Mises Wire

Home | Wire | La pandemia expuso la fragilidad del sistema financiero

La pandemia expuso la fragilidad del sistema financiero

  • Fragile Financial Market
0 Views

Etiquetas Auges y DeclivesMercado Financiero

04/04/2020

A pesar de las afirmaciones más optimistas de los expertos políticos y los funcionarios de la Reserva Federal (Jerome Powell, específicamente), las cosas están lejos de estar bajo control. A pesar de las objeciones arquetípicas austríacas a las políticas monetarias y fiscales «laxas» sobre la base de que crean estructuras de producción que acaban por agotar la reserva de ahorros reales, los fallos operativos de los bancos centrales a nivel mundial están anidados en gran medida en axiomas defectuosos. Los marcos de análisis intelectualmente corruptos también parecen estar a la moda, lo que ha inspirado recientemente a Mark Carney, ex gobernador del Banco de Inglaterra, a expresar sus temores sobre una posible «trampa de liquidez» que haga ineficaz la política monetaria.

Un conocido período de baja liquidez de calendario, a mediados de septiembre de 2019, produjo, no obstante, perturbaciones excepcionales y muy públicas en los mercados de repos, con la tasa de garantía general que se disparó por encima del 10%. Contrariamente a la «narrativa oficial» de un nuevo paradigma de inflación y crecimiento, este evento reveló vulnerabilidades que habían empezado a manifestarse ya en 2018. Según el razonamiento convencional, esto era seguramente un reflejo de un aumento repentino de la preferencia por la liquidez —preferencia por los dólares reales. La Reserva Federal obligó rápidamente, promulgando nuevas medidas de emergencia —incluidas las operaciones permanentes a un día— a aumentar con prontitud el nivel de reservas bancarias y (se argumenta) los acuerdos de financiación privada interbancaria constante. Sin embargo, contrariamente a las suposiciones de la Reserva Federal, no nos enfrentamos actualmente a un problema de liquidez frente a la Gran Recesión; nos enfrentamos, en cambio, a una grave escasez de garantías de calidad.

Antes de la Gran Recesión, el mercado de repos no sólo trataba a los Tesoros, sino también a los bonos hipotecarios como los valores de mejor calidad para los préstamos garantizados de un día para otro (o terminales). A medida que avanzaba el pánico, las instituciones financieras rechazaban con firmeza los valores asociados a los tramos tóxicos de las hipotecas de alto riesgo. La crisis de la deuda soberana europea disminuyó aún más el conjunto de formas valiosas de garantía. En efecto, como no se han introducido valores alternativos desde el comienzo de la última crisis financiera (que son comparables en tamaño (y tratamiento) a los bonos hipotecarios), el Tesoro de los Estados Unidos prevalece como el único juego en la ciudad. Las interminables rondas de expansión cuantitativa (o, para el caso, la miríada de facilidades de crédito y subasta y los planes explícitamente diseñados para eludir la ventanilla de descuento) agravan el problema al eliminar la mejor garantía posible del sistema y sustituirla por reservas bancarias.

A principios de febrero, los futuros del WTI se convirtieron en contango. Hay factores financieros, como el riesgo de liquidez, que se valoran debido al proceso inherentemente apalancado de los mercados que ordenan las entregas de productos básicos (físicos). El mercado del petróleo estaba señalando (entonces) que la liquidez se estaba desvaneciendo. Después de la volatilidad extrema y la agitación económica más recientes, las medidas populares de liquidez y riesgo crediticio, como los diferenciales OIS-FRA y Ted, se han disparado, elevándose este último a valores análogos a los observados durante la Gran Recesión. Además, la estructura de plazos de los futuros del eurodólar muestra que se prevé que la política de tipo de interés cero (ZIRP) perdurará con las recientes ventas (en el extremo delantero de la curva, de forma bastante alarmante), que prevén aumentos a corto plazo del LIBOR (tipo ofrecido por el banco interbancario de Londres). En resumen: preocupaciones de liquidez a corto plazo sin precio de crecimiento para el futuro previsible.

ted

 

El sistema financiero está quebrado; la pandemia expuso rápidamente las debilidades preexistentes que yacían inmediatamente debajo. Las recientes medidas de la Reserva Federal han sido en gran medida ineficaces, por decirlo suavemente, y quienes promueven un retorno temporal y transitorio a la normalidad —el paradigma propuesto de crecimiento e inflación— están descontando en gran medida las señales de cautela que los mercados han estado intimidando, en particular durante el último año.

Author:

Fábio Santos

Fábio Santos is a Portuguese Economist and proprietary trader who applies Austrian principles to financial markets and everyday life.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire