Mises Wire

Home | Wire | Las consecuencias sociales de los tipos de interés cero

Las consecuencias sociales de los tipos de interés cero

  • gettyimages-1144482345.jpg

Etiquetas Medios y CulturaMonetary PolicyTeoría del Capital y el Interés

07/04/2020

Cualquiera que haya estado en Japón sabe: Japón es especial. El país tiene muchos hábitos extraños. La cultura japonesa es simplemente diferente y muchas peculiaridades apenas se entienden en Occidente.

Pero no sólo las viejas tradiciones establecidas son extrañas para nosotros los occidentales. Igual de inquietantes son los desarrollos sociales como la creciente tendencia de los japoneses a trabajar en exceso, los solteros parásitos que se aíslan, o la existencia de relaciones platónicas en las que se paga a la gente para que se tomen de la mano. Todos estos fenómenos son realmente extraños y se atribuyen generalmente a la peculiar cultura japonesa. Sin embargo, pocas personas son conscientes de que probablemente hay una razón más profunda para estas curiosidades, a saber, una económica: el interés cero y negativo.

Lo que ves y lo que no ves

En términos generales, se considera que el Japón todavía no se ve muy afectado por su política de interés cero, que ha durado décadas. Como discutimos en nuestro seminario web alemán con el profesor Gunther Schnabl sobre la japonización en Europa, al mirar más de cerca, uno ve efectivamente fenómenos de deterioro en Japón.

Ciertamente, la tierra del sol naciente sigue siendo un país rico hoy en día. Sin embargo, como el economista francés Frederic Bastiat ya sabía, para una evaluación general no es sólo lo que se ve sino también lo que no se ve lo que es relevante. Así que la pregunta es, ¿dónde estaría Japón hoy sin los tipos de interés cero?

De hecho, Japón ha perdido una cosa sobre todo en las últimas décadas: el poder económico y la cultura económica. Esta última no se ha perdido tanto como ha cambiado dramáticamente. En los años sesenta a ochenta, Japón se puso al día económicamente con el mundo occidental. El crecimiento económico de este período fue anotado en los libros de historia como el milagro económico de Japón en la posguerra.

Durante esta fase, las empresas japonesas en particular se convirtieron en competidores internacionales cada vez más temidos. Sabían cómo hacerse con tecnologías clave del extranjero, mejorarlas continuamente y conquistar la cuota de mercado internacional paso a paso.

Debido a esta filosofía de trabajo de mejora continua, conocida en japonés como kaizen, empresas como Sony, Panasonic, Toyota o Mitsubishi pronto fueron temidas en todo el mundo. Mientras que antes eran las empresas japonesas las que copiaban a Occidente, éste pronto sintió la necesidad de emular a las empresas japonesas, dada la creatividad innovadora que mostraban estas grandes compañías.

Pero entonces, de repente, las cosas resultaron diferentes, a peor para Japón. A principios de los años noventa, la política de tipos de interés en Japón se movió cada vez más hacia el límite inferior cero. Tres décadas después, el país sigue atrapado en una trampa de tipo de interés cero y el poder mágico e innovador de las empresas japonesas ha disminuido considerablemente. En el contexto internacional, difícilmente pueden seguir el ritmo de sus homólogos estadounidenses o chinos, o al menos ya no son tan temidas como antes.

Cambio de preferencias

La innovación, en última instancia, tiene mucho que ver con la preferencia temporal en términos económicos. Las verdaderas innovaciones a menudo sólo dan resultados años después, por lo que las empresas innovadoras tienen que estar preparadas para un largo camino. Los tipos de interés cero contrarrestan el poder de la innovación, porque casi siempre van de la mano de una mayor preferencia temporal. El hecho de que las empresas japonesas apenas sean temidas por la competencia mundial actual probablemente se deba en gran medida, aunque no de manera monocausal, a los antiguos tipos de interés cero del Japón.

Hoy en día, la gente suele hablar de las décadas perdidas de las que han sido víctimas las empresas japonesas. Los costos de oportunidad de esta política de tipo de interés cero también se reflejan en la disminución de la fuerza innovadora y la productividad. Es difícil imaginar dónde estaría hoy el Japón si la economía japonesa se hubiera librado de la carga de los tipos de interés cero y negativos.

En cambio, las «innovaciones» del Japón parecen ubicarse hoy en día en campos orientados al consumidor, bastante extraños. Las ofertas de relaciones platónicas son sólo un «invento». Hoy en día, Japón es también pionero en el campo de las muñecas, que los hombres japoneses utilizan principalmente como muñecas sexuales, pero también como sustitutos de las relaciones. Además, en Japón existe un mercado «emergente» de alquiler de un padre o amigo sustituto. Si no quieres salir solo, puedes alquilar un compañero. O puedes alquilar una familia entera para poder fingir suficientes visitas en tu fiesta de graduación personal.

Esas «ofertas de mercado» son en última instancia una expresión de la situación actual del mercado en el Japón, que se ha orientado hacia el consumo y el corto plazo durante décadas debido a los tipos de interés cero. Es lógico que los empresarios ajusten sus ofertas en consecuencia. Esta «actitud instantánea» orientada al consumo se refleja también en el gran número de máquinas expendedoras que existen en el Japón. Hoy en día, el país tiene la mayor densidad de estos aparatos; hay una máquina expendedora por cada veintitrés personas.

La sociedad sufre

Los tipos de interés cero y negativos no sólo han paralizado el poder de innovación de las empresas japonesas, sino que también han afectado a la población activa. En referencia a las décadas perdidas, también se habla de la generación perdida de Japón.

Los jóvenes en particular han sido los más afectados. Tan recientemente como en 1992, el 80 por ciento de los jóvenes trabajadores japoneses tenían un trabajo regular. En 2006, la mitad de todos los trabajadores jóvenes tenían trabajos a tiempo parcial con niveles salariales más bajos. Sólo el 2 por ciento de los trabajadores no fijos en Japón se trasladan a un trabajo regular cada año. Es poco probable que la mayoría de los trabajadores jóvenes de hoy en día encuentren un trabajo regular. Haken es el término usado en Japón para estos trabajos de tiempo parcial.

Por lo tanto, bastantes jóvenes se han aislado completamente del mundo del trabajo, una tendencia vergonzosa conocida en Japón bajo otro término popular llamado hikikomori. Al mismo tiempo, la gente se retira cada vez más de la sociedad civil y la esfera pública en sus propias cuatro paredes. Especulaciones extraoficiales sugieren que este fenómeno, descrito como cocooning, afecta ahora a hasta 10 millones de japoneses.

Así que mientras algunos japoneses se retiran, otros trabajan hasta la muerte. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), los trabajadores japoneses duermen menos que sus colegas de otras economías occidentales, con un promedio de 442 minutos por veinticuatro horas. En los EEUU, por ejemplo, este promedio es de 528 minutos.

Un triste ejemplo fue dado por la joven japonesa Matsuri Takahashi, que se quitó la vida a los veinticuatro años y trabajó más de cien horas a la semana durante meses antes de su muerte. Así se convirtió en la cara de este fenómeno conocido como karoshi.

Aquí en Occidente todos estos fenómenos, sobre todo el karoshi, son justificadamente recibidos con gran incomprensión. Nadie quiere o puede entender que en Japón nadie haría nada en contra de esto. Pero, de nuevo, la gente aquí en el mundo occidental generalmente olvida que estos problemas tienen precisamente la raíz más profunda descrita en este artículo.

Los tipos de interés cero y negativos son una realidad en Europa y pronto lo serán también en los Estados Unidos. No debería esperarse que seamos necesariamente inmunes a desarrollos similares a los de Japón. En Occidente empiezan a aparecer los primeros «signos de resignación», sobre todo entre los milenios y las generaciones más jóvenes. Una proporción creciente de ellos parece estar dándose cuenta subconscientemente de que tienen que adaptarse a una vida cada vez más estancada.

La ira y la frustración se dirigen entonces ya sea al condenado turbocapitalismo, contra el cual cada vez más gente toma las calles en manifestaciones. O la gente se entrega a varias formas nuevas de nihilismo, como el «Tide Pod Challenge», popular hace unos años. Esto consistía en tragar vainas de detergente y resultó en unas cuantas vidas perdidas, al menos en los Estados Unidos.

Si estas no son señales de advertencia, ¿qué es? Extrañas tendencias están ocurriendo en Japón, y están a punto de ocurrir cada vez más en Europa y los EEUU. De hecho, estas consecuencias de la política de tipos de interés cero y negativos de hoy en día tendrán que ser discutidas más intensamente, o de lo contrario el creciente odio de la gente se dirigirá a los culpables equivocados. Además de las consecuencias económicas, hay que tener en cuenta las consecuencias sociales, ya que éstas suelen pesar más a largo plazo.

Author:

Pascal Hügli

Pascal Hügli is the chief research officer at Schlossberg&Co, a Swiss asset manager focused on protecting its clients' wealth from unprecedented and increasing monetary socialism around the globe.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire