Mises Wire

Home | Wire | La teoría monetaria moderna es una vieja idea marxista

La teoría monetaria moderna es una vieja idea marxista

Etiquetas Monetary PolicyDinero y BancosSocialismo

03/12/2020

La teoría monetaria moderna, o TMM, ha recibido mucha atención últimamente, a menudo celebrada como un avance revolucionario. Sin embargo, no hay absolutamente nada nuevo en ella. La base misma de la teoría, la idea de que los gobiernos pueden financiar sus gastos por sí mismos y que por lo tanto los déficits no importan, se remonta al economista marxista polaco Michael Kalecki (1899-1970).

La TMM como herramienta de centralización

TMM dice que la deuda nacional significa que nos debemos el dinero a nosotros mismos, por lo que el banco central en combinación con la rama política, que da su bendición y aprobación, pueden ahora juntos gastar tanto como quieran sin enfrentar ninguna consecuencia. En otras palabras, podemos imprimir nuestro camino hacia la prosperidad. El único problema real según la teoría es que no hay suficiente dinero y no que los recursos sean escasos y por lo tanto limitados.

Para entender la idea básica detrás de esto, usemos el juego Monopoly como ejemplo. Si los jugadores deciden duplicar la cantidad de dinero del Monopoly para jugar, el resultado lógico será que la gente comenzará a pagar precios mucho más altos por los lugares del tablero. Siempre que más dinero esté persiguiendo la misma cantidad de bienes, los precios subirán. Otra lección es que el banco siempre ganará, especialmente cuando tiene el poder de cambiar las reglas en cualquier momento del juego.

La causa principal de la mayoría de los problemas de nuestros días es el actual sistema bancario central. Pero, ¿cuántas personas han pensado alguna vez en qué es el dinero o cómo llegó a existir? ¿Cuántos saben si siempre fue usado como garantía de deuda por declaración del gobierno o si una vez fue un título de propiedad, como todavía pretende ser? Bueno, puedo decirte que en las últimas décadas, no he conocido a mucha gente que haya pensado realmente en estas cuestiones. Al mismo tiempo, nuestro sistema de educación pública y los medios de comunicación aseguran que la próxima generación tampoco pensará en ellas. Distracciones sin sentido, hechos alternativos y dosis diarias de miedo aplastan efectivamente la mayoría de los instintos inquisitivos. Es un proceso que Immanuel Kant reconoció hace mucho tiempo y lo describió de la siguiente manera:

Primero, estos guardianes hacen que su ganado doméstico sea estúpido e impiden cuidadosamente que las dóciles criaturas den un solo paso sin las cuerdas guía a las que los han sujetado. Luego, les muestran el peligro que los amenazaría si trataran de caminar por sí mismos. Ahora bien, este peligro no es muy grande; después de tropezar unas cuantas veces, por fin aprenderían a caminar. Sin embargo, los ejemplos de tales fracasos intimidan y generalmente desalientan todos los intentos posteriores.

Con la TMM, se producirá un cambio masivo en términos de centralización del poder. Cambios drásticos en nuestro sistema actual serían posibles, con un empuje masivo del sector privado y de la libertad individual hacia un mayor control gubernamental. Esto es extremadamente peligroso. La historia es nuestro testigo de que la centralización en manos del gobierno, particularmente cuando viene de una ideología llamada moralmente superior, nunca tiene un buen resultado para el pueblo. Los funcionarios del Estado, los actores institucionales y los más cercanos a la cima de la pirámide del poder fueron los únicos que se beneficiaron de tales sistemas.

La TMM esencialmente da carta blanca a tales grupos de interés para impulsar el gasto del gobierno a niveles astronómicos. Al mismo tiempo, permite una redistribución masiva de la riqueza por parte del gobierno y una gigantesca mala asignación del capital en un período de tiempo muy corto.

En los próximos años, el mayor potencial de crecimiento en cualquier parte del mercado, además del complejo militar-industrial, se encontrará en todo lo relacionado con el cambio climático. Puedes estar seguro de que los gobiernos simplemente imprimirán cantidades masivas de dinero e inundarán este sector con él, donde encontrarás un tremendo número de políticos y burócratas formales creando trabajos artificiales y bien pagados patrocinados por el gobierno. Sólo la Unión Europea quiere gastar un billón de euros en este nuevo sector para el 2030. Si Trump pierde las próximas elecciones, los estadounidenses pueden estar seguros de que TMM financiará los mismos movimientos allí, también, muy probablemente con el «New Deal Verde».

Permítanme citar a Joan Robinson, quien solía ser amiga de Kalecki, inspirador de la TMM, durante sus días en la Universidad de Cambridge. Ella resumió su teoría de la siguiente manera: «los trabajadores gastan lo que ganan y los capitalistas ganan lo que gastan.» Interesante, ¿no? Así es como los pensadores marxistas originales definieron el capitalismo. Podrías haber entendido que a sus ojos el individuo es el trabajador y cuando todo está bajo el control del gobierno, los políticos y burócratas se convierten en los verdaderos capitalistas. Esto es exactamente lo contrario de mi comprensión del capitalismo, que sólo es posible en una sociedad libre y descentralizada. Por supuesto, es importante entender que el término «capitalismo» ha sido mal definido a propósito y secuestrado desde el principio por los pensadores marxistas.

Consecuencias de largo alcance

La TMM también facilita convenientemente otras políticas e ideas peligrosas que hasta ahora parecían poco realistas, como el ingreso básico universal y el «dinero de los helicópteros», que han sido particularmente propagadas por los economistas patrocinados por el gobierno en los últimos años. Suena bastante bien que la gente no tenga que trabajar para ganarse la vida, sino que pueda descansar y disfrutar del dinero que el gobierno le proporciona gratuitamente. Pero como todos sabemos que cada moneda tiene dos caras, y para mí, como fanático de la historia, y de la historia monetaria en particular, me viene a la mente un viejo dicho: «El oro es el dinero de los reyes, la plata es el dinero de la burguesía, el trueque es el dinero de los campesinos y la deuda es el dinero de los esclavos».

Parecería que lo único que la historia nos enseña en realidad es que no aprendemos nada de ella. Sin embargo, hay esperanza debido a la descentralización y al código abierto de Internet y a la creciente conectividad y acceso al conocimiento, que aseguran la competencia de ideas, el surgimiento y la evolución de diferentes escuelas de pensamiento y los medios para que millones de personas aprendan sobre el mundo y se conviertan en individuos conscientes con sus propias opiniones. Además, nuestro sistema financiero también está siendo desafiado y empujado en una dirección más positiva y saludable, ya que los activos duros, las aplicaciones de cadenas de bloques y las criptodivisas sientan las bases de un enfoque descentralizado en el que la soberanía financiera es clave y se respeta la privacidad.

Por ahora, sin embargo, seguimos viviendo en una sociedad de dos clases, dividida entre los que tienen que pagar impuestos y los que viven de ellos. Como pueden imaginar, los cambios y desplazamientos mencionados no son bienvenidos por el gobierno y sus sirvientes. Ellos ven como una amenaza el retorno a una cultura de debate público, basada en el respeto y en la premisa de que podemos «estar de acuerdo en estar en desacuerdo», con el humilde entendimiento de que nadie sabe la verdad. Por lo tanto, imponen una agenda de desindustrialización en combinación con la migración masiva, usando el engaño climático como excusa para acelerar un suicidio cultural. Prefieren tener un monocultivo y están en contra de la asombrosa belleza que reside en la complejidad, en las diferentes culturas, en las diferentes regiones, con diferentes idiomas y creencias. Al unirlas todas, las destruyen todas a la vez.

A fin de cuentas, lo que tienen en común la TMM, el New Deal Verde, la flexibilización cuantitativa (QE), la política de tipos de interés negativos (NIRP), el dinero de los helicópteros o cualquier otro tipo de promesa o intervención gubernamental es que todos son colectivistas por definición, dirigidos contra el individuo y basados en las locas conclusiones de la «Escuela Económica de Zimbabwe», en la que todos se hicieron trillonarios. Henry Hazlitt lo describió mejor, en su «Marxismo en un minuto»:

Todo el evangelio de Karl Marx puede resumirse en una sola frase: Odia al hombre que está mejor que tú. Nunca, bajo ninguna circunstancia, admita que su éxito puede deberse a sus propios esfuerzos, a la contribución productiva que ha hecho a toda la comunidad. Atribuya siempre su éxito a la explotación, a los engaños, a los robos más o menos abiertos de los demás.

Nunca, bajo ninguna circunstancia, admita que su propio fracaso puede deberse a su propia debilidad, o que el fracaso de otra persona puede deberse a sus propios defectos: su pereza, incompetencia, imprevisión o estupidez. Nunca crea en la honestidad o desinterés de alguien que no esté de acuerdo con usted.

Este odio básico es el corazón del marxismo. Esta es su fuerza animadora.

Republicado en LewRockwell.com. Originalmente publicado en executive-global.com.

Author:

Contact Claudio Grass

Claudio Grass is a Mises Ambassador and an independent precious metals advisor based out of Switzerland. His Austrian approach helps his clients find tailor-made solutions to store their physical precious metals under Swiss law. ClaudioGrass.ch.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire