Mises Wire

Home | Wire | La victoria a largo plazo de Milei depende de que gane la batalla de ideas

La victoria a largo plazo de Milei depende de que gane la batalla de ideas

  • milei

11/20/2023

El domingo, Javier Milei fue elegido Presidente de Argentina por un cómodo margen, con el 56% de los votos. Tomará posesión de su cargo el 10 de diciembre.

En el último año, sin embargo, Milei se ha hecho un nombre como crítico del socialismo, los bancos centrales y muchos tipos de intervención gubernamental en general. Se ha hecho famoso por sus encendidos comentarios en los que condena la ideología y las tácticas de la izquierda, al tiempo que expresa su interés por un cambio inmediato (es decir, no gradualista). Ha declarado que quiere abolir el banco central de Argentina e introducir el dólar de EEUU como moneda dominante en el país.

Su política fiscal va mucho más en la dirección del libre mercado que la de cualquier otro jefe de Estado de un país tan grande como Argentina (con 46 millones de habitantes). Milei ha expresado su admiración por la obra de Murray Rothbard, F.A. Hayek y una serie de economistas más centristas que Rothbard y Hayek, pero que podríamos describir razonablemente como más o menos librecambistas. Además, Milei se autoidentifica como partidario de la Escuela Austriaca de economía.

Si Milei mantiene su compromiso de frenar (o abolir) el banco central, bajar los impuestos y recortar el gasto público, tendrá la oportunidad de impulsar verdaderas reformas económicas que podrían aliviar a la asediada clase media argentina. Estas personas han sufrido mucho durante décadas de inflación de precios inducida por el dinero fácil, y una carga cada vez mayor de impuestos y regulaciones.

Muchos partidarios libertarios de Milei (tanto dentro como fuera del país) han respondido a la candidatura de Milei con entusiasmo festivo. Algunos lo han declarado el próximo Ron Paul, y muchos otros parecen suponer que su elección se traducirá en la aplicación real de sus políticas declaradas.  Eso podría ocurrir, pero, por desgracia, lo difícil no ha hecho más que empezar.

Es muy posible que Milei sea sincero en sus objetivos declarados y en su aparente compromiso de oposición radical contra el desastroso statu quo de Argentina. Si es así, es una excelente noticia. Sin embargo, tras la elección de Milei llega la verdadera prueba. Suponiendo que Milei sea sincero en este momento, eso no significa que más adelante no esté dispuesto a llevar a cabo esas políticas si resultan impopulares a medida que se desarrolla su gobierno. Dada su corta experiencia en cargos políticos, no tenemos muchos indicios de que vaya a ser así.

Otra posibilidad es que carezca de la habilidad política necesaria para encauzar y explotar el sentimiento de libre mercado que existe actualmente en el país. Tendrá que hacerlo para sacar adelante cualquiera de estas reformas. ¿Qué habilidades políticas son necesarias? Milei debe ser capaz de convencer a una parte considerable de los votantes de que sus políticas funcionarán o están funcionando. Esto no significa necesariamente que la mayoría tenga que apoyarle con entusiasmo en todo momento. Pero al menos tiene que ser capaz de utilizar la opinión pública para presionar al poder legislativo y a los poderosos grupos de interés. Como Milei no será un dictador como presidente, se verá obligado a sacar concesiones de algún modo a los innumerables socialistas e intervencionistas del gobierno que literalmente le odian a él y a sus políticas.

No se trata de un problema exclusivo de los países con instituciones democráticas. Ni siquiera los dictadores pueden promulgar políticas radicales a su antojo. Como comprobaron en su día los monarcas absolutistas y los innumerables dictadores militares, los jefes del ejecutivo se enfrentan a una feroz oposición de los intereses atrincherados dentro del Estado en todo tipo de regímenes, salvo, quizá, en los totalmente totalitarios. El tipo de reformas que quiere Milei perjudicarán a muchos grupos de interés que se han beneficiado de la inflación y del elevado gasto público. La clase productiva puede sufrir mucho con estas políticas, pero también hay millones de votantes políticamente activos que creen que se benefician de una política económica de estilo peronista. Los que creen que pueden perder con la reforma se resistirán.

No hay victoria posible sin progreso en la batalla de ideas

Sin embargo, por el bien del argumento, digamos que Milei es sincero en sus opiniones y también uno de los políticos más hábiles que hemos visto en décadas. Digamos que domina los trucos que emplean los políticos de éxito para confundir a sus adversarios y crear coaliciones.

En última instancia, ni siquiera estas habilidades pueden llevar a cabo con éxito verdaderas reformas radicales de libre mercado si Milei y sus partidarios pierden mientras tanto la batalla de las ideas. Milei sólo puede tener éxito si el público está de acuerdo en que las políticas de Milei «merecen la pena». Después de todo, cuando Milei intente sacar adelante reformas como recortes fiscales o límites a la inflación monetaria, sus oponentes políticos inundarán los medios de comunicación con explicaciones sobre cómo Milei está perjudicando a la gente corriente, destruyendo la economía o es de alguna manera «una amenaza para la democracia.» Los oponentes intelectuales de Milei sacarán a economistas para explicar por qué los impuestos altos y la inflación son realmente buenos. El público escuchará a varios «expertos» decir que Milei está equivocado y que los socialistas e intervencionistas de siempre tienen razón.

Estas tácticas son especialmente peligrosas a corto plazo, ya que los esfuerzos de Milei por recortar el gasto y frenar la inflación de los precios seguramente causarán mucho dolor a corto plazo en la economía. Los recortes del gasto público y el fin de la política monetaria fácil tienden a hacer estallar las burbujas financieras y a provocar el declive de las industrias dependientes del gobierno. El resultado a corto plazo es un aumento del desempleo y de las quiebras. Esto, por supuesto, es una mala noticia para cualquier político electo.

A menos que se convenza a la opinión pública de que este dolor conducirá a días mejores en el futuro, es probable que el público abandone a Milei y sus políticas en poco tiempo. Entonces, dentro de cuatro años, los peronistas volverán al poder y el statu quo continuará como si nunca hubiera pasado nada.

El único antídoto contra esto es librar sin descanso la batalla de las ideas en el mundo académico, en los medios de comunicación y con el público. Los intelectuales, activistas, columnistas y oradores del libre mercado no deben cansarse nunca de recapitular sin cesar la verdad sobre la libertad, el libre mercado y la paz.  Mientras una parte considerable del público piense que los peronistas «tienen razón», ningún reformista del libre mercado podrá ganar.   

Después de todo, la única razón por la que cualquier persona —incluido Milei— cita a economistas de la Escuela Austriaca o aprecia la sabiduría de los liberales clásicos del libre mercado es porque esas personas aprendieron esas ideas de algún profesor, publicación u organización. Sin eruditos como Rothbard, Hayek y otros a los que Milei dice admirar, no existiría la campaña de Milei tal y como la conocemos. Sin organizaciones como el Instituto Mises, es seguro que no estaríamos oyendo a Milei pedir la abolición de un banco central. Sin liberales clásicos acérrimos como Mises, Rothbard, Hayek, Molinari y Bastiat, no habría prácticamente nadie, en ninguna parte, que pidiera recortes radicales de impuestos, gastos y poder estatal en general.

Quienes libran estas batallas de ideas sientan las bases de los movimientos políticos que se basan en ellas. Sin embargo, estos movimientos sólo pueden tener éxito si el público aprende —al menos hasta cierto punto— por qué el dinero fiduciario es malo, por qué el poder del Estado es un problema y por qué los impuestos altos son desastrosos. El público no necesita conocer los detalles técnicos de estos argumentos, por supuesto, y probablemente no esté interesado. Pero el público debe creer en algún nivel que la libertad y el libre mercado son cosas buenas.

Queda por ver si el público votante está dispuesto a darle a Milei una oportunidad de intentarlo más allá del muy corto plazo. Gran parte de ello dependerá de si los libertarios argentinos han logrado preservar o promover algún tipo de sentimiento pro-libertad. Si no lo han hecho, Milei fracasará políticamente, independientemente de sus habilidades políticas. Si eso ocurre, los activistas e intelectuales del libre mercado tendrán que seguir luchando hasta que la situación política favorezca de nuevo a un candidato viable del libre mercado.  

La situación es muy similar para los demás en el resto del mundo.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is executive editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy, finance, and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source: