Estudios Internacionales y de Desarrollo en Ginebra, encontramos que la prevalencia de armas civiles, legales e ilegales, no está especialmente extendida en Latinoamérica, ni siquiera según los estándares europeos.

SAS1.png

Fuente: Small Arms Survey.

Por ejemplo, según las estimaciones de la encuesta, solo hay 12,9 armas civiles por cada 100 personas en México. El total de Brasil es aún más pequeño, con 8,3 por cada 100 personas.

Compare estos números con cualquier número de otros países con tasas de homicidios significativamente más bajas, ya sea Canadá, Austria, Suiza o incluso Alemania. (No necesitamos siquiera incorporar a los Estados Unidos, lo que, por supuesto, tiene una prevalencia de armas mucho más alta, con índices de homicidios relativamente bajos para los estándares mundiales). Ningún país de Latinoamérica, con la excepción del Uruguay con un crimen relativamente bajo, iguala estos totales en términos de prevalencia de armas.

sas3.png

Fuente: Small Arms Survey, Banco Mundial.

Al observar estos números, simplemente no vemos una relación de causa y efecto entre la prevalencia de armas y la falta de homicidios. Claramente, hay otros factores en el trabajo, y los homicidios en realidad no pueden explicarse con declaraciones convenientes de "menos armas, menos crimen".

sas2.png

Fuente: Banco Mundial.

Esta realidad en Latinoamérica, sin embargo, es constantemente ignorada. Como he explicado en el pasado, el alto nivel de delincuencia que perdura en Latinoamérica, a pesar de los numerosos controles de armas, a menudo se ha explicado mediante el uso de la intolerancia de las bajas expectativas. Se nos dice que no se puede esperar que los latinoamericanos respondan a un entorno legal de la misma manera que lo haría una persona más "civilizada" en Europa. Por lo tanto, debemos esperar que los latinoamericanos se comporten como bárbaros y participen en grandes cantidades de homicidios, independientemente de las leyes sobre armas de fuego. Una vez que se puede ignorar a los latinoamericanos, podemos reclamar más fácilmente que los Estados Unidos tienen tasas de homicidios más altas que los europeos por, y solo por, las leyes de armas liberales de los Estados Unidos. Todos los demás factores son ignorados. Luego se convierte en un "hecho" evidente que todos los países industrializados o "desarrollados" con estrictas leyes de control de armas tienen bajo nivel de criminalidad, suponiendo que ignoremos a Rusia, por supuesto.

Mitos de la posesión de armas en Latinoamérica

Esta posición, que podría ser conveniente para los defensores del control de armas, no satisface a nadie que considere a los latinoamericanos como seres humanos de pleno derecho. Después de todo, con la excepción de Venezuela y algunas áreas de América Central, Latinoamérica no es una región de estados fallidos o guerra civil. Esta es una región principalmente en paz, y una que comparte mucho en común, en términos de historia, inmigración y diversidad étnica, con los Estados Unidos.

Algunos defensores del control de armas han intentado evitar este problema al afirmar, sin pruebas, que Latinoamérica realmente tiene grandes cantidades de armas. Por ejemplo, en un extraño artículo de 2015 para Salon, el autor afirmó que Honduras, con su tasa de homicidios muy alta, es una distopía libertaria pro-armas donde los anarquistas han "cargado al país con armas" y han permitido a la gente obtener armas libremente el resultado, se nos dice, es una violencia continua.

Esta noción de que Honduras es un lugar donde una enorme cantidad de personas portan armas, sin embargo, es pura ficción. Según el Small Arms Survey, el número total de armas por persona en Honduras, a 14,1 por cada 100 personas, es solo una pequeña fracción de lo que es en los Estados Unidos y menos de la mitad de lo que es en Canadá.

De manera similar, algunos han tratado de argumentar que los problemas de homicidio en México pueden explicarse por la proximidad de este país a los Estados Unidos. Nos dicen que Texas está exportando enormes cantidades de armas ilegales a México.

Sin embargo, las investigaciones realizadas por Stratfor y Small Arms Survey han demostrado que las armas ilegales en México generalmente son llevadas al mercado negro por la policía y el personal militar mexicano, desde sus propias reservas. No son importados por los traficantes de armas estadounidenses.

Además, el Small Arms Survey también incluye armas ilícitas. Incluso contando estas armas, el número total de armas de fuego en México es muy pequeño en comparación con los Estados Unidos.

Aunque escuchamos implacablemente en este país que más armas conducen a más delitos, la experiencia de Latinoamérica ciertamente no da mucho crédito a la idea. Los defensores del control de armas intentan ignorar a Latinoamérica y se enfocan estrictamente en Europa, donde afirman que las bajas tasas de criminalidad son sinónimo de bajos niveles de posesión de armas. (Incluso esta afirmación debe excluir a Rusia, Suiza, Ucrania y los países bálticos para ser verdad). Al expandir nuestro análisis a las Américas, sin embargo, rápidamente encontramos que estas afirmaciones no son evidentes.

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for Mises Wire and The Austrian, but read article guidelines first. Ryan has degrees in economics and political science from the University of Colorado, and was the economist for the Colorado Division of Housing from 2009 to 2014. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire