Mises Wire

Home | Wire | La verdadera relación entre capitalismo y medio ambiente

La verdadera relación entre capitalismo y medio ambiente

  • garbage.PNG

Etiquetas El Medio AmbienteEconomía Global

«El capitalismo es incompatible con la conservación de la naturaleza. Sólo los lugares con un Estado fuerte y una libertad económica restringida pueden alcanzar altos índices de calidad ambiental». Estas declaraciones se han repetido tan a menudo que la mayoría de la gente las considera verdaderas sin pensarlo lo más mínimo.

Aunque estas teorías normalmente sólo explican una cara de la moneda, hay al menos dos teorías opuestas:

  1. El mayor desarrollo y los mayores niveles de consumo ejercen presión sobre las variables ambientales. No puede haber un crecimiento infinito en un mundo de recursos limitados. La libertad económica también significa que las empresas no tienen en cuenta los ecosistemas que están destruyendo para aumentar su cuota de mercado y sus beneficios. Estos puntos de vista se relacionan con la ecología política y el ecosocialismo.
  2. Una mayor libertad económica conlleva un mayor desarrollo, lo que a su vez conduce a una mayor calidad ambiental porque los consumidores la exigen. Además, la protección de los derechos de propiedad asegura que las externalidades ambientales se reduzcan al mínimo. Este punto de vista se relaciona con la economía y los programas de estudio que combinan la economía y el ambientalismo.

Para averiguar cuál es la teoría del grupo más cercana a la realidad, analizamos los datos sobre la libertad económica y la calidad del medio ambiente.

¿Qué nos dicen los datos?

Cuando combinamos los datos de calidad ambiental con los datos de libertad económica, vemos que la historia es muy diferente de lo que se nos suele contar. Los países con mayor libertad son los que tienen la mayor calidad ambiental. No parece haber una compensación entre la calidad ambiental y el desarrollo económico, sino que muestra lo contrario.

Si clasificamos los países de mayor a menor libertad (por cuartiles), observamos cómo los países con la clasificación más alta de libertad económica son los mismos países con las puntuaciones más altas en el Índice de Desempeño Ambiental.

fern1.png

Fuente: Fundación Heritage. Yale.edu. No hay países con una puntuación inferior a 35 puntos en el Índice de Calidad Ambiental.

La gráfica de dispersión muestra cómo la relación entre la libertad económica y el desempeño ambiental es positiva. Cada punto del diagrama representa un país diferente.

Fuente: Fundación Heritage. Yale.edu

El análisis de regresión muestra que por cada punto de aumento en el Índice de Libertad Económica, hay un aumento de 0,96 puntos en el Índice de Desempeño Ambiental. La correlación positiva no podría ser más clara.

fern2.png

Sin embargo, la relación entre estas variables no es estática. Al final, la calidad del medio ambiente podría deteriorarse como resultado de las políticas laissez faire a largo plazo. Para saber si esto es cierto, examinamos el Índice de Desempeño Ambiental con el promedio del Índice de Libertad Económica de los últimos 15 años. Una vez más, cada punto del diagrama representa un país diferente.

Fuente: Fundación Heritage. Yale.edu

Podemos observar cómo los países con mayor libertad económica, a lo largo del tiempo, tienen un mejor desempeño ambiental.

Exportación de la contaminación

Una posible crítica al argumento presentado aquí podría ser la siguiente: los países con mayor libertad económica —y los más prósperos— están «exportando» sus industrias contaminantes al tercer mundo menos libre, mientras mantienen en su país industrias no contaminantes. Las grandes empresas con sede en el primer mundo se aprovecharían de los gobiernos fracasados del mundo en desarrollo, contaminando allí lo que no pueden devolver a su país.

fern3.png

Para ver si esto es cierto, esperaríamos que los países con una gran afluencia de inversión extranjera directa tengan una mala puntuación en el Índice de Desempeño Ambiental. Sin embargo, este no es el caso.

Fuente: Banco Mundial. Yale.edu

La crítica parece carecer de pruebas. La relación entre ambas variables es inexistente, el nivel de inversión extranjera directa no determina el nivel de rendimiento ambiental. No podemos confirmar que los países libres —y ricos— exporten su contaminación trasladando empresas a países menos libres. Sin embargo, podemos confirmar que una mayor inversión extranjera directa «exporta» buenas prácticas ambientales a los países en desarrollo.

Si analizamos la inversión extranjera directa de los países con un rendimiento ambiental muy alto —más de 85 puntos en el índice— y los países con un rendimiento ambiental muy pobre —menos de 50 puntos en el índice— vemos que los primeros apenas invierten en los segundos. Menos del 0,1% de la inversión extranjera directa de los países «más limpios» va a los países «más sucios». De los 25 países «limpios», 14 no tienen ni una sola inversión en los países «más sucios». De los 11 restantes, sólo uno supera el 5% de sus inversiones hacia los países «sucios». Sólo dos países asignan más del 1% de sus inversiones directas extranjeras a los países «más sucios».

Fuente: OCDE. ONU (Unctad.org)

En resumen, los países que destruyen el medio ambiente lo hacen solos o con la inversión de países que también destruyen su medio ambiente. La mayor parte de la inversión de los «países limpios» va hacia otros países «limpios». La contaminación no se «exporta» de los países ricos a los pobres.

fern4.png

¿Qué hay de la inversión en minería y extracción?

Se suele decir que las industrias de extracción tienden a contaminar y degradar el medio ambiente más que otros sectores. Además, estos sectores tienden a tener mala prensa. Por lo tanto, podría ser que el total de la inversión extranjera directa no tenga relación con la calidad del medio ambiente, pero también podría ser que la inversión extranjera directa tenga interés en las industrias de extracción, lo que tendría un impacto negativo en el medio ambiente.

Fuente: Banco Mundial. Investmentmap.org.

Esta vez vemos una línea con una ligera tendencia negativa. Sin embargo, si realizamos un análisis de regresión (que es en lo que se basa esta línea de tendencia) la relación entre las variables no es estadísticamente significativa, es decir, no hay relación entre las variables.

Aunque haya una mayor libertad económica en el país receptor, una gran inversión en las industrias de extracción no degrada el medio ambiente.

fern5.png

Correlación no es causalidad

La mejor crítica a este artículo podría ser la siguiente: «Muy bien, pero los datos expuestos aquí no prueban nada, sólo muestran correlaciones y no muestran causalidad».

En efecto, la causalidad se explica por una teoría o un conjunto de relaciones lógicas que tienen por objeto unir diferentes acontecimientos y dar forma a un mundo complejo que se percibe como caótico. En otras palabras, los datos no hablan por sí mismos, se interpretan a través de teorías.

Hay teorías que explican cómo los países más libres, además de ser los más prósperos, tienden a cuidar mejor el medio ambiente. De la misma manera, hay teorías que exponen la relación contraria: cuanto mayor es la libertad económica, más degradado está el medio ambiente. Ambas teorías se basan en visiones del mundo opuestas, lo que hace interesante es comparar estas teorías con los datos disponibles. Con los datos de que disponemos, parece que la teoría más cercana a la realidad es la que afirma que una mayor libertad económica genera mejores resultados ambientales. Esta relación no es irrefutable; la buena calidad ambiental depende de muchas otras variables. Sin embargo, está claro que a medida que el capitalismo avanza, también lo hace la calidad del medio ambiente físico.

fern6_0.png

Conclusión

Con los datos analizados, podemos ver que el capitalismo se adapta al medio ambiente. Cuanto mayor es la libertad económica, mejores son los índices de calidad ambiental.

Los países «más limpios» no exportan su contaminación mediante la reubicación de empresas. De hecho, los países «más limpios» ni siquiera invierten en los países «más sucios».

Reimpreso con permiso de UFM Trends. Para notas adicionales sobre los métodos utilizados en esta investigación, ver aquí.

 

Author:

Contact Daniel Fernández Méndez

Daniel Fernández is the founder of UFM Market Trends and professor of economics at the Francisco Marroquín University. He holds a PhD in Applied Economics at the Rey Juan Carlos University in Madrid and is a former research fellow at the Mises Institute.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire