Mises Wire

Home | Wire | La hostilidad de los intelectuales a la economía de mercado

La hostilidad de los intelectuales a la economía de mercado

A raíz del post de Joe Salerno sobre «Hayek y los intelectuales» vale la pena añadir que Hayek no era el único que pensaba que la clase intelectual era naturalmente hostil a la economía de mercado. En particular, hay muchas similitudes entre las ideas de Hayek y las que se encuentran en la «Sociología de los intelectuales» de Schumpeter. Schumpeter argumentó famosamente en Capitalismo, socialismo y democracia (1942; tres años antes del ensayo de Hayek) que la economía empresarial crea riqueza y mejora las condiciones sociales hasta tal punto que acaba socavándose a sí misma y es sustituida por el socialismo. Los empresarios tienen tanto éxito que la gente los da por sentados; de hecho, la gente resiente el emprendimiento y la innovación, porque la constante transformación de la economía les produce sentimientos de inestabilidad e incertidumbre.

[No hace falta que acabe la frase ni que elabore uno de los argumentos más verdaderos, antiguos y anticuados de todos, que desgraciadamente es demasiado cierto. Una mejora secular que se da por sentada y que va unida a una inseguridad individual que se resiente agudamente es, por supuesto, la mejor receta para generar malestar social.

Sin embargo, esta «hostilidad» a la economía de mercado es insuficiente para producir una transición total al socialismo. Además, «para que se desarrolle un ambiente [revolucionario] es necesario que haya grupos a los que interese elaborar y organizar el resentimiento, alimentarlo, expresarlo y dirigirlo». Ahí entran los intelectuales. Los intelectuales son un producto paradójico de la economía de mercado, porque «a diferencia de cualquier otro tipo de sociedad, el capitalismo inevitablemente y en virtud de la propia lógica de su civilización crea, educa y subvenciona un interés creado en el malestar social». Al igual que Hayek, Schumpeter describió a los intelectuales en sentido amplio como «personas que ejercen el poder de la palabra hablada y escrita». En términos más estrictos, «uno de los toques que los distingue de otras personas que hacen lo mismo es la ausencia de responsabilidad directa en los asuntos prácticos». Es decir, los intelectuales no participan en el mercado (al menos no en los ámbitos sobre los que escriben) y, por lo general, no dependen de satisfacer a los consumidores para ganarse la vida. Si a esto añadimos su actitud naturalmente crítica —que, según Schumpeter, es producto de la racionalidad esencial de la economía de mercado—, es fácil entender por qué los intelectuales son hostiles al mercado. En otras palabras, los intelectuales suelen estar fuera de lugar en las sociedades empresariales. El crecimiento de la clase intelectual no responde a la demanda de los consumidores, sino a la expansión de la enseñanza superior. El paso por el sistema de enseñanza superior no confiere necesariamente cualificaciones valiosas, pero a menudo convence a los graduados de que el trabajo en el mercado está por debajo de ellos:

El hombre que ha pasado por un colegio o una universidad fácilmente se vuelve psíquicamente inempleable en ocupaciones manuales sin adquirir necesariamente empleabilidad en, digamos, el trabajo profesional. Su fracaso puede deberse a la falta de aptitudes naturales —perfectamente compatible con la superación de exámenes académicos— o a una enseñanza inadecuada; y ambos casos se darán, absoluta y relativamente, con mayor frecuencia a medida que un número cada vez mayor de personas se incorpore a la enseñanza superior y a medida que aumente la cantidad de enseñanza necesaria, independientemente del número de profesores y eruditos que la naturaleza decida producir.

Si la enseñanza superior tiene poco o nada en cuenta la oferta y la demanda de competencias útiles, producirá titulados que gravitarán naturalmente hacia la clase intelectual, trayendo consigo sentimientos de extrañeza e insatisfacción:

Todos los desempleados, los que tienen un empleo insatisfactorio o los que no pueden encontrar trabajo se orientan hacia las profesiones en las que las normas están menos definidas o en las que cuentan aptitudes y adquisiciones de otro orden. Engrosan el grupo de intelectuales en el sentido estricto del término, cuyo número aumenta desproporcionadamente. Entran en un estado de ánimo totalmente descontento. El descontento genera resentimiento. Y a menudo se racionaliza en esa crítica social que, como hemos visto antes, es en cualquier caso la actitud típica del espectador intelectual hacia los hombres, las clases y las instituciones, especialmente en una civilización racionalista y utilitarista.

Una clase intelectual en auge moldea entonces la opinión pública, inclinándola a favor del socialismo. Pero, afortunadamente, las buenas ideas aún pueden imponerse a las protestas de los intelectuales, y el futuro socialista no es inevitable, como pensaba Schumpeter. Pero aunque su gran teoría de la evolución económica tiene sus peculiaridades no deja de ser una lectura interesante. Independientemente de sus defectos, es un relato que invita a la reflexión sobre el funcionamiento de la clase intelectual y por qué parece fomentar tan sistemáticamente la oposición a las instituciones de la economía de mercado.

Author:

Matthew McCaffrey

Matt McCaffrey, former Mises Research Fellow, is assistant professor of enterprise at the University of Manchester.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.